miércoles, 10 de septiembre de 2008

Adiós al diseño modular

Guardemos un minuto de silencio. El diseño modular... ¿ha muerto?

Es oficial, el diseño espectáculo ha desplazado al diseño tradicional, aquél en el que las cinco columnas eran el límite del barranco, el precipicio al que rara vez te asomabas porque daba mucho vértigo.

Pero eso ya es historia. Ese diseño que permitía añadir o intercambiar informaciones, sustituirlas, eliminarlas, ampliarlas o reducirlas en un par de minutos, está acabado. El precipicio ha dado paso a una autopista sin quitamiedos. Y aquí entra la otra cuestión: ¿clásico o moderno?, ¿práctico o estético?, ¿arriesgado o conservador?.



En el diseño modular tendríamos una página que nos permitiría, amen de tener más texto, añadir alguna noticia reduciendo de tamaño otra o cambiado su estructura de manera sencilla. Podríamos reducir la foto de tamaño para ganar texto o intentar titular de otra manera para ganar más espacio para otro tema.


Sin embargo, con el nuevo diseño-impacto, todo tiene su sitio milimétricamente calculado, nada se puede cambiar, nada se puede añadir, si no, todo el espectáculo se va al traste. Entonces es cuando vienen los "problemas" porque, las noticias están vivas y, lo que antes no era nada, ahora lo es todo y tiene que entrar como sea, pero claro, si lo colocamos ahí, dónde queda el espectáculo.

¿Y tú, de cuál eres?

4 comentarios:

Robertoh dijo...

Me temo que, como todo en la vida, no hay verdades absolutas. Ambos sitemas se complementan a la perfección y en la buena combinación de ambos reside el éxito de un periódico. Colocarse en cualquiera de los dos extremos lleva al fracaso, bien por aburrimiento o bien por dispersión.

Saludos

Nico Sangrador dijo...

Tampoco creo que la cosa sea como para decir uno u otro. Para noticias de actualidad están bien los módulos.

Pero, ¿qué me decís de los típicos cuadernillos que se preparan con antelación, basados en su mayoría en reportajes?

Mismamente en El Mundo, me viene a la cabeza el suple de Motor. Para este tipo de documentos me parece mejor la maquetación-impacto, ya que ofrece mayores posibilidades al diseñador (más propio, de uno mismo, con tu estilo y creatividad).

Mario Benito dijo...

¿Tú, por casualidad, no conocerás al maquetador del suplemento de motor de EL MUNDO?, ¿verdad, amigo Nico?
Gracias por tus muchos comentarios y por ser un lector tan fiel

IsaacCampos dijo...

Efectivamente, hay contenidos que son 'fijos', como crónicas y reportajes preparados con antelación que sólo esperan su día de edición. Ahí primará el espectáculo, porque se lo puede permitir.
Eso sí, el tema es que esta 'modulación artística' ya está pasando a la actualidad diaria y frenética, en pos de ganar lectores en un mercado en el que no se vende tanta prensa y las noticias se conocen al minuto por Tv o internet. Ante esta competencia, el papel está apostando por 'entrar por los ojos' como hacen sus competidores. Por si fuera poco, el tiempo de lectura desciende, así que la máxima de 'empequeñecer la foto para poner más texto o piezas de texto' parace no salir del todo rentable.
Como siempre, saber manejarse con todas las te´cnicas y en el momento justo es el arte del buen producto, ya sea haciendo un periódico que fabricando un coche.