lunes, 12 de noviembre de 2012

Elecciones USA 2012


Esta semana pasada se celebraron las elecciones más apretadas de los últimos años en EEUU. Por un lado, Barack Obama, el presidente, el primer afroamericano en llegar a la Casa Blanca y, no vamos a negarlo, nuestro candidato favorito, más allá de simpatías políticas,  por su impresionante fotogenia... Si Obama salía reelegido teníamos garantizados cuatro años de magníficas imágenes para maquetar. Por el otro lado, Mitt Romney, el reconocido gestor y el hombre sin gestos, una especie de Ken presidencial, tieso y sin matices ante las cámaras.

Las elecciones americanas son una delicia para los maquetadores. Los americanos tienen un innato sentido del espectáculo y un dominio de la imagen espectacular. Todo en unas elecciones recuerda a una película, a un show televisivo. El colorido y el ambiente son inigualables. Y el material que llega a las redacciones ofrece tantas posibilidades a las secciones de diseño que sería un crímen imperdonable no aprovecharlo... La sección de internacional diseñó una ambiciosa cobertura de los últimos días de campaña antes de las elecciones. Eso implicaba un planteamiento distinto de la información y un paso adelante en la edición de la información. Y maquetas recogió el guante gustosa...


1. EL SERIAL

La idea original era presentar un serial la semana anterior a las elecciones. Un serial en el que se desgranaran las claves que definirían los resultados de una de las elecciones más ajustadas de la historia en Estados Unidos. Apoyados en el magnífico trabajo del equipo de corresponsales de EL MUNDO en EEUU, Eduardo Suárez, María Ramírez y Pablo Pardo, se presentarían las claves para anticiparse y entender el posible resultado del día 6. La sección de internacional dio el paso adelante necesario para acometer ese ambicioso enfoque. Y como no podía ser de otra manera, recibió el respaldo de diseño. 

Muchos de nosotros llevamos tiempo diciendo nos gustaría ver otro tipo de periódicos. Unos que apuesten más por el análisis, la anticipación y la contextualización de las cosas que por el ir contando (tarde) lo que ya ha pasado y todos conocemos. Unos periódicos que ofrezcan lo que no pueden ofrecer las webs: lectura, reposo, análisis... ese pasito atrás para aumentar el campo de visión. El auténtico valor añadido. Es cierto que es un cambio complicado y que no puede hacerse de un día para otro. También es cierto que ese otro tipo de periódicos (o periódicos del día después como les llama Juan Antonio Giner en su imprescindible blog Periodismo caviar) requieren otro tipo de planificación de la información, un planteamiento gráfico distinto y por supuesto, otro tipo de edición y diseño.

Si enfocamos la información de otra manera y analizamos lo que va a pasar hay que cambiar el tipo de páginas. Tenemos que hacer que la información del día y el análisis se diferencien formalmente. Para eso la edición gráfica es fundamental. Huyamos de la foto del día que traduce en imágenes lo que dice el titular. Busquemos más el impacto, el diálogo propio e incluso independiente de la imagen. Ofrezcamos al lector una poderosa vía de entrada a la página. Juguemos con el (inherente) espectáculo que rodea todo lo concerniente a unas elecciones en Estados Unidos. Tenemos el material. Podemos hacerlo. Sólo hay que atreverse. 

El serial constaba de las siguientes entradas: Una primera entrega de introducción y después, una doble diaria, empleo, salud, educación, el voto inmigrante, la importancia del voto femenino, la comunidad afroamericana y por último los 'swings states' esos estados bisagra, cambiantes en cuanto a decisión de voto, donde se suelen disputar las elecciones en EEUU. 

Durante la semana anterior a las elecciones, nuestros lectores encontraron estas páginas en EL MUNDO: 


Introducción: El azul reclama poderosamente la atención del lector


El empleo: los mineros protagonizan la página, no el candidato



Sanidad: Fuerza en las dos imágenes. La de Obama, espectacular



Educación: Obama resalta entre el verde de los estudiantes. La niña de la dos, un descubrimiento.



Inmigración: Fiesta y colorido para el voto inmigrante. La bandera de EEUU  resalta especialmente.




Voto femenino: 'Women for Mitt' una de las mejores fotos de toda la serie



Comunidad afroamericana: El gesto de la mujer junto a Obama justifica toda la página



Los 'swing states': Datos para leer con calma el fin de semana. Análisis. Lectura. 


Vidas paralelas: Acompañaba a los 'swing states'. Raúl Arias, genial, consigue sacarle un rasgo a Romney



Grandes, sugerentes y poderosas imágenes. Textos largos, lectura. Somos un periódico y nuestros lectores leen. La información presentada en bloques diferenciados, una gran masa azul contiene las claves despiezadas que harán comprender a los lectores por dónde se resolverán las grandes incognitas que se presentan. Los textos se editan y despiezan, no se recurre al socorrido texto largo a punto y seguido. El análisis requiere edición, y la anticipación requiere diferentes fórmulas. 



2. EL EFECTO CONTAGIO

Como suele suceder cuando las cosas se hacen bien, el entusiasmo aumenta. Y la satisfacción de estar haciendo las cosas como corresponden al momento que estás contando. Cuando se trabajan bien los temas las soluciones suelen presentarse solas y las cosas salen más fácil. Y se produce un efecto contagio. Empiezan a llegar gente de otras secciones y preguntan que por qué ellos no tienen páginas tan buenas como las de internacional. Y les explicas que las páginas hacen justicia al planteamiento de la información, que a más ambición en los planteamientos, más despliegue, que a mejores textos, mejores páginas... Sin más... 

Pero la realidad es que el serial está funcionando tan bien que ha desarrollado rápido una personalidad propia. Y vemos que si no la aplicamos al resto de la información de las elecciones, la cosa queda incoherente, sin unidad. Son cruciales los primeros días del huracán Sandy, en los que no está muy clara la línea entre los destrozos e inundaciones en Nueva York y la campaña para las presidenciales. El primer día hacemos esto... y no funciona. 


Parecen páginas de temas distintos. No hay unidad, ni en los planteamientos, ni en la forma...  y mandamos al lector una idea confusa. Sí pero no... 

Si el serial estaba quedando tan bien, tenía tanta presencia y estábamos tan satisfechos del contenido y la forma de venderlo ¿porqué parar? El tratamiento debía ser coherente con el resto de la información, era la gran semana de EEUU. Pero claro, hacer esto requería un mayor esfuerzo a la sección de internacional. Tenían que ser flexibles a las posibles demandas de las páginas, no valían las galeradas de texto a punto y seguido. La implicación y compromiso de Ana Alonso, jefa de Internacional, y su equipo fue total. 

Y la apertura del día siguiente fue ésta. Ya no había duda posible: Sandy era parte de la campaña.



Y la del día siguiente, ésta:




El espíritu del serial se había filtrado, imparable, al resto de las páginas de EEUU. Y, al menos yo, como lector, las esperaba al día siguiente impaciente. Y extender la unidad al resto de páginas fue la solución. A veces es tan simple (¡tan difícil!) como empezar a usar esos bloques azules por las páginas, llenar los espacios de referencias para el lector. Pero el gran factor unificador reside en las imágenes. La información de las elecciones americanas está llena de grandes imágenes, cuidadosamente escogidas entre cientos de imágenes cada día. La intensidad, la pasión, la incertidumbre, el innato sentido del espectáculo que tienen los americanos... todo esto estaba en todas y cada una de las imágenes. Y el resultado se nota.






El día de las elecciones, la sección quedó así. La identidad está ya claramente definida: 





Pero la mañana en la que todo el mundo sabe quién es el nuevo presidente de los EEUU, los diarios llegamos a los quioscos con la información de ayer...


3. EDICIÓN EXTRA EN ORBYT

Los periódicos llegamos tarde a este tipo de eventos. Para cuando lleguemos al quiosco habrán pasado veinte horas de la elección del presidente de EEUU. Esa misma mañana del día 7, la prensa en los quioscos habla de posibles cuando ya todos sabemos el nombre del ganador. En EL MUNDO se hicieron cuatro ediciones, siendo la última a las 4:30 de la mañana, en un esfuerzo mayúsculo por hacer llegar a los lectores los datos de la manera más actualizada posible. 

Pero EL MUNDO dispone de Orbyt. Y soportes como Orbyt ofrecen muchas ventajas. Una de las más interesantes es la posibilidad de llegar a los lectores en una edición especial de manera barata y lo que es más importante, rápidamente. Desde hace mucho tiempo, las ediciones extras están consideradas una pérdida de dinero... imaginaos ahora. Sus costes son enormes. Pero en las redacciones siempre se ha pensado que son necesarias, primero porque nuestra obligación es informar y luego por una cuestión de prestigio y profesionalidad. Orbyt nos permite hacerlo de una manera económica y rápida. Y eso mantiene el canal de comunicación con nuestros lectores abierto para cuando sea necesario. Algunos aspirantes a gurús braman en las redes sociales que Orbyt pertenece a una modernidad ajena a los periódicos. Discrepamos abiertamente. Y en el caso de alguno de ellos estamos aún esperando a que aporten alguna idea innovadora al respecto. Claro que para ello tendrían que pisar una redacción primero... Y enterarse de lo que va...

El caso es que mientras que otros medios actualizaban sus webs, EL MUNDO llegaba con una doble oferta: una web actualizada al minuto, y una edición extra que llegaba a sus lectores mediante Orbyt. Y para satisfacción de nuestros lectores lo que les llegaba era su periódico. Es decir, edición, información, lectura, contexto, edición gráfica, infografía, opinión, intención, planteamiento. La web posee una enorme capacidad de actualización, pero el periódico responde a un planteamiento mayor. Global. Ese que se compra en un quiosco y por el que tantos lectores pagan todos los días. El día siete, a las 12:30 h. del mediodía, nuestros lectores pudieron descargar eso en Orbyt. Una edición extra de su periódico casi al mismo tiempo que en las televisiones y radios del país se analizaban los resultados de las elecciones. 







Edición extra de EL MUNDO a las 12:30 de la mañana. 12 horas antes que la competencia.

En la edición del día 7 se actualizaron los contenidos de todas las informaciónes, más estas otras páginas que se incluyeron nuevas: 




En definitiva, un magnífico trabajo del que estamos muy orgullosos. Como siempre, cuando se trabaja así, en equipo, implicados y comprometidos, el resultado suele ser espectacular. Estas páginas y su brillante contenido no hubieran sido posibles sin el enorme trabajo de las secciones de internacional, diseño, fotografía e infografía del periódico. Enhorabuena a todos. Os la merecéis.