lunes, 15 de octubre de 2007

El acento y el previo

Como mi gran amigo Blasco se me ha adelantado con respecto al especial que El País ha publicado este domingo respecto a su rediseño (y que cualquiera puede disfrutar en red), apuntalo el tema con tres apuntes.

1) El pasado miércoles 10 (salió publicado en el diario el jueves 11), Juan Luis Cebrián anunciaba en una conferencia en Vigo que la renovación iría más allá del diseño y la manera de contar las noticias. Los cambios afectarán a la mítica cabecera del periódico, por lo que "la marca" EL PAÍS se escribirá por vez primera con tilde "para que su grafía no entre en contradicción con las normas tipográficas que se aplican en el resto del periódico". Por lo tanto, se deshace el polémico diptongo, se ajusta la cabecera a la norma obligatoria de la Real Academia española y se modifica el Libro de Estilo, que hasta ahora decía: "Como licencia gráfica, la cabecera de EL PAÍS y las de sus suplementos no llevarán acento ortográfico cuando vayan compuestas por el tipo de letra utilizado para la marca registrada -la Claredon Medium-, pero sí en los demás casos".

Como curiosidad, Cebrián contaba en 1977, en el primer aniversario del periódico, que algunos académicos habían insistido en la necesidad de acentuar la i pese a que el título iba en mayúscula, mientras que los responsables de EL PAÍS opinaban que "la cabecera tiene un significado icónico no literal y nadie se para a pensar en el contenido de lo que define, pues todo el mundo identifica la cabecera con un periódico preciso." Se interpretaba así que la cabecera era ante todo un dibujo o un grafismo y que por ello no tenía necesariamente que estar en sintonía con las normas ortográficas.

El cambio creo que es acertado, más allá de dogmas.

2) La entradilla, ese recurso que parece caduco pero que considero utilísimo e imprescindible para el lector que va más allá de los titulares y que desea una visión global de los acontecimientos diarios, desaparece 31 años después. Sensible pérdida.

3) En el suplemento al que hacía alusión Luis, concretamente en las páginas que analizan la (sutil) evolución de la maqueta del diario, aparecen ya varios ejemplos de lo que nos vamos a encontrar el próximo día 21. Le van a venir bien los retoques, intuyo, pero los cambios -como nos temíamos- son sutiles. Compartimos estos ejemplos con vosotros. Para ir abirendo boca, más que nada.