viernes, 21 de septiembre de 2007

¿Halle Berry o Woody Allen?

Ya está en los quioscos. La semana pasada os anunciábamos la salida de la edición española de la revista Esquire y ahora la tenemos en las manos, la hojeamos... y efectivamente, como prometían, es ligeramente distinta de su "madre" norteamericana:


Claro, es que aquí somos más cultos. En Europa en general, y en España en particular. Parece ser que a Andrés Rodríguez, su director, le da vergüenza llevar una revista con una chica en la portada, eso al menos declaraba cuando salió la Esquire española. "No sé si venderemos menos ejemplares por no llevar a Elsa Pataky en portada, pero hay que jugársela", dijo. Y se la jugó, desde luego, porque por muy intereseante que sea Woody Allen, y lo es, y nosotros somos admiradores incondicionales del genial cineasta, una cosa es ver sus películas y otra muy distinta es verle a él la cara en vez del cuerpo a Halle Berry. Aunque, a decir verdad, no sólo nos gusta más la portada norteamericana por eso. Es también la composición de la página, el rojo de la cabecera y, si os fijais detenidamente, ese novedoso sumario (no es la primera vez que se hace pero qué bien hecho está aquí) con los contenidos de la revista en forma de gran cartel sobre el que se apoya ella. No sabemos que os parecerá a vosotros. Como tampoco sabemos si le va a seguir dando vergüenza a su director sacar chicas en portada en sucesivos números. Estaremos atentos.

En relación con esta portada hay además quien encuentra en ella cierto aire con los casi siempre inspirados diseños "tipográficos" de Rodrigo Sánchez para el suplemento Metrópoli de El Mundo:

¿A que sí? Bueno, no seamos muy duros desde el primer número, además hay que decir que aquí, en la revista española, también tenemos a la potente Berry, aunque en páginas interiores. Aparecen las mismas fotos del reportaje original americano junto a una curiosa "autoentrevista" diseñada de una manera original:


Dentro de la publicación, el diseño es moderno, pero nada extravagante, la verdad. Brilla el color en los elementos no textuales (muy empleados y con acierto) y el blanco y negro (y sus variantes) en los textos, con alguno que otra excepción. Tipografías grandes para grandes reportajes y estándar para páginas fijas, como moda, gadgets, etc. Mucho blanco (que respire, que respire), textos ni largos ni cortos y buenas fotos.

Y un detalle extraño. Las entrevistas de Cesc Fábregas y Woody Allen saltan, inexplicablemente, a una misma página al final de la revista, y allí que se quedan juntos los finales de las entrevistas, separados por un filete. Vamos, más que un salto, un vuelo transatlántico ¡¡¡de casi 100 páginas!!! ¿Por qué? ¿Para qué? Seguro que hay un motivo... ¿norteamericano tal vez?

Por último, hemos encontrado algunos ingeniosos detalles al examinar la portada con la revista en las manos en los que no habíamos reparado viendo los adelantos que se publicaron en internet. Una muestra más de que no es lo mismo una pantalla que el papel (tema que desarrollaremos más a fondo próximamente). El precio de lanzamiento, suponemos que inferior al de próximos números, está subrayado "a mano" y ¿qué os parece el código de barras convertido en claqueta cinematográfica? Otro pequeño juego: en el pie de algunas páginas, aparecen algunas de las mejores frases del siempre inteligente cineasta al que nuestra Esquire ha querido convertir en protagonista de su primer número. Un detalle banal pero curioso.





Luis Blasco/Mario Benito

3 comentarios:

r dijo...

Pues va a ser que esto de los saltos en las entrevistas sí es una influencia norteamericana. En la 'Wired' hacen estas cosas, y en 'Slam', de basket, han empezado recientemente con lo mismo.

A mi, personalmente, no me gusta nada. ¿Qué genio ha decidido que un reportaje de 4 páginas está bien, pero sacar seis páginas con el mismo tema ya queda mal? Además, a la hora de leer la historia, llega a hacerse pesado leer esa última parte en la página ciento y poco...

fernando dijo...

Sin duda, la portada de Halle Berry resulta más atractiva. NO sólo por que sale Halle sino por varios aspectos estéticos. La portada de Allen es muy sosa, gris y sin atractivo a primera vista.

Y lo del bestial salto en las entrevistas, resulta increíble. NO me gusta nada.

un abrazo

jamm dijo...

Bueno, yo también me apunto a la portada de Halle Berry :-)) Del interior no voy a opinar más seriamente hasta que no vea el número dos. Pero... haciendo un repaso rápido, la verdad es que agobia un poco todo en general. Se confunden las páginas de publicidad con las de la revista, algunos titulares creo que piden a gritos más interlineado.
Me gustan las "entrevistas" de Iggy Pop y Punset .
Lo dicho, esperemos al número dos.
Saludos