sábado, 9 de junio de 2007

Las siluetas y el flujo de lectura


El uso de las siluetas en prensa es bastante habitual. Lo que no quiere decir que siempre se haga bien. A la hora de incluir una silueta hay que tener muy en cuenta el contexto en el que la vamos a incluir, el texto que va a llevar alrededor y si está justificada.

Hay determinados temas en los que las siluetas son más habituales. Por ejemplo en las feries de coches. Esto suele ser así porque los departamentos de prensa de las marcas ofrecen imágenes de los vehículos con fondos neutros. Pero no por ello conviene abusar de las siluetas.

Pero cuando se hace una silueta hay que vigilar las islas de texto que hace a su alrededor. Manejar el contorneo de forma correcta es muy importante y es preferible dejar un blanco antes que dejar líneas de tres o cuatro palabras, que lo único que hacen es cortar el ritmo de lectura. Igualmente hay que diferenciar lo que es texto principal de lo que es el pie de foto que va a explicar la imagen. Los pies, al poder moverlos alrededor del blanco que deja la silueta, pueden llegar a confundir.

Un ejemplo de esto que comento lo tenéis en la página de Expansión que tenéis arriba. La segunda columna tiene líneas de una o dos palabras, la tercera columna tiene una parte del texto general perdida en la parte superior y un pie de foto que se confunde con el texto principal. La cuarta columna también tiene líneas de dos o tres palabras y el sumario no respeta el mismo blanco en la parte superior que en la inferior.

Algunos contorneos pueden estar justificados, pero hubiera sido mejor que en el coche que manda, el Seat, se hubiera eliminado el texto que tiene a su derecha y desplazarlo un poco hacia la derecha para que llenara ese espacio, ya que el contorneo comienza al principio de la crónica.

Un claro ejemplo, a mi entender, de cómo se ha abusado de las siluetas.