jueves, 25 de octubre de 2007

Palabras mágicas, palabras malditas

Traemos en esta ocasión el artículo de un nuevo colaborador. Nuestro compañero, amigo y gran maqueta, Enrique Falcón, nos ofrece su punto de vista acerca del trabajo en la redacción.

Hoy he hecho algo prohibido. He sido totalmente consciente de mi acto. Un acto de rebeldía. Una locura.
Sabéis cuando vais por la carretera sin nada de tráfico. Limpia, clara, cristalina. Tu coche circula sin impedimentos y la hora que calculaste de llegada se reduce a cada kilómetro que avanzas. Pero de repente, tu compañero de viaje comenta:
-Parece que hoy no hay muchos coches.
¡¡¡Nooooooooooo!!! ¡¿Qué ha hecho?! Inexplicablemente, a los pocos kilómetros, coincidiendo con un cambio de rasante, aparece ante ti el embotellamiento mejor organizado que has visto jamás: con sus carriles repletos de vehículos salpicados de lentos camiones.


Páginas de primera edición, cuando todo estaba tranquilo...


Bueno, pues esto es lo que pasó...
Trabajo maquetando en el turno de medianoche de un periódico y el pasado 18 de octubre me encontraba en la redacción. Eran las 11:10 de la noche, ya habíamos terminado con todo el trabajo y disfrutábamos de uno de esos momentos en los que el periódico está en un relativo silencio. Había terminado de dar cuenta de un bocadillo cuando cometí la felonía:
-Parece que se presenta una noche tranquila...
Mi compañero Mario se giró rápidamente y me miró desconcertado.
-¿Estás loco? No sabes que está PROHIBIDO decir eso. Son las palabras mágicas.
-Venga, Mario. Hay que huir de la superstición...
-Y del oscurantismo.
Apostilló él. Y prosiguió:
-Como pase algo, te enteras.
Dijo con media sonrisa comprendiendo que mi acción era una bravuconada sin consecuencias. Pero...
11:13. Aparece el jefe de Internacional avisándonos que ha habido un atentado contra Benahzir Bhutto en la India y que no sabe la repercusión pero que nos preparemos.
11:15 y 11:16. Llamada de teléfono de Deportes pidiendo que arreglemos un título que está mal y el crítico de Toros que quiere la foto horizontal en lugar de vertical.
Mientras yo realizo esos cambios, Mario está con el responsable de la noche cambiando la portada.
11:20 y 11:21. Aparecen el jefe de Nacional que quiere cambiar páginas en segunda edición y la encargada de las delegaciones necesita que le pintemos un gráfico para meter la lotería. Mario sigue con la Portada. Corrijo la página de Toros, las de Nacional y contesto a una llamada en la que me preguntan qué tipo de letra tiene que ir en la segunda de Nacional.
11:23. Presencia de una redactora de Local que cambia un par de fotos en una doble y pone mala cara al ver que va a salir más tarde de lo que pensaba.
11:26. El jefe de Internacional ya tiene decidido los cambios. Han muerto centenares de personas y Bhutto ha salido indenme. Organiza su sección. Mario coge un par de páginas y yo otro tanto. Llama otro redactor de local para que le levante la firma que se le ha caído (???????) .
11:30. Atiendo a la redactora de Local. Joder me he olvidado del de Deportes. A ver si acabo pronto con ésta. Los que esperan los cambios a mi lado comienzan una animada charla.
11:32. Llama el Deportes preguntando que qué coño pasa con sus cambios. Se va la de local. Aparecen Economía, Nacional y Televisión.
11:33. Llamada de telefono que no contesto.
Y así, hasta las 11:55. Sin parar. Cambios en Cultura, problemas con una foto en Opinión, otra vez el de Deportes. En menos de una hora realizamos unas 12 páginas y unos 30 cambios. Todo frenético, intentando no cometer errores para no volver a ver al que se acaba de ir.
A las 12:06 el asunto se aclara. Todos se han ido. Mario y yo nos miramos y nos reimos.


... que quedaron así, en segunda edición, después de tan lamentable frase


-Te lo dije. No se puede decir esa maldita frase. -Me dijo Mario. Yo sonrío, recojo mis cosas, cierro el cajón me pongo el reloj y le digo.
-Seguro que ahora que te quedas solo tienes una noche tranquila... -Y el contesta:
-Tío, ¡no me jodas!

Quique Falcón

11 comentarios:

fanuno dijo...

Es buenísimo, el artículo transmite el ritmo frenético. Es divertido, se lee y además se ve.

red miner dijo...

"Llama otro redactor de local para que le levante la firma que se le ha caído". ¿Qué significa eso?

Ya sabemos lo que hay que hacer cuando queramos fastidiar al compañero maquetador.

Joel dijo...

¿Vosotros sois muy rígidos con el tema de los movimientos de publicidades?

Porque yo cuando hice noches en otro periódico casi nunca movíamos publicidades, pero donde estoy ahora por cualquier cosa se revuelve todo el planillo (creo que en Madrid lo llamáis así)...

Muy bueno el artículo, compañeros.

Luis Blasco dijo...

Grande, muy grande Quique! Y cuánta razón tienes... Eso no se puede decir...

Dexter Morgan dijo...

En fin, parece que la sección de maquetas cuenta con una alineación de "posteros" de lujo. Con este blog estáis sacando a la luz cómo se crea el envoltorio de cada información. ¿Harán el mismo ejercicio los redactores y crearán un blog donde nos den a conocer esas "cosillas" de su trabajo diario?
Enhorabuena, Falcón.
Este blog es como una de esas series norteamericanas: empieza en verano discretamente y con la llegada del otoño tiene enganchado a medio país.

Gracias

Quique dijo...

El planillo de publicidad suele ser bastante rígido a estas horas. Sólo cambian cuando alguna sección gana alguna página y pasa de ser par a impar, entonces se cambia de lado la publi.

Mario Benito dijo...

Sí, sí, muy divertido, muy bonito, y todo lo que queráis, pero porque la maldición no cayó sobre vosotros. Sí, Mario soy yo.

Gabriela dijo...

Muy divertida tu nota, te felicito por tu blog tiene un contenido muy interesante.
Saludos a tus compañeros de redacción. Gabriela
Mi blog: http://gabrieladesign.blogspot.com/

lrdelillo dijo...

Ja, ja, ja. Buenísimo el artículo y buenísimo el blog. Tenéis una fan al otro lado de la redacción :)

u minúscula dijo...

hola, mario, soy rebecaria.. blasquete me ha contado de vuestro blog..

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

jajaja, si es que a esa hora todo está muy tranquilo, pero..... nunca se sabe ;)

un abrazo de Fernando