viernes, 1 de mayo de 2009

Culos

Soprendidos estamos de que la reciente polémica sobre la publicación de determinadas fotografías no haya tenido repercusión alguna en esos sitios de internet que habitualmente ponen el grito en el cielo cuando se transgrede lo políticamente correcto... de su visión política del mundo, claro. O periodística, porque se erigen en guardianes de una supuesta calidad, de un inquebrantable rigor y una ortodoxia sagrada, tan sagrada que se constituyen en secta dedicada a dictar el canon del periodismo serio y a excluir a quien disiente o mantiene postulados distintos. Periodísticos y políticos. No sólo dan certificados de cómo tenemos que pensar todos, sino que incluso llegan a determinar qué ropa les parece adecuada para que las mujeres no aparezcan como "objetos" en los medios de comunicación, igual que antes hacían sus contrarios políticos en nombre de una supuesta decencia a la que en realidad hay que llamar represión. Ahora se queda sólo en hipocresía porque resulta más difícil que sectas poderosas nos impongan sus modelos.

La polémica en cuestión se centra en las fotografías de Carla Bruni que publicaron varios periódicos de Madrid con motivo de su visita a la capital en viaje oficial junto a su marido, el no menos llamativo presidente francés Nicolas Sarkozy. Y es que a algunos nos ha parecido más bien una visita de Carla Bruni, acompañada de su marido, que una visita oficial del presidente del país vecino acompañado de su esposa como en realidad sucedió. A la mañana siguiente del primer día de visita, todos los periódicos abrieron con una foto en portada del acontecimiento, pero mientras ABC, La Razón, La Vanguardia o El Mundo, por poner varios ejemplos, daban una foto de grupo con varios protagonistas, generalmente la Familia Real con el matrimonio Sarkozy, El País y Público, ofrecían a sus lectores una fotografía... diferente:

Una fotografía de dos mujeres: Carla Bruni y la princesa Letizia. Una fotografía no de sus caras, o de un gesto en el que se intercambian saludos, o de cualquier otra cosa que no sean sus cuerpos, sus vestidos, sus zapatos, sus figuras de mujer vistas de espaldas además. Programas de radio, e incluso el magnífico debate diario de la noche en Televisión Española a cargo de Vicente Vallés, uno de los mejores periodistas de este país ahora mismo, pusieron de manifiesto que fuera precisamente un "periódico de izquierdas" quien ofreciera esta imagen, quien considerara que esto había sido lo más importante de la jornada. Incluso en este programa de televisión se puso algo parecido a modo de broma con los culos de Sarkozy y Zapatero como imagen del día. Aunque lo realmente patético fueron las tristes excusas que a modo de explicación intentaba ofrecer en esa Mesa de Debate el ex director de Público, Nacho Escolar, para justificar que su periódico hiciera lo que critica cuando lo hacen otros. Porque si la imagen de El País puede ser más o menos polémica, la de Público... bueno, ustedes mismos:

Lo del viewspaper, ya sabéis, ese cuento de la portada póster y demás como método de diferenciarse en el kiosco y hacer un diseño nuevo que nos contó el propio Cases en Estepona, pues que definitivamente pasó a mejor vida con la llega del nuevo director, como ya os apuntamos y que el tiempo nos ha confirmado. Cada día parecen empeñados en meter con calzador más y más noticias distintas en su portada. "Juego de damas", titulan en el tema que ahora nos ocupa. Será "Juego de culos", ¿no? Porque lo que nos está ofreciendo el progresista Público son los culos (es una foto de culos, querido Escolar, no de espaldas, o de todos esos eufemismos que balbuceaste en la tele), y toda la figura femenina entallada y estilizada, tanto de Letizia como de Carla para... ¿qué? ¿Deleite de sus lectores? ¿Alguna comparativa, tal vez? ¿Por el propio valor estético intrínseco a tan espectacular fotografía? ¿Artístico? ¿Por su capacidad para despertar el instinto sexual masculino y que ello lleve a que alguno compre el periódico así, en pleno calentón? ¿Tal vez buscando ese público femenino y moderno al que dicen que se quieren dirigir? No llegamos a comprenderlo. Pero, parece ser, que cuanto más de izquierda el periódico, más culo.


Y no llegamos a comprenderlo porque a nosotros sí nos parece bien la fotografía. Ahora que lo hacen ellos, y antes, en otras ocasiones en que lo hemos hecho en nuestro periódico y por ello hemos recibido críticas... de estos guardianes de la ortodoxia y la decencia mal entendidas. El Mundo no llevó ninguna de esas dos fotografías en portada, aunque hubo un debate sobre ello en la redacción, y finalmente se apostó por una fotografía distinta, de espléndida composición, magnífica como las otras porque este día las opciones de calidad eran varias al contrario de lo que sucede la mayor parte de las veces, mientras que la imagen de las dos mujeres subiendo las escaleras se llevó dentro, a tres columnas, ocupando una gran parte de la página, muy destacada. Nosotros no tenemos ningún problema en publicar estas imágenes en la portada y sinceramente no las consideramos discriminatorias, ni machistas, ni todos esos tópicos baratos que sin embargo suelen esgrimir quienes, curiosamente, decidieron publicarlas en sus portadas. ¿Para vender más en estos tiempos desesperados? Legítimo argumento.




PD: Por cierto, nuestro querido amigo Toni Piqué ya se hizo eco antes que nosotros de esta polémica (no podía ser de otra manera) con su habitual sentido del humor (de otra manera no podía ser) , muy lejos de quienes se toman demasiado en serio a sí mismos, de quienes militan en la corrección política intolerante. El sólo nos ofrece pinceladas inteligentes (aquí, aquí y aquí) en su Paper Papers, blog que posiblemente sea hoy por hoy lo mejor en la blogosfera sobre periodismo en castellano. De obligado click diario.

10 comentarios:

Paco Oca dijo...

Amigo Mario, estoy de acuerdo en casi todo contigo. Cuando uno apuesta por una imagen en primera debe defenderla sin eufemismos porque, al final, vamos a llegar a grados de ridiculez similares a lo 'political correctness' norteamericano. Eso sí, no creo que se trate de derechas o de izquierdas, se trata de defender una idea periodística sobre todo o de ser ridículo en su defensa.

camisablancademiesperanza dijo...

Me alegro que le genete comparta mi opinión de publicar los culos, porque en el periódico tuvimos un acalorado debate sobre la foto.

Y a mí, la verdad, me alegró el día.

camisablancademiesperanza dijo...

Quería hacer una pregunta.

Si un titular va al máximo de columnas posible ¿es recomendable centrarlo o se puede dejar alineado a la izquierda?

Mariano dijo...

Todo el comentario está muy bien, pero la web de El Mundo tuvo en su portada, durante todo el día, una foto de culo de ambas señoras. Y parecía elegida sólo por ese motivo ya que era difícil distinguir quién era quién (incluso más difícil que en la de la portada de Público ya que el pelo se distinguía menos). En mi opinión no habéis estado muy acertados en este comentario del blog mezclando diseño con moral, culos, línea editorial y política de izquierdas o de derechas ¿que narices tendrá que ver todo esto en este caso?

Mario Benito dijo...

Querido Mariano, tengo la impresión de que nuestro estimado Paco Oca (supongo que conoceras su imprescindible blog Maquetadores) ha entendido mejor el tono irónico de mi artículo y por eso habla de las ridiculeces a las que se llega con lo políticamente correcto. La discusión que tú no dices entender se produjo en distintos medios de comuncación pero para nosotros no existe, por eso escribimos en el post que no tenemos ningún problema en publicar fotos así. Es más, esa foto nos parece además de magnífica estéticamente, informativamente relevante. Los problemas los tienen quienes sí la publicaron, porque en otras ocasiones ellos no lo han publicado y han criticado a quienes sí lo han hecho. Este es el tema del post (que tal vez no haya quedado claro por torpeza mía).

En lo referente a títulos al máximo número de columnas centrados o a la izquierda, en realidad no hay una norma sobre ello que DEBA cumplirse, sino un estilo o no que se decida. Lo clásico es centrarlos y cuando no se hace muchos lo encuentran raro. En este sentido, centrados serían más equilibrados y a la izquierda crearían una cierta tensión. No hay recomendaciones, se puede elegir.
Un saludo y gracias a todos por vuestros comentarios

u minúscula dijo...

jajjajaaja que morro que teneissssss encajabajaxxxxxx vais y titulais con culos..


menos mal que hoy es el día del trabajo y no trabajo..

u minúscula dijo...

pero tiene u jejejeje
benittooooo

me gusta mas con dos t

da gusto leerte todo solemne y mordaz, me mola..

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

NO obstante, la gente compra su periódico le pongan la foto del culo o no. Un abrazo.

alejandro banuet dijo...

Mario,
Muy de acuerdo contigo esta vez. un saludo

J. dijo...

Igual soy muy inocente (por eso leo vuestro blog). Al ver esa foto me llamó la atención la simetría: mismo pelo, mismo vestido, mismo tipo. Los zapatos, no. Las suelas rojas de los de Bruni nos dicen que son unos Louboutin, los más lujosos de Francia (¿dónde queda la sobriedad republicana, enemiga del derroche monárquico?).
A partir de aquí cada cual montaría su discurso sobre las dos mujeres: "Tan iguales y tan diferentes" o "las dos son lo mismo".
El segundo podría llevarnos a que a Felipe y a Sarkozy les gusta el mismo tipo de mujer, ergo el Borbón y Sarko no son tan diferentes (otra vez monarquía y república como indistintas).
Reducir la foto a "la de los culos" me parece que deja más en evidencia al que sólo ve dos culos que al que la publica.