Mostrando entradas con la etiqueta Entrevistas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Entrevistas. Mostrar todas las entradas

jueves, 14 de mayo de 2015

Revista 5W, apuesta por lo digital...y el papel

El periodismo sigue interesando. La gente quiere seguir consumiendo buenas historias. Hay múltiples pruebas de ello. El último ejemplo de ello es la Revista5W, fundada por un grupo de periodistas españoles y enfocada en la información internacional. En poco más de 48 horas habían logrado su objetivo de crowfunding para arrancar un proyecto, con vocación visual, tanto en papel como web. Porque lo uno no quita lo otro. Porque se trata de sumar, no restar. Un ejemplo más de que la información, bien contada, y en todos los formatos posibles, sigue teniendo cabida en la era de los 140 caracteres.

Hablamos con Agus Morales, uno de sus fundadores, sobre este proyecto de Crónicas de Larga Distancia


Agus Morales, de Revista5W


¿Por qué una revista en papel? ¿Cómo será esta revista en papel, os inspiráis en alguna otra revista? 
Queremos que el lector haga un espacio en su estantería para nuestra revista en papel. De ahí también que planteemos una revista anual: queremos cuidar el diseño, la imagen y los contenidos. Creemos que hay un público que sí que está dispuesto a pagar por una revista de este tipo, que aguante el paso del tiempo. En el ámbito de la información internacional, nos gustan revistas como Revue XXI, lo cual no quiere decir que nos vayamos a fijar en ella desde el punto de vista estético. 

¿Quién hará el diseño? ¿Nos puedes adelantar algo del diseño de la misma? 
Nuestra campaña de micromecenazgo empezó hace poco  y aún no tenemos definido quién se encargará del diseño de la revista en papel, pero ese es un ámbito en el que queremos marcar la diferencia.

¿El diseño de la web cómo va a ir enfocado? ¿Va a tener una integración visual con el diseño en papel o va a ser totalmente diferenciado?

Aunque web y papel son formatos diferentes, queremos encontrar la forma de que ambos espacios guarden una coherencia estética. El diseño de la web está bastante avanzado, se está encargando de él Alex Català

¿La web va a ser cerrada para el que no sea suscriptor?
No, será abierta. Los socios (suscriptores) recibirán antes los contenidos en profundidad. También les enviaremos un resumen mensual de información internacional, con contenidos que publicamos nosotros y otros medios. Les ofreceremos productos adicionales, como por ejemplo podcasts. Y la revista en papel, claro, que está incluida en la cuota anual. La idea es formar una comunidad que crea en el proyecto, que se sienta partícipe y que reciba la información internacional en distintos formatos.

Foto: Juan Carlos Tomasi


En pocas horas habéis conseguido vuestro objetivo del crowfunding en Verkami, qué os supone esto. Con el dinero que habéis recaudado, ¿cuántos números o reportajes tenéis pensado sacar?

El dinero recaudado hasta ahora, junto a nuestra inversión inicial y la que llegue de pequeños inversores, solo nos permite cubrir 2015. Eso quiere decir llenar la revista en papel (un número) y actualizar la web con contenidos durante este año. No solo trabajaremos reportajes sino entrevistas, perfiles y otros géneros periodísticos. Pero a medio plazo tenemos que abrir más vías de financiación para hacer viable el proyecto. 


¿Cómo surgió la idea de crear una revista de grandes reportajes internacionales?

La idea nació de un deseo común de profesionales dedicados a la información internacional de crear un espacio específico para impulsarla, con atención a la narración y a la imagen. Ha sido un proceso natural de convergencia, había una necesidad en ese campo, tanto de los profesionales que se dedican a ello como del público.


¿Quiénes forman el equipo de 5W y cómo se va a distribuir el trabajo, porque no tenéis un director como tal, verdad? Si no tenéis director,¿cómo vais a decidir qué temas se publican?

Los fundadores del proyecto son Xavier Aldekoa, Mikel Ayestaran, Igor G. Barbero, Maribel Izcue, Agus Morales, Pablo R. Suanzes, Anna Surinyach y Quim Zudaire. Contamos también con una red de una treintena de colaboradores. En la página de la campaña se pueden consultar la función de los fundadores y el nombre de los colaboradores. La coordinación de los contenidos recae sobre Agus Morales, que cuenta con el apoyo de los encargados de cada área geográfica (Xavier Aldekoa, África; Igor G. Barbero, Asia; Pablo R. Suanzes, Europa; Mikel Ayestaran, Oriente Medio) y de los responsables de distintas áreas (Anna Surinyach, audiovisual, y Quim Zudaire, web). 


¿Cuál va a ser vuestra estrategia en las redes sociales?

Las redes sociales están derrumbando el muro entre el público y los informadores. Queremos aprovechar eso y explotar la cercanía para afrontar uno de nuestros principales retos: acercar la información internacional al lector. En cuanto a los contenidos que divulgaremos en redes, no haremos un seguimiento de toda la actualidad internacional como si fuéramos una agencia de noticias, pero sí que apostaremos por determinadas crisis y, sobre todo, ayudaremos al público a entender las noticias con nuestros propios contenidos pero también recomendando artículos e incluso a personas a las que seguir.


Estáis enfocados en la información visual, ¿creéis que va por ahí el futuro del periodismo? ¿Se ha abandonado la información internacional en la prensa española?
Para transportar a alguien a lugares recónditos del mundo, el apartado visual es fundamental. Es el futuro y también el presente. El reto es que la imagen no solo sirva para causar un impacto emocional, sino sobre todo para explicar y contar historias. Eso lo queremos trabajar. En cuanto a la prensa española, la inmensa mayoría de nosotros trabaja o ha trabajado en algún momento para grandes medios. Se publican grandes reportajes en la prensa española, también en las páginas de Internacional. Pero sí que es verdad que hemos visto un nicho, una necesidad de ir más allá. Lo que estamos creando es un espacio específico para tratar la información internacional a nuestra manera, y eso muchas veces significa dar cabida a temas que no tienen sitio en el actual mapa de los medios de comunicación.

lunes, 11 de noviembre de 2013

Un Don para tocar... y para leer

Nos lo contó Javi Moya, uno de los directores de Revista Don, en los premios Tab Innovation. "Don es una revista para tocar. Para tocar y leer". Y lo pudimos comprobar, trasteando con el número 0 durante un rato. Tocamos, tocamos mucho y leímos. Y vimos que la revista tenía muchísimo trabajo detrás. Interactividad, vídeo, sonido, fotografía... De todo. Una revista para hombres, como Paco León, su imagen de portada para el primer número, [y mujeres] muy completa, con lectura y mucho toqueteo, como a ellos les gusta decir.

El primer número ya está en la "calle", en este caso en el Quiosco de la App Store. Y tocado y leído. Nosotros hemos hablado con Javi Moya, director de la revista y con Rodríguez y Cano, responsables del diseño de Don.



                                                        @javiermoya

¿Qué es Don? 
Don es una revista mensual y gratuita de estilo de vida que nace con la sana intención de a) entretener, informar y sorprender a los lectores, b) explorar las inmensas posibilidades de las tablets y, quién sabe, revolucionar la forma de hacer revistas y c) servir a sus esforzados y atractivos editores de pasaporte para acceder a ese mundo de lujo, fortuna y decadencia al que siempre han querido pertenecer, faltaría más.

En Don hay Cultura popular para mayorías selectas: moda y estilo de vida, personalidades y personajes interesantes, música en directo, tebeos interactivos, criaturas de buen ver, humor, pistas para salir, divertirse, comer y comprar… en un entorno audiovisual e interactivo.

Porque Don es interactiva y audiovisual, de la primera a la última página (¿o se dice pantalla?), una invitación al toqueteo, al manoseo, a deslizar las yemas de los dedos… por el cristal, de momento. Basta ya de remilgos. Las manos fuera. A tocar todo el mundo.


¿Quién es Don? 
Somos tres socios: detrás de Don se encuentra la productora editorial The Tab Gang, fundada por Rafael Benítez, Enrique Torralbo y yo. Rafael y yo somos los editores de Don y Enrique el director del área audiovisual. Desde The Tab Gang además ofrecemos la línea de negocio de hacer contenidos audiovisuales para terceros, una de nuestras especialidades.
Rafael sabe hacer revistas (ex director de FHM, ex director de GQ); Enrique sabe hacer vídeos (ex director del área multimedia en Comunicación del BBVA) y yo ….

¿Para quiénes es Don?
Don es una revista para hombres. Y también para mujeres. Y para centauros, caso de que existieran y supieran leer. Don también es una revista diferente para aquellos lectores que están cansados de las mismas revistas de siempre con los contenidos de siempre. Muy bien editadas, pero sin alma.

¿Cuánto tiempo os ha costado desarrollar este número? ¿Nos puedes contar un poco el proceso?
Cinco meses. Rafael Benítez  y yo somos muy amigos. Y siempre hemos sido unos apasionados de las revistas, a nivel personal y profesional. Yo venía de llevar la parte digital de Esquire y Harper’s Bazaar, en Spain Media. El verano pasado lancé las versiones en iPad de ambas revistas. Salvo algún destello interactivo y en vídeo, eran básicamente los PDF de la versión en papel. En septiembre del año pasado, cansado de ser el hermano pequeño que hereda la ropa del mayor y se lleva las collejas, me fui a Prodigioso Volcán con Mario Tascón y mi hermana María para aprender cosas nuevas. En paralelo, Rafael, que estaba como freelance tras el ERE de Focus Ediciones (FHM), comenzamos a reunirnos para intentar hacer nuestra propia cabecera, las obligaciones del día a día no nos permitían avanzar mucho. 
Hasta que en mayo, dijimos, es el momento. Nos volvimos locos y nos propusimos ver si éramos capaces de hacer una cabecera. Nos pusimos manos a la obra y después de cinco meses de trabajo lanzamos el primer número de la Revista Don, una publicación de estilo de vida mensual, gratuita, pensada para ser leída, tocada y vista en tablets bajo el lema ‘Cultura popular para mayorías selectas’.
Durante el verano, Enrique, que ya trabajó conmigo realizando los vídeos de Esquire y Harper’s Bazaar (obra suya es la portada para iPad de Viggo Mortensen para iPad en septiembre de 2013), se sumó al proyecto.
En cuanto al diseño, al comienzo del proyecto contamos con la ayuda primero de dos grandes amigos: Antonio Capa, ex director de arte de cabeceras como Gentleman o DT; y de Antonio Pasagali, ex director de arte de elpais.com, lainformacion.com, y quién diseñó los webs de Esquire y Harper’s Bazaar (ganador del Eppy 2012 como mejor web de revista a nivel mundial y que ahora ha desaparecido tras el acuerdo entre Spainmedia y 20 Minutos). 
A principios de agosto se unieron al proyecto Rodríguez y Cano, los actuales directores de arte de Don. 

Rafa Benítez y Javi Moya trasteando con el primer número de Don

Vienes de un entorno digital, como la web de Esquire, pero también del mundo del papel, donde colaborabas en el número impreso: ¿Ha sido muy diferente desarrollar un producto como una revista completamente digital?
Toda mi vida laboral la he desarrollado en el mundo digital de cabeceras que existían en el mundo analógico. La revista Ganar.com del grupo Recoletos; los 40.com, elpais.com, Esquire, … pero siempre he colaborado en la cabecera matriz. Por ejemplo cuando estaba al frente de la redacción de Música de PrisaCom hacíamos el web de Rolling Stone. En aquella época (2002-2004) escribía también mensualmente en el papel.
Pero la Revista Don es diferente a todo. Hace diez años, los que trabajábamos en medios de comunicación digitales definíamos, desarrollábamos, lanzábamos y después manteníamos los webs que había pensado. Me río a veces de las consultoras que tienen diferentes puestos para todos estas fases de los proyectos (incluso hay uno para ‘pintar’ las páginas tipo de un web). En este sentido, no difiere mucho. Ese entrenamiento de años pensando y lanzando webs ha sido de enorme ayuda para hacer la Revista Don. Pero lo que hemos tenido que hacer ahora ha sido una suerte de deconstrucción de los temas y géneros clásicos del periodismo de revistas para después volverlos a construir y servir de una manera diferente . Todos los temas de la revista Don llevan un storyboard.
La mayor gozada de la Revista Don es ser hijo único, no el menor de la familia, el que está hasta la coronilla del hermano mayor abusón. ;-) La toma de decisiones es rápida y efectiva.

Este número viene cargado de colaboraciones ¿cómo ha sido coordinar a tanta gente?
Una maravillosa locura. Somos perros viejos acostumbrados a llevar equipos numerosos de personas en una redacción, pero en este caso ha sido un poco más difícil por dos motivos. El primero, porque durante estos cinco meses hemos trabajado en redacciones pop-up o efímeras (término que nos hemos inventado), redacciones móviles para ser austeros en el gasto, en nuestras casas, en casa de amigos, … Esto hace un poco más difícil coordinar a tanta gente. En segundo lugar, hay un componente nuevo para nosotros y esencial para una revista como Don: la producción audiovisual de calidad. Cada número de la revista puede llevar cuatro o cinco rodajes. Grabamos en calidad cine, hay gente de producción, sonido, operadores de cámara, … incluso ¡claqueta! Menos mal que tenemos a Enrique, que viene de hacer incluso los spots de Casillas para el BBVA. Toda una garantía!

Habéis contado con el asesoramiento de Tablet Army, ¿en qué os han ayudado?
Es nuestra agencia creativa de anuncios.

¿Cómo ves el futuro de las revistas digitales? ¿Gratis con publicidad, de [micro] pago?
En España, gratuitas. Las cifras de venta de las revistas en los quioscos digitales son ridículas y no van a cambiar. Las cifras de las revistas gratuitas ya son otro cantar. Son altas, rondan los 30-40.000 ejemplares al mes. Y estas cifras, unidas al soporte, un vehículo insuperable para un anuncio publicitario, en el que la media de uso de un lector es de unos 15 segundos, hace que exista un futuro para una revista de nuestro estilo.

Hablando de publicidad, ¿cómo está el mercado de la publicidad en las tabletas?
Como el editorial, está comenzando, es un mundo aún nuevo por descubrir. Algunas agencias de medios no saben dónde ubicarnos. Nos somos print, ni somos online, pese a ser digitales. Las más avanzadas tienen un departamento ‘mobile’. Son las que no se han dormido en los laureles y saben en qué mundo vivimos. No hay más que ver los anuncios que llevamos en el número uno de Don. También me ha sucedido ir a una agencia de medios y recibir una persona con una Blackberry que nunca había manejado una Tablet observándome como si fuera un extraterrestre. Marcas como Burberry o H&M han entendido desde el día uno que el mundo digital en el que el consumidor utiliza pantallas (TV, ordenador, móvil, Tablet) constantemente en su día a día. Queda todo por hacer. Me recuerda a finales de los 90, principios de 2000 cuando comenzamos a trabajar en Internet. Pero a la vez, es todo fascinante!


                                                                                   @Rodríguez y Cano

El estudio de diseño Rodríguez y Cano han sido los encargados de trasladar las ideas del equipo de Don a las pantallas del iPad. Dos personas y un equipo de colaboradores externos que se han adaptado del papel al entorno digital para sacar adelante la revista más tocable del mercado. 

¿Cómo ha sido diseñar una revista en iPad totalmente interactiva? Vosotros veníais de Prisa, si no me han informado mal, donde hacíais productos en papel
Llevamos 12 años diseñando revistas en papel, primero en Prisa revistas (éramos el equipo creativo que diseñaba Rolling Stone) y ahora en Rodríguez y Cano. Este es nuestro primer proyecto para tabletas. Nosotros teníamos ganas de adentrarnos en este bonito mundo que son las revistas digitales y casualidades de la vida, llegó DON. Nos contaron el proyecto, nos entusiasmó y nos tiramos a la piscina. Diseñar una revista interactiva al principio fue desasosegante, tienes que adaptar tu ojo a los nuevos tamaños y a los nuevos códigos y cuesta. Pero una vez que te has acostumbrado es muy emocionante ver el resultado final.



¿Cuáles son las peculiaridades a la hora de elaborar esta revista?
De esta revista y de todas las revistas para iPad y tabletas, es que el trabajo se multiplica por 3. Ahora además de pensar en la página tienes que pensar en la animación y en cómo enriquecerla. 

La interactividad está muy implementada en la revista. ¿Cómo pensáis en ella? 
Lo primero que hicimos fue conocer bien las herramientas con la que íbamos a trabajar y a partir de ahí saber  bien que podíamos hacer y lo que no.  Al principio te cuesta verlo pero según vas haciendo más páginas se te van ocurriendo cosas nuevas que son como pequeños retos. Siempre las pensamos antes de hacerlas y siempre en equipo, redacción y diseño. 

En este tipo de revista el trabajo redactor-diseñador es si cabe más estrecho todavía. ¿Cómo ha sido esa relación?
La relación ha sido estupenda, ellos tenían la revista muy bien pensada y eso nos facilitó mucho el trabajo. Además estamos muy cerca en cuanto a gustos se refiere: musicales, literarios, etc. Esto lo ha hecho más sencillo todavía… Y eso que no nos conocíamos personalmente. Ha sido un flechazo!

¿Qué herramientas habéis usado para llevar a cabo esta revista y sus contenidos interactivos?
Un pluging de InDesing. [Aquafadas]

¿Qué fuentes habéis utilizado y por qué? ¿Tenéis en cuenta alguna peculiaridad al ser una revista que se va a consumir en iPad?
Hemos usado la Leitura y la Neutra.. No pensamos en ningún momento en el ipad. Nos apetecía que las tipos tuvieran un aire retro en un soporte tan moderno. Además el contenido encajaba totalmente con nuestros criterios estéticos.

¿Cuántas horas os ha llevado hacer este primer número? ¿Algo que se os haya atascado de manera especial?
Uuffffffffff… muchas. Somos muy detallistas, nos gusta pulir mucho las cosas y eso ha hecho que no nos conformáramos con primeras versiones y fuéramos mas allá.. Las animaciones te llevan tiempo pero una vez que las coges el truco todo va más rápido. Lo más complicado ha sido subir la aplicación al Apple store. Tienes que seguir muchos pasos, sin equivocarte en ninguno y después que todo funcione bien cuando ellos la revisen porque si no te la rechazan y es vuelta a empezar.  Un consejo para los que empiecen: que tengan en cuenta los tiempos, estos se pueden alargar hasta que Apple te la aprueba

Cuántos sois en el estudio de Diseño y qué perfiles hay. Más periodistas/diseñadores que informáticos/programadores?
Bueno básicamente somos dos Rodríguez y Cano aunque tenemos una red importante de colaboradores/amigos que trabajan con nosotros. Actualmente somos 3 en el estudio. El perfil es más periodistas/diseñadores.

¿Cuánto cuesta hacer una revista como esta, tanto en tiempo como en dinero?
Del dinero te tendrían que hablar los editores. El primer número nos ha costado más tiempo, pero el resto lo normal, un mes por número.

¿Se puede vivir de hacer revistas?
Si, no tenemos ninguna duda de que se puede. Nosotros que estamos especializados en ellas, pensamos que a día de hoy, es muy reconfortante hacer proyectos con editoriales pequeñas, como The Tab Gang. Ante la crisis de las grandes editoriales están surgiendo pequeños proyectos muy creativos y llenos de talento en cuanto al sector de las revistas se refiere. La libertad que tienes, a la hora de trabajar en ellos, hace que sean muy satisfactorios. 


lunes, 25 de febrero de 2013

Un caso (mágico) práctico

Hace exactamente una semana, el lunes pasado, tuvimos la oportunidad de volver a vivir una de esas situaciones ¿mágicas? que sólo pueden vivirse si tienes la suerte de formar parte de la redacción de un periódico. Uno de esos momentos que luego contarás varias veces, convertido en el inevitable 'abuelo cebolletas', que parecen diseñados por los dioses de la prensa para que todo resulte mucho mejor de como lo habías planificado y que suponen que tengamos que cambiar casi todo lo que habíamos hecho en un día de duro trabajo, con muy poca gente y en la peor hora en la que podría suceder: a punto de cerrar la primera edición, sobre las diez de la noche.

Vivimos el lunes pasado una extraña sensación ¿mágica? que bien podríamos describir como: estando hasta los huevos al nivel máximo... mirarnos a los ojos y estallar en una carcajada.


Teníamos una entrevista, muy buena (merece mucho la pena, insistimos, por si alguno no ha tenido la oportunidad de leerla y para mayor desgracia de los 'gurupollas' quienes, por cierto, qué mal comienzo de año están teniendo...) con Francisco Marco, detective propietario y director de la agencia de ¿investigación? 'Método 3', que está protagonizando los conocidos e increíbles casos de espionaje político en Cataluña, y más allá de Cataluña. Un auténtico emprendedor, cuya iniciativa privada requerían al parecer, además del gobierno de la Generalitat —esto no es 'al parecer' porque está reconocido y en las cuentas públicas, además de subvenciones en forma de "ayudas a la innovación"—, iniciativa privada, decíamos, que requerían también todos los partidos políticos catalanes para espiarse entre sí, e incluso la formación política más votada e importante en esta comunidad para espiarse a sí misma. Unos de sus miembros a otros, queremos decir. Todo supuestamente, claro está.

Pues en esas estábamos, recién terminada la portada con la entrevista abriendo a cuatro columnas —los cambios de páginas siempre, siempre, siempre se producen en cuanto la página está terminada, NUNCA antes, después puede que sí—, cuando aparece por la sección de Diseño donde el director adjunto terminaba con nosotros la portada, el gran Fernando Lázaro, uno de los más grandes periodistas de nuestro país, a quien además tenemos un cariño más grande aún, para anunciar: "No os lo vais a creer...  ¡acaban de detener a Marco!" —sí, ése, el de la foto a cuatro columnas, el de nuestra entrevista—, junto a tres de sus ex empleados en la agencia de detectives. Acudieron varias personas más por allí en pocos segundos anunciándolo a su vez y convirtiendo nuestra sección en algo parecido a esas redacciones que hemos visto en las películas cuando se desborda la emoción periodística. Y fue entonces cuando nos miramos. Y nos reímos. Por la misma emoción... y porque sabíamos lo que venía por delante.


Esta era la portada que acabábamos de terminar cuando la policía tuvo a bien detener a Francisco Marco con la acusación de "revelación de secretos" y delitos contra la intimidad de las personas. Que hubo que modificar.


Y ésta era la entrevista a doble página que teníamos en exclusiva con este presunto espía profesional de políticos, contratado por políticos. Que había que modificar.


Y ésta era la apertura en página doble con varios temas de corrupción política (sí, esos temas que, hasta la fecha, sólo publican en exclusiva periódicos impresos en papel), que en ese mismo instante dejaban de ser los temas de apertura y por eso... había que modificar.


... para hacer con ellos páginas interiores de la sección de España, que ahora abriría, lógicamente, con la entrevista a Marco, pero con una necesaria reestructuración para incluir como noticia principal lo que acababa de suceder, su detención.


Que es la misma reestructuración que sufriría la portada, llevando ahora la entrevista por debajo y el nuevo tema de la reciente detención por arriba, mandando.


Dejamos de reírnos, claro, e hicimos todo esto muy serios, muy deprisa, en un tiempo que parecería imposible de conseguir de no ser porque la redacción de un periódico, además de un lugar lleno de increíbles profesionales, es, todavía, un espacio mágico en el que, a veces, pueden suceder cosas imposibles, como tener una entrevista con el personaje principal de la trama del espionaje político en Cataluña —y Madrid, que aquí tampoco nos libramos del asunto, y con el mismo protagonista— y que lo detengan en ese mismo día, a la hora en la que teníamos todo terminado.

Cuando tuvimos todo listo en su nueva versión, muy muy muy poco tiempo después, paramos. Y volvimos a mirarnos... y nos reímos de nuevo.

lunes, 14 de noviembre de 2011

Toda la historia del diseño periodístico español



Este es un artículo que puede escribirse muy pocas veces, y es un honor, todo un privilegio hacerlo. Porque sucede de mucho en mucho que aparezca un libro de historia que, a su manera y en su ámbito, haga historia también, como estamos seguros de que sucederá con la "Historia gráfica de la prensa diaria española (1758-1976)" del periodista especializado en confección y diseño de periódicos —un maquetador y diseñador, como nosotros, para entendernos— Juan Fermín Vílchez de Arribas. Un trabajo que desde el mismo momento de salir a la venta, hace muy pocos días, es ya lo que se denomina una obra de referencia, absolutamente, la primera historia del diseño periodísitico español, y una de las mejores historias de la prensa española en general de las editadas.

Portada y última página del primer número del Diario Noticioso, Curioso-erudito y Comercial Público, y Económico, de 1758. El primer periódico editado en España, que en la obra de Vílchez se reproduce a tamaño original en su formato 'cuartilla' (más pequeño que un folio)


Aunque resulte inaudito, no existía libro alguno que recogiera en sus páginas el diseño de los periódicos españoles desde su nacimiento hasta la actualidad (este primer tomo termina con el diario El País en 1976, y el autor sigue trabajando en una segunda parte que abarcaría desde ese momento hasta hoy). Pero es que no sólo es la única, es que el rigor científico y de documentación, la ambición y el ingente esfuerzo individual de Vílchez, que incluye la preimpresión del libro por parte de él mismo (es decir, la composición de textos y elección de tipografías, la maquetación del libro —"lo he hecho yo todo en mi casa con Quark y le he entregado a la editorial los 'pdfs' de las páginas, ellos sólo han hecho la portada"—, la digitalización de las imágenes con cientos de portadas y páginas interiores de periódicos recogidas en años de búsqueda en hemerotecas...) han dado como resultado una obra que no puede calificarse sino de monumental.

Cada uno de los datos que aparecen —¿miles, decenas o centenas de miles?, dejémoslo en incontables— está comprobado personalmente por el autor bien en hemerotecas, en los archivos de los medios que siguen existiendo o bien con entrevistas personales con responsables implicados que, además, lo complementan. "Prefiero equivocarme yo solo a citar errores como me ha sucedido en otras ocasiones, o como le ha sucecido a autores que citaban otros autores", con datos que supuestamente eran correctos y en los que Vílchez ha descubierto inexactitudes. Como en el caso del primer diario español impreso en offset, error repetido hasta esta obra que lo sitúa correctamente en el diario mallorquín Última hora, año 1966.

Fermín Vílchez nació en Pedro Martínez, Granada, en 1949. Titulado por la Escuela Oficial de Periodismo y posteriormente licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid. Trabajó en los diarios Sur, Diario de Barcelona, El País (formó parte junto a Reinhard Gäde y Julio Alonso de quienes hicieron aquel primer diseño que ha creado escuela), El Periódico de Catalunya (autor también junto a Carlos Pérez de Rozas de su primer diseño) o La Vanguardia. Fue el último director de la mítica revista de humor satírico La Codorniz y posteriormente dirigió también Panorama. Ha sido responsable del diseño de un buen número de revistas, incluidas las editadas por el Grupo Z, y ha remodelado periódicos por toda España. También ha recibido premios por su trayectoria en el diseño de medios impresos.

Portada de Última Hora, de 1935, confeccionada por José Escuder en formato 'sábana' con el estilo de los diarios norteamericanos en la que aparecen novedades como las fotonoticias

Sorprendente página en formato 'sabana' impresa en tipografía ¡en 1935! del periódico Última Hora realizada por Escuder. Un absoluto alarde técnico en el que, por ejemplo, el título calado en las dos imágenes superiores, "Pellicules", está realizado a mano. En la otra página, una apertura de deportes, además del equilibrio en la composición hay que señalar sobre todo el nombre de la sección destacando precisamente que es una apertura como innovación de entonces... pero que llega hasta hoy


Nos encontramos en una cafetería del centro de Madrid, entre su barrio de Chamberí y Cuatro Caminos. Me esperaba leyendo un diario deportivo —"es el único que compro ahora, de vez en cuando", me dice con su onmipresente sonrisa— y enseguida comenzamos a hablar de periódicos, su gran pasión. Cuando le pregunto quién ha sido para él el mejor diseñador de prensa en España, Vílchez hace primero una necesaria división por épocas históricas, "sobre todo por los condicionantes técnicos", en cada una de ellas. Es complicado comparar trabajos realizados con tecnologías tan distintas e imposible saber qué hubieran hecho unos con los medios de otros. "Pero si tengo que decir uno", arriesga Vílchez, "posiblemente sería José Escuder". Periodista que tuvo que exiliarse a los Estados Unidos en los años 20 del siglo pasado "y que luego trajo de allí ideas que aplicó a la prensa española en la época de la II República haciendo que avanzara y cambiara todo el diseño, la confección decían entonces, de los periódicos". Años de la II República que Vílchez califica "sin ninguna duda", y junto a la posterior etapa de los años 80, como "la época dorada de la prensa española. Para que te hagas una idea", me cuenta con entusiasmo, "en las Cortes de entonces había ¡47 periodistas!", y más de 80 periódicos sólo en las ciudades más importantes (¡30 en Madrid y 27 en Barcelona!). "Había tiradas superiores a 200.000 ejemplares en los diarios más importantes, y todo eso en un país que por desgracia tenía unos índices de alfabetización bajísimos".

Sobre las distintas etapas en la confección de diarios, Fermín Vílchez sostiene que "hay que hablar de unos ocho grandes periodistas confeccionadores, a los que ahora se llamaría diseñadores", para poder entender la historia de esta disciplina. El primero de todos, muy importante y un auténtico pionero, fue Suárez de Figueroa, curiosamente el último periodista que murió a consecuncia de un duelo en España. Y es que "en esa época el derecho de rectificación se ejercía con espada".
—Pero... ¿cuándo sucedió esto? —le pregunto asombrado.
—Pues en 1904. Es que los duelos no se prohibieron en España hasta bien entrado el siglo XX.
—Pero sería con pistolas, ¿no?
—No, no, no... con espadas.

Páginas de El Resumen, dirigido y confeccionado por Augusto Suárez de Figueroa, auténtico pionero en España del diseño periodístico. Son del año 1889, se rompe la 'verticalidad' de los diarios y se pasó del formato 'estándar' al 'sábana' (una tendencia que siguieron todos los demás). Se hacen eco de famoso "crimen de la calle de Fuencarral", suceso que conmocionó a la sociedad y que marcó un antes y un después en la prensa, dándole un impulso hasta convertirla en un auténtico medio de comunicación popular de masas, a lo que contribuyó el nuevo diseño que permitía titulares a cinco columnas ('horizontalidad') y algunas ilustraciones

Portada de Heraldo de Madrid de 1927 compuesta por Manuel Fontdevilla en la que redujo el formato del 'sábana' al 'estándar', y en la que incluso podemos apreciar una infografía. El equilibrio en la composición es perfecto, así como la jerarquía y el orden


Hasta la llegada de la II República además del citado Suárez de Figueroa, Vílchez destaca a Manuel Fontdevilla y al también mencionado José Escuder como las tres figuras más importantes en la confección de diarios. La Guerra Civil supuso un "terrible paréntesis" para todo el país del que la prensa y consiguientemente el diseño periodístico no podían escapar; "todos los buenos periodistas o bien tuvieron que dejar el país, perdieron la vida o fueron encarcelados". Hay que esperar hasta las décadas de los 60-70 para encontrar lo que Vílchez denomina un "esplendor, sobre todo, de la prensa vespertina de Madrid", con figuras destacadas como José Asensi (en el diario Pueblo), Fernández de la Cancela (figura importantísima en el diseño periodístico español que desarrolló su labor en El Alcázar, Nuevo Diario —el primer periódico español que incorporó el denominado 'diseño modular' y no El País como muchos creíamos; modelo modular creado por Peter Palazzo en 1963 para la edición dominical del New York Herald Tribune—), y al alumno de Cancela Luis Infante, director y diseñador de la etapa fundamental del diario Marca que lo llevó a lo que es ahora, el primer periódico en número de lectores de España, y que antes fue un pionero de lo que ahora se llama "rediseño", aplicando todo lo que permitía el offset y la fotocomposición en diarios de toda España ("algo así como el Cases de los últimos años", resume Vílchez).

Portada del Nuevo Diario, confección de Fernández de la Cancela del año 1967 en formato 'sábana' en la que se aplica por primera vez en nuestro país el denominado 'diseño modular'

Espectacular número especial de El Alcázar de 1963 con motivo del asesinato del presidente norteamericano Kennedy en formato 'tabolide', impreso en huecograbado y diseñado por Fernández de la Cancela, uno de los más grandes diseñadores de prensa de nuestra historia

Página arrevistada en formato 'estándar' para suplemento del diario Pueblo, 1970, obra de José Asensi. "Algo" sensacionalista pero muy compleja de hacer en tipografía

Diario vespertino Pueblo, 1970, formato 'estándar'. El trabajo de Asensi —con tantos detractores como entusiastas— no dejó indiferente a nadie. Pueblo llegó a ser el diario más popular de esta época, cercano a los 'tabloides' ingleses, con el diseño sensacionalista en función de los contenidos y del enfoque de la información. Llegó a ser el periódico más vendido del país con un promedio de 200.000 ejemplares

Diario Regional, 1975, con el rediseño de Luis Infante en formato 'tabloide', en el que aplicó como en tantos otros periódicos que pasaron por sus manos todo lo que permitía el offset y la fotocomposición


El último lugar de este primer tomo de la historia gráfica de la prensa española está dedicado al alemán Reinhard Gäde, autor junto a Julio Alonso del diseño del diario El País en 1976, y en el que participó el propio Vílchez. En último lugar, pero por puro orden cronológico ya que además de ser el único periódico que ocupa todo un capítulo, lo titula como "un diario para una nueva época". Por si fuera poco, si cuando le pregunté quién era el mejor diseñador Fermín Vílchez estableció diferencias y mencionó varias personas, cuando le pregunto a bocajarro "¿cuál es el periódico mejor diseñado en España en toda su historia?", a quemarropa me contesta de inmediato: "El País. Sin ninguna duda. El diseño que hizo Gäde para El País es el mejor de los que se han hecho nunca en España. Sin duda alguna, es el mejor". Un diseño que creó una escuela que no sólo han seguido en mayor o menor medida todos los diarios españoles desde entonces (habrá que esperar al segundo tomo), sino también parte de la prensa europea de calidad.

"La época más brillante de la historia de la prensa diaria española se inició con la aparición de El País", termina escribiendo Fermín Vílchez en este primer volumen. "A partir de entonces surgieron numerosos rotativos en casi todas las ciudades, editados en modernas imprentas de offset, y los que ya existían renovaron totalmente sus tecnologías de producción. El diseño periodístico se convirtió en uno de los ejes principales de los cotidianos". Pero concluye el autor que "sin embargo, esa época duró pocos años, comparada con todas las vividas desde que nació en Madrid, en 1758, Diario noticioso... Una crisis progresiva se apoderó del llamado cuarto poder por culpa, sobre todo, de los nuevos medios de comunicación surgidos a finales del siglo XX".

Primera página del primer número del diario El País, formato 'tabloide', 4 de mayo de 1976. El libro reproduce la plantilla de montaje con papel fotográfico (texto de fotocomposición montado después a mano) que el propio autor conserva y que el tiempo y la luz deterioran porque se fijaba para un tiempo pequeño de duración (debe conservarse en total oscuridad para evitar que se ennegrezca del todo). En ambas páginas destaca el estilo sobrio, el formato 'tabloide' en cinco columnas, la implantación de la modularidad incluso para la publicidad ('modularidad total', podríamos llamar y que este diario sí fue el primero en hacerlo), la uniformidad tipográfica, la cursiva en opinión... todo esa racionalidad que tantas veces hemos denominado "modelo que creó escuela"


Y hay más, mucho más que podréis encontrar en este libro absolutamente imprescindible del que sólo os hemos mostrado una pequeña muestra representativa. Periodismo 'visual' desde comienzos del siglo XX, portadas póster incluidas (aunque ahora a todo ello lo llamemos viewspaper con la pretensión de que así hablamos de algo 'nuevo'), siluetas, fondos de color, juegos tipográficos, portadas 'escritas a mano' en 1920... La historia del diseño periodístico español es un antídoto contra cierta arrogancia actual que supone que inventa cosas que ya están inventadas. Hay que tener cuidado, humildad y conocer lo que hicieron otros antes porque no vive precisamente el diseño periodístico una de sus mejores épocas... como no la vive en realidad la prensa impresa en general sobre cuyo futuro es pesimista Fermín Vílchez. "Escribí un artículo para Noticias de la Comunicación, ¡en 1980!", y recalca la fecha dos o tres veces, "titulado: '¿El fin de los periódicos impresos?... y creo que ahora le quitaría los interrogantes al título".

Cuando le pregunto para terminar por el diseño periodístico de nuestros días, sonríe Vílchez con ojos pícaros, de niño listo y travieso, y sin entrar en demasiados detalles ni mencionar periódicos concretos me confiesa que "no se trata de poner rayitas por todos lados. Si es que no es eso... o fondos de color así porque sí. El diseño tiene sentido si refleja la estructura de una redacción y, sobre todo, si está al servicio de los contenidos, del enfoque periodístico, de lo que se quiere contar. Y hacer lo más simple, lo más sencillo... eso es lo más difícil".

Nos despedimos ya en la calle, él sigue sonriendo y yo pesadísimo le repito mil veces que gracias. Gracias, Fermín, porque todos aquellos que como tú amamos los periódicos sólo podemos agradecerte el que hayas sacado adelante un libro así.

jueves, 9 de diciembre de 2010

Wikileaks en cuatro columnas de papel

Es algo extraordinario. Modificar el número de columnas en las páginas de un periódico, que no son otra cosa sino los pilares de su estructura. Es algo extraordinario. Publicar cientos de miles de documentos públicos a los que no tiene acceso el público que mantiene con sus impuestos a quienes los redactan. Simples cotilleos, banalidades conocidas, secretos que necesitan las democracias para funcionar y que no deben ser divulgados, información de altísimo interés que aportan una necesaria transparencia a la acción de los gobiernos para que los ciudadanos que los eligen tengan elementos de juicio... o una mezcla de todas estas cosas, lo cierto es que no había sucedido algo así hasta que Julian Assange, cabeza visible y portavoz de la organización Wikileaks (observen que hay que enlazar directamente con una dirección ip debido a los intentos de bloqueo que está sufriendo el sitio por parte de distintos gobiernos y empresas supuestamente privadas "dirigidos" por la Administración norteamericana), eligió a un pool de medios de comunicación, todos impresos en papel, para "compartir" y de esta manera ¿lograr de ellos "donaciones"? y una mayor difusión de los 250.000 documentos filtrados que posee sobre la diplomacia norteamericana, o sea mundial. A saber: The Guardian (Reino Unido), The New York Times (Estados Unidos) aunque al parece fue el periódico británico quien le incluyó en el grupo y no el propio Wikileaks, Le Monde (Francia), el semanario Der Spiegel (Alemania), y el diario El País (España).












Tampoco había sucedido hasta el presente, al menos no lo recordamos, que el diario El País, el más ortodoxo de los que se publican en lengua castellana en lo referido a su "seriedad" formal, cambiara el número de columnas de todas las páginas dedicadas a una unidad temática, y durante un día tras otro como está haciendo ahora —con enorme acierto y muy necesaria oportunidad— con el asunto de Wikileaks que ¿la fortuna? ha puesto en sus manos.

Desde la misma portada, maquetada ahora toda ella EN cuatro columnas en la parte donde se sitúa este tema y no A cuatro columnas de las cinco que dispone en su configuración "normal", a la apertura de Internacional, en cuatro columnas también, y con un destacadísimo encabezamiento formado por el antetítulo "Los papeles del Departamento de Estado" que luego se utiliza en todo el resto de páginas a modo de cintillo con la misma tipografía y color; una amplia entradilla que explica y resume qué parte de esos "papeles" se publican y qué contienen; un título y subtítulo con un cuerpo el primero mucho más grande lo habitual y a todo el ancho de la página que, volvemos a insistir por si no había quedado claro, se divide en cuatro hermosas columnas. Que vuelven a ser cinco cuando las páginas del diario se ocupan de los distintos temas de la actualidad, como sucedió, por ejemplo, con las elecciones catalanas que aunque pareza inimaginable quedaron relegadas en este medio a un segundo plano informativo.



Uno de los debates, o de los interrogantes, que genera la manera de publicar información por parte de Wikileaks es si de esta manera nos encontramos con un nuevo periodismo sin periodistas ("Soy un editor. Actualmente, dado el estado de impotencia del periodismo, me parecería ofensivo que me llamaran periodista", declara el propio Assange en una entrevista, también del diario El País, evidentemente, y que se debió celebrar aproximadamente en las fechas en las que negociaron colaborar juntos). Y es que Wikileaks más que como un medio de comunicación se ha comportado ahora como lo que tradicionalmente se ha llamado una fuente, que, además de proporcionar información en bruto a los periodistas, además de buscar la todavía existente fuerza del papel (todos los medios a los que ha cedido sus cables se imprimen en papel), la proporciona también "sin cocinar" a los receptores finales de la misma, a los lectores, como absoluta novedad y gracias a la tecnología de internet (antes de la existencia de la Red era sencilla y técnicamente imposible).

Ante un panorama de esta naturaleza, a los medios de comunicación les quedaría, además de la selección y valoración del material (un material en bruto ingente y difícil de entender para un lector medio) un papel fundamental como editores de la información. Función en la que cobra especial importancia la puesta en página y que el diario en cuestión que analizamos está haciendo de una manera sobresaliente en este caso desde nuestro punto de vista. Páginas para leer. Por eso la elección de las cuatro columnas que además de indicar con una estructura absolutamente excepcional que nos encontramos con un tema excepcional (forma y contenido siendo uno en el mensaje periodístico, porque ya sabéis que maquetar es informar), permiten
detener el ritmo de lectura de la publicación porque quienes editan así quieren que ahí se pare el lector, que lea y reflexione de una manera más atenta, sosegada y profunda que además se refuerza con el mayor ancho de las líneas, distinta a la lectura aparentemente más rápida de las líneas más cortas que generan las cinco columnas; con la habitual edición gráfica de este diario que situamos a la altura de la de los mejores periódicos del mundo. Imágenes poderosas y rotundas, llenas de información y de impacto (obsérvese por ejemplo, con el reposo que pide esta propuesta, la de Hillary Clinton tras el escudo del Departamento de Estado de la primera doble que os mostramos). Una gran fotografía por página y un texto, nada más en muchas de ellas... páginas para leer.








Julian Assange está ahora mismo detenido en una prisión británica acusado de dos delitos de agresión sexual cometidos presuntamente este verano en Suecia, país en el que curiosamente buscaba refugio. El banco suizo PostFinance ha bloqueado una cuenta suya, es decir, no le permiten acceder a su dinero, ¡por no vivir en Suiza! Visa, Mastercar, y Paypal han anulado también sus cuentas con Wikileaks y Amazón y otros proveedores de acceso a internet le han echado a su vez de sus servidores... todo ello sin resoluciones judiciales de ningún tipo. Internet libre y una red neutral, que se dice. Aunque las motivaciones últimas de un personaje tan escurridizo necesitarían tal vez también de un Wikileaks para Wikileaks.

Encontramos en el blog del periodista Ignacio Escolar, Escolar.net, esta entrevista con el personaje en la que él mismo habla algo de sí mismo:



Y el blog sobre periodismo Paper Papers, auténtica referencia en lengua castellana y que no nos cansamos de enlazar y recomendar, nos ofrece una vez más claves para entender algo de lo qué está sucediendo con un artículo en el que enlazan ellos a su vez a varios artículos de opinión de primer nivel aparecidos en la prensa con puntos de vista distintos sobre el acontecimiento de Wikileaks.

Wikifiltraciones que junto a cotilleos y banalidades contienen informaciones sobre presiones de los Estados Unidos a casi todos los Gobiernos amigos o enemigos, incluido el español (a quien supuestamente se llega a proponer que cometa delitos para excarcelar "y poner en un avión rumbo a Estados Unidos" a traficantes de armas); presiones también a nuestro sistema judicial (cuando están implicados ciudadanos norteamericanos, civiles o militares, y a las que supuestamente ceden algunos fiscales); en las que nos enteramos de que el Gobierno español ha ofrecido al norteamericano acoger más presencia militar en la base de Rota para que se instale allí el nuevo mando del Pentágono para África; en las que se detalla cómo "EEUU pidió a sus diplomáticos que robaran material e información de oficiales de la ONU y de grupos de derechos humanos, incluyendo ADN, huellas dactilares, escaneos de iris, números de tarjetas de crédito, contraseñas de internet y fotos de carnet, violando los tratados internacionales"; así como también se muestra la manera en la que "se amañaron los informes del Reino Unido sobre la guerra de Irak para favorecer los intereses de Estados Unidos" y facilitar así la entrada de ese país en la guerra; o se conocen los perfiles que elaboran los diplomáticos sobre mandatarios de todo el mundo, entre otras cosas que pueden ser, o no, de interés público no ya para periodistas o historiadores (que nunca hasta esta circunstancia habían podido trabajar con documentos así justo cuando se acaban de redactar y cuando están sucediendo los acontecimientos que describen, porque para esto tenían que esperar décadas que varían según las distintas legislaciones), sino para todos los ciudadanos que quieran estar informados y que son sus dueños, como lo son de toda la información relevante.

Documentos que ahora podemos leer, convenientemente filtrados y/o ¿censurados? (estos medios han admitido haber negociado con el departamento de Estado de EEUU qué publicar y qué no, por lo que habrá que esperar a su publicación completa en Wikileaks, si es que pueden hacerlo) en páginas de papel maquetadas en cuatro columnas...

lunes, 1 de noviembre de 2010

Éxito a contracorriente

Es la excepción, aunque debería ser la regla. Y, de vez en cuando, tampoco está mal escuchar a alguien que también cree que no tenemos necesariamente que elegir entre internet y papel... pudiendo tener los dos. Ayer, el periódico El País publicó una extensa entrevista con el director del semanario alemán Die Zeit (El Tiempo), Giovanni di Lorenzo, dentro de la serie titulada "El futuro de la prensa" que aparece regularmente en su suplemento "Domingo". Y decimos que es la excepción porque este periodista alemán de origen italiano está haciendo lo que los más sensatos dicen que hay que hacer pero que nadie, o muy pocos, están haciendo. Aguantar el tipo a golpe de calidad y credibilidad. Hasta el punto de que en medio de esta crisis feroz Die Zeit ha conseguido en 2009 los mejores resultados de su historia con una fórmula exactamente contraria a la que recomiendan gurús y futurólogos de la prensa: textos largos, profundos, incluso difíciles en ocasiones, no seguir la moda, la tendencia, la corriente dominante... "Este año, aún nos va mejor".



Os reproducimos algunos de los extractos de esta interesantísima entrevista y os dejamos aquí el enlace a la web de El País para quien quiera leerla al completo. Merece la pena.

"¿Cómo lo hemos conseguido? Desoyendo todo lo que nos aconsejaron los asesores de medios. Seguimos haciendo textos muy largos, no nos adaptamos a las modas y continuamos haciendo un periódico bastante difícil"

"Hemos estudiado muy bien las necesidades de nuestros lectores. A menudo, nosotros, los del papel impreso, hacemos diarios solo para nosotros y para nuestro sector y nos olvidamos del público que paga"

"Rechazo las definiciones autodestructivas. Me molestan. En los últimos años hemos hecho mucho para dañar la imagen del papel, al que, en el fondo, le debemos todo"

"No hemos traicionado nuestra propuesta de calidad. Creemos que la calidad trae dinero"

"Nos estamos comprometiendo mucho con el digital, no negamos en absoluto su valor, y creemos en ello. Pero quiero hacer una observación: este medio celebrado en todas partes como el futuro, de momento sabe hacer de todo menos ganar dinero. Por eso estamos invirtiendo en el digital, porque nosotros también creemos en él, pero evitamos, con todas nuestras fuerzas, hablar mal del papel"

"Soy enemigo de la ideología de internet, que existe. Soy contrario a la idea de internet como única esperanza"

"No estoy negando la crisis, es inútil cerrar los ojos. Digo, sin embargo, que no está escrito en las tablas de Moisés que todos los periódicos vayan a desaparecer. Habrá excepciones. Tanemos que cambiar los periódicos, pero no podemos atribuir nuestros problemas solo a la revolución de internet. Hubo otros errores"

"La falta de credibilidad. El abandono de la calidad. Si se empieza a hacer diarios demasiado sensacionalistas o demasiado parecidos entre sí, se pierde tirada"

jueves, 18 de octubre de 2007

Entrevista a Queka Rey, jurado de ñh04


Os traemos una entrevista con Queka Rey, jurado de los premios ñh04 y jefa de diseño de El Economista, uno de los diarios más premiados.

Pregunta.- ¿Cómo funcional un jurado por dentro?
Respuesta.- Al ser personas que nos conocemos poco funciona de forma poco distendida al principio. En un primer momento, tanteas los niveles de valoración de cada uno. Por lo menos en mi caso.


P.- ¿Qué criterios se utilizan para decir que tal página es buena y merece un premio y cuál no?
R.- En el diseño de páginas. La consonancia entre la información y la presentación gráfica, y las reglas básicas de la tipografía y las artes gráficas.


P.- ¿Ha habido "peleas" por alguna página?
R.- Sí


P.- ¿Puedes valorar trabajos tuyos o te quedas al margen?
R.- Te quedas al margen


P.- En una profesión en la que casi todos nos conocemos, con sus filias y fobias, no se deja uno llevar por ellas...
R.- No. La valoración es muy profesional.


P.- ¿Influye la ideología del medio a la hora de valorar los trabajos, aunque sea de manera inconsciente?
R.- De ninguna de las maneras


P.- Habéis echado algo en falta?
R.- Mejores infografías.


P.- Alguna anécdota...
R.- Cualquiera de las que nos ocurrieron estarían fuera de contexto.