miércoles, 22 de octubre de 2008

Obama

No podíamos permanecer en un timorato silencio, en un no querer mojarnos en el epicentro de un diluvio mundial, mucho menos después de que todos los medios de comunicación más importantes de los Estados Unidos, de izquierdas y ¡de derechas!, e incluso del resto del mundo, hubieran anunciado su apoyo al candidato Barack Obama para las próximas elecciones presidenciales norteamericanas del día 4 de noviembre. Era un clamor ante el que nos sentíamos abrumados: ¿por cuál de los dos candidatos se decantará encajabaja? Y, claro, no hemos podido permanecer callados por más tiempo. Y no sólo eso: es que además hemos desplazado hasta Nueva York como enviado especial de encajabaja a nuestro amigo Juan Fornieles, periodista de raza del que ya os hemos hablado antes, para que aportara a este nuestro y vuestro blog material de la campaña electoral del candidato al que hemos decidido apoyar:


Nuestro blog hermano al otro lado del Atlántico, el Visualmente del inigualable Baruch, ha estado ya analizando diversos aspectos de la campaña del que posiblemente sea el mejor político de los que se pasean actualmente por este planeta (¡qué sana envidia de debates!, comparado con la encorsetada pantomima que vivimos aquí, por no hablar de la altura política, la brillantez y la capacidad de comunicar de este "amigo americano"). Nos ha informado especialmente de la estupenda relación que mantienen Obama y la tipografía Cooper Black que tanto idolatra nuestro colega bonaerense, como también nos puso en alerta sobre el trabajo de Tim O'Brien para Rolling Stone o la portada de Newsweek eligiendo el blanco y negro para el senador afroamericano para hacerlo parecer menos negro... aunque a nosotros nos gusta tal y como es. Negro.

No ha sido el único de los blogs sobre diseño de la prensa que ha llevado a Obama hasta sus píxeles. El estupendo QuintaTinta de Diego Areso nos mostró las portadas de los periódicos norteamericanos cuando este elegido de los dioses resultó nominado, titulándolo Un momento para la historia. Y a los imprescindibles CuatroTipos tampoco les pasó por alto en varios de sus artículos, incluido uno sobre la tipografía corporativa de la campaña electoral: la elegante Gotham, letra norteamericana de palo seco.


No se utiliza el "irresistible poder de la Gotham" en este caso, sino diseños cutres y letras deformadas de colores espeluznantes, porque a nuestro enviado especial le costó bastante trabajo encontrar las chapitas. Según nos informa Fornieles, "la campaña electoral apenas se nota en las calles... y resulta imposible encontrar en el centro de Nueva York algún lugar donde vendan productos oficiales de Obama, o de McCain. Ni siquiera pudimos encontrar una delegación de alguno de los partidos políticos en Manhattan, o uno de esos chiringuitos electorales que vemos en la televisión". Y es que, ciertamente, la campaña se desarrolla por completo en los medios de comunicación: televisión principalmente, también periódicos e internet. NO hay carteles pegados en las calles (¡envidia de nuevo!). Lo de "chapitas" es también un decir, porque lo del tamaño tiene tela, la que hace falta para poder colgarte una de ellas. A mí, que no soy especialmente fornido, me falta pecho y es cierto que los norteamericanos son grandes, o al menos tienen fama de ello, pero tanto... En fin.

De vez en cuando es bonito, o alentador, o bonito y alentador, encontrar algo o alguien en quien poder poner nuestras esperanzas. Por eso apoyamos a Obama. Decir que Obama puede salvar el mundo puede parecer excesivo. Y lo es. Pero de lo que no cabe duda es de que si no es él quien puede hacerlo, entonces ¿quién puede? ¿Nadie? ¿Nadie puede hacer nada para que este asqueroso mundo sea un poco mejor? Tal vez no se trate de lo que pueda hacer Obama en persona, sino lo que nosotros podamos hacer, de que recuperemos la confianza (que es lo que hace falta en la crisis económica, por ejemplo), la confianza en valores que se dejaron de lado y que él quiere devolver a su país y, por extensión, al mundo entero. Cambiar.

Barack Obama ha llegado a decir en uno de los mítines cuando se enfrentaba a Hillary Clinton en las primarias demócratas que "soy el que estabais esperando". Ahora llegamos nosotros para darle nuestro apoyo, seguramente el que estaba esperando el propio Obama como espaldarazo definitivo en su campaña para llegar a presidir el mundo, queremos decir los EEUU. Si una vez en la Casa Blanca no puede hacer nada, entonces: yes we can.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Ay la política... ¿Esto es un blog de diseño o de política?

No mezclemos la velocidad con el tocino...

Mario Benito dijo...

Yes... we can

Anónimo dijo...

Why not?

fernando dijo...

ganará Obama y por goleada. Un abrazo.

Anónimo dijo...

La paliza que le va a dar al hamster no está escrita en los libros.