jueves, 27 de marzo de 2008

Romper el ritmo

Igual es cosa mía. Quizás sean los años, pero... a mí las siluetas me cansan. Me agotan. Y cuando veo muchas juntas... me aburro. Supongo que no os pasa a todos y que puede ser una manía mía. Entiendo que eso es algo que depende de la línea gráfica de la publicación, y que igual que en el periódico pueden ser útiles pero con medida, no sea que se nos arreviste demasiado la cosa, en un suplemento son fundamentales, por lo espectaculares y dinámicas que son. A ver. ¿Podríamos hacer una publicación sólo con siluetas? Pues sí, supongo. ¿Y sin ellas? Pues también, imagino. Pero a lo que yo voy es que no hay que ser dogmáticos. Porque al final, no hay soluciones buenas malas en sí mismas, si no mal empleadas o páginas torpemente resueltas.

De todas formas, soy firme defensor de la teoría de "menos es más" (o como decía acertadamente mi colega Mario en su último post, mejor un puñetazo que dos sopapos). Y me gusta utilizar siluetas como al que más, pero cuando se repiten mucho, pierden su capacidad de sorpresa y por encima de todo, se trata de controlar el ritmo gráfico en toda una publicación. Y a veces, romperlo puede ser una buena opción.

Este ejemplo me ocurrió en el último suplemento de motor del periódico. Tradicionalmente, las siluetas de coches funcionan y las aperturas o las pruebas, comparativas, etc. las emplean profusamente. Y está bien, porque es una forma de decir: son los absolutos protagonistas, fija en ellas toda tu atención. Y son espectaculares, y te imaginas dentro del coche... Y cuando llevo diez páginas así, a mí me parecen todos los coches iguales. Lo ideal es buscar un contrapunto, un equilibrio. Para una apertura fuerte, las siluetas funcionan. Fijaos en la serie de tres páginas. Bien resueltas, creo yo. El orden de la página influye mucho en esto, ya que con mucha foto el ojo necesita equilibrio, y éste se obtiene con orden. Tras la apertura, otro par de páginas más y el tema empieza a pedir a gritos algo más, algo distinto, quizá un fondo, algo de contraste. O empieza todo a ser lo mismo.

Ejemplo de apertura. Las siluetas funcionan adecuadamente.

Un simple fondo negro vuelve a llamar la atención del lector.

Con la página de Jaguar lo intentamos y creo que quedó bastante resultón. Utilizamos la foto tal cual, sin tocar para nada el fondo, y colocamos el texto calado en positivo y negativo (que a muchos no gustará, pero hay que asumir riesgos ¿no?) y los filetes de puntos para darle algo de volumen a la mancha negra y así evitar el posible efecto que todos temíamos: que pareciera una publicidad a mitad de página. Y para no restarle impacto visual, las fotos de abajo las pusimos con fondo, normalitas, para que se vieran los coches y algo más, por poquito que fuese. A mí, personalmente me gusta. Y consigue que me vuelva a parar en el tema tras las abundancia de siluetas en las primeras páginas. Vuelve a llamar mi atención. Y eso, precisamente era lo que intentábamos.

7 comentarios:

Rodrigo dijo...

Personalmente, no soy muy de siluetas. No se si por inexperiencia o porqué, pero crean una sensación de caos en el escrito que no me gusta nada. Prefiero imágenes en banda, o simplemente imágenes como toda la vida. Romper el ritmo lo veo fundamental porque lo poco gusta, y lo mucho cansa, y como bien dices, si llevas unas cuantas páginas con las siluetas, pierde la gracia la composición.

Buen artículo, seguir así ^^


Y por dios, subid el tracking que me estoy dejando los ojos en leer.

Mario Benito dijo...

Tenemos la impresión de que no se trata de un problema de tracking, tendrías que comprobar lo distinto que se ve encajabaja dependiendo de la pantalla del ordenador (resolución, tamaño, fuentes instaladas, etc.) desde donde se visualice. Un saludo y gracias por tu silueteado comentario

Rodrigo dijo...

Ups, teniais toda la razón. No he visto ninguna web que tuviese la helvetica como fuente primaria, y al tener la compresed se me veía fatal. Ya está resuelto y lo veo bien,era solo eso.

Pues nada, espero ansioso el próximo artículo.

Un saludo ^^

Anónimo dijo...

Interesantísimo post. No paráis de descubrirnos cosas nuevas sobre el diseño. Enhorabuena.

Juanjo dijo...

Aparte de gustos, no se que decirte, en parte tienes razón y en parte creo que no. Como todos los recursos que utilizamos para "animar" un poquito la página las siluetas cumplen una función y si abusamos de ellas o no las utilizamos correctamente acaban cansando. Pero, ¿realmente crees que el suplemento de motor se lo va a leer alguien a quien no le interese el motor, por muy bien que este diseñado o silueteadas las fotos? Quiero decir que, muchas veces el problema es que no diseñamos, maquetamos o "infografiamos" teniendo en cuenta a los lectores sino a nosotros mismos. Las revistas de motor son un claro ejemplo de caótico silueteo a discrección.
Otro ejemplo, me trabaje una serie de siluetas de unos futbolistas y me quedo "bonico" al día siguiente le pregunte a mi novia que qué le parecía, respuesta: es bonito, pero ni se había leido la noticia ni el texto que intentaba destacar, aunque a mi novia no le interesa el futbol, jeje.

Javier Vidal dijo...

Querido amigo Juanjo: no hablo de gustos, hablo de ritmo. No es una cuestión de que quede "bonito o feo", la cuestión es la información. Es evidente que las siluetas ofrecen un impacto visual superior al de una foto normal. Pero de lo que hablo es del hartazgo de utilizar siempre el mismo recurso. Lo lógico es que cada producto tenga su público objetivo, pero te aseguro que hasta el mayor fan se aburrirá si le ofreces siempre lo mismo. Y en este caso, a mí, particularmente, mucha silueta se me hace monótona. Y respecto a lo que dices de "diseñar para uno mismo" puede ser, pero creo que es un error. Al menos, yo siempre intento ponerme en el lugar del lector, creo que es la mejor forma de saber si la edición es la correcta o no. Nosotros, por nuestro trabajo, por nuestra formación, disponemos de mucha más información de la que puede tener el lector. Sin ir más lejos, para una página con un coche, tú has visto al menos quince fotos del mismo, al lector le va a llegar la que elijas tú. Tu información es más completa. Por eso, si maquetas para ti, es posible que al final, el lector se pierda algo. El truco consiste en pensar siempre como si leyeras el artículo por primera vez. Un abrazo y gracias por tu comentario.

Mario Benito dijo...

Bien sabe dios, y los mortales que me conocen, que me repatean los comentarios elogiosos entre miembros del blog; en todos los blogs y mucho más en el nuestro, pero... cada vez que veo esa página con la silueta sobre el fondo negro, más me gusta. A pesar de la mariconada.