viernes, 17 de octubre de 2008

La retícula: usos y prácticas

Cuando se empieza en este mundillo del diseño, una de las primeras cosas que nos enseñan a respetar (en la teoría) es el orden que nace de la retícula, ese gran organizador sobre el que gira el diseño y que ha influido en la historia del mismo más de lo que nos imaginamos. Y precisamente de su uso, o no, de su rigidez, o no, de su flexibilidad o no, trata este libro: "Diseñar con y sin retícula" de Timothy Samara y editado por la prestigiosa editorial Gustavo Gili.

El libro está dividido en dos partes y una introducción. En esta última es donde el libro nos aclara el origen, sorprendenrte cuanto menos, de la retícula. Empleada inicialmente por William Morris, un joven estudiante, como un movimiento "revolucionario" en la arquitectura, es trasladada a la prensa por Mackmurdo y de ahí evoluciona a través de distintas fases y autores, como Lloyd Wright o Berhrens, hasta lo que conocemos hoy, amada y odiada a partes iguales. Y en esta historia también aparecen nombres tan insignes como Bauhaus o Tschichold, del que ya os hablamos aquí. Grandes nombres hasta que en las décadas de los 60-70 la escuala americana la abraza y se convierte en el dogma y estándar del diseño gráfico.


Pero si por algo se caracteriza este libro es por su parte práctica. ¿Cómo es una retícula?, ¿Cómo puedo usarla?, ¿qué modelos hay?, ¿es flexible?, ¿puedo trabajar sin ella? A todas estas preguntas, y más, intenta responder el libro.



En la primera parte se nos muestran ejemplos de retículas y sus usos y formas más comunes con una selección de proyectos para clarificarlo. En la segunda parte, todo lo contrario, ejemplos de diseños no reticulares, desconstrucciones de la misma y métodos alternativos para los amantes del "caos"y la composición alternativa. Un buen manual para todos aquellos que quieren acercarse a la retícula, esa gran desconocida.

2 comentarios:

Nico Sangrador dijo...

No sé si será imprescindible, pero lo que está claro es que se puede diseñar (aunque difícilmente) sin ella.

Sin mbargo, lo que me mata son las líneas magnéticas. Esas que se empeñan en pegar la caja de texto/imagen a la retícula o regla cuando lo que quieres es dejarla un poquitín por encima o debajo de ella.

Con todo, la retícula es un gran invento.

Rubén Martín dijo...

Por experiencia se que es un libro magnífico. Recomendable al 100%. Y no sólo para principiantes, sino para veteranos en busca de inspiración.