viernes, 20 de mayo de 2011

Carteles electorales

Con independencia de lo curioso que supone el que por primera vez en nuestro país —que yo recuerde— un partido político ilustre sus carteles electorales con las fotografías de sus principales rivales políticos en vez de con las suyas propias...



... con independencia, decía, de esta muestra inaudita de "fair play" y "juego limpio", llevo preguntándome varios días quién habrá concebido las fotografías de los carteles electorales de los dos principales candidatos a la Comunidad de Madrid.





Por muy raro que nos pueda parecer, aunque ya pocas cosas me resultan extrañas en el mundo de la política, ¿habrán llegado los recortes presupuestarios también a las campañas electorales hasta el punto de que hayan encargado las fotos a algún voluntario pretencioso con aspiraciones artísticas que se compró una réflex de oferta y después hizo un curso de Photoshop en el Inem?

Esperanza Aguirre, candidata de la derecha, "centrada" en nosotros... y convenientemente photoshopeada.

Tomás Gómez, candidato de la ¿izquierda?, con el gesto que tendría cualquier ciudadano común y corriente al hacerse una foto.

¿Han visto los ojos maquillados a lo vampiresa de Esperanza Aguirre? ¿La mirada perdida en horizontes lejanos de Tomás Gómez, tan natural? ¿Entre ellos hay que decidir aquí, en Madrid?
Y esto es en lo referente al aspecto externo que nos quieren transmitir, porque si miramos al interior, o a lo que proponen, y suponiendo que ambas cosas, interior y propuestas existieran, entonces para mí las diferencias desaparecen.

Escribo y fotografío deprisa, antes de que la Junta Electoral Central decida eliminar también este blog nuestro y vuesto porque las únicas imágenes realmente espontáneas y distintas de esta anodina campaña electoral hay que buscarlas en la Puerta del Sol de Madrid




Tomé estas fotografías una de estas noches, tarde muy tarde, al salir del periódico, en esa especie de "ciudad" que nos detalla Miguel Nuño en un magnífico gráfico y que se está levantando en la plaza más emblemática de mi ciudad. Me encontré con quienes serán algunos de nuestros políticos dentro de unos años haciendo propuestas más o menos utópicas, incluso cantando canciones ¡de Silvio Rodríguez!, "la ciudad se derrumba y yo cantando...", igual que me codeé con quienes son los políticos de ahora en actos de protesta similares hace unos veinte años. El mito del eterno retorno o aquel "cambiar todo para que todo sigua igual" tan certero... y tan necesario.

Los medios de comunicación, que según los "indignados" no les hacen caso, han abierto todos los días con estas manifestaciones cívicas en las que se denuncia lo que los medios de comuncación llevan años denunciando (alguien adivina cómo han conocido los casos de corrupción, por ejemplo). Hay canales de televisión que incluso lo están retransmitiendo en directo, con estrambóticas coberturas para desacreditarlos que consiguen lo contrario, o bien ofrecernos un original programa de reality humor.



Y también con acierto, con diseño periodístico al servicio de la información, como en esta fantástica portada del diario Público, posiblemente la mejor de las que han hecho hasta ahora: