lunes, 24 de septiembre de 2007

Baruch y los mutantes

Baruch es un mutante. Y no lo decimos por su aspecto bajito, los ojos ligeramente achinados y sus pendientes en ambas orejas. Lo decimos porque es un profesional (con letras mayúsculas) multidisciplinar. Igual te hace una ilustración, un gráfico, una imagen en tres dimensiones o un artículo (o nota como dice él con su lenguaje peculiar). Y mutante es un termino acuñado por él mismo, tal y como nos ha explicado esta mañana en el II Seminario de Diseño Periodístico, organizado por Pedro Pérez Cuadrado y Laura González Díez, celebrado en el CEU. Y además son "el futuro de la profesión".

"Los diarios son aburridos, por eso no se leen." Así comenzaba Norberto Baruch su charla, en la que quería demostrar, en nueve puntos, por qué los periódicos no son un lugar creativo. Nueve pilares para un nuevo periodismo, el periodismo visual. Desgranamos esos puntos:

1.- No creen que una ilustración pueda contar una Historia
Cuando una ilustración no les convence siempre salen con la misma: "le falta una vuelta más". Para ‘El Norbi’, las ilustraciones tienen que comunicar, estamos constantemente contando historias.

2.- Piensan que lo conceptual no se entiende
Ciertas ilustraciones son la parte más interactiva de los diarios. Las ideas buenas hacen que la relación entre el lector y el periódico sea mucho más intensa y duradera.

3.- Suponen que la tipografía no puede ilustrar
Al igual que Rodrigo Sánchez (que participará mañana en la segunda jornada del seminario), Baruch es un gran defensor de las tipografía como soporte para el diseño, aunque en las suyas es un elemento más del dibujo.

4.- No respetan la infografía de autor
Hay una diferencia muy importante entre la infografía del día y la de autor, que es más elaborada.


Norberto Baruch esta mañana durante su intervención
en el II Seminario de Diseño Periodístico (Foto: Luis Blasco)


5.- No se animan a cambiar el sentido de ciertos iconos
"Hay que atreverse con todo, jugar con las imágenes. La imagen es la puerta de entrada a la página, pero sus pequeñas modificaciones son las que hacen que el lector quede atrapado."

6.- No creen en los procesos ni en los tiempos de creación
Un tema universal y que daría para hablar largo y tendido. "En el mejor de los casos tienes dos días y en el peor dos horas".

7.- No están preparados para romper sus cajas predefinidas
"A veces es bueno romper con los moldes preconcebidos, con la ‘grilla’ (retícula)", aunque normalmente los editores son "muy difíciles de convencer". Todo puede valer, incluso jugar con la mancheta en cada número, integrarla en cada imagen de manera que pase a un segundo plano, que no estorbe".

8.- Están convencidos que una foto no se puede tocar
Hay que romper con el dogmatismo que impide retocar la imagen. Podemos comunicar más con una parte de la imagen que con la totalidad de la misma, "aunque los profesores en la academia les digan que está prohibido. ¡Háganlo!".

9.- No les interesan las portadas tipográficas
Los editores tradicionales de la prensa no llegan a ver una portada sin una foto. Ni que las tipografías se puedan ensanchar, condensar, pintar, lo que se te ocurra... "Todo vale, se puede hacer. Está hecho."

Con todo esto Baruch nos invita a hacer cosas nuevas, mirar las cosas de otra forma . "Hay que conseguir dar una piña a la gente, que se paren". Y mientras, nos habla de Homero Simpson, de las películas que no hemos visto, porque aquí no vemos películas ni estudiamos filosofía, de fútbol no tenemos ni idea, hablamos raro y nos divertimos, eso sí, escuchándole contar cómo le llegan ideas y cómo las pone después en página, aunque haya "quien puede pasarse toda su vida sin tener una gran idea". Esteeeee... un espectáculo llegado de la Argentina, desde su Visualmente, el blog de referencia en lo que a diseño periodístico se refiere, "periodismo visual" lo llama este mutante que se transforma en profesor de la Universidad de Palermo para impartir Diseño de la Información.

El equipo de encajabaja