martes, 6 de octubre de 2009

Identifíqueme a ese tipo

Es lo más difícil. O muy difícil al menos. Pero no es esa la causa de que hayamos tardado en recoger el guante que nos lanzaron desde nuestro admirado blog Paper Papers (somos cada vez más quienes pensamos, sin el menor asomo de peloteo de por medio, que es de los mejores blogs en castellano sobre periodismo, y mejorando) cuando Toni Piqué, siempre considerado con sus amigos (el afecto es mutuo), pidió nuestra opinión como "expertísimos" sobre un invento germánico para la identificación de tipos de letra, denominado Fontplore.

Opinión de "expertos" que, humilde y sinceramente, no podemos dar, en primer lugar porque no somos tan expertos en la materia, ya nos gustaría. Trabajamos con tipografías que auténticos expertos, es decir tipógrafos, diseñan. Y en segundo lugar, porque necesitaríamos probar esa infernal y futurista máquina para poder juzgarla. Ciertamente parece más propia de la nave Enterprise, o de la comisaría de policía de Minority Report, que de un periódico.

Fontplore Showreel from Mphasize on Vimeo.



A simple vista, o a primera vista, o a vista de vídeo itnernáutico sería más propio decir, parece algo complicado de instalar y suponemos que carísimo, impensable pues para la mayoría de pequeñas empresas que conforman las artes gráficas en nuestro país, mucho menos para un diario donde utilizamos siempre los mismos tipos de letra, pocos, y donde no necesitamos reconocer otros en nuestro trabajo habitual.

Muy alejado pues de soluciones sencillas y prácticas para resolver lo que ya hemos calificado desde la primera línea como muy difícil: saber qué tipo de letra tenemos delante. Porque dejando a un lado los clásicos Times, Helvética, Futura, Garamond, Bodoni..., a los que están de moda en cada momento, o a los lanzamientos de los grandes de la tipografía, el resto del actual catálogo tipográfico, impulsado por "las facilidades" del mundo digital, es del tal magnitud que resulta absolutamente inabarcable. Sería interesante conocer la opinión de nuestro colega Herminio (a quien estábamos echando de menos desde hace ya unas cuantas semanas) del blog amigo y vecino Cuatro Tipos, gran conocedor y divulgador de la tipografía, sobre esta dificultad, y sobre las maneras de solventarla. Unos tipos duros y Letrag son páginas web de un altísimo nivel y muy completas en lo que a tipografía se refiere, sin olvidarnos del gran Andreu Balius, nombre obligado cuando se habla de letras y que a buen seguro no lo tiene tan difícil como nosotros para reconocerlas.

Además de algún truco que no siempre funciona, como intentar abrir con Adobe Acrobat un documento donde tengamos el texto cuya fuente ignoramos (suponiendo que tengamos un archivo informático en formato pdf con esos caracteres y no sea un cartel, un letrero o un impreso, claro, en cuyo caso olvídate del Acrobat) para que así el programa nos diga qué fuentes son o qué fuentes nos faltan en el ordenador, además de eso, decíamos, existen algunos servicios en internet bastante prácticos aunque no efectivos al cien por cien. No reconocen siempre todos los tipos, ni responden a todas nuestras dudas... como tal vez haga el panel de luz germánico del que hablamos. Pero son gratuitos y están al alcance de todos. Los que tengan conexión a la red, evidentemente, que lo solemos dar por hecho a veces con demasiada alegría.

Uno de los más conocidos es Identifont. Con una serie de preguntas sobre los rasgos de las letras y sus características más destacadas, este servicio va descartando tipografías hasta quedarse con una o varias, las menos posibles, como respuesta a tus dudas. Suele funcionar y si no consigue un acierto pleno, los tipos que te ofrece como resulado suelen ser parecidísimos al que buscas. Claro que en tipografía lo de parecidísimo... no sirve. Porque las diferencias entre micras de grosor en brazos o remates determinan la genialidad o vulgaridad de un tipo. En una prueba con texto base de nuestro periódico, el programa necesitó 19 preguntas (remates de determinadas letras, números cerrados o abiertos, cómo es el símbolo de dólar...) para dar con la respuesta acertada a la primera, ofreciéndonos además tres posibilidades más.



Otra de las más recientes apariciones en la web en relación a la identificación de tipos dudosos ha sido Whatthefont. El procedimiento es mucho más sencillo, se trata de enviar una imagen con los caracteres que se quieren identificar, y la magia de internet, te proporciona la respuesta deseada, o no. También hemos hecho la prueba enviado un fragmento de texto base de nuestro periódico, compuesto en Imperial, y esto es lo que nos ha contestado este tipógrafo artificial:



¡Impresionante!, cinco posibilidades y acierto a la primera. Y eso que para muchos de nosotros identificar un tipo es algo difícil. Incluso resulta complicado distinguir entre nombres de quesos y de fuentes: probad este enlace que nos envía Alba Godino. ¿Os resulta fácil?