Mostrando entradas con la etiqueta Internet. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Internet. Mostrar todas las entradas

jueves, 13 de marzo de 2014

Así fueron las XVII Jornadas de Fotografía, Edición y Diseño del CEU (2)

Vamos ahora con las ponencias de la tarde del jueves 6, dedicadas por entero a diseño y maquetación.

Revista Don: Así se hace una publicación para tablets en el siglo XXI.




Teníamos ganas de que Javi Moya, periodista (Vocento, Recoletos, Prisa, Spain Media Magazines, prodigiosovolcan.com), presumiera de Revista Don, uno de esos nuevos y arriesgados productos que por sus características (digital, interactiva, gratuita) se merecen triunfar y salir adelante, igual que los chicos pioneros de Vis-à-Vis y muchos otros que tímidamente, en diversos sectores, van dando el salto. Contenido de calidad con aspecto creativo. Solo falta fidelizar al usuario.

Para el que se perdiera nuestro post sobre Don, lo tiene aquí.

El contenido de Revista Don -Cultura popular para mayorías selectas-, disponible tanto para iPad como para Android, no es estático sino interactivo y tremendamente creativo. Moya comenzó con un repaso a sus inicios y una reivindicación por mantener un diseño digital pausado. Hablando de dispositivos, indicó que cada vez disponemos de tabletas más grandes, sofisticadas y baratas. Los medios ponen pues el foco en ellas. La reducción de costes (especialmente en impresión y distribución) que ya habíamos comentado genera el nacimiento de revistas digitales adaptadas (o sea, con versión en papel previa).

Pero tal y como hizo Vis-à-Vis, Don se arriesga y nace en noviembre de 2013, de cero y sin respaldo detrás como revista mensual de estilo. Y les susurran muchos la locura que supone lanzar una revista que no existiera antes en papel, desde una editorial pequeña y considerando además que el público no está preparado aún. ¿Pero quién dijo miedo?

Primer (1) y último número (5) de Revista Don.

Ya desde la portada, la revista está viva y es interactiva, pues comienza con un vídeo que acaba conformando finalmente la portada (véase ese número 1 con Paco León de protagonista), por lo que las fronteras se diluyen. De hecho se efectuó un verdadero rodaje profesional para captar los movimientos del actor. Esto implica mezcla de formatos artísticos y nuevos retos, amén de pensar en varias dimensiones y no solo en una, creativamente hablando.

Las apuestas de Don desde el principio quieren ser: textos reposados y de calidad, tipografía cuidada y buen gusto visual. Según Moya, "la diferencia no está en el contenido sino en la forma en que tratamos y servimos ese contenido". Por ejemplo, en la siguiente imagen apreciamos cómo un traje de croma permitirá posteriormente eliminar en postproducción al actor que lleva estos pantalones y dar un toque distinto y visual a la página. ¿Son meros fuegos de artificio (igual que el que determinados elementos se muevan y permitan juegos con el lector) o suponen un enganche válido? En el equilibrio estará la virtud.



Un aspecto a tener en cuenta con estos nuevos productos es que hay que preocuparse por el hecho de que la gente poco iniciada sepa dónde pulsar, dónde deslizar, dónde rascar... según sea el efecto o animación que se use en la página, sin que dichas indicaciones o "pistas" sean demasiado invasivas y aunque sean obvias para "techies" de primera hora.

Moya nos explicó que el método consiste en repensar los temas y hacer storyboards (más que esquemas) de cada uno de ellos, precisamente porque no son páginas estáticas sino que mezclan formatos. Otro concepto que aporta es el muy bien denominado "interacción y toqueteo", básico en estas revistas y que supone motivar al lector para que juegue y experimente, no solo que lea. El ejemplo es la sección "El Maletín", un cómic de Mauro Entrialgo al modo de los libros de antaño tipo "elige tu propia aventura" (¿alguien en la sala nos mira como marcianos?) en el que la página va cambiando según el lector va pulsando y tomando decisiones en base a lo que se le cuenta.

Pero Moya sale al quite y recalca que el juego audiovisual no debe ocultar el buen periodismo, que es el verdadero contenido del producto. Por lo tanto, incidir una vez más en el equilibro entre periodismo de calidad con presentación que deslumbre. De momento, el camino está siendo abonado. Esperemos que el esfuerzo se vea recompensado.

Sobre cómo obtener rentabilidad de un producto gratuito como Don, Moya afirma que es imprescindible la austeridad (redacción pequeña o trabajo en red y es obvio que no hay impresión ni distribución) más un retorno fijo muy necesario en publicidad. Aún así, sin tener la cruz del papel encima es más fácil que salgan las cuentas. Pone el ejemplo de que los costes de un ejemplar de una revista mensual al uso en papel rondan los 100.000 euros/mes mientras que en Don se pasan a unos 15.000 euros/mes (sufragando sueldos y gastos audiovisuales). Pero la publicidad no debe faltar.

De izquierda a derecha, Javi Moya, Ángel Sopeña y Laura González.
Al hilo de esta cuestión, Moya confirmó que hasta que el producto despegue y se alcance el punto de equilibrio, es necesario realizar trabajos audiovisuales para terceros para cubrir la supervivencia de la empresa editora. Igualmente, nos confesó sus anhelos de generar un producto similar adaptado a smartphones a la par que lamentaba la cultura española del "todo gratis", pese a defender la gratuidad de la revista como algo obvio y evidente... o quizás por eso, haciendo hincapié en que en nuestro país no solo es que el usuario no esté preparado sino que no valora el contenido de calidad en estos nuevos medios como para contemplar el pago por él, como si sucede en otros países. Aunque sobre esto hay opiniones muy diversas.

Es muy interesante volver la mirada a las posibilidades que estas revistas digitales proporcionan al mundo de la publicidad. Estos nuevos medios dependen también de ese retorno publicitario, pero es que las marcas pueden beneficiarse de tener, en un solo soporte, anuncios estáticos, anuncios animados y vídeos de campañas. Bien combinado, eso se traduce en que el usuario pase más tiempo contemplando un anuncio en estas revistas que el que se pasaría en un revista en papel o incluso en televisión (mayor retentiva cognitiva), lo cual es fabuloso. E incluso se puede seguir en qué zonas de los anuncios prestan más atención y cómo actúan.

Esa información es oro para las compañías de consumo y deberían aprovecharlo. Por lo tanto, los comerciales de márketing y publicidad de los medios (especialmente de los tradicionales) tienen también que cambiar el chip y esforzarse en vender el valor añadido y la posibilidad de retorno de las inserciones publicitarias en las nuevas revistas digitales sin considerarlo algo menor.

Estrategia y creatividad en equipo, bienvenidos a una Agencia Digital.



El cierre del primer día lo puso Ángel Sopeña, que estuvo muy cerca de Javi Moya todo el rato, pues como director de la agencia Bluecell (desarrollo de aplicaciones móviles, contenidos para web y redes sociales, virales y estrategias de márketing digitales) ha colaborado con los chicos de Don en la puesta en marcha del proyecto.

Sopeña venía a ilustrarnos, básicamente, sobre el trabajo en una agencia digital, cuyo recorrido puede concretarse en la siguiente imagen y que desgranamos así:

CLIENTE-->Comercial-->Cuentas-->Creativo-->Diseñador-->Copy-->Producción/Maquetación-->Programador-->Director de cuentas-->Facturación-->CLIENTE



Según Sopeña, un buen diseñador comunica: posee formación periodística en el mejor de los casos y debe manejar bien tanto papel-digital como web (¿os suena de algo?). Fue sintomático oírle referirse a cómo, muchas veces, el producto se pervierte y lo que has diseñado y mimado en agencia luego lo emplea y actualiza gente no preparada. Y aquí vemos un ejemplo claro de una web con lo que pudo ser y en lo que al final quedó por exigencias del cliente.

Lo que pudo ser...

...y lo que finalmente quedó.

En el caso concreto de Don, cuya web facturó Blucell, vemos ejemplos de cómo la complicidad con el cliente ayuda a que el trabajo fluya y sea más fácil.

Javi Moya le mandó a Ángel Sopeña este boceto...



...y éste otro boceto...



...con lo que la mitad del trabajo estaba hecho.



Resumiremos que en agencia el trabajo en equipo es clave y muchas veces el cliente no sabe usar el diseño inicial o lo empobrece.

Así fueron las XVII Jornadas de Fotografía, Edición y Diseño del CEU (1)

Nada más que elogios se nos ocurren para la labor de nuestros queridos Laura González, Pedro Pérez Cuadrado y todo el equipo del ICOIDI y del Dpto. de Comunicación Audiovisual y Publicidad de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Comunicación de la Universidad San Pablo CEU. Y por DECIMOSÉPTIMA vez (que se dice pronto) fuimos convocados a esta cita anual ya imprescindible en las materias arriba reseñadas. No queda sino darles las gracias un año más por el esfuerzo, la organización y la generosa invitación.

Ubicados en el Salón de Grados del Campus de Moncloa, nos enteramos pronto de que el pamplonés Daniel Ochoa de Olza, fotógrafo de Associated Press, no podría acompañarnos en la jornada del viernes al ser enviado a Kiev para cubrir el conflicto ucraniano. Le sustituiría Andrés Ballesteros, de la Agencia EFE. Buenos reflejos organizativos. Este post analiza las primeras dos conferencias del jueves 6. Los videos de las mismas son parte del streaming realizado por Monica Mª Yuan Cordiviola.

Del dato a la sabiduría. Dibujar para descubrir, entender y comunicar.



Nada mejor que una ponencia como la de Pablo Mª Ramírez para abrir las jornadas y el bloque denominado Visualización de la información. Infografía para comenzar. Este viejo conocido de Marca o Expansión, socio fundador de Sin Palabras, nos entretuvo a la par que nos enseñó más de un aspecto interesante.

Comenzó haciendo alusión a lo que los gráficos son capaces de representar sin apenas palabras, transformando fríos y aburridos datos en contenido atractivo. El infografista visualiza información, visualiza cifras y datos, interpreta estadísticas para que el lector las entienda mejor. Como buen ejemplo de visualización de información, nos aportó este vídeo de Nigel Holmes, uno de los gurús de este campo, sobre la deuda nacional de EEUU; un vídeo algo añejo y pausado pero clarificador de lo que una buena representación de datos es capaz a la hora de aclarar un tema (haciéndolo atractivo, encima). Ramírez se llenó de orgullo al afirmar que una buena infografía ayuda a levantar una página plana en cuestiones de diseño, aunque habría que añadir que, siendo cierto, también una buena e imaginativa maquetación o una edición fotográfica sobresaliente ayudan a levantar un tema infumable.

La estrategia de la infografía es comparar datos para que las magnitudes se entiendan y sean más accesibles. Y para que entendamos las magnitudes tal y como son, las enseñamos tal y como son empleando el papel como soporte. De manera literal, como en el ejemplo de la doble página de El Periódico sobre el rescate de los mineros chilenos marcando en el papel el diámetro de la cápsula de rescate...



Otro ejemplo es este gráfico de Kai Krause en el cual la silueta de África la forman las siluetas de otros países o regiones mundiales, lo que nos permite comparar y formarnos una mejor idea.



El infografista hace que lo invisible se vuelva visible, como cuando representa el tamaño real de un microbio en la página de papel como si fuera un punto, pero también hace que lo visible se vuelva comprensible, como en este gráfico que representa todo lo que sucede en un evento tan complejo como un concierto y ejemplifica cómo contar historias con lenguaje visual. Lo facturó Clara Penín y lo publicó La Vanguardia.



Otra función es la de analizar datos que se convierten en conocimiento. Y un ejemplo muy elocuente es una comparación del mítico gol de Maradona a Inglaterra en la Copa del Mundo Mexico-86 con aquella réplica que marcó Messi ante el Getafe. La ilustración recoge el recorrido completo de ambos tantos.


En definitiva, con la infografía se comunica y se ayuda a entender el porqué de las cosas. La visualización de datos es para que se entienda, no para decorar, y a veces es preferible ser claro antes que llenar el espacio de dibujos que dificulten la comprension. Aquí es donde Ramírez confesó su aversión a las "bolas en los gráficos". Para alertarnos de una cierta sobreinformación y del peligro de hacer un gráfico ilegible o recargado cuando pretendíamos hacerlo atractivo visualmente, Ramírez mostró este trabajo muy aplaudido en su día en las redes sociales (y precisamente de redes sociales iba el gráfico).


Pero él nos cuestionaba si éste otro realizado por él y su equipo no era más claro, ordenado y comprensible pese a no poseer tantas alharacas visuales.


Una buena recomendación que nos ofrece Ramírez es visual.ly como tablón de ejemplos para inspirarse y admirar. A la hora de analizar los gráficos interactivos que posibilita la Red, nos muestra ejemplos como éste, sobre los vuelos que surcan los cielos, o éste, sobre los incendios forestales en nuestra península, que se va actualizando en tiempo real gracias a una base de datos.

Una muestra clara, bien pensada, bien expresada y de elegante iconografía (y que en definitiva funciona) de gráfico en tira -tan de moda hoy en día- es ésta. Y ofrecemos el enlace para no saturar el blog con su tamaño.

Incidiendo en lo que nos comentaba Ramírez a raíz del gráfico sobre Facebook y Twitter, parecen acertadas estas palabras de Nigel Holmes: "Últimamente, la calidad de los gráficos es mediocre por centrarnos más en entretener que en informar". Y más si lo acompañamos de ésto (gráfico sobre los funcionarios de EEUU y cuántos de ellos pueden llevar pistola):


La idea que debe regir el trabajo del infografista sería: recoges información, la analizas, eres capaz de visualizarla y solo así puedes transmitirla correcta y eficazmente. Y hay que tener en cuenta que cuando quieres visualizar algo, es conveniente dibujarlo primero, "puesto que si tienes un problema y no eres capaz de dibujarlo, no eres capaz de comprenderlo." La visualización es una herramienta más del análisis de datos. Una última cita de Holmes nos advierte que "nuestra misión es hacer que los procesos, los hechos y los datos sean entendibles de forma mas fácil."

Las conclusiones serían que, como infografistas, cuando comuniquemos algo la gente tiene que entenderlo igual que lo vemos nosotros. Y por otro lado, que la claridad lleva al entendimiento y el entendimiento a los resultados.

De todo el desarrollo de la charla es destacable ese concepto de que está bien hacer gráficos visualmente atractivos y espectaculares, que destaquen por contraposición a lo anodino y chabacano, pero siempre que los datos y la información que recibe quien los ve sean claros y legibles.

Horizontal, el formato de la nueva prensa digital.



El segundo turno del día correspondió a Pedro Vicente, Jefe de Diseño de El Economista, aunque bastante versado anteriormente en el diseño deportivo a través de su trabajo en Gigantes del Basket, Superbasket o Marca. Su conferencia pretendía ilustrarnos sobre las nuevas revistas digitales, a medio camino del papel y la red y de las que ya hemos hablado en este blog. Pero se centró verdaderamente en mostrar los productos digitales de su medio más que en hacer un verdadero análisis en profundidad, aunque se extrajeron interesantes conclusiones.

La aparición de estas nuevas revistas digitales por parte de medios "tradicionales" como un periódico suponen nuevos modelos de negocio. La crisis del sector ha impuesto reducciones de costes, que se concretan y traducen en disminución de tiradas, de distribución, de paginación y hasta de formatos (tamaño). Las revistas digitales nos permiten resolver algunos de estos problemas. Un aspecto como la reducción de formato impone evidentes restricciones visuales a los equipos de diseño, según Vicente. El formato "vertical", según él, hace que se pierda espacio ya que no sirve para una tableta, por lo que se opta por el formato "horizontal", de ahí el título de esta charla, aunque por nuestras experiencias y por ejemplos como el que nos traerá Javi Moya con Revista Don en la tanda de la tarde, no podemos estar de acuerdo con él.

El Economista empezó esta experiencia con un suplemento de ámbito jurídico llamado Iuris y visto el camino se lanzó a por todo un muestrario de revistas o suplementos digitales sectoriales, lo que nos aporta la idea de nicho de mercado a aprovechar. Cada revista focaliza la información en un sector industrial o de servicios y genera un diseño propio. Lo bueno es que el diseño embellece lo anodino o adusto de la información y encima el formato digital nos permite ahorrarnos los costes de imprenta y de distribución, y la paginación variable no preocupa; parece pues una buena idea y un buen negocio. Los sectores son tan variados que las posibilidades son amplias, como se aprecia en la siguiente imagen con la parrilla de todos los productos del medio.


El problema llega cuando ante la cantidad de revistas y la falta de tiempo o equipo humano (los mismos para hacer más en el mismo tiempo), se unifica el diseño de las mismas y únicamente se las diferencia en base a colores, lo cual para nosotros supone un notorio empobrecimiento. Por eso siempre hemos creído nosotros que las prisas y el exceso de trabajo (el no asumible) no es un hecho positivo en Diseño.

Según Vicente, este nuevo formato horizontal hace que se pierda la noción de "doble página" tal y como lo entendemos y tampoco impone una paginación concreta (ni siquiera respetar la regla del múltiplo de 4 imprescindible en los productos impresos, según los concebimos en Occidente). Las herramientas digitales permiten enriquecer el diseño con animaciones y efectos pero hay que tener cuidado en no sobrecargar, siendo fundamental no entorpecer la lectura al lector, aunque eso lo veremos más tarde con profundidad gracias a Javi Moya.

Con los nuevos soportes aparecen nuevos problemas, como el tamaño del archivo que debe descargarse el usuario, factor que debe tenerse en cuenta. Por otro lado, según Vicente, el diseñador aún tiende a pensar "en vertical" y en que maqueta para papel, por lo que, según él, urge un cambio de mentalidad.

Según pudimos apreciar en los ejemplos que desgranaba el ponente, estas revistas no eran verdaderamente digitales en el sentido de que no aprovechan todas las posibilidades que el nuevo medio facilita, siguiendo por tanto un "modelo PDF", por ponerle algún nombre. Así mismo, se apreciaba un exceso en el uso de los bancos de imágenes (defecto extensible al propio diario, lo que lo aleja cada vez más de sus ilusionantes inicios) y columnados demasiados anchos (que dificultan la lectura, cuando con las herramientas digitales podrían insertarse columnas más extrechas y con "scroll" o desplazamiento).



Estos suplementos son gratuitos y se rentabilizan en base a ir patrocinados por las empresas. Habría que hacer un seguimiento para comprobar si pese a este handicap son productos plenamente independientes y libres en sus contenidos. Otra idea que se nos ocurre es que, igual que la TDT, estas revistas representan oportunidades pero también segmentan tanto audiencia como publicidad. ¿Supone un problema? El último concepto que nos aporta Pedro Vicente es que, según sus estudios, existe un límite de 4 páginas antes de que el lector se canse y pase a otro tema. Sería interesante comprobar si en esto influye la densidad de los temas o vale para todo tipo de contenido, y más considerando revistas digitales interactivas y animadas.

Sacamos en claro que quizá no hay que confundir los términos y que no hay por qué desdeñar lo "vertical" cuando los nuevos medios digitales admiten perfectamente ambos formatos. Ésa es una de las magias de las nuevas herramientas. Y que por muy "low cost" en cuanto a medios que sea tu publicación, si falla una de las dos patas (calidad de los contenidos o presentación visual de los mismos) puede que algo falle en el producto; la gratuidad del mismo no significa no cuidar dichos aspectos. Quizás sea éste el paradigma de estas revistas sectoriales que nos presentaba el ponente.

Segunda parte de las Jornadas: http://kcy.me/112at
Tercera parte de las Jornadas:  http://kcy.me/112au

jueves, 21 de noviembre de 2013

Diseño digital multisoporte: retos y herramientas



Los diseñadores gráficos no podemos quedarnos inactivos. Triste (o afortunado) sino.  Siempre estamos a merced de una constante evolución y, cada vez más, en manos de un continuo y necesario reciclaje. Ya se ha hablado, en este blog y en otras bitácoras hermanas, de la crisis del sector editorial y de la prensa. Hasta la saciedad. Y, como diseñadores, nos afecta y mucho. Lejos quedan los tiempos de tipógrafos, compaginadores, tipómetro y cuchilla. Los diseñadores multidisciplinares (que se supone que somos) afrontamos vientos de cambio cada vez más duros, pero con posibilidades de futuro interesantes en lo técnico aunque terroríficas en lo laboral. Salvando lo último, esa multiplicidad de cualidades y saberes debería salvarnos. "Aprended web", clamaban los gurús, cual panacea; "editad vídeo" sugerían otros; "no tenéis futuro", pronosticaba la mayoría.

El vídeo musical mato a la estrella de la radio, decía la canción. Lo que aún no sabemos (del todo) es si el salto digital -ese que ha motivado a nuestros lectores a cambiar de que el periódico les marque a ellos en forma de mancha negruzca de tinta por el que ellos marquen al soporte en forma de huella pegajosa- nos ha condenado a nosotros. Bueno, el soporte cambia, la forma de cambiar las historias puede que también, pero sigue haciendo falta alguien que de forma al contenido, "lo ponga bonito", lo haga coherente, lo complemente y avive. En definitiva, alguien que haga periodismo visual. ¡Hacemos falta! Por supuesto que sí; no creo que puedan con nosotros. Siempre que se aporte valor añadido (tanto en la parte redaccional como visual) y el lector no se acomode y no acepte las plantillas anodinas, tendremos aún un hueco que cubrir. Pero hay que poner de nuestra parte. Y las empresas y medios, ayudarnos, con recursos y valentía de acción.

Actualmente, en lo que se denomina comúnmente "diseño digital" (web aparte) se habla de tabletas, de móviles, de e-readers, de multisoporte, de crossmedia. Todo un reto. Pero básicamente, nuestro trabajo no va a diferir mucho si conocemos las reglas del juego y las nuevas (o conocidas) herramientas a nuestra disposición, aunque un aspecto fundamental y que nos conecta con las redes es la ganancia en interactividad. Los diseños cobran vida y suponen una combinación entre el plano y (dicen) aburrido papel y la dinámica y flexible web.

Lo que está claro es que, por mucho que lo que mostramos sea interactivo, varias características son esenciales: primero, el contenido tiene que seguir siendo de calidad (o adaptado al menos a los requerimientos de los usuarios); segundo, la búsqueda de la calidad nos llevará a la diferenciación, donde entrará en juego la tematización o a una segmentación cada vez mayor en base a diferentes targets (edades, acontecimientos especiales o extraordinarios); tercero, el diseño, por supuesto, ha de ser atractivo y destacar del resto. Si estos principios no se cuidan, el lector se cansará pronto de que los textos se muevan o las imágenes giren.

En el lado del diseño hay que convenir algunos aspectos a tener en cuenta para superar el reto:
1) El diseño digital no debería suponer solo la adaptación de PDFs, con meros efectos de flipover (pase de página). Llegas a más soportes, pero no aprovechas ni de lejos las posibilidades de éstos. Eso no es diseño digital. Eso es un apaño.
2) Tampoco debería ser tendencia una mera traslación del diseño de una revista o medio a la versión digital: hay que apostar por depurar el diseño, adaptarlo a esos soportes, refinarlo. Sin perder tu identidad pero no acomodándote. Cambiando el chip.
3) Por otro lado, la interactividad es un arma de doble filo; no hay que abrumar al lector-usuario siempre con los mismos efectos y recursos (que están bien y son curiosos, pero usados con criterio, no de manera forzada y siempre los mismos). El aprovechamiento de las nuevas posibilidades permiten apostar por el vídeo, el audio, las imágenes (más y más grandes), los juegos visuales, pero como decimos, en el buen criterio del diseñador está la clave.

La rentabilidad de los nuevos (o viejos) medios en los nuevos soportes, aparte de por el diseño fresco y el contenido novedoso y diferenciador, tiene que ir por una apuesta clara y decidida de los departamentos de márketing y publicidad (especialmente de los medios tradicionales), sin que los nuevos soportes sean una limosna o un añadido en el paquete en venta del papel. La inclusión del soporte vídeo o de múltiples creatividades en un sólo anuncio en una revista digital, por poner el caso, ya debería ser algo impagable para una compañía. Queremos salvar el papel, claro, pero conviviendo con lo digital. Apoyándose mutuamente. Que ni lo digital fagocite al papel (romanticismo) ni el papel ignore y ningunee a lo digital (inconsciencia).

Lo que vamos a ver en estas líneas es, de manera sucinta, de qué herramientas y sistemas disponemos los diseñadores para evolucionar y convertir nuestros diseños a ese panorama multisoporte. Hay muchas y diversas, con pros y contras. Y cada vez surgen más. Alfabéticamente presentamos las más interesantes o conocidas, las echamos un vistazo y ustedes eligen.



3D ISSUE
Este software para revistas digitales y ebooks, en su sexta versión ya, permite generar contenido digital para navegadores web, iPad, iPhone, Android, Kindle, Nook (Barnes&Noble), tabletas Sony, Facebook y hasta lectores de escritorio, partiendo de PDF y trabajando tanto en PC como MAC (y con posibilidad de prueba gratuita de 30 días).

Como principales características: permite pase de página, vídeo, audio e inclusión de elementos en flash; los formatos de salida disponibles son HTML5 o .epub -estándar EPub3- y .mobi (para e-readers); es compatible tanto para online como offline; optimizado para motores de búsqueda (esto lo hace distintivo). Por contra: imponen su logo en la aplicación que incluye la publicación, tú debes ser el servidor y únicamente se permite que sea para tu empresa y no para empresas de terceros (estudios y agencias, abstenerse).

La licencia de este software es para toda la vida e incluye ejemplares ilimitados. Respecto a las versiones disponibles: Lite por 499$ (pago único) que permite instalación en 1 equipo e incluye efectos flip&zoom (pase de página y aumentos); la versión Pro cuesta 1.299$ (pago único), permite instalación en 1 equipo, incluye flip&zoom, interactividad y exportar para iPad, iPhone y Android; la versión Enterprise, por 2.699$ (pago único), permite instalación en 5 equipos amén de flip&zoom, interactividad y exportar para iPad, iPhone y Android.



480 INTERACTIVE
La última propuesta española, con muy buena pinta y una baza importantísima en el precio. La han creado Soluciones 480 y permite crear publicaciones digitales para iPad (apto para pantallas Retina) y Android, a través de unos scripts y etiquetas que se añaden como plug-ins a Adobe InDesign (desde CS 5.5), tanto en PC como MAC. Es gratis la descarga, el uso y la creación al no haber inversión inicial, puesto que solo hay coste a la hora de publicar. El método es: se crea el contenido con InDesign y la app con el llamado 480i Manager, se revisa el resultado con 480i Viewer y se publica en la Apple AppStore y Google Play. Es compatible con Google Analytics. Las interactividades disponibles son: hotspots (destacados), pop ups (contenido emergente), vídeo, audio, imágenes panorámicas, imágenes de 360º, cambios de ambientes (efecto rascado), botones móviles, imágenes animadas, áreas de scroll, HTML5, hipervínculos, imágenes en 3D, orientación dual automática. Los menús de la app son personalizables y las actualizaciones son instantáneas e ilimitadas.

Cuestión monetaria: la Single Issue App, por 299€/año permite 1 app con 1 publicación para iPad y Android, actualizable tantas veces como se desee. Incluye 1 GB de hosting en el servidor de 480 (posteriormente, 0,17€/GB). La Multiple Issue App permite, por 199€/mes, 1 app con publicaciones-ejemplares ilimitados, también para iPad y Android. El hosting de 480 sube a 5 GB. Ambas opciones permiten la distribución exclusivamente interna. Para editoriales y medios con múltiples cabeceras (cada una con sus múltiples ejemplares), recomiendan contactar con ellos para soluciones personalizadas (y precios ad hoc).

En cuanto a la publicación en las tiendas de Apple y Google, existe la posibilidad de publicar con la cuenta de 480, asumiendo ellos el coste (para apps gratuitas y apps con contenido gratuito; no incluye ventas in-app ni suscripciones); otra opción es publicar con tu propia cuenta de desarrollador (asumiendo tú el coste). 480 te facilita los archivos .ipa (Apple) o .apk (Google) para publicar la app (apps gratuitas y de pago; incluye ventas in-app y suscripciones). Si necesitas soporte para publicar en las citadas tiendas, te asesoran y ayudan por un pago único de 199€.



ADOBE DPS
La solución de Adobe (Digital Publishing Suite) tiene la ventaja de integrarse con toda su suite de diseño. Hablamos de clientes como Condé Nast, Wired, New Yorker, Vogue… Funciona sin código. Mediante un plug-in para InDesign (desde CS5) podremos diseñar y crear ilimitados archivos .folio (que son los necesarios para publicar), ejecutar vistas previas interactivas en PC, MAC, iPhone, iPad (compatible con pantallas Retina), iPod Touch, Kindle Fire y otros dispositivos Android además de efectuar uso compartido con clientes y otros compañeros.

La Single Edition permite la creación de ilimitados .folio y uso compartido. A la hora de publicar: permite apps ilimitadas, pero solo admite la publicación de un único archivo .folio y únicamente para iPad. El precio es gratis con el abono a Creative Cloud (más información debajo) o 362,85€ IVA incluido. Se puede usar para clientes o terceros, no solo para uso personal. La Professional Edition permite crear ilimitados archivos .folio para todos los soportes. A la hora de publicar: permite la venta de un único o varios .folio por app en la Apple Appstore o en el Quiosco Amazon Kindle Fire (compra individual o por suscripción), o de varios .folio en Google Play o en Amazon MarketPlace (compra individual). Además incluye acceso a informes de análisis y se integra con Adobe Digital Marketing Suite (Adobe SiteCatalyst). El precio es de 436,65€/mes IVA incluido por cada plataforma o 4.260€/año, incluyendo 250 .folio descargados por los clientes al mes o 5.000 al año (posteriormente 0,21€ por descarga en un paquete de 10.000). La Enterprise Edition incluye lo mismo que la Pro más personalización de la interfaz, tienda HTML personalizable, distribución restringida a clientes exclusivos, aplicaciones privadas tras un firewall corporativo, notificaciones instantáneas (push) personalizadas y descuentos por volumen. Puedes publicar todos los archivos .folio de tu portfolio e incluye la descarga de 5.000 .folio en el primer año. En este caso el presupuesto es personalizado según plataforma, servicios y tasas de asistencia.

La herramientas DPS incluyen: panel Folio Overlays (para añadir las interactividad en InDesign), Folio Builder (compilador y creador del .folio), Content Viewer (visor) y el DPS App Builder (creador de la app). Las interactividades disponibles son: galerías de imágenes (slideshows), hipervínculos y botones, hotspots, audio, vídeo, pan&zoom, áreas de scroll, imágenes en 360º, contenido web integrado y secuencias de imágenes.

Sobre Creative Cloud, el servicio en la nube "tarifa plana" de Adobe, si hablamos del servicio para particulares: con acceso ilimitado a todos sus programas, hablamos de 61,49€/mes IVA incluido (plan anual) o 92,24€/mes (sin compromiso, cancelable), o bien 24,59€/mes por un solo programa (compromiso anual). Incluye almacenamiento de 20 GB.



APP STUDIO
Quark, los artífices de QuarkXPress, también tienen su propia herramienta de creación digital. BBC, Time Magazine, Amnistía Internacional o Daimler han pasado por sus manos. Funciona tanto con Quark como con InDesign (si no puedes con tu enemigo, únete a él), también transforma desde PDF (con XML y HTML5). Aporta interactividad y prepara las publicaciones para iPad, iPhone, Android y Kindle Fire. Permite características como audio, reordenación automática de elementos, geolocalización, hotspots y popups, widgets HTML5 (como anuncios, panorámicas y vistas en 360º), integración de webs, hipervínculos, vídeo, mostrar/esconder objetos, plantillas por dispositivo, texto seleccionable, zonas de scroll, galerías de imágenes, efectos pinch&zoom (pinchar y aumentar) y move&pan (mover y panorámica). Posee soporte para Google Analytics y si deseas te crean una app customizada.

Para actuar: creas el contenido en InDesign o QuarkxPress y añades interactividad; los subes al App Studio Publishing Portal y éste lo transforma en HTML5 para incrustarlo en la app; posteriormente, revisión, creación de app y publicación en la Apple App Store, Quiosco Apple y Google Play.

Precios: la edición Single: 199,95$/por app (pago único) por 1 aplicación, 1 ejemplar, en 1 soporte (iPad o iPhone). La edición Multi Issue Pro cuesta 99,95$/mes (compromiso anual) por apps para iPad, iPhone y iPod Touch, en base a 1 publicación, ilimitados ejemplares. La edición Multi Issue Premium cuesta 499,95$/mes (compromiso anual) y permite 1 publicación, ilimitados ejemplares para iPad, iPhone, Kindle Fire, Tabletas y smarphones Android. En los 3 casos pruebas gratis y solo pagas al publicar y además, se te cobra 0,20$ al mes por descarga de usuario.



AQUAFADAS
Propuesta francesa de la que han hecho uso, por ejemplo, los chicos de la Revista Don, nueva en el mercado de la prensa digital gratuita, de la que hablamos aquí la semana pasada. Funciona desde MAC, sin código, permite publicar en el Apple iBookstore, Quiosco Apple, Apple Appstore, Amazon, Google Play, Kobo o incluso en web. Permite crear las apps mediante plantillas o customizarla mediante un SDK o paquete desarrollador (sólo para iOS de momento). Creación de contenido con el llamado Cloud Authoring (conversión directa de PDFs) o con un plugin para InDesign. Admite formato Epub3. Disponible para pantallas Retina del iPad. Permite Analytics (Xiti, Flurry, Google Analytics), suscripciones, compras in-app y notificaciones push.

Para tabletas y smartphones permite contenido interactivo tal como: imágenes animadas, 360º, slideshows, drag&drop (arrastrar y soltar), lectura guiada (mantiene el zoom), vídeo o audio (por streaming o incrustado), pop-ups, múltiples fuentes, HTML webs y HTML5, botones, orientación vertical y horizontal, áreas de scroll, RSS, geolocalización mediante Google Maps, Read Aloud (karaoke), comparador de imágenes. Entre el contenido enriquecido: laberintos, juegos de físicas o de dibujo.

Se crea el contenido con el plugin de InDesign, se testea con MyKiosk, se crea la app con el SDK o el denominado AVE App Factory y se publica con Publisher Portal.

Respecto la herramienta de creación, la prueba es gratuita. Se usa gratis y se paga al publicar.
Respecto a la creación de apps: pruebas ilimitadas con marca de agua, gratis; 1 app para 1 sola publicación: 100€. 1 app de quiosco para publicar y vender ejemplares consecutivos de una publicación (y permite ventas in-app): 500€; quiosco de múltiples publicaciones y ejemplares consecutivos (permite in-app y suscripciones vía Apple): 1.000€; app librería para publicar y vender múltiples libros: 500€. Todas las opciones son sin límite de tiempo y con pago único.

Después hay que afrontar las licencias de publicación (por libro, ejemplar de revista o periódico), anuales tras la compra: 280€ por uno, 500€ por dos, 1.450€ por seis, 2.850€ por doce, 5.500 por veinticuatro… hasta 39.900€ por 1.000. Existe una tarifa anual para un periódico diario que es de 15.900€.



BAKER EBOOK FRAMEBOOK
Esta propuesta, creada con el primer iPad, ha cumplido ya tres años y en mayo recibió su versión 4.1. Es algo limitada en sus planteamientos ya que se centra en la publicación de ebooks (libros interactivos y revistas) basados en HTML5, sólo para iPad y iPhone y con código. El mecanismo sería: primero, diseño en HTML5, con inclusión de vídeo, audio y animaciones; segundo, empaqueto en formato HPub 1.0 (es como si fuera un microsite en HTML5: cada página es un HTML y además hay un HTML de índice); tercero, publicaco (renombrar y configurar el proyecto en XCode, incluir los ejemplares solos o crear un quiosco, subir a la Apple Appstore). La versión actual incluye un quiosco completo con posibilidad de compras in-app, notificaciones push, permite servicios de terceros y posibilidad de actualizar las publicaciones.

En cuanto a precio: Se trata de una licencia BSD de estándar abierto para uso personal y comercial totalmente gratuita. Disponemos de tutoriales (cómo exportar de InDesign a HTML5 o el muy interesante de cómo integrar el motor gráfico Unity 3D -usado en videojuegos- a una publicación), una red de desarrolladores como soporte, y el foro de la comunidad (Github). El proyecto admite donaciones desde 10$ (para crear nuevas cuentas de desarrolladores o adquirir iPod Touch y iPads de testeo).

Mencionemos como ejemplos de interesantes proyectos españoles desarrollados con Baker: Forgotten Colours, BCN Cocina Delicooks o Urbanic.



MAG +
Esta propuesta de origen sueco y sede neoyorquina tiene bastante calado, con New York Magazine, Popular Science, Game Informer o Macworld entre sus clientes. Nos permite crear contenido para iPad, iPhone, Kindle Fire y Android sin necesidad de código. Para ello, nos proporciona un plug-in para Adobe InDesign (de CS4 a CS6 incluídos) que nos permite crear el contenido con dicho programa, revisarlo y compartirlo con el Mag+ Reviewer App, ensamblarlo y crear una app con el Mag+ Publish y posteriormente publicarlo en la Apple Appstore, Google Play o Amazon Appstore.

El plug-in es gratuito y podemos trabajar y previsualizar sin problemas, sólo afrontando gastos al publicar. No incluye el coste de crear cuenta en las citadas tiendas. Una ventaja es que no contempla coste por cada descarga de ejemplar que realiza un usuario (siempre que yo albergue las publicaciones). Si decido que Mag+ efectúe el hosting entonces si me cobrarán unos céntimos por ejemplar descargado -sin pago previo-). Cada app que creemos incluirá los ejemplares, una biblioteca con los ejemplares adquiridos por los usuarios -sean gratis o comprados-, tienda, y visualizador.

El último plug-in disponible es el 4.2 e incluye los siguientes efectos y características: pinning (o reordenación automática del contenido de horizontal a vertical y viceversa con un solo diseño), maquetación dual (un diseño para cada orientación), zoom y panorámica de imágenes, inclusión de audio, efectos de sonido, listas de reproducción de audio (in-app music player), capas, animaciones de vídeo, vídeo (a toda pantalla, mediante pop-ups o en la página; por streaming o incrustado;  con auto-play o mediante controles), jumplinks (hotspots o destacados con enlaces a otras páginas, publicaciones o aplicaciones), hipervínculos, slideshows o galería de imágenes, automatizaciones mediante scripts, revisión vía wifi, bloqueo de la rotación del dispositivo, capas de texto con scroll (y posibilidad de parada del scroll o snapping), pop-ups (con zoom y efecto flip o pase de página), posibilidad de diseñar para una plataforma y automáticamente el plug-in lo adapta y exporta al resto de plataformas que necesitemos, optimización del tamaño del archivo y animaciones en InDesign sin necesidad de HTML.

Además admite HTML5, y gracias al HTML5 Feature Builder podemos generar efectos pinch&zoom, galerías de imágenes con miniaturas, generar vistas en 360º a partir de diversas imágenes e incluir RSS. Otras características son: posibilidad de crear apps empresariales internas; envío de notificaciones a los usuarios (push); posibilidad de enviar mensajes in-app por targets a usuarios que han descargado la aplicación pero no ningún ejemplar, por ejemplo; posibilidad de analítica web (analytics), en concreto disponibilidad gratuita con Localytics y Flurry y soporte para incluir Omniture.

Hablemos de precios: el coste de la versión simple (1 sola aplicación, para 1 solo soporte, con 1 solo ejemplar o publicación) es de 999$ por publicación (y no permite suscripciones in-app). Si después queremos publicar ese ejemplar en otro soportes, el precio sería 99$ para cualquier otro soporte o 199$ si ya optamos por todos los restantes. El hosting incluye 250 GB. La versión mensual (1 sola app, 1 solo soporte pero ejemplares ilimitados) cuesta 399$/mes con un compromiso mínimo de 6 meses. Si después queremos otro soporte, añadiríamos 99$/mes, o 199$/mes si ya optamos por todos los soportes restantes. El hosting también incluiría 250 GB. Por último, si optamos por la versión ilimitada, disfrutaremos de apps, soportes y ejemplares ilimitados por 2.999$/mes (compromiso de 6 meses mínimo). El hosting incluido en este caso es de 10 TB (después, se nos cobraría 0,17$ por cada GB adicional).

Mencionar también que si queremos customizar el menú de la app, así como la tienda y la biblioteca, añadir servicios de terceros, ejecutar cambios en la navegación o incrustar visores de otras apps, disponemos del Mag+ App SDK por 3.499$/mes más el precio de la versión simple del plug in (o prueba de 30 días por 999$). También diseñan y hacen todo el trabajo por ti (Mag+ Studios lo llaman, por un coste a consultar).



MEI vJOON K4 CROSSMEDIA
Esta herramienta permite pasar de contenido creado con InDesign, InCopy, HTML, Word, Excel, PowerPoint, imágenes aisladas, PDF o XML a impresión, web, tabletas, móviles, e-readers, redes y sindicación. Dispone de plantillas, se integra con Adobe DPS y permite automatización y gestión de archivos. Pero sin más detalles de funcionamiento ni precios, lo dejamos al margen.



PRESSMATIC
Esta herramienta española, de los muchachos valencianos de Itbook, propone digitalizar las publicaciones tradicionales haciéndolas táctiles e interactivas. Están especializados en aplicaciones educativas e historias interactivas para iOS, Android y Windows 8 y publicación posterior en el Quiosco de Apple y en Google Play. Han realizado trabajos para editoriales como Santillana, Susaeta, Edebé, instituciones como la Comunidad Valenciana, la Universidad de Valencia o el Ministerio de Cultura o revistas como Mongolia, Panenka o Líbero. Ellos hacen todo el trabajo: envías tu archivo PDF o InDesign, ellos convierten y publican. Para una versión Pressmatic Plus con contenido dinámico e interactivo, hay que contactar con ellos y ellos valorarán y propondrán precio.

Las publicaciones pueden incluir enlaces en el índice, vídeos en página, enlaces a webs o microsites, y son aptas para pantallas Retina (iPad); el lector incluirá visualización en mosaico y mediante miniaturas, índice por temas y visualización de doble página en horizontal; el quiosco permitirá exhibir los últimos números y atrasados, números extraordinarios, compras in-app, notificaciones push, y posibilidad de publicar los ejemplares en el quiosco o como apps independientes.

Precio: 250€ por publicación (sin límite de páginas o de periodicidad), más 1 céntimo por cada descarga de usuario (máximo 100 Mb de tamaño). La creación de un quiosco propio por ellos en la Apple Appstore además conlleva un cargo de 899€. Luego ya se sabe que Apple se quedará el 30% de los beneficios según el precio de la publicación, como veremos más abajo.


 

WOODWING
Woodwing es una solución de flujo editorial que trabaja mano a mano con Adobe. Axel Springer, G+J, Hachette o Hearst han usado este producto. Su objetivo es convertir periódicos, libros, revistas, folletos y contenidos en línea en contenidos aptos para soportes digitales. Su metodología se basa en 5 puntos: planificación; creación (mediante InDesign, widgets y las herramientas de publicación digital de Adobe que ya vimos como Folio Producer, Viewer Builder o Analytics); ensamblar, revisar y publicar en el servicio de distribución de Adobe; entrega (creación de la app con el servicio Adobe Viewer Builder); y lectura (mediante el Content Viewer). El contenido estará disponible para iPad, iPhone, iPod, Kindle Fire y "otras tabletas Android" (sic), siendo compatible con HTML5.

¿Qué diferencia hay entre usar Woodwing y Adobe DPS? Básicamente, el proceso en DPS es: del archivo InDesign se pasa al archivo .folio, éste pasa al servidor .folio (donde se almacenan), después se suben al servidor o tienda que los distribuye y se crea la app; mediante Woodwing, todos los archivos se generan y archivan en un solo lugar, la Base de Datos Enterprise y después la Content Station permite subirlas al servidor de distribución hasta llegar a la app. Simplifica pues algo el proceso.

Como elementos interactivos que nos permite, están viejos conocidos de DPS como galerías de imágenes, áreas de scroll para texto, hotspots, vídeo, audio y elementos web, además de widgets con HTML5, CSS, Javascript, efectos pinch&zoom, efecto "revelar imagen" o rascado, visores de Youtube o Google Maps, feeds de Flickr o animaciones. Permite soporte con Analytics (Omniture Adobe Online Marketing Suite) y disponen de soporte de atención al cliente externo.

Los precios no son exactos, pues exigen preguntar al "integrador" (un asesor comercial, vamos): hablan de desde 165€/mes por la herramienta de creación (incluye software de flujo de trabajo) y luego desde 355€/mes con pago anual mínimo adelantado por las herramientas Adobe DPS. Incluye 5.000 descargas.


Vistas las herramientas, y como la calidad, utilidad y operatividad dependen del testeo y uso de cada uno de nosotros, hagamos ahora una mera clasificación orientativa con base económica de dos casos típicos: cuánto nos costaría publicar una aplicación con una sola publicación y cuánto una aplicación con múltiples publicaciones-ejemplares (una al mes), tomando como referencia 1 año completo, que sean para iPad y Android al menos y sin contar el coste de subida a Apple Appstore, Google Play o Amazon Marketplace ni el coste por descarga de usuario. Los precios en dólares han sido convertidos a euros del día de publicación de este texto. La clasificación, de menor a mayor coste, sería:

1 APP-1 PUBLICACIÓN (total año): PRESSMATIC (250€) / 480 INTERACTIVE (299€) / AQUAFADAS (380€) / MAG+ (816€) / 3D ISSUE (965€) / APP STUDIO (5.159€) / ADOBE DPS (8.520€)
1 APP-MÚLTIPLES PUBLICACIONES (total año): 3DISSUE (965€) / 480 INTERACTIVE (2.388€) / AQUAFADAS (3.352€) / APP STUDIO (5.159€) / MAG+ (5.976) / ADOBE DPS (8.520€)
Nota: Baker no entra en la comparativa al ser válido sólo para iPad. Woodwing no entra por la vaguedad en su política económica. Pressmatic no entra en el segundo caso por falta de datos.

Para acabar, los costes de desarrollador de cada tienda en la que publicamos las aplicaciones: el coste de una cuenta de desarrollador en la AppStore de Apple es de 99$/año. El reparto de beneficios de las ventas de las apps posteriormente son: 70% para el creador; 30% para Apple. El coste de una cuenta en Google Play (Android) es de 25$ (pago único); el reparto de beneficios también es de 70/30 a favor del creador. Para Amazon Marketplace, hay que tener una cuenta de vendedor en Amazon: Plan Profesional por 39,99$/mes o plan Individual sin coste mensual por 0,99$ por cada venta individual (no por producto o item).

¿Abrumados? No será por falta de opciones... Hagan cuentas, sopesen virtudes y defectos y prueben, toqueteen, expandan su imaginación... creen, ante todo, creen. Y crean en nuestro futuro.

lunes, 11 de noviembre de 2013

Un Don para tocar... y para leer

Nos lo contó Javi Moya, uno de los directores de Revista Don, en los premios Tab Innovation. "Don es una revista para tocar. Para tocar y leer". Y lo pudimos comprobar, trasteando con el número 0 durante un rato. Tocamos, tocamos mucho y leímos. Y vimos que la revista tenía muchísimo trabajo detrás. Interactividad, vídeo, sonido, fotografía... De todo. Una revista para hombres, como Paco León, su imagen de portada para el primer número, [y mujeres] muy completa, con lectura y mucho toqueteo, como a ellos les gusta decir.

El primer número ya está en la "calle", en este caso en el Quiosco de la App Store. Y tocado y leído. Nosotros hemos hablado con Javi Moya, director de la revista y con Rodríguez y Cano, responsables del diseño de Don.



                                                        @javiermoya

¿Qué es Don? 
Don es una revista mensual y gratuita de estilo de vida que nace con la sana intención de a) entretener, informar y sorprender a los lectores, b) explorar las inmensas posibilidades de las tablets y, quién sabe, revolucionar la forma de hacer revistas y c) servir a sus esforzados y atractivos editores de pasaporte para acceder a ese mundo de lujo, fortuna y decadencia al que siempre han querido pertenecer, faltaría más.

En Don hay Cultura popular para mayorías selectas: moda y estilo de vida, personalidades y personajes interesantes, música en directo, tebeos interactivos, criaturas de buen ver, humor, pistas para salir, divertirse, comer y comprar… en un entorno audiovisual e interactivo.

Porque Don es interactiva y audiovisual, de la primera a la última página (¿o se dice pantalla?), una invitación al toqueteo, al manoseo, a deslizar las yemas de los dedos… por el cristal, de momento. Basta ya de remilgos. Las manos fuera. A tocar todo el mundo.


¿Quién es Don? 
Somos tres socios: detrás de Don se encuentra la productora editorial The Tab Gang, fundada por Rafael Benítez, Enrique Torralbo y yo. Rafael y yo somos los editores de Don y Enrique el director del área audiovisual. Desde The Tab Gang además ofrecemos la línea de negocio de hacer contenidos audiovisuales para terceros, una de nuestras especialidades.
Rafael sabe hacer revistas (ex director de FHM, ex director de GQ); Enrique sabe hacer vídeos (ex director del área multimedia en Comunicación del BBVA) y yo ….

¿Para quiénes es Don?
Don es una revista para hombres. Y también para mujeres. Y para centauros, caso de que existieran y supieran leer. Don también es una revista diferente para aquellos lectores que están cansados de las mismas revistas de siempre con los contenidos de siempre. Muy bien editadas, pero sin alma.

¿Cuánto tiempo os ha costado desarrollar este número? ¿Nos puedes contar un poco el proceso?
Cinco meses. Rafael Benítez  y yo somos muy amigos. Y siempre hemos sido unos apasionados de las revistas, a nivel personal y profesional. Yo venía de llevar la parte digital de Esquire y Harper’s Bazaar, en Spain Media. El verano pasado lancé las versiones en iPad de ambas revistas. Salvo algún destello interactivo y en vídeo, eran básicamente los PDF de la versión en papel. En septiembre del año pasado, cansado de ser el hermano pequeño que hereda la ropa del mayor y se lleva las collejas, me fui a Prodigioso Volcán con Mario Tascón y mi hermana María para aprender cosas nuevas. En paralelo, Rafael, que estaba como freelance tras el ERE de Focus Ediciones (FHM), comenzamos a reunirnos para intentar hacer nuestra propia cabecera, las obligaciones del día a día no nos permitían avanzar mucho. 
Hasta que en mayo, dijimos, es el momento. Nos volvimos locos y nos propusimos ver si éramos capaces de hacer una cabecera. Nos pusimos manos a la obra y después de cinco meses de trabajo lanzamos el primer número de la Revista Don, una publicación de estilo de vida mensual, gratuita, pensada para ser leída, tocada y vista en tablets bajo el lema ‘Cultura popular para mayorías selectas’.
Durante el verano, Enrique, que ya trabajó conmigo realizando los vídeos de Esquire y Harper’s Bazaar (obra suya es la portada para iPad de Viggo Mortensen para iPad en septiembre de 2013), se sumó al proyecto.
En cuanto al diseño, al comienzo del proyecto contamos con la ayuda primero de dos grandes amigos: Antonio Capa, ex director de arte de cabeceras como Gentleman o DT; y de Antonio Pasagali, ex director de arte de elpais.com, lainformacion.com, y quién diseñó los webs de Esquire y Harper’s Bazaar (ganador del Eppy 2012 como mejor web de revista a nivel mundial y que ahora ha desaparecido tras el acuerdo entre Spainmedia y 20 Minutos). 
A principios de agosto se unieron al proyecto Rodríguez y Cano, los actuales directores de arte de Don. 

Rafa Benítez y Javi Moya trasteando con el primer número de Don

Vienes de un entorno digital, como la web de Esquire, pero también del mundo del papel, donde colaborabas en el número impreso: ¿Ha sido muy diferente desarrollar un producto como una revista completamente digital?
Toda mi vida laboral la he desarrollado en el mundo digital de cabeceras que existían en el mundo analógico. La revista Ganar.com del grupo Recoletos; los 40.com, elpais.com, Esquire, … pero siempre he colaborado en la cabecera matriz. Por ejemplo cuando estaba al frente de la redacción de Música de PrisaCom hacíamos el web de Rolling Stone. En aquella época (2002-2004) escribía también mensualmente en el papel.
Pero la Revista Don es diferente a todo. Hace diez años, los que trabajábamos en medios de comunicación digitales definíamos, desarrollábamos, lanzábamos y después manteníamos los webs que había pensado. Me río a veces de las consultoras que tienen diferentes puestos para todos estas fases de los proyectos (incluso hay uno para ‘pintar’ las páginas tipo de un web). En este sentido, no difiere mucho. Ese entrenamiento de años pensando y lanzando webs ha sido de enorme ayuda para hacer la Revista Don. Pero lo que hemos tenido que hacer ahora ha sido una suerte de deconstrucción de los temas y géneros clásicos del periodismo de revistas para después volverlos a construir y servir de una manera diferente . Todos los temas de la revista Don llevan un storyboard.
La mayor gozada de la Revista Don es ser hijo único, no el menor de la familia, el que está hasta la coronilla del hermano mayor abusón. ;-) La toma de decisiones es rápida y efectiva.

Este número viene cargado de colaboraciones ¿cómo ha sido coordinar a tanta gente?
Una maravillosa locura. Somos perros viejos acostumbrados a llevar equipos numerosos de personas en una redacción, pero en este caso ha sido un poco más difícil por dos motivos. El primero, porque durante estos cinco meses hemos trabajado en redacciones pop-up o efímeras (término que nos hemos inventado), redacciones móviles para ser austeros en el gasto, en nuestras casas, en casa de amigos, … Esto hace un poco más difícil coordinar a tanta gente. En segundo lugar, hay un componente nuevo para nosotros y esencial para una revista como Don: la producción audiovisual de calidad. Cada número de la revista puede llevar cuatro o cinco rodajes. Grabamos en calidad cine, hay gente de producción, sonido, operadores de cámara, … incluso ¡claqueta! Menos mal que tenemos a Enrique, que viene de hacer incluso los spots de Casillas para el BBVA. Toda una garantía!

Habéis contado con el asesoramiento de Tablet Army, ¿en qué os han ayudado?
Es nuestra agencia creativa de anuncios.

¿Cómo ves el futuro de las revistas digitales? ¿Gratis con publicidad, de [micro] pago?
En España, gratuitas. Las cifras de venta de las revistas en los quioscos digitales son ridículas y no van a cambiar. Las cifras de las revistas gratuitas ya son otro cantar. Son altas, rondan los 30-40.000 ejemplares al mes. Y estas cifras, unidas al soporte, un vehículo insuperable para un anuncio publicitario, en el que la media de uso de un lector es de unos 15 segundos, hace que exista un futuro para una revista de nuestro estilo.

Hablando de publicidad, ¿cómo está el mercado de la publicidad en las tabletas?
Como el editorial, está comenzando, es un mundo aún nuevo por descubrir. Algunas agencias de medios no saben dónde ubicarnos. Nos somos print, ni somos online, pese a ser digitales. Las más avanzadas tienen un departamento ‘mobile’. Son las que no se han dormido en los laureles y saben en qué mundo vivimos. No hay más que ver los anuncios que llevamos en el número uno de Don. También me ha sucedido ir a una agencia de medios y recibir una persona con una Blackberry que nunca había manejado una Tablet observándome como si fuera un extraterrestre. Marcas como Burberry o H&M han entendido desde el día uno que el mundo digital en el que el consumidor utiliza pantallas (TV, ordenador, móvil, Tablet) constantemente en su día a día. Queda todo por hacer. Me recuerda a finales de los 90, principios de 2000 cuando comenzamos a trabajar en Internet. Pero a la vez, es todo fascinante!


                                                                                   @Rodríguez y Cano

El estudio de diseño Rodríguez y Cano han sido los encargados de trasladar las ideas del equipo de Don a las pantallas del iPad. Dos personas y un equipo de colaboradores externos que se han adaptado del papel al entorno digital para sacar adelante la revista más tocable del mercado. 

¿Cómo ha sido diseñar una revista en iPad totalmente interactiva? Vosotros veníais de Prisa, si no me han informado mal, donde hacíais productos en papel
Llevamos 12 años diseñando revistas en papel, primero en Prisa revistas (éramos el equipo creativo que diseñaba Rolling Stone) y ahora en Rodríguez y Cano. Este es nuestro primer proyecto para tabletas. Nosotros teníamos ganas de adentrarnos en este bonito mundo que son las revistas digitales y casualidades de la vida, llegó DON. Nos contaron el proyecto, nos entusiasmó y nos tiramos a la piscina. Diseñar una revista interactiva al principio fue desasosegante, tienes que adaptar tu ojo a los nuevos tamaños y a los nuevos códigos y cuesta. Pero una vez que te has acostumbrado es muy emocionante ver el resultado final.



¿Cuáles son las peculiaridades a la hora de elaborar esta revista?
De esta revista y de todas las revistas para iPad y tabletas, es que el trabajo se multiplica por 3. Ahora además de pensar en la página tienes que pensar en la animación y en cómo enriquecerla. 

La interactividad está muy implementada en la revista. ¿Cómo pensáis en ella? 
Lo primero que hicimos fue conocer bien las herramientas con la que íbamos a trabajar y a partir de ahí saber  bien que podíamos hacer y lo que no.  Al principio te cuesta verlo pero según vas haciendo más páginas se te van ocurriendo cosas nuevas que son como pequeños retos. Siempre las pensamos antes de hacerlas y siempre en equipo, redacción y diseño. 

En este tipo de revista el trabajo redactor-diseñador es si cabe más estrecho todavía. ¿Cómo ha sido esa relación?
La relación ha sido estupenda, ellos tenían la revista muy bien pensada y eso nos facilitó mucho el trabajo. Además estamos muy cerca en cuanto a gustos se refiere: musicales, literarios, etc. Esto lo ha hecho más sencillo todavía… Y eso que no nos conocíamos personalmente. Ha sido un flechazo!

¿Qué herramientas habéis usado para llevar a cabo esta revista y sus contenidos interactivos?
Un pluging de InDesing. [Aquafadas]

¿Qué fuentes habéis utilizado y por qué? ¿Tenéis en cuenta alguna peculiaridad al ser una revista que se va a consumir en iPad?
Hemos usado la Leitura y la Neutra.. No pensamos en ningún momento en el ipad. Nos apetecía que las tipos tuvieran un aire retro en un soporte tan moderno. Además el contenido encajaba totalmente con nuestros criterios estéticos.

¿Cuántas horas os ha llevado hacer este primer número? ¿Algo que se os haya atascado de manera especial?
Uuffffffffff… muchas. Somos muy detallistas, nos gusta pulir mucho las cosas y eso ha hecho que no nos conformáramos con primeras versiones y fuéramos mas allá.. Las animaciones te llevan tiempo pero una vez que las coges el truco todo va más rápido. Lo más complicado ha sido subir la aplicación al Apple store. Tienes que seguir muchos pasos, sin equivocarte en ninguno y después que todo funcione bien cuando ellos la revisen porque si no te la rechazan y es vuelta a empezar.  Un consejo para los que empiecen: que tengan en cuenta los tiempos, estos se pueden alargar hasta que Apple te la aprueba

Cuántos sois en el estudio de Diseño y qué perfiles hay. Más periodistas/diseñadores que informáticos/programadores?
Bueno básicamente somos dos Rodríguez y Cano aunque tenemos una red importante de colaboradores/amigos que trabajan con nosotros. Actualmente somos 3 en el estudio. El perfil es más periodistas/diseñadores.

¿Cuánto cuesta hacer una revista como esta, tanto en tiempo como en dinero?
Del dinero te tendrían que hablar los editores. El primer número nos ha costado más tiempo, pero el resto lo normal, un mes por número.

¿Se puede vivir de hacer revistas?
Si, no tenemos ninguna duda de que se puede. Nosotros que estamos especializados en ellas, pensamos que a día de hoy, es muy reconfortante hacer proyectos con editoriales pequeñas, como The Tab Gang. Ante la crisis de las grandes editoriales están surgiendo pequeños proyectos muy creativos y llenos de talento en cuanto al sector de las revistas se refiere. La libertad que tienes, a la hora de trabajar en ellos, hace que sean muy satisfactorios. 


martes, 8 de octubre de 2013

Diseño para móviles y tabletas

Hay que reconocer que comprar un libro digital  —ebook, lo llaman— que no llega a 10 euros entre tres es un poco cutre (hacerlo ya entre cuatro como finalmente sucedió no tiene calificativo, o sí lo tiene pero no nos apetece ponérnoslo). Pero lo cierto es que así surgió el compromiso de hablar del libro que hoy os reseñamos... con la fortuna añadida de que gracias a eso hoy podemos escribir sobre un muy buen libro. Muy útil. Muy usable, que tal vez dirían ellos, sus autores. Aunque la cosa comenzó antes, cuando Álvaro Varona (@kremaster)  nos lo recomendó a todos los que asistimos a su conferencia sobre 'El reto del diseño multidispositivo' de hace unas semanas en la Universidad Rey Juan Carlos del Sur de Madrid (URJC).


'Diseñando apps para móviles' está escrito por Javier Cuello (@millonestarde) y José Vittone (@josevittone), dos diseñadores argentinos que se conocieron estudiando juntos un Máster en la Escuela Superior de Diseño e Ingeniería de Barcelona (Elisava), y en esta ciudad se quedaron y trabajan, diseñando aplicaciones para móviles y tabletas (para clientes como Yahoo! o Zara, nada más y nada menos, en el caso de Javier; o desde empresas como Usolab, en el caso de José). "En el libro contamos a lo largo de más de 10 capítulos", nos explican, "el proceso de diseño y desarrollo de una aplicación —para Android, iOS y Windows Phone— desde la idea inicial hasta la publicación en las tiendas".


Dicen que han escrito el libro que hubieran querido ellos tener cuando empezaron en esto del diseño de aplicaciones para móviles, y que no existía, especialmente en castellano. Y por eso esperan "que sea útil" para quienes están interesados en este tema. Y lo es. Ya lo decíamos nosotros también al comienzo del artículo: es un muy buen libro, muy útil, y NO porque detalle los programas informáticos que debemos conocer o los lenguajes de programación que se utilizan en las distintas plataformas de móviles: IOS de Apple, Android de Google y Windows Phone de Microsoft, que también lo es por eso. Pero no.

Es un muy buen libro, muy útil, porque más allá de las herramientas —que son importantes y que es necesario conocer y que por ello también aborda— habla de lo que realmente ES el diseño, del papel y el lápiz, de los conceptos, de por qué se hacen las cosas; de por qué se utiliza el espacio, el color, la tipografía, la animación... de una manera determinada y no de otra; de a quién va dirigido lo que hacemos y en función de ello se hace así, o al contrario; de la función —del uso en este caso— mucho más allá de lo bonitas o feas que nos puedan parecer subjetivamente las cosas (no os preocupéis tanto por eso, que feas no tenemos nunca intención de hacerlas, ¿no?).



Y por eso, por la enorme utilidad de este libro, o por lo útil que sus autores pretenden que sea, encontramos en él la presentación de una conferencia de Armando Fidalgo titulada 'Interfaces táctiles: el desafío de las tabletas' en la que según uno de sus autores "está todo" lo relativo al diseño en dispositivos táctiles.



Y como no podemos estar más de acuerdo con José Vittone la insertamos completa por su enorme interés:


Por si todo esto fuera poco, nos proponen muchos ejemplos de diseños tanto de aplicaciones para móviles y tabletas como de páginas web (no dejéis de visitar la web del estudio de diseño de Erik Spiekerman, Edenspiekermann,  que nos recomiendan, en la que conviene detenerse no sólo a disfrutar de su calidad visual sino de sus contenidos, especialmente su 'Manifesto'), y complementan el libro con entrevistas a destacados diseñadores de prestigio internacional como Irene Pereyra (Directora Global de UX —así llaman a la 'experiencia de usuario'— y Estrategia en Fi, visitad también el sitio, los clientes que tienen, y luego me contáis...), Dustin Barker (Director de Ingeniería Móvil en Simple, un servicio de banca electrónica en Estados Unidos); Dustin Mierau (Cofundador y Jefe de Diseño de Path, una red social enfocada exclusivamente a móviles y con el diseño como valor añadido, de mucha calidad, y en la que por cierto buscan diseñadores y desarrolladores); Loren Brichter (quien con menos de 30 años es un referente mundial en el diseño de apps —trabajó en Apple, en el software del primer iPhone, o en Tuiter—, creador de la app Letterpress desde su empresa Atebis); Erik Spiekermann (el ¿último? gran maestro de la tipografía, creador del tipo de letra Meta, un clásico ya, y que ahora desarrolla su trabajo, mucho más multidisplicinar, desde el mencionado estudio Edenspiekermann); Patryk Adamczyk (Jefe de Diseño de Firefox OS); e Ivo Weevers (Jefe de Diseño de Ubuntu, una distribución de Linux que también prepara su lanzamiento para los teléfonos móviles, atentos...).

Conclusión: comprad el libro. Parece evidente. Es muy útil, absolutamente usable. Pero un ejemplar cada uno, no seáis tan cutres como algunos...