lunes, 15 de agosto de 2011

Una luz dura, sin compasión... y océanos de luz en los que sumergirse

"Debemos presentar las cosas como son, con luz dura, sin compasión", escribió a comienzos del siglo XX Edwin Hoernle, ideólogo de la revista alemana Der Arbeiter-Fotograf, que junto con la revista AIZ formaban el conglomerado mediático de Willi Müzenberg, órganos de los fotógrafos obreros alemanes vinculados con la estrategia propagandista de la Internacional Comunista surgida de su congreso en 1921.



Precisamente, la revista AIZ (Arbeiter Illustrierter Zeitung) lanzó una convocatoria en marzo de 1926 solicitando aportaciones de fotógrafos amateurs que ilustrasen la lucha proletaria y las duras condiciones de vida y trabajo en aquel momento, convocatoria que es uno de los orígenes del documental fotográfico proletario que presenta esta completísima y más que interesante exposición de PhotoEspaña en el museo Reina Sofía de Madrid. Uno de los orígenes, decíamos, porque podemos incluso ver imágenes de la Comuna de París, de 1871.














La parte negativa de la exposición, pasando por alto la amabilidad habitual de parte del personal del museo, es que termina esta misma semana (los folletos impresos tanto de PHE como del propio Reina Sofía señalan como fecha final el día 22 de agosto, pero en la página web del museo ahora dice que finaliza el 18), motivo por cual hemos hecho otro paréntesis en los servicios mínimos de verano. Merece mucho la pena.



Además de fotografías se exhiben distintos documentales soviéticos —alguno realizado en el Madrid de la Guerra Civil—, carteles, collages y, sobre todo, podemos ver páginas y páginas de revistas y periódicos de estos años en los que el fotomontaje, con las artesanales y difíciles técnicas de entonces, dejan en pañales a las siluetitas con las que algunos "artistas" actuales, armados con la facilidad de cualquier programa de autoedición, suponen que están inventando algo. Amplísima exposición de mucho valor para los interesados en el diseño periodístico... sean o no proletarios, aunque mucho nos tememos que a este paso vamos a terminar todos de nuevo en las barricadas, gracias a estos procesos de 'modernización' vía recorte con las relaciones laborales del siglo XIX como modelo.








Y si de paso a uno le da tiempo y todavía tiene ánimos para algo más, puede pasarse por la primera planta para a-lu-ci-nar por completo con la magnífica muestra organizada por el Reina Sofía junto con la Tate Modern de Londres sobre la genial artista japonesa Yayoi Kusama. Pintura, escultura, dibujo, collage, "además de las instalaciones inmersivas por las que es conocida" la que probablemente sea la artista viva más famosa de su país.