miércoles, 16 de marzo de 2011

Un poco de humor




Treinta y un años han pasado desde el estreno de 'Aterriza como puedas' ('Airplane!'). En 1980, Jim Abrahams, David Zucker y Jerry Zucker, llamados ZAZ, dirigieron y produjeron una película que sería pionera en un nuevo tipo de cine que caricaturizaba grandes 'blockbuster' del cine. 'Rambo', 'Aeropuerto' o 'Scream' pasarían a ser 'Hot Shot', 'Aterriza como puedas' o 'Scary Movie', respectivamente. La reinterpretación humorística de cualquier tipo de argumento se convirtió en una fórmula de éxito que sigue consiguiendo el favor del público. Actualmente, 'Scary Movie' va por su sexta entrega.

Mención especial merece el actor fetiche de casi todas estas películas, recientemente fallecido, Leslie Nielsen. Durante los años cincuenta acudió al 'Actor Studios' junto a Marlon Brando lo que auguraba una brillante trayectoria cinematográfica. Finalmente, sólo conseguiría el reconocimiento del gran público al final de su carrera al participar en las producciones de ZAZ. Una de las últimas en las que intervino fue 'Spanish movie' junto a Chiquito de la Calzada. Increíble. También un jovencísimo Val Kilmer comenzó su romance con el público en 'Top Secret' interpretando a un 'rock star' americano en la Alemania nazi.

Todos recordamos innumerables gags de estas películas que han sido adoptados por la cultura popular. ¿Quién no ha dicho? 'Elegí mal día para dejar el tabaco. O, 'El perro de San Roque no tiene rabo' y tu interlocutor, mirando a un lado y a otro cautelosamente, contesta: 'Sé de buena tinta que Ramón Ramírez se lo ha cortado.
Y, entre tantos gags, tenía que haber también sobre la Prensa.

Aterriza como puedas I



Aterriza como puedas II



¿Quién dijo que Internet es más rápido? Para cinéfilos empedernidos, el camión viene directamente del pueblo de 'La invasión de los ladrones de ultracuerpos'.

Dedicatoria especial
Quiero, con la mejor serie de dibujos animados, mandar una dedicatoria a todos esos 'gurus' que vaticinan el final del papel en la Prensa. Escuchad al sabio Skinner y no seáis tan 'Nelsons'