jueves, 19 de mayo de 2011

Homenaje al picador


El trabajo de periodista tiene muchas satisfacciones. Lo juramos. Hay días, normalmente los más "complicados", en los que te vas a casa con una sonrisa en la boca por un trabajo bien hecho y una jornada frenética de información y adrenalina.

Sin embargo, para ser primera espada y poder torear en las mejores plazas, antes has tenido que ganarte la vida en plazoletas móviles y con novillos de escasa casta. En un periódico esto se suele corresponder con el escalafón más bajo (que no menos útil) de la cadena informativa, es decir, los becarios. Porque [casi] todos los grandes periodistas han sido cocineros antes que frailes.

Cuando eres becario te suelen tocar las tareas más ingratas de la información, que no las menos importantes. Gracias a estas labores se aprenden muchas cosas, de verdad. Revisar clasificaciones, volcar textos, editar breves que luego no van o picar [rellenar] tablas y clasificaciones. Aunque gracias a algunos programas informáticos algunos han evitado terminar miopes y con tendinitis en los pulgares. Pero ese es otro tema.


Esta última tarea, muy habitual en periódicos deportivos, es la más tediosa e ingrata de todas. Así que cuando nos encontramos esta doble página del AS inmediatamente nos acordamos del pobre chaval(a) al que le tocó picar todas esas posibilidades de descenso. ¡Más de 200! Esperemos que el chaval se encuentre bien después de meter todos esos datos, porque tal paliza de 1, x y 2 puede provocar que te quedes bizco o que te dé un ataque epiléptico.

Sin embargo, mucha gente puede creer que esta tabla es inútil o que no tiene un pelo de fiable. No podemos asegurar que sea así porque no hemos revisado todas las opciones (y eso que tenemos un par de equipos implicados en este "drama"), aunque hay tres datos que nos hacen pensar que sí es verídica: el primero, que nadie se mete esa panzada de tabla sin un fin objetivo y verídico; dos, que detrás de ella está, entre otros, MisterChip, un auténtico maestro de la estadística; y tres, que los parroquianos de los equipos de fútbol se agarrarán a ella como a un clavo ardiendo esperando que el equipo de sus amores se quede un año más en Primera. Como esté mal más de uno puede cometer una locura.

Por eso y porque el chaval (chavala) se lo ha ganado, un aplauso para los picadores: plas, plas!!!!

1 comentario:

Quique Falcón dijo...

Recuerdo cuando tenía que escribir la lista de difuntos del día o la programación de la TV en castellano, catalán, gallego y vasco. Cuando eres nuevo hay veces que prefieres ir a por café.