sábado, 29 de septiembre de 2007

Segunda Jornada de la Cumbre Mundial
de Diseño en Prensa de Estepona

Segunda jornada de la Cumbre y segundo plato con muchos conferenciantes interesantes. Hoy era el turno de Claudio Rodríguez, Javier Sicilia, Lucie Lacava, Toni Cases (sorpresa de última hora), Miguel Buckenmeyer y Juan Durán junto a Lafitte Fernández. Un plato muy variado donde se juntaban maestros de universidad, diseñadores de periódicos e infógrafos.

Claudio Rodríguez
Diseñador mexicano con un amplio currículum, Rodríguez es profesor de Diseño en la Universidad Nacional Autónoma de México. Y he aquí uno de los hechos que diferencia a América Latina de Europa: ellos tienen un “diplomado”, como le llama él, de diseño que se imparte en la facultad de arte de la UNAM. Y crearon este título porque “había una necesidad de profesionales” formados en este campo.

En los siete meses que dura el curso, los alumnos, no más de 15 seleccionados rigurosamente, según nos comentó en una charla posterior, estudian tipografía, creatividad, diseño, etc. Todo enfocado a un nivel muy práctico, haciendo rediseños de diarios, buscando nuevas fórmulas, trabajando con tipografías, con planillos reales, con publicidad, es decir, como una auténtica redacción. Incluso hacen un libro de estilo propio, que según nos mostró incluye todos los aspectos que deben tenerse en cuenta en el rediseño de un periódico y su posterior desarrollo.

Claudio Rodríguez, profesor de la Universidad Nacional
Autónoma de México / Reportaje Gráfico: Luis Blasco

Una formación muy completa en la que buscan "educar en lo gráfico", en cómo usar la ilustración dentro de la página, en definitiva, hacer periodismo desde un punto de vista visual.

Toda una suerte poder contar con este tipo de carreras que en Europa no son tan comunes, por lo menos en España y que nos han puesto los dientes largos, por lo extenso y por la calidad, a más de uno. Profesionales 100% preparados para salir al mercado laboral.

Javier Sicilia
Tras trabajar en ABC, El País y La Razón como infógrafo, lo que le da la visión del trabajo a diario en equipo, desde 2004 tiene su propio estudio, lo que le ha permitido ver cómo es el otro lado de la moneda. Ha participado en proyectos editoriales de gran envergadura, como la enciclopedia de la Guerra Civil Española o la del Franquismo, de la que nos ha enseñado excelentes trabajos durante la charla.

Sicilia defiende que la infografía no es algo actual, en los periódicos antiguos ya se ilustraba con mapas, dibujos, grabados, etc. Por lo tanto su labor es de continuidad, seguir informando, pero con nuevas técnicas y con una representación muy visual.

Javier Sicilia mostrando uno de los gráficos de su estudio

Hemos podido ver gran parte de los trabajos que él llama infografía de guerra con motivo de las enciclopedias de la Guerra Civil y del Franquismo. Un trabajo muy duro en el que la documentación “es esencial” y en el que la labor de “limpieza” ha resultado básica, porque los mapas del ejército estaban cargados de información. Una ardua labor en la que se ha aligerado la información con la organización coherente de los datos y el uso de una paleta de color muy suave. Eran gráficos de un planteamiento muy complicado porque los temas se repetían, pero siempre se le intentaba dar un enfoque diferente introduciendo elementos que despiezaran más la información. Y todo con poco tiempo, porque los plazos oscilaban “entre dos días y una semana”.

También nos habló de su trabajo para el prototipo del Público. El estudio Sicilia ha realizado los gráficos del número 0 del periódico. Su trabajo ha servido para dar forma al periódico y a partir de ahí la recién creada sección de infografía del periódico ha tomado las riendas desarrollando su propio trabajo. Está convencido de que la sección sabrá mantener e incluso mejorar lo que ellos han aportado.

Lucie Lacava
Siempre es de agradecer una voz femenina dentro del mundo del diseño. Y mucho mejor si es la de Lucie Lacava, con más de cien premios internacionales recibidos por su diseño editorial e identidad corporativa. La trayectoria de su estudio incluye el rediseño de más de cincuenta cabeceras en todo el mundo.

En esta charla, Lacava ha explicado cómo ha sido el rediseño del Telegraph Journal, un periódico local canadiense de origen familiar. Con un diseño inspirado en los años 80, está dirigido a un público de clase trabajadora. La nueva dirección del periódico quería, como viene siendo habitual, un nuevo diseño que rompiera la tendencia actual y fuera moderna e impactante, para “convertir un periódico local en un periódico nacional”. Inspirados en fuentes tan diversas como el diseño de mobiliario o la pintura, han conseguido un producto del agrado de los máximos responsables del diario, algo que no siempre es posible.

La canadiense Lucie Lacava

También nos ha obsequiado con el proceso de rediseño de la Primera Revista Latinoamericana de Libros. Desde el primer momento se dieron cuenta que el rediseño no estaban en las páginas interiores, estaba en la portada y la problemática de traía un nombre tan largo. La solución fue utilizar las iniciales para que formaran una palabra totalmente legible y reconocible. El resultado lo podéis ver en www.miroeditores.com

Toni Cases
La expectación tras saber que el mismísimo Toni Cases estaría en la Cumbre era máxima. Todos esperábamos que hablara del Público largo y tendido, explicando ampliamente cómo ha sido el proceso de creación del diario. Pero nos hemos quedado con la ganas, la verdad.

Tras mostrar brevísimamente el rediseño de los periódicos en los que ha trabajado en los últimos 12 meses (una decena de países como Rusia, Polonia, Argentina, etc.) ha entrado en materia: Público.

Toni Cases, responsable de Cases i associats

El proyecto nació hace dos años y medio. Pensaban que en Madrid existía un espacio en la izquierda para un nuevo periódico. Manos a la obra, decidieron salir a la calle hace poco más de un año con el objetivo de hacer un periódico de calidad, pero con “pocas ideas nuevas”, como él mismo reconocía. Tenían claro que la portada tenía que ser muy llamativa, con pocos temas para poder competir en el kiosco, con 5 o 6 páginas que concentran “todos los temas de los que necesitas saber para charlar en el bar ese día”. Pero también tienen secciones fuertes, como Economía y un contenedor de minisecciones englobadas en dos Ciencias y Cultura. La sección de Deportes, al estilo inglés, domina la contraportada y las últimas páginas.

La idea del proyecto es ver si son capaces de abrir un hueco en el mercado, “el hueco no existe, se crea, y el mercado se ensancha cuando alguien entra”. Aunque Público se sitúa a la izquierda, no pretende robar lectores a El País, quiere tener sus propios lectores, ya que “nunca puede ser El País”. Lo que atrae lectores a Público será que es diferente al periódico de Prisa.

En el turno de preguntas sucedieron los momentos más surrealistas de la charla. Ante la ingenua pregunta de un asistente sobre el parecido entre El Periódico de Catalunya y Público, Cases tiró de ironía y dijo que hacía mucho tiempo que no veía El Periódico y no sabría qué decir. Cuando le insistieron comento que no se había fijado y que en todo caso, de ser así, sería mera casualidad. Huelga decir que Público es 100% Cases, al igual que El Periódico, ADN, Clarín, etc.

Miguel Buckenmeyer
Tras una parada para el almuerzo, estuvimos con Miguel Buckenmeyer. Ha trabajado varios años en el Washington Post, elaborando prototipos para el rediseño del periódico, secciones y suplementos, un gratuito y el semanario en castellano “Tiempo Latino”. Trabajó dos años con Rodrigo Sánchez en EL MUNDO y varios con Kelly Doe para el New York Times. En 2006 asumió la dirección de arte de El Economista, tras rediseñar un primer prototipo elaborado por Javier Errea. Para este rediseño reconoce haber recibido muchas influencias de otros profesionales del medio. Incluso llegó a precisar porcentajes. Así, explicó que el Economista es un 40% Buckenmeyer, un 30% Javier Errea, un 10% labor de Diseño e Infografía, un 5% Toni Cases, un 5% Kelly Doe, un 5% Ally Palmer, un 4% corresponde a el trabajo de Rodrigo Sánchez y Carmelo Caderot, de EL MUNDO, y el 1% restante de otras influencias externas. Finalmente, el diseño de la imagen corporativa se le encargó a el famoso diseñador Pepe Cruz Novilla, creador entre otros, de la imagen corporativa del PSOE.

Dos páginas de el Economista, de Buckenmeyer

El diseño de EC se cimentó sobre varios principios. Tenía que ser disciplinado y sistemático, que fuera sencillo de producir, tenía que ser ultralegible para facilitar el acceso a los contenidos y por último, no podía depender de la fotografía como principal recurso gráfico. Esto se debe a que es muy dificl ilustrar con fotos la información económica sin abusar de clichés. Esto unido la lógica escasez de medios de un periódico en sus inicios, les hizo apostar por las ilustraciones y la infografía.

En cuanto a la infografía, decidieron que fuera amena pero sin perder seriedad, que fuera extremadamente legible, que utilizara el color de la sección para conferir unidad al producto, y que estuviera inspirada en el trabajo que realiza el New York Times. El Jefe de Infografía de EC, Gorka Sampedro, trabajó durante años en el NYT, así que pudieron aprovechar su experiencia.

Las apuestas por lo conceptual en la portada abundaron en el primer año. De ahí salieron un buen puñado de excelentes aperturas, al punto de que una fue merecedora del premio de la SND a la mejor portada del año.

Pero, en El Economista han vivido el lado más desagradable de este negocio. Tras un inicio prometedor, comenzaron a realizarse cambios en la estructura del periódico. Carlos Salas, primer director y principal apoyo de Buckenmeyer en la realización del proyecto, es despedido poco antes del primer año. La nueva dirección no contempla los principios editoriales que Buckenmeyer estaba aplicando y poco a poco se va viendo arrinconado. Ante esta situación, decide marcharse.

Era un proyecto muy querido, y así lo ha demostrado en su presentación, donde nos ha mostrado cómo llegó a concebir el nuevo producto a raíz del material que ya tenía. Paletas de colores, tipografías, filetes, cómo hacer un gráfico según su sección, o la pléyade de ilustradores con los que contó para formar el potente equipo de el Economista.

Juan Durán y Lafitte Fernández
Por último, y para cerrar el turno de ponencias, recibimos la visita de dos periodistas latinoamericanos de gran experiencia en El Salvador. Se trata de Juan Durán y Lafitte Fernández, referentes del diseño editorial y del periodismo escrito respectivamente.

El trabajo de esta pareja resultó especialmente interesante por el contexto político y social en el que se desarrolló: la posguerra de El Salvador. Este contexto trajo consigo la necesidad de un periodismo diferente, con sus propias particularidades y con un componente de problemática social muy fuerte.

A la derecha Juan Durán del salvadoreño El Diario de Hoy

El secreto para realizar este tipo de trabajo es "construir modelos y proyectos diferentes", aplicar "ideas nuevas para la misma temática". Para ello es muy importante tener una redacción integrada, "como un equipo de fútbol". En este sentido, nos contaron los problemas que habían tenido con una redactora comprada por la mafia de la droga y que puso en grave peligro la vida de un compañero que había estado trabajando en una historia sobre esta mafia. Una historia espeluznante.

En cuanto al tema de publicaciones, pudimos ver dos trabajos de Vía Libre, una revista de El Salvador sobre dos temas muy problemáticos, las maras (bandas juveniles muy violentas) y el sida.

Lafitte Fernández, periodista de El Mundo de El Salvador

De aquí sacamos un lección en cuanto al tratamiento fotográfico y su integración con el diseño del resto de la página. Desde el planteamiento inicial tenían claro que la fotografía tenía que ser la que contara la historia y que el texto sería un elemento que ayudara a una mejor comprensión del extenso reportaje. La solución por la que optaron fue sencilla. Columnas cortas, con mucho blanco y poco color, apenas el negro del texto base y el rojo de los títulos y algunos filetes. Una estrategia muy acertada, a la que se sumó un fuerte dramatismo en las fotografías al virarlas a blanco y negro. Un trabajo muy bueno del que esperamos poder daros cuente más extensamente en breve.

Para finalizar la Cumbre y como colofón, se llevó a cabo una mesa redonda en la que Miguel Buckenmeyer, Mario Gatica, Jordi Catalá y Jaume Serra discutieron sobre si existe una identidad propia de diseño tanto en Europa como al otro lado del charco. Los cuatro coincidieron en que son muchos los puntos que les unen y que cada día son más, aunque no se podría hablar exactamente de una identidad propia, ya que, como destacó Gatica, "los problemas que tenemos todos son los mismos".

De esta manera concluía la Quinta Cumbre Mundial de Diseño en Prensa. Dos largas jornadas en la que los asistentes hemos podido disfrutar de auténticas clases magistrales de manos de los más reputados expertos en cuanto a diseño y prensa se refiere. Todo un lujo que intentaremos repetir el año próximo.

Luis Blasco / Javier Vidal
__________
Desde encajabaja queremos dar las gracias al periódico por apoyarnos en este viaje, a los compañeros que hemos dejado en Madrid por cubrirnos las espaldas, a Mario por darnos el "apoyo moral" necesario y por haberse quedado al mando del blog durante nuestra ausencia, a los organizadores por acogernos como uno más y darnos todas las facilidades del mundo, a Pedro Pérez por ser el mejor Cicerone posible, a el Norbi por tratarnos con tanto cariño y a los ponentes por toda la sabiduría con la que nos han obsequiado estos dos días. Y cómo no, a la ciudad de Estepona por su hospitalidad y su pescadito, rico, rico.

1 comentario:

Buenos Aires Me Duele dijo...

Es menos malo que antes, pero en 24 horas uno no se termina de acostumbrar. Las letras grandes me recuerdan a ElPais.es y a Haaretz.com
Aunque estos ya cambiaron sus diseños.
Ojala algun día se hable más del rediseño de los contenidos más que del rediseño visual, de las letritas o las pestañas.