Mostrando entradas con la etiqueta Historia del diseño. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Historia del diseño. Mostrar todas las entradas

lunes, 7 de abril de 2014

Heraldo de Madrid

El 27 de marzo de 1939 un grupo de falangistas entraba en la redacción del Heraldo de Madrid. Era una avanzadilla armada de las tropas que pocos días después tomarían la capital y darían por terminada la Guerra Civil española. Ese fatídico día de marzo sería el último de la historia del Heraldo. Posteriormente se cedería la cabecera a Juan Pujol para editar en su lugar "Madrid", de espíritu totalmente opuesto al Heraldo. Durante años, los propietarios reclamaron la devolución del periódico, pero todos sus esfuerzos fueron en vano. Hasta hoy, cuando un grupo de nuevos medios se han decidido a lanzar una edición única que rinde homenaje a uno de los periódicos clave de la prensa española.




Fernando Rapa Carballo nació en París en 1969, aunque su espíritu navega a orillas del Río de la Plata. donde se crió en su Buenos Aires querida. Diseñador gráfico y docente de Tipografía en la UBA (Universidad de Buenos Aires), vive en España desde 1998, donde comenzó su andadura en el estudio catalán Casses i Associats elaborando los periódicos bonaerenses Clarín y Olé. También ha participado en El Comercio de Lima, Corriere della Sera, Gazzeta dello Sport y el portugués Diario de Noticias, entre otros. En nuestro país, fue fundador y director de Arte del extinto, y varias veces premiado, Público, diario que abandono tras su cierre. Actualmente edita la revista Mongolia y una vez al año el libro/fanzine Viernes Peronistas. Ha sido el responsable, junto con Asier Barrio y Erika Takenouchi, del diseño del número especial de Heraldo de Madrid que estará a la venta en todos los kioscos hasta el día 30 de abril.



Heraldo

En este emprendimiento hay un doble concepto: por un lado es una invocación y un rescate a un periódico silenciado por el fascismo y por otro es un reflejo de un abanico de nuevos medios independientes que han surgido en España a partir de la crisis.

Estos medios tienen en común un cambio de paradigma y de modelo.


El periodista se hace dueño de todo el proceso. Entonces el periodista ya no solo escribe una crónica y "alguien" se la publica, ahora el periodista forma parte de todo el entramado y se involucra en logística de crear y poner en la calle o en la red su medio. Ahora tiene que saber de calidad de papeles, gramajes, tintas, pay per views, de costes de distribución, precios de fotos, etc...


Un nuevo modelo que es posible gracias a la tecnología, porque realmente algo así hubiese sido muy difícil de realizar en una etapa tecnológica anterior.



Renacimiento
Esto me hacía recordar mucho a un personaje fantástico que tiene que ver con el Renacimiento italiano. Porque creo que en nuestra modesta y minúscula escala este tipo de emprendimientos también es un renacer en la forma de la edición. Este personaje es Aldus Manutius, un impresor italiano de 1490 que es el responsable de la implantación del libro como objeto en la europa del Renacimiento. Este impresor, no solo era impresor, era el responsable de toda la cadena de producción rescatando del pasado (como nosotros El Heraldo) obras clásicas que habían sido silenciadas o se habían ocultado tras los paredones de los monasterios, todo ello con nueva tecnología. Durante una era oscura de casi 1000 años, en Europa la cultura se había refugiado puertas adentro de los monasterios. No olvidemos que los libros los reproducían de manera artesanal los monjes benedictinos. A partir de 1400 surge un soplo de cambios en la mentalidad europea por nuevas ideas del Renacimiento y las nuevas tecnologías.

Pequeños impresores italianos, venecianos, florentinos, milaneses comienzan a crear pequeños talleres de impresión en el que se realiza todo el proceso, desde la configuración hasta el diseño de los tipos (por ejemplo Bembo). No por casualidad el primer programa de Desktop Publishing (término ya caduco pero muy utilizado en los 80) se llamaba Aldus PageMaker, en homenaje a Aldus Manutius de Italia, que es el que crea el concepto de portabilidad. Ahora que todo el mundo habla de portátiles y demás el hombre crea un tipo de letra muy pequeña e inclinada llamada itálica (esas letras están tan bien diseñadas que llegan hasta el día de hoy). Manuncio crea el concepto moderno de libro de bolsillo en 1500 que permite que el objeto pueda ser fácilmente transportado y el conocimiento sea rápidamente distribuido. 

El Proceso
Pero todo esto es para decir que el espíritu de Manuncio es un poco el que nosotros tuvimos a la hora de recrear al Nuevo Heraldo. Tener todo el proceso en nuestras manos trayendo algo del pasado. Porque es interesante entender como armamos Heraldo. De alguna manera cada una de las partes que lo componen, la parte histórica a cargo de Gil Tolleldiario.es e infolibre para política, FronteraD para internacional, Alternativas Económicas para economía, Materia para Ciencias, Líbero para deportes, Jotdown para cultura, Fiat Lux para sucesos, La Marea para Sociedad y Mongolia para Humor. Cada una de estas partes ya arma su propio medio, unos en papel, otros en web y otros de manera combinada. Pero el desafío era ver cómo podíamos generar algo nuevo con 10/11 jugadores. Once redacciones, era como hacer un equipo de equipos, como un Cosmos de los medios independientes. La idea de un equipo dirigido por Miguel Ángel Aguilar, Carlos Bello y Pere Rusiñol debía generar en muy poco tiempo un ejemplar de casi 50 páginas y, además, un ejemplar digno, ya que íbamos a estar en la mira de todos. 


El Heraldo es la mezcla de un espíritu libertario republicano con la idea de la autoedición de Aldus Manuncio y un solapado concepto punk del DIY (do it yourself).

Nada más alejado que los power points de los gurús del periodismo que predecían la muerte del papel hace ya 10 años y nos invitaban a regalar los contenidos, ya que la publicidad estaría ahí para salvarnos.

Cada una de las células de este componente Heraldo generó un guión de su "parcela" que fue enviada a la dirección. A partir de ahí, los contenidos se acomodaron en maquetas que les fueron entregadas a las secciones para que cada equipo pudiese completarlo con su material. Cada sección cerraba sus piezas y nos las entregaba para que nosotros las editáramos y produzcamos ya de cara a la imprenta.


Todo se ha hecho en la Nube. El tema físico ha estado presente en las reuniones de pauta y demás, pero nos hemos manejado traspasando información en la red, cada uno en su lugar particular de trabajo. El concepto de empresa redaccional como lugar se diluye, no hace falta oficina, ni teléfono fijo, solo hace falta estar conectados y tener un objetivo común.

El diseño del Heraldo es muy simple, es resultante de la practicidad que queríamos imprimirle a este proyecto junto a mis compañeros Asier Barrio y Erica Takenouchi.  Nada de artificios ni barroquismos, tampoco queríamos intentar simular un periódico de época porque nos parecía totalmente anacrónico e impostado. Sí nos hemos permitido generar algún guiño de trasvase de lenguajes en la pieza de la portada.

Conclusión

Para concluir creo que lo más importante de este experimento es que hemos conseguido llevarlo a cabo, que hemos mostrado que es posible, que abre nuevas puertas, que es un mensaje de optimismo en medio del cataclismo de los medios de comunicación, de despidos y de cierres.

Citando aqui a Pere Rusiñol que es uno de los cerebros detrás de todo este proyecto, cuando vamos a dar charlas a Universidades que nos llaman para que comentemos Mongolia, Pere les dice, "olvídense de los medios tradicionales, están muertos, hagan el suyo". Es que cuando nosotros pensamos en Mongolia nos imaginamos "vamos a hacer la revista que nos gustaría leer, no tenemos nada que perder, sabemos hacerla, ya que nadie la la hace, manos a la obra."

Es lo más interesante que nos ha pasado en nuestra vida, e imaginamos que lo mejor está aún por llegar.


Fotografía de Rapa Carballo: Asociación de Periodistas Europeos

lunes, 26 de noviembre de 2012

Homenaje a Reinhard Gäde en los ÑH9

Durante el jueves y viernes de la semana pasada se ha celebrado en la Universidad San Pablo-CEU de Madrid el Congreso anual de la SND España, una cita anual que se celebra por segundo año consecutivo en Madrid, y en la que se entregan los premios 'Lo mejor del Diseño Periodístico de España y Portugal, ÑH9', porque van ya por su novena edición.

Javier Errea, el prestigioso diseñador periodístico español, presidente de la SND-España y organizador de los ÑH, ha destacado en su imprescindible blog erreadas las citas de los distintos ponentes de este Congreso que le han resultado más interesantes, y que desde aquí os enlazamos. Nos quedamos con una de ellas, la del director de arte (ahora 'director de innovación') del diario argentino La Nación, Carlos Guyot: “Un periódico debe parecerse a un periódico. La innovación no debe transformar un diario en algo diferente”.

En este Congreso también ha tenido lugar otro homenaje a la figura de Reinhard Gäde, uno de los diseñadores de periódicos más influyentes, autor del diseño original del diario El País en 1976 que ha fallecido este año, tal y como os comentamos en su momento. El periodista, diseñador, maestro de tantos diseñadores e historiador del diseño periodístico, Fermín Vílchez, que participó junto al genial alemán en aquel diseño original que ya es un canon en la prensa, fue el encargado de homenajear a su 'maestro', junto al profesor, periodista y diseñador, maestro mío a su vez, Pedro Pérez, y a Carlos Pérez de Rozas, a quien no es necesario presentar porque es uno de los grandes referentes, que se desplazó desde Barcelona con ese único fin.

Pedro Pérez, Fermín Vílchez, Marie Christine (viuda de Reinhard Gäde), Laura González, Carlos Pérez de Rozas y Javier Errea... casi nada, juntos, para homenajear al genial alemán (fotografía subida por la SND-E a Facebook)

Fermín Vílchez nos ha enviado unas palabras sobre este homenaje junto a las distintas citas que él proyectó en el mismo recogiendo frases de los artículos que se escribieron cuando falleció Gäde, que también os reproducimos. "Por si nos interesa publicarla", nos dice con su habitual humildad, y a nosotros cualquier propuesta de Fermín nos interesa. Mucho. Como a todos los que se interesen y, como él, amen los periódicos.



Merecidísimo recuerdo a Reinhard Gäde
Por Juan Fermín Vílchez

El pasado jueves 22 de noviembre, y dentro del Congreso ÑH9 organizado por la SND-E, tuvo lugar un acto de recuerdo al gran Reinhard Gäde, fallecido en marzo de este año. Ya he hablado y escrito bastante de este alemán afincado en España, concretamente en Chinchón, quien ha pasado a la historia de nuestra prensa diaria de forma destacada. Ahora sólo quiero decir que el homenaje —celebrado en el Salón de Grados de la Universidad San Pablo-CEU— ha sido merecidísimo. Además, en el marco adecuado: en un congreso de diseño periodístico y en una universidad. Marie Christine, la viuda de Reinhard, asistió al acto y lógicamente se emocionó.

Después de mi breve presentación, expuesta en completo silencio y en donde seleccioné frases extraídas de los obituarios publicados sobre Gäde, hablaron de él y de su obra Pedro Pérez Cuadrado y Carlos Pérez de Rozas, los dos excelentes periodistas y profesores que siempre admiraron al 'alemán', y aún continúan divulgando en sus clases los trabajos realizados por él. Pero casi todo lo que dijeron de Reinhard también está recogido en las pantallas de la mini-presentación que aquí ofrecemos.














Por último, y en nombre de Marie Christine (quien me lo ha pedido), deseo agradecer a Javier Errea, presidente de la SND-E, y a Laura González Díez, profesora y directora de la sección Gráfica Informativa de la Universidad San Pablo-CEU, la muy buena idea que han tenido al organizar este merecidísimo recuerdo a Reinhard Gäde, repito.

miércoles, 10 de octubre de 2012

Jornadas de Diseño de la URJC (II)
Una historia de la prensa deportiva española

El periodista, diseñador periodístico e historiador del diseño de la prensa española Fermín Vílchez, autor de la monumental "Historia Gráfica de la prensa diaria Española", obra de referencia que no nos cansaremos de recomendar y de la que se ha publicado recientemente su primer tomo que abarca desde el primer periódico impreso en España en 1758 hasta la salida de El País en 1976, nos ofreció un rápido pero muy exhaustivo recorrido por la historia de los diarios deportivos españoles.

Pedro Pérez Cuadrado (derecha), organizador de las Jornadas de la URJC, presenta a Fermín Vílchez


'Análisis de los diarios deportivos en la historia de la prensa española' (Fermín Vílchez)

La cabecera decana de la prensa deportiva española (todavía entra Cataluña en el cómputo, claro) es EL MUNDO DEPORTIVO de Barcelona. Su primer número salió el 1 de febrero de 1906 en formato sábana, impresión tipográfica y con maqueta vertical —ya os hemos comentado alguna cosa sobre este 'diseño vertical' condicionado por la tecnología—, primero como un semanal y desde 1929 como diario. El alma mater de este primer deportivo fue Narcís Masferrer, a quien Vílchez considera "el primer periodista deportivo de nuestro país y uno de los fundadores del Fútbol Club Barcelona junto con Gamper". El diario sirvió como apoyo y fomento, precisamente, de este club. Y así sigue.


Primera portada de 'Mundo Deportivo', de 1 de febrero de 1906, y la portada del periódico durante la Guerra Civil, dividida en dos para ofrecer la denominada "sección de guerra".

La siguiente cabecera reseñada es EXCELSIOR (Bilbao, 1924-1936), "el primer diario deportivo en realidad, puesto que salió todos los días desde el comienzo". Perteneció al Partido Nacionalista Vasco, no existe demasiada información sobre él y terminó con el estallido de la Guerra Civil. GOL (Madrid, 1940-1945) fue el primer diario deportivo madrileño, con una vida no muy larga.

Primera portada de 'Marca', 21 de diciembre de 1938. Publicado como semanario en San Sebastián, y con un más que evidente contenido ideológico (nace en plena Guerra).

El más importante de los diarios deportivos existentes, y el periódico de más éxito en toda la historia de la prensa española, deportiva o generalista, el diario MARCA nació como un semanario en la ciudad de San Sebastián, en plena Guerra Civil (1938). Su fundador fue Manuel Fernández Cuesta. Sólo un año después traslada el semanario a Madrid y lo integra en la denominada 'Prensa del Movimiento' —red de periódicos, muchos de ellos incautados tras la guerra, pertenecientes al Gobierno en la época franquista—. En 1942 comienza a publicarse todos los días. Vílchez destaca como firmas clásicas del Marca a Antonio Valencia o las crónicas de boxeo de Manuel Alcántara y el nombre del diseñador Pedro Sardina en la década de los 60. "Ya en esa época", nos dice, "es el diario deportivo de referencia, incluso en Barcelona. Era más independiente que ahora; era del Real Madrid pero menos abiertamente".
En la década de los 80 'Recoletos' compra el diario a 'Prensa del Movimiento'; es la época de Luis Infante, director y "uno de los más grandes diseñadores de prensa de toda la historia de nuestro país", según Vílchez. Es cuando el diario se transforma en tabloide impreso en offset y a todo color. Es también cuando alcanza su máxima difusión, consiguiendo cifras de 600.000 ejemplares diarios de media, "lo que no ha conseguido ningún otro periódico, deportivo o generalista, nunca en España". Actualmente, Marca pertenece a Unidad Editorial (que edita entre otros diarios El Mundo y el económico Expansión, además de varias revistas entre las que destaca Telva)

El viaje histórico de Vílchez por la prensa deportiva continúa con JORNADA DEPORTIVA (Santa Cruz de Tenerife, 1953); DICEN... (Barcelona, 1965-1985), "diario que llegó a competir con Marca con 150.000 ejemplares en toda España; AS (Madrid, 1967), que existió como semanario antes de la guerra, con Rafael Gómez Redondo 'Rienzi' o Manuel Sarmiento como grandes maestros del periodismo deportivo. Fue vendido por la familia Montiel (Ribadeneyra) a 'Prisa' (editora de El País, como todo el mundo sabe) en 1996 "y siempre con el mismo diseño en formato tabloide, hasta la llegada del offset en los 90 con Prisa".

Continúa con SPORT (Barcelona, 1979), "diario rupturista que se anticipa en el color, incluso antes que el famoso El Sol de los 90, y que supuso aire fresco en la prensa catalana". Lo puso en marcha el gran periodista Josep María Casanovas y en 1992 lo compró el 'Grupo Zeta' (editor de El Periódico de Catalunya, entre otras cabeceras y revistas), grupo de prensa que antes había intentado lanzar otro deportivo llamado RECORD, que sólo estuvo en los quioscos tres meses. SUPER DEPORTE (Valencia, 1993), ESTADIO DEPORTIVO (Sevilla, 1995), DXT (La Coruña, 1995) y EL 9 (Barcelona, 2002, publicado íntegramente en catalán), completan el repaso de este historiador de la prensa.



En sus conclusiones finales, Fermín Vílchez comentó que "hoy en día, toda la prensa deportiva es muy parecida. Cambias las cabeceras y cualquier portada es intercambiable. Los cuatro grandes diarios deportivos son prácticamente iguales desde el punto de vista del diseño". No obstante, para Vílchez la creatividad del diseño siempre ha estado en la prensa deportiva por encima del resto, incluso "en lo digital de ahora, no encuentro la creatividad que hemos podido ver en estos diarios". A pesar de ello, "los diarios deportivos, incluso con el enorme interés que suscita el deporte y de los continuos éxitos internacionales del deporte español, no se salvan de la crisis".

A la pregunta de si la prensa deportiva ha jugado históricamente en nuestro país el papel de la prensa sensacionalista de otros países, Vílchez no cree que sea así: "El sensacionalismo no triunfó en España porque es una prensa muy popular y, por desgracia, los índices de analfabetismo en nuestro país fueron muy superiores a los del resto de países europeos donde sí triunfó. Cuando hubo el suficiente desarrollo cultural en clases más populares llegó la televisión y ocupó aquí ese papel de prensa sensacionalista. No creo que tenga que ver con el lector de prensa deportiva, que es un lector formado y que sabe mucho de lo que le interesa. Ahora mismo, en España, hay ocho grandes diarios deportivos, lo que no sucede en ningún país de Europa".


Jornadas de Diseño de la URJC (I): 'Marca 360', José Juan Gámez

lunes, 16 de abril de 2012

Noticias del 'Titanic'

Seguro que la mayor parte de vosotros habréis escuchado unas cien veces estos días que hace cien años que se hundió el 'Titanic' (magnífico el especial de elmundo.es), ese barco que quiso desafiar a la naturaleza proclamándose insumergible y que en la madrugada del 14 al 15 de abril de 1912, en su viaje inaugural entre Southampton (Reino Unido) y Nueva York, terminó partido por la mitad y con sus dos trozos sumergidos para siempre a 4.000 metros de profundidad en las gélidas aguas del Atlántico Norte en las que perdieron la vida más de 1.500 pasajeros.

¿Por qué entonces volver sobre el asunto? Pues más que para ser la vez ciento uno lo hacemos para rescatar el breve e ilustrativo apartado del que pudimos disfrutar el miércoles pasado en la conferencia de Fermín Vílchez, periodista, maestro e historiador del diseño periodístico, en la Universidad San Pablo-CEU de Madrid titulada "Pasado, presente y futuro del diseño periodístico" en el que, aprovechando la fecha, abordó el tratamiento que distintos periódicos, extranjeros (lo que hemos visto en otros lugares) y en especial españoles (lo que no hemos visto tanto), dieron a tan brutal noticia.




Así publicó The New York Times la noticia del hundimiento del 'Titanic' en la primera página de su edición del ¡16 de abril de 1912!, ¡un día día después de la tragedia! Hace exactamente cien años hoy. Aunque la inmediatez de tuiter suponga que práticamente al instante conoceríamos hoy algo así, hacer esta cobertura e imprimirla en cientos de miles de ejemplares (tal vez más, desconozco la tirada de entonces pero ahora se "ha reducido" hasta aproximadamente un millón de ejemplares diarios) con la tecnología de comienzos del siglo XX es absolutamente impresionante. El tratamiento de la noticia es completísimo, con una fotografía del barco y otra de su capitán Smith, que en este caso sí se hundió con su nave; un título a toda página que resume a la perfección lo sucedido: "El 'Titanic' se hunde cuatro horas después de chocar con un iceberg; 866 rescatados por el 'Carpathia'; probablemente 1.250 fallecidos; Ismay a salvo (era el constructor de la nave); la señora Astor tal vez; desparecidos nombres notables". Por si todo esto fuera poco, además de varios artículos incluye una lista provisional con nombres de supervivientes. Insisto, UN DIA DESPUÉS. El diseño es ya el de un periódico 'moderno'.





La siguiente imagen corresponde a The Wolrd, publicado también en Nueva York. Es también una primera página del día 16 de abril y en ella vemos destacado no sólo el título que sube incluso por encima de la cabecera, sino también una llamada anunciando que se trata de una "Final edition", lo que hace suponer que se trata de una edición extra, casi seguro de la tarde, y que durante ese mismo día debieron publicar más de una edición con actualización de la noticia. Hay mucho menos orden en el diseño, lo que lleva a que títulos e imágenes tengan mucha menos fuerza, pero aún así es una página que hubiera llamado la atención en nuestro país.





Esta es la primera página que nos ofreció Fermín Vílchez de un diario español en relación con la noticia del hundimiento del 'Titanic', y seguramente con sólo un vistazo entenderéis por qué os decimos que The New York Times era ya un periódico moderno, y The World habría sorprendido a los lectores de aquí. Se trata del diario El Imparcial de Madrid, uno de los más importantes del momento, pero que publica la noticia el 18 de abril, dos días después que los periódicos norteamericanos. Pero es que, además, se conserva todavía la denominada "maqueta vertical" propia de la impresión en tipografía, no hay imágenes y el ¿título?, pues... en fin: "El naufragio del Titanic". Después lleva dos ¿subtítulos? algo más informativos: "Mil trescientas víctimas" (no es exacto a pesar de los días transcurridos), y "Varios millonarios ahogados".





El Heraldo de Madrid, en su portada del 19 de abril de 1912 utiliza una curiosa composición en el diseño con una disposición en vertical utilizando fotografías con algunos de los que denomina en el título "millonarios del Titanic". Parece ser que lo que les sucedió a los millonarios y famosos fue de mucho más interés que lo que pasó con el resto de los pasajeros, por si alguno sospecha que nuestra sociedad ha avanzado algo, o que entonces éramos mejores. Los datos señalan que de 329 pasajeros de primera clase fallecieron 130 (el 40%), de 285 de segunda clase fallecieron 166 (58%) , de 710 de tercera clase fallecieron la friolera de 536 (el 75%) y de 899 miembros de la tripulación, 685 perdieron la vida (76%).




Portada del diario ABC de Madrid del día 20 de abril de 1912. A diferencia de los diarios españoles anteriores que se imprimían en formato sábana, el formato de este ABC es el denominado 'folio', similar al actual (en los años anteriores ABC se había estado imprimiendo en un tamaño algo mayor, equiparable al 'tabloide'). Cuatro días después, ABC ofrece periodismo visual con una infografía en su portada en la que se aprecia la situación del 'Titanic' al hundirse y los barcos que había en esos momentos más cercanos a él y que podrían haber acudido al rescate (nunca se llegó a aclarar por qué el buque 'Californian' no acudió en su ayuda estando tan sólo a unos 20 kilómetros de distancia, y lo hiciera tan sólo el famoso 'Carpathia' que se encontraba a más de 100 kilómetros).


Un día después, ABC publica otra infografía en su portada para que comparemos el tamaño del Iceberg y el del 'Titanic'. Periodismo visual para desmontar la supuesta 'indestructibilidad' del buque... y de la arrogancia humana.





La Correspondencia de España, primera página del 20 de abril de 1912 en la que la "maqueta vertical" tipográfica de su formato 'sábana' se rompe con un título a las cinco columnas de toda la página que además busca algo más que la descripción de los hechos: "Después de la catástrofe" reza un oportuno antetítulo para una historia en la que "Hablan los supervivientes de la tragedia del 'Titanic'".





La Vanguardia de Barcelona lo publicó, como muchos otros periódicos españoles, en las páginas interiores y dos días después del suceso, el 18 de abril de 1812. También vemos aquí la arcaica "maqueta vertical" de la impresión en tipografía con todas las noticias en columnas, unas detrás de otras. El hundimiento del 'Titanic' ni siquiera 'abre' la página como primera noticia y Fermín Vílchez tuvo que destacarla visualmente en su presentación. Claro que atención a la portada de La Vanguardia de ese día...


No, no son las esquelas con los fallecidos en el 'Titanic'. Ni es una primera página distinta a todas las que por entonces publicaba este gran diario catalán, porque así era su portada a diario en aquellos años.


Hemos recordado más de cien veces pues que hace cien años se hundió el 'Titanic' y hemos vuelto cada una de estas veces a las metáforas sobre aquella catástrofe, a la analogía del 'Titanic' con un siglo XX que comenzaba creyéndose todopoderoso pero que en esos mismos comienzos sucumbía ante una naturaleza más poderosa aún y a una sociedad que aspiraba a un progreso creciente en todos los órdenes mientras bailaba a ritmo de jazz para muy poco después generar millones de muertos en sus dos guerras mundiales... nazismo incluido. El siglo XXI nació junto a un crecimiento económico desconocido en el que no faltaban gurúes anunciando el final de los ciclos económicos y las consiguientes crisis y nada más comenzar generaba su propia metáfora en forma de dos edificios derribados por aviones de pasajeros en la ciudad más famosa del mundo. El propio ser humano superando a la naturaleza... como elemento destructivo. Mientras, en nuestro mundo particular de los periódicos también la catástrofe de hace cien años nos ofrece una posible metáfora si de verdad nos hundimos, porque en ese caso, siempre podremos aspirar a hacerlo como aquellos músicos que formaron parte de la maravillosa e inmortal Orquesta del Titanic.

miércoles, 8 de febrero de 2012

Presente y futuro del diseño periodístico

Un privilegio, el que hemos tenido esta mañana en la Universidad Rey Juan Carlos del sur de Madrid, al asisitir a la conferencia del maestro Fermín Vílchez, autor de esa obra de referencia sobre la historia del Diseño periodístico español de la que os dimos noticia un poco antes de que saliera al mercado y cuya primera edición está ya agotada (tranquilidad porque está en imprenta la segunda edición), conferencia titulada "Presente y futuro del diseño periodístico". Y otro privilegio más, el que hemos disfrutado después durante la comida junto a otros profesionales y académicos del diseño periodísitico y la tipografía (entre los que estaban Paco Martín, pionero de los estudios universitarios sobre diseño periodístico en la Complutense; Laura González, profesora de diseño periodístico en el CEU y muy querida amiga de encajabaja, Herminio J. Fernández, jefe de diseño del diario Público y coeditor del gran blog amigo y vecino Cuatro Tipos; o Roberto Gamonal, miembro de Unos Tipos Duros, página web de absoluta referencia en lengua castellana en lo relativo a la tipografía, lo mejor de lo mejor), todos y alguno más oyéndole contar sus divertidísimas e inagotables anécdotas sobre los periódicos. Aprender y reír, eso es estar con Fermín Vílchez.

Fermín Vílchez y Pedro Pérez, organizador del acto, al comienzo de la conferencia


El salón de actos estaba abarrotado, incluso con asistentes sentados en el suelo. En primer plano, la profesora de diseño periodístico del CEU, Laura González


El acto de hoy estaba organizado por Pedro Pérez Cuadrado, mi maestro como ya he comentado cada vez que he tenido ocasión de hacerlo, profesional en incontables periódicos (le conocí no en un aula sino en uno de ellos, pero eso también lo he contado ya...) y profesor ahora en esta Universidad, y aunque pudiera parece que Vílchez acudía para "hablar de su libro" —cosa que tampoco habría estado nada mal, porque el libro es tan inagotable como el propio autor— lo cierto es que no ha sido así, y el maestro de diseñadores ha hablado de... ¡diseño periodístico! Cómo lo ve ahora, cómo es su estado actual, y cómo debería ser según su punto de vista, muy argumentado.

Para Vílchez, que ha trabajado en los principales periódicos de nuestro país, tanto en Madrid como en Barcelona, algo que no suele ser frecuente (La Vanguardia y El Periódico, o como fundador nada más y nada menos que de El País, participando en ese diseño original que creó escuela junto al alemán Reinhard Gäde —a quien desde aquí mandamos un cariñoso saludo y mucho ánimo y fuerza— y al fallecido Julio Alonso), "el diseño ha cambiado en todos los periódicos, en varias ocasiones en muchos de ellos, pero los contenidos siguen siendo exactamente los mismos. Han quedado obsoletos", y eso, junto a la llegada de internet, es "la causa de su declive. A pesar de de los continuos rediseños gráficos, tanto en España como en el extranjero, las ventas de los diarios siguen bajando".

Vílchez muestra en gráficos la continua caída en difusión de los periódicos


Antes de llegar a este contundente punto de vista, ha explicado brevemente los orígenes y evolución del diseño periodístico, de vital importancia ahora gracias, precisamente, a los continuos avances tecnológicos. "Las secciones de diseño, junto a la Mesa de redacción, son centros vitales en las redacciones de los periódicos", desde que se informatizó el proceso de producción. "Ahora, incluso las planchas de impresión salen directamente desde un ordenador", nos ha explicado, "y existen estudios y empresas dedicados al diseño de periódicos en todo el mundo".

Este proceso de informatización supuso para el diseño periodístico una mejora en la diagramación, "cuando adoptó el diseño modular que proporciona mayor legibilidad y orden en las páginas"; tipografías accesibles en cantidad y calidad a un menor precio; y la posibilidad de la cuatricomía, imprimir a todo color todas las páginas de un diario. "Pero los contenidos no han evolucionado", explica Fermín Vílchez, e incluso señala una cierta uniformidad de todos los diseños, "todos los periódicos tienen el mismo formato, tabloide, casi con la misma retícula, todos son en color... tan sólo se diferencian en cuanto a la tipografía. Algo que sólo puede apreciar un profesional, pero no un lector corriente". Para Vílchez "no ha aparecido ningún diario que cree una tendencia nueva, un nuevo modelo de diseño, desde la aparición en España del diario El País, en 1976, o del USA Today en Estados Unidos en 1982".



Ejemplos de uniformidad en el diseño de los diarios de papel...


Y a continuación ha citado al mencionado Julio Alonso, maestro a su vez de Vílchez como él mismo ha manifestado, quien en 2008 señalaba que "lo que exigen estos tiempos más que rediseñar los periódicos, es reinventarlos". Hacer algo nuevo. Y eso nuevo, para Vílchez, tiene que estar en el mundo digital. Porque mientras las tiradas y las ventas del papel siguen bajando "el avance del diario digital es espectacular. Los rediseños, ahora mismo, basados en el tradicional periódico de papel, no sirven para nada que no sea para dar de comer a algunos consultores", afirma con rotundidad.

Pero sucede que, para Fermín Vílchez, el actual diseño y estructura de los diarios digitales es equivocado. "Son todos iguales y todos siguen con la mentalidad del diseño periodístico en papel (...) todos tienen tres bloques, tres columnas en sus portadas, que pasan a dos columnas cuando pinchas en cada una de las noticias... ¿Por qué? No encuentro demasiados diseñadores que investiguen en nuevos formatos digitales. Falta creatividad, porque todos siguen pensando como se pensaba en el papel, y no hacen más que imitarse unos a otros". Vílchez ha puesto ejemplos de cómo, según su punto de vista, no deben diseñarse las portadas de los diarios digitales. Páginas interminables, "que llenar con demasiados elementos, en las que quieren meter todo, todo, todo, ¡que no se acaban!", y en las que, por tanto, "no hay valoración", no hay noticias más importantes que otras, y sólo las últimas que llegan van sustituyendo a las anteriores. "Las portadas de los digitales deberían hacer una selección", en vez de abrumar al lector con cantidad, en vez de con calidad.


...y ejemplos de uniformidad en el diseño de los diarios digitales


"Los blogs, y no el papel, deben inspirar más el futuro diseño periodístico —que será digital— que los periódicos en papel", afirma el autor de la historia del diseño de la prensa española. "Sucede como en el comienzo de los diarios, hace unos tres siglos. Entonces inventaron el diseño periodístico en pequeños medios que hacía una sola persona, o muy pocas, con muy pocos medios, creando lo que hasta entonces no había... como suecede en el caso de muchos de los blogs que hay ahora, y en los que encuentro ideas y propuestas que sí pueden servir para un diseño periodístico del futuro... aunque, claro, es un punto de vista humilde porque no soy un experto en el mundo digital".

"Si las predicciones se cumplen", ha terminado Fermín Vilchez en sus conclusiones, "es cierto que el diseño periodístico en papel puede tener los días contados. Así que los periodistas diseñadores tienen que pensar en el mundo digital. Y además, creo que mientras coexistan ambos medios debe diseñarse primero el periódico digital, sin copiar al de papel, prestando atención a la actualidad inmediata y haciendo una selección en la que no quepa todo; y después diseñar el papel reinventándolo de nuevo para centrarlo en el análisis, la opinión y las noticias propias".



A pesar de su mensaje un tanto pesimista y algo apocalíptico, que el propio Vílchez me confiesa después que posiblemente sea algo exagerado pero necesario para intentar concienciar y que haya un revulsivo en la prensa, "la función que lleva haciendo la prensa diaria desde hace tres siglos seguirá existiendo. A pesar de los nuevos medios, en los que cualquiera no puede ser periodista, no nos confundamos, a pesar de la posible desaparición del papel... el periódico sobrevivirá en la versión y en el formato que sea, siempre que se fundamente en los valores de la libertad de expresión, en dar un servicio a los ciudadanos, en la calidad, el rigor y, sobre todo, en la veracidad. Y los diseñadores no deben tener miedo al futuro porque siempre, siempre, será necesario que alguien dé forma a la información, siempre será necesario que alguien diseñe ese periódico del futuro".

miércoles, 1 de febrero de 2012

Vílchez y el presente y futuro del Diseño Periodístico, en la URJC


Fermín Vílchez, uno de los mejores periodistas-diseñadores de este país, se ha prodigado poco en los últimos años. Afortunadamente, podríamos decir, porque de lo contrario no habría visto a la luz el primer tomo de "Historia gráfica de la prensa diaria española (1758-1976)", libro que ya reseñamos aquí y que calificamos como histórico. Y no exageramos.


Ahora, tenemos la oportunidad de conocer de primera mano cómo se ha escrito, por qué y cómo es esa historia que nos cuenta Vílchez en esas imprescindibles páginas. Será gracias, una vez más, a la Universidad Rey Juan Carlos y su profesor Pedro Pérez Cuadrado. El próximo día 8 de febrero, miércoles, a las 12.00, y dentro del marco de una jornada de Divulgación del Diseño periodístico  Fermín (permítenos la licencia, maestro) presentará el libro a todos aquellos que quieran asistir al salón de actos del edificio de gestión del campus de Fuenlabrada de la Universidad. Nosotros, los encajabaja, y algún amigo más, estaremos ahí  para asistir a la jornada (una vez más, gracias Pedro), y para escuchar, de primera mano y de viva voz, la historia del diseño periodístico en España. Y seguro que alguna jugosa anécdota.

Mientras tanto, os dejamos con esta pieza que le dedicó la televisión de Castilla y León a un libro, repetimos una vez más, IMPRESCINDIBLE.

 

lunes, 30 de enero de 2012

El museo de la imprenta de El Puig



Es un gran museo, el primero de España dedicado a la Imprenta y —según sus responsables— el segundo en importancia de Europa tras el de Maguncia, situado en varias salas del soberbio Real Monasterio de El Puig de Santa María, en una pequeña localidad valenciana a muy pocos kilómetros de la capital, el Puig. Es el Museu de la Impremta i de les Arts Gràfiques.



Se inauguró en 1985, pero entre 2007 y 2008 se remodelaron y ampliaron sus instalaciones pasando de los 250 metros cuadrados originales a los actuales 1.800 de sus seis salas, con un presupuesto de unos 800.000 euros —inversión en cultura, que no todo ha sido derroche y despilfarro absurdo en la Comunidad Valenciana—, en los que hay más de 60 máquinas de impresión además de máquinas de composición de textos e incluso de fundición de tipos, junto a una importante colección de obra gráfica.

El recorrido histórico que nos propone el museo comienza en la denominada "Sala Gútenberg", en la que se representa fielmente un taller de impresión del siglo XV, con facsímiles impresos entre los que destaca la famosa Biblia de 42 líneas obra del propio Gútenberg editada en 1454 o los primeros libros impresos en Valencia (Obres e trobes en lahors de la Verge María, impreso por Lambert Palmar en Valencia en 1474 está considerada la primera obra literaria salida de una imprenta en nuestro país) además del Tirant lo Blanc (1490), todo ello junto a una réplica exacta de la prensa de madera que utilizó el maestro alemán, la "auténtica joya del museo", nos dicen.





Biblia de 42 líneas de Gútenberg (facsímil)

También hay en esta primera sala cajas de imprenta y chivaletes con tipos móviles de distintas familias y cuerpos, junto con el resto de útiles para la llamada composición manual, porque los textos se creaban carácter a carácter...











La segunda sala, junto a la entrada, es donde se exponen las denominadas Minerva, esa especie de máquinas de imprimir "portátiles", manuales, de pedales otras y las últimas con motor, impresoras del siglo XIX que tanto éxito tuvieron hasta el extremo de que incluso alguna sigue utilizándose:



Inmediatamente después, la tercera sala denominada "Historia de la imprenta", muestra en grandes paneles esta historia junto a la evolución tecnológica con la exhibición de las propias máquinas, desde las mencionadas Minervas tipográficas, las Boston de tintaje de plato o cilíndrico, pasando por las plano cilíndricas, hasta llegar a las máquinas automáticas, de las que podemos ver una Heidelberg (número 1763, de las 180.000 que se llegaron a producir en todo el mundo).






En la siguiente sala de las "Artes gráficas" los paneles describen la evolución de la tipografía, los más importantes tipos de letra junto a los tipógrafos que los crearon y se muestran máquinas que abarcaron todo el proceso de fundición en España, desde los principios del siglo XIX hasta la actualidad: fundidoras de tipo, linotipias, ordenadores de fotocomposición hasta llegar a autoedición de los Mac...




Diversas máquinas para fundir tipos de metal, de más antigua a más moderna






Linotipia, con varios detalles. El antepasado directo de nuestros teclados. De la composición manual se pasó a la mecánica, con la denominada composición en caliente, porque fundía líneas de texto en plomo según se iban componiendo




Evolución de la denominada composición en frío posterior a la linotipia: la fotocomposición, procedimiento que utilizaba fotografía controlada por ordenador y la posterior digitalización absoluta de los actuales sistemas de autoedición representadas por un Mac


La sala termina con la muestra de un escáner cilíndrico y de una máquina de offset, una de las piezas más emblemáticas de las creadas en España, una Oris de cuatro colores. A continuación la sala de "Artes Impresas" se centra en los procedimientos finales de xilografía, grabado y encuadernación de los libros, además de un gran espacio dedicado a la muestra de más de 60 incunables impresos en nuestro país. Finalmente, terminamos en la sala de "Difusión", en la que se incluye un espacio dedicado a la prensa valenciana desde sus orígenes: periódicos, máquinas rotocilíndricas... hasta una camioneta de reparto de 1902.






Completísimo recorrido, pues, a través de toda la historia de la imprenta desde Gútenberg hasta hoy el que nos ofrece el Museo de la Impremta i de les Arts Gràfiques del Puig en un edificio renacentista, además, absolutamente impresionante pero que ese día estaba cerrado. Claro que no nos importó porque, al final, el guía y portero se encargó durante la mañana de ir formando un grupo con los visitantes del museo con los que quedó en la puerta para, una vez cerradas sus salas, comenzar una visita guiada bajo cuerda y a cambio de "la voluntad" que él mismo fijó en varios euros por persona. Recorrimos diversas estancias en voz baja, asomando primero la cabeza antes de entrar "por si hay moros en la costa", el magnífico y luminoso claustro, la muestra de incunables... shsss!



Y si hasta el momento el Museo de la Imprenta de El Puig era el primero y ¿único? de España, ahora al menos tenemos un segundo porque acaba de abrir sus puertas al público en Madrid la Imprenta Municipal - Artes del libro... de la que muy pronto os contaremos todo.