lunes, 18 de junio de 2012

El tamaño sí importa

Siempre. Es el formato. Nuestra forma. La manera en la que se materializa la información teniendo en cuenta que en cualquier mensaje periodístico (y no periodístico) forma y contenido son inseparables. Y aunque dos centímetros puedan sonar a poco, en realidad dos centímetros son mucho más de lo que en principio podemos sospechar. Me dirán que dos centímetros así, en términos absolutos (es decir, sin compararlos con  otra magnitud) es como no decir nada, y me lo podrán decir con toda la razón del mundo porque dos centímetros son un mundo para un virus; una medida que empieza a ser preocupante para determinar el tamaño más o menos aceptable de alguna que otra parte de nuestra anatomía —la nariz, por ejemplo—; motivo de disputas internacionales —piensen en esos fuera de juego dudosos en un partido de fútbol entre selecciones rivales—; o también en una medida sin importancia alguna en la mayor parte de los viajes que hacemos, o en cualquiera de las circunstancias en las que medimos grandes longitudes.

Pero sucede que en estos tiempos dificilísimos de continuos y duros recortes, dos centímetros son también un recorte. El que sufrieron hace algo más de una semana las páginas de nuestro periódico.


Estas son imágenes del diario El Mundo de Madrid de los días 4 y 5 de junio. Entre esas dos fechas tuvimos que hacer un periódico dos centímetros más pequeño en su medida vertical y algo menos en la horizontal dejándolo en los actuales 370 por 289 milímetros. ¿Sigue siendo nuestro formato un tabloide? Supongo que sí. Aunque cada vez menos porque, además, no es el primer recorte de tamaño que sufrimos. Reducción de tamaño que en este mismo día se aplicó a los otros dos periódicos del grupo Unidad Editorial: el deportivo Marca y el económico Expansión, con el fin de abaratar costes y paliar en la medida de lo posible los efectos de la crisis. De las crisis, la general, que afecta a toda nuestra economía, y la particular, derivada del cambio de 'modelo' que sufre la prensa impresa. Dos centímetros que pueden no ser nada... o llegar a dos millones de euros anuales, aproximadamente, en la cuenta de resultados de los tres diarios conjuntamente. Recortes.

Es una decisión que, evidentemente, no puede tomarse de un día para otro y que ha supuesto unos cuantos meses de 'ajustes técnicos', nada fáciles, para que un cambio así se pueda hacer en un sólo día. En el caso del diario deportivo Marca, nuestros colegas han aprovechado el obligado encogimiento para llevar a cabo un rediseño que el propio periódico explicó en sus páginas centrales y que ya ha sido comentado y analizado por otros compañeros blogueros como Maquetadores y Quintatinta, o Cuatrotipos en su nuevo 'formato' facebookquiano.


Dos centímetros que difícilmente pueden no ser nada pero que en la práctica diaria nos obligan a comprimir, a condensar la información (o directamente a recortarla) procurando mantener el orden, la legibilidad —ha sido necesario también reducir sensiblemente el cuerpo de letra (el tamaño, vamos) tanto de los títulos como del texto base—; seguramente a intentar en el futuro cercano una verticalidad ficticia o imaginada para estilizar y conseguir así que desde el punto de vista estético las páginas sigan siendo atractivas para el lector... Y es que resulta imposible físicamente reducir el tamaño de una superficie y que en ella siga cabiendo lo mismo o incluso lograr en "menos espacio, meter más cosas". Mejor apostar, ¿no? Porque dos centímetros son un recorte, dos centímetros son menos periódico como es mucho menos periódico el resultado de llevar a cabo los dolorosos recortes de plantilla que los trabajadores hemos padecido y que consideramos (y así se lo hemos hecho saber a la empresa) que repercutirán muy negativamente en la calidad de un diario al que, no obstante, quienes en él seguimos intentaremos con todas nuestras fuerzas y nuestro saber sacar adelante. Contra viento y marea. Contra crisis. De eso, que no quepan ni dos centímetros de duda.