Mostrando entradas con la etiqueta Páginas interiores. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Páginas interiores. Mostrar todas las entradas

domingo, 30 de marzo de 2014

La mejor página que he podido hacer nunca

Nuestro compañero, el veterano corresponsal de guerra Javier Espinosa, fue liberado ayer después de casi seis meses secuestrado en Siria, uno de los lugares más peligrosos del mundo para ejercer el periodismo. Llamó sobre las nueve y veinte de la noche a Carmen, secretaria de redacción —algún día tendremos que escribir sobre la inclasificable y eficacísima labor del fabuloso equipo de secretarias de redacción del diario El Mundo—, llamó con su voz calmada de siempre y le dijo: "Soy Espinosa, anota este número y llámame cuando puedas. Estoy con Ricardo y estamos bien, llamad a nuestras familias". Ricardo es Ricardo García, fotoperiodista freelance secuestrado y liberado también junto a Javier.

Carmen corrió hacia donde hacíamos la portada en ese momento el director adjunto, Agustín Pery, a los contenidos, y yo a los mandos de Quark, para contarnos muy nerviosa, con la voz temblando, toda ella temblando: "Ha llamado Javier, ha llamado Javier Espinosa". Después todos corrimos hacia el despacho de las secretarias desde donde ella volvió a llamarle, y gritamos, y aplaudimos, y nos abrazamos con quien estaba a nuestro lado. No es la primera vez que digo, o escribo, que la redacción del diario El Mundo de Madrid es un sitio cojonudo.

Tuvimos que esperar algunas horas, no obstante, para poder informar. Y preparamos una segunda edición, la vez que menos me ha importado rehacer un periódico, parte de él, claro. ¡Cómo que importarme!, la vez que he disfrutado haciéndolo, en especial esta sencilla y poderosa página, la nueva apertura de la sección de 'Mundo' del diario El Mundo de Madrid, de fecha 30 de marzo de 2014:



Lo más difícil fue encontrar la imagen. Concha Fernández, editora gráfica del diario que por suerte compartía guardia de fin de semana conmigo —también tenemos pendiente hablar de su excelente profesionalidad y de la importancia de un editor gráfico como ella—, buscó, buscó, busco... También yo por mi lado busqué, busqué, busqué... Y es que resulta que Espinosa huye de las cámaras, es el clásico buen reportero que mantiene a rajatabla la máxima de que el periodista nunca debe ser la noticia. Tanto es así, que al final lo que publicamos es una foto de una foto, realizada en la rueda de prensa que su pareja, la también reportera de guerra Mónica García —qué decir de Mónica, que un beso y un abrazo, lo demás ya está casi todo dicho y escrito—, dio hace unos meses para pedir su liberación.

El título de la página es una maravilla, "Estamos bien. Avisad a Mónica", mucho mejor además junto a esta imagen tan poderosa. Se refuerzan. Como debe suceder en el diseño periodístico.

¿Quién dijo que las buenas noticias no son una noticia?

lunes, 20 de enero de 2014

Un corte [de foto]

Ya os hemos contado en estas mismas páginas [digitales] la importancia que tiene una foto. Tanta que es capaz de levantar una página ella sola. Incluso de crear un tema a partir de una imagen. Pero también os hemos hablado de la importancia del corte. 

Del corte como edición fotográfica, de cómo "cocinamos" la imagen una vez que la recibimos para transmitir el mensaje que mejor se adecua a la información que queremos contar. Porque la imagen tiene que acompañar a la información, y no sólo acompañarla, la tiene que complementar. Tiene que sumar, aportar, crear un mensaje propio.

Muchas veces eso se consigue con la foto tal y como nos llega: la foto es perfecta, transmite lo que quieren contar los redactores y complementa el mensaje de la información. Pero muchas otras veces la foto contiene un mensaje muy distinto según el corte que se dé a la misma. No os hablamos de manipulación, hablamos de edición, de presentar la información de manera que te asegures que el mensaje llega lo más claro posible. 

Y eso hicimos con esta foto de Hollande y su jefa de seguridad Sophie Hatt. Ambos están cuestionados por el affaire del presidente francés y la actriz Julie Gayet. Uno por el propio lío de bragueta y falda y otra porque la seguridad de Hollande durante esos escarceos dejaría, según los medios franceses, mucho que desear. Con esas premisas la sección de Mundo quería hacer un reportaje sobre la primera jefa de seguridad de un presidente francés. Como buena guardaespaldas, no había muchas imágenes de ella, siempre en la sombra, fuera de los focos. Una de las pocas a las que teníamos acceso era ésta de Philippe Wojazer, de AFP, que puesta en página quedaba así.



Pero no reflejaba lo que queríamos contar, que era la jefa de seguridad de Hollande, la que le guarda las espaldas, la que está pero no está. Así que decidimos editarla de tal manera que aportara el dato que creíamos necesario para apoyar y complementar la información. Bastó con "eliminar" la parte de la izquierda. Hatt pasaba de ser una más en la escena de Hollande en una comida con otros mandatarios a ser la sombra del presidente galo, la que aparece de donde menos te lo esperas para evitar lo que nadie desea. Conseguimos enfatizar el papel de Hatt en el equipo del Elíseo. Conseguimos lo que persigue la edición: transmitir el mensaje de la manera más clara posible.

miércoles, 8 de enero de 2014

El destrozapáginas

Ya os hemos hablado en alguna ocasión del famoso 'robapáginas'. Esa publicidad que no paga una página entera pero que tanto por su tamaño como por donde está ubicada tiene casi tanta importancia y eficacia como si lo fuera, y por eso la 'roba'.

En un tabloide de diseño clásico con cinco columnas y una división de nueve módulos de alto, nuestro querido robapágina corresponde con el denominado 7x4 (siete módulos de alto a cuatro columnas, en la nomenclatura que utilizamos para la publicidad en los periódicos) y va siempre situado en la zona de 'salida' de la página, en la parte izquierda de las páginas pares, y en la derecha de las impares, por ser la zona con más impacto visual.





Pues bien, en estos tiempos cambiantes, difíciles, crisísticos y de publicidad menguante hemos descubierto hace poco un nuevo espécimen paginístico publicitario al que podríanos denominar, más que robapáginas, destrozapáginas.


 Robarla también la roba, la página, como podéis comprobar. Pero es que, además, la destroza, echando por tierra y limitando cualquiera de las posibles combinaciones que nos ofrece el diseño modular. Poco se puede hacer ante este... ¿cómo podríamos denominarlo técnicamente? 4X3+2x1+1x1. Dejémoslo mejor en destrozapáginas y terminamos antes.

miércoles, 29 de mayo de 2013

Un viaje a otra dimensión

No debería firmar este artículo. O al menos debería firmarlo junto a quien me ha proporcionado todos los datos, imágenes incluidas. Pero hasta eso me parecería seguir abusando de la enorme generosidad de Ramón Salaverría. Para los recién llegados al interés por el periodismo y el diseño periodístico, y porque nunca está de más insistir en las cosas que merecen la pena, os recordamos que Ramón Salaverría es alguien que hace cosas así, escribe cosas así, o así, y enseña cosas así... además de impartir conferencias por todo el mundo (si tenéis ocasión de acudir a cualquier acto en el que participe como ponente, no lo dudéis, hacedlo). Su cuenta en tuiter (@rsalaverria) es un tesoro para el diseño y el periodismo, que tenéis que seguir SÍ o SÍ, y precisamente en ella comenzó este post. Con esta curiosa imagen y una broma del propio Salaverría preguntándonos: "¿Cuál es el trabajo periodístico más tortuoso?"



"El de diseñador de prensa en Pakistán, a las pruebas me remito", nos contestaba él mismo a la pregunta.

Le retuiteé, claro. Y, claro, retuitearon mi retuit. A la vista de que no sólo a mí me parecía interesante y divertido decidí compartirlo en Facebook... y en esta otra red social el interés fue también similar e incluso dio lugar a una conversación entre Ramón Salaverría y yo en la que descubrimos cómo en la portada del mismo diario de un día después hay elementos, para nosotros, novedosos, como fotografías con título —un paso más allá en la fotonoticia—.

Daily News Coverage


Al final de la conversación, mi ilustre interlocutor nos señaló un aspecto fundamental sobre esa otra dimensión que aquí desconocemos, suponiendo como suponemos que nuestra prensa, o más bien que la prensa occidental, es la más importante. Incluso a veces, la única. "La mayor parte de los lectores de prensa diarios, leen ESTA prensa". No la nuestra. Millones de lectores.

Por eso, le pedí algunos datos más a Ramón y el resultado es el siguiente: se trata de prensa de Pakistán en idioma urdu. Las dos portadas reproducidas son del diario Daily News Coverage de Karachi, la ciudad más poblada del país (casi 13 millones de habitantes) y el centro financiero y comercial a pesar de no ser la capital. "Este es un diario relativamente abierto al exterior puesto que, como anuncian en su web, se trata del principal diario en urdu con vocación internacional", nos informa Salaverría. Además nos destaca otros dos diarios paquistaníes "más cerrados a su propia información nacional", como Ummat, también de Karachi:

Ummat

Y Aaj, de la ciudad de Pesawhar. "Como verás, estos diarios se parecen unos a otros como gotas de agua y es como un viaje a otra dimensión espacio-temporal", me comenta con acierto. Con acierto occidental, claro. Porque yo coincido plenamente con Ramón, pero... habría que preguntarles a ellos.

Aaj


Y el viaje no acaba aquí. Pakistán es muy grande, muy poblado, casi tanto como la información que me hace llegar Salaverría: "Junto con estos, no obstante, también hay alguno que hace alguna mínima concesión al diseño —digamos— occidental. Por ejemplo, el Nawaiwaqt, un diario que, por lo que he podido averiguar, fue fundado en 1940, durante los últimos años de la colonización británica. En este diario verás cómo separan la publicidad del contenido editorial y cómo juegan —es un decir— con el color."

Nawaiwaqt


Y más, porque me alerta de que "no dejes pasar por alto esta página con lo que deduzco que es información infantil":

Ummat (página 8, ¿infantil?)

Fascinante. Y más aún. Toda "una colección completa, absolutamente psicodélica, de publicaciones paquistaníes" en el siguiente enlace: www.epaper.pk. "Fíjate incluso en que tienen otro modo de gestionar la navegación en internet: en lugar de poner los enlaces sobre los títulos, lo hacen en recuadros sobre cada noticia. Maravilloso y ¡con una usabilidad magnífica!"

Aunque en este sentido, tengo que añadir que siendo cierto que esa manera de enlazar —al pasar el ratón por una noticia se resalta todo un recuadro alrededor de ella en vez de resaltarse sólo el título como se hace en la mayor parte de nuestras páginas web— puede resultar más práctica y sencilla, lo cierto es que todas las noticias son imágenes, no texto. Tal vez por eso se enlaza de esta manera. Pero con el inconveniente de que el texto no está al alcance ni de los lectores ni, peor aún, de los buscadores en la red.


La noticia que está bajo la cabecera, al pasar el ratón por ella queda resaltada como todo un recuadro de borde rojo y con menos intensidad en sus contenidos. Es una imagen, y si pinchamos en ella, se accede a una imagen con el artículo, nunca al texto.



Para terminar, observen detenidamente esta tabla con el número de lectores que tienen los diarios en la India para que nos demos cuenta de que, realmente, hablamos de otro mundo:



Y casi mejor, ya puestos, pues dejamos que sea el propio Ramón Salaverría quien termine el artículo, ¿no? ¿Quién mejor puede hacerlo?: "Estos ejemplos nos demuestran que, más allá de nuestro entorno occidental, por ahí afuera hay universos periodísticos que ni siquiera imaginamos. Y lo más impresionante de todo es que hoy día, con diferencia, la mayor parte de los lectores de diarios en el mundo lee ESE tipo de diarios. Lo dicho, un viaje a otra dimensión".

Si es que incluso le ha puesto el título. Gracias, Ramón. Y un abrazo.

lunes, 6 de mayo de 2013

Publicidad para una crisis

Es lo primero que se desploma, dicen, cuando sufrimos una crisis. La publicidad. Y, dicen, lo último que se recupera. Por si tuviéramos poco con nuestra propia crisis del famoso y manido "modelo de negocio" del que estamos ya hasta todas las pelotas posibles del cuerpo, incluida la que supuestamente piensa, y se aburre, y se harta de gurúes. Por eso les dejamos el "modelo" para que se entretengan entre ellos repitiendo obviedades y naderías, a ritmo de  trompetas sintetizadas del apocalipsis, y comentamos hoy algo de esa otra publicidad que más que resistir a la crisis, se amolda a ella, se transforma, o crece y se desarrolla y existe precisamente gracias a las dificultades económicas:



En nuestros periódicos nos estamos acostumbrando cada vez más a ver anuncios de este tipo. El primero es de una multinacional, otra más, que ahora que vienen mal dadas dice que abandona nuestro país; y que liquida sus existencias para despedir así a todos sus trabajadores. Así que, en lo que a mí respecta, ya me pueden estar esperando con sus "liquidaciones". El segundo, no sé si se trata del mismo sitio de alfombras que lleva "liquidándose" en Madrid desde que tengo recuerdos de los anuncios en prensa, unos cuantos añitos ya, me temo. Si nos fijamos, parece que o bien buscan la cutrez formal, la chapuza, el colorido "vistoso" y la ensalada de tipografías de manera intencionada, o bien que son sus problemas económicos quienes les obligan a echar mano del cuñao del photoshop, "que nos lo hace gratis".

Claro que no son los anuncios en la prensa los únicos que se 'adaptan' a la crisis. Seguro que nuestros lectores se habrán dado cuenta —los de la deprimida España, claro, no los de tantos países con nuestra misma lengua al otro lado del Atlántico llenos ahora de optimismo y oportunidades— que la publicidad que nos llega al buzón, primero disminuyó de una manera que más que alarmante era todo un alivio para luego vivir esa misma transformación que estamos comentado:


¿Se dan cuenta? El mismo estilo —aunque con mucho más nivel, un trabajo profesional, sin duda, y bueno—. Y el mismo reclamo: el "cierre", la "liquidación", como argumento para atraer clientes. Un cierre, que lo mismo ni existe, porque si se fijan bien la palabra "cerramos" tiene un asterisquito y luego, en letra muy muy muy pequeñita, al final de todo ese texto que está diseñado para no ser leído, estos simpáticos fabricantes de colchones nos informan de que "cerramos nuestro almacén central de Madrid". Un poco más apurado y nos anuncian que lo que cierran es el portal por la noche. Osea, que no cierran, ni estamos ante los "¡últimos días!"

Y es que dicen que las crisis alimentan el ingenio. "Pequeños trabajos y reparaciones del hogar", para reparar cosas que tal vez antes ni reparábamos porque comprábamos otra nueva y ello, con "precios anticrisis. No cobramos visita. Sin sorpresas". Pequeños dibujos y grandes descuentos... maneras de intentar diferenciarse en nuestros buzones dentro de una grandísima escasez de presupuesto, que esa es otra, claro.







Y volvemos a las páginas de los diarios para encontrar también algunos tipos de anuncios que posiblemente antes no se hubieran publicado...



"¿Quieres trabajar en Alemania? Un enfoque diferente". Lean, lean este anuncio aparecido hace poco en las páginas del primer diario del país. O este otro aparecido en el segundo...


Así que como esto es lo que hay, en vez de remar a contracorriente aprovechemos las ventajas de estos nuevos tiempos, tan ingeniosos, para consultar al "Maestro Yousouf. Auténtico vidente africano y curandero. Gran ilustre sabio de la alta magia africana". Ofrece "adivinación completa y clara", recupera amantes, acaba con la impotencia y con "los hechizos o el mal de ojo". Ya quisieran los gurúes de lo nuestro esa "adivinación completa y clara". "Trabajo serio y eficaz. Resultados garantizados al 100% en 3 a 7 días", ya quisieran los gurúes...



lunes, 29 de abril de 2013

Ojalá lluevan fichas de Tetris...



Hay ocasiones en que los temas que te plantea el día te ayudan a escapar de la rutina. Se abre una ventana para poder hacer algo distinto. Normalmente viene acompañado de un interés especial en el tema en concreto, ya sea por afinidad (hobby), por experiencia (lo practicas) o nostalgia (te transporta a otra época). 

Con esta página de EM2/Ciencia sobre lo buenos que pueden ser el Tetris y el café fue por los tres. De pequeño me pasaba horas jugando, suplicando que saliera el palo largo. Muchas horas. Tantas que alguna vez me he llevado alguna sonora bronca de mis padres por no dejar la dichosa "maquinita". Y ahora porque bebo café. No sé si tres o cuatro o hasta cinco tazas al día son muchas, pero seguro que son más de las que debería someter a mi estómago.



Quizá esos largos ratos que pasé con la Game Boy intentando hacer el mayor número de líneas posible empecé por el tema del Tetris. Era el secundario, pero era con el que tenía más claro qué hacer: jugar con las fichas. Comencé tímidamente, colocando una al lado derecho, la que saldría siguiente para intentar hacer línea. Quedaba bien, pero me quedaba corto. 

Con esa libertad que ofrece EM2 empecé a distribuir más fichas por la página. Un par más al principio. Con la ayuda de Javi Vidal, compañero y amigo, del blog y del periódico, coloqué unas cuantas más, alguna incluso pisando el antetítulo y llegando casi al folio. Quedaba muy, muy bien.


Pero ahora venía el siguiente tema. Armar el resto de la página. Parecía fácil, pero las fichas limitaban, nunca mejor dicho, el espacio para encajar esta pieza. La única solución era esquinar la imagen a la izquierda para que no chocara con las piezas sueltas. Y así lo hicimos. Pero estaba claro que no funcionaba. No encajaba en el conjunto. No hacía línea. 

Junto con Carmelo Caderot, director de Arte, probamos unas cuantas fotografías. Pero no había manera. No funcionaba.

Había que construir la página de otra manera. Y de lo horizontal pasamos a lo vertical. De esta manera podíamos respetar el juego de las fichas del Tetris.

Buscando la foto ideal para el tema encontramos la de los granos de café. El juego parecía claro: imitar al Tetris pero con granos de café, cayendo desde lo alto de la página. Como si lloviera café en el campo. Como si volviera a sostener una Game Boy durante unos instantes.

martes, 16 de abril de 2013

'Quid pro quo'

Tener una sección en el periódico diferenciada del resto es una de las estrategias editoriales más extendida y posiblemente más acertada —aunque resulte difícil 'medirlo'— de los últimos tiempos, aciagos tiempos de crisis. Un tratamiento distinto tanto en la forma como en los contenidos en un cuadernillo del diario supone eso tan manido del "valor añadido" porque, realmente, el lector va encontrar más cosas donde antes no las había: otro tratamiento en los reportajes o incluso reportajes que en las páginas habituales no tendrían cabida, un ritmo distinto de lectura, una edición gráfica más poderosa, más cuidada, más atrevida gracias a un diseño que arriesgue mucho más.

Supone más trabajo en tiempos de recortes de personal, evidentemente, pero se trata del tipo de trabajo que el rigor de las páginas habituales no permite hacer y que diseñadores, fotógrafos, redactores y grafiqueros agradecemos... con la esperanza puesta en que lo agradezcan también los lectores. Un trabajo que, 'quid pro quo', puede verse penalizado en las ocasiones en las que tengamos que intercambiar información entre unas páginas y otras, los tan comentados "cambios" que tantas veces os hemos comentado y que la estructura modular de las páginas de los diarios permiten con cierta facilidad. Y es que, esa modularidad de las páginas es, precisamente uno de los elementos que suelen modificarse en la estructura de los nuevos cuadernillos.


Así diseñamos y publicamos en la primera edición del periódico de este lunes una nueva exclusiva sobre el interminable escándalo del Madrid Arena, incluida en las páginas de la sección 'España'.



Y así abría el suplemento EM/2 —que es precisamente en nuestro diario esa sección diferenciada de la que estamos hablando—, con un reportaje trabajado durante la semana tanto en su diseño como en sus contenidos. Como sucede que las páginas locales de 'Madrid' para la segunda edición del periódico son parte de este cuadernillo EM/2, había que abrir el suplemento con este nuevo tema del Madrid Arena. Y no resultó sencillo readaptarlo todo:


Porque el material gráfico no ayudaba ni un poquito, sino todo lo contrario. Porque lo que se trabajó con tiempo de adelanto había que hacerlo ahora en un momento... junto con todo lo que había que hacer en una tarde de domingo, suplemento deportivo DXT incluido —que es otro cuadernillo con un tratamiento diferenciado también, por cierto—. Acertamos o nos equivocamos casi en equipo porque en estas ocasiones la pantalla de uno, mi compañero de sección y blog Luis Blasco, se convirtió en la pantalla de un corrillo de diseñadores en el que junto a la gran Nora Ayuso estaba yo mismo, con la inestimable ayuda de nuestro entrañable Manu Llorente, redactor jefe encargado de la sección este domingo.

Nada fácil porque, además, no sólo tuvimos que improvisar una apertura y página doble nueva con un material gráfico que era el que era, sino reconvertir, claro, lo que antes era apertura de EM/2 (el reportaje de la sección de Ciencia sobre la afición a correr) en páginas interiores del suplemento... "con el mismo texto", insistía Manu, y los mismos elementos en una estructura que nunca podía ser la misma y con una página menos.


'Quid pro quo', repetía Hannibal Lecter a Clarice, ¿recordáis? Yo te doy información y tú me cuentas cosas de tu vida. 'Algo a cambio de algo', la posibilidad de hacer páginas diferentes... a cambio de una dificultad añadida en modificarlas con la rapidez y facilidad que la estructura modular que dejan de tener permite.

jueves, 14 de marzo de 2013

Habemus paginam

Dicen, escriben, que es un hombre sencillo y humilde, y lo contamos en una página sencilla pero muy eficaz. Poderosa visualmente.


Que ofrece lo mejor que un periódico puede ofrecer: un gran texto de análisis para que que sepamos quién es el nuevo pontífice, escrito por Enric González desde el lugar en el que están sucediendo los hechos, condición indispensable, como lo es también su cultura, los datos, los años de experiencia y la brillantez de su sencilla prosa periodística.

Una ilustración genial de uno de los más grandes, Raúl Arias, realizada en rojo y toda la gama de tonalidades y transparencias de quien domina con maestría la tinta en un tiempo de récord porque pasaban las 8 de la tarde cuando se supo por sorpresa —lo que hacía imposible tener ilustraciones preparadas de antemano— que el nuevo Papa sería, es yaJorge Mario Bergoglio, Francisco.

Y, finalmente, un diseño perfecto que lo es porque potencia e integra con total equilibrio precisamente esos dos elementos fundamentales de la página: texto e imagen.

lunes, 25 de febrero de 2013

Un caso (mágico) práctico

Hace exactamente una semana, el lunes pasado, tuvimos la oportunidad de volver a vivir una de esas situaciones ¿mágicas? que sólo pueden vivirse si tienes la suerte de formar parte de la redacción de un periódico. Uno de esos momentos que luego contarás varias veces, convertido en el inevitable 'abuelo cebolletas', que parecen diseñados por los dioses de la prensa para que todo resulte mucho mejor de como lo habías planificado y que suponen que tengamos que cambiar casi todo lo que habíamos hecho en un día de duro trabajo, con muy poca gente y en la peor hora en la que podría suceder: a punto de cerrar la primera edición, sobre las diez de la noche.

Vivimos el lunes pasado una extraña sensación ¿mágica? que bien podríamos describir como: estando hasta los huevos al nivel máximo... mirarnos a los ojos y estallar en una carcajada.


Teníamos una entrevista, muy buena (merece mucho la pena, insistimos, por si alguno no ha tenido la oportunidad de leerla y para mayor desgracia de los 'gurupollas' quienes, por cierto, qué mal comienzo de año están teniendo...) con Francisco Marco, detective propietario y director de la agencia de ¿investigación? 'Método 3', que está protagonizando los conocidos e increíbles casos de espionaje político en Cataluña, y más allá de Cataluña. Un auténtico emprendedor, cuya iniciativa privada requerían al parecer, además del gobierno de la Generalitat —esto no es 'al parecer' porque está reconocido y en las cuentas públicas, además de subvenciones en forma de "ayudas a la innovación"—, iniciativa privada, decíamos, que requerían también todos los partidos políticos catalanes para espiarse entre sí, e incluso la formación política más votada e importante en esta comunidad para espiarse a sí misma. Unos de sus miembros a otros, queremos decir. Todo supuestamente, claro está.

Pues en esas estábamos, recién terminada la portada con la entrevista abriendo a cuatro columnas —los cambios de páginas siempre, siempre, siempre se producen en cuanto la página está terminada, NUNCA antes, después puede que sí—, cuando aparece por la sección de Diseño donde el director adjunto terminaba con nosotros la portada, el gran Fernando Lázaro, uno de los más grandes periodistas de nuestro país, a quien además tenemos un cariño más grande aún, para anunciar: "No os lo vais a creer...  ¡acaban de detener a Marco!" —sí, ése, el de la foto a cuatro columnas, el de nuestra entrevista—, junto a tres de sus ex empleados en la agencia de detectives. Acudieron varias personas más por allí en pocos segundos anunciándolo a su vez y convirtiendo nuestra sección en algo parecido a esas redacciones que hemos visto en las películas cuando se desborda la emoción periodística. Y fue entonces cuando nos miramos. Y nos reímos. Por la misma emoción... y porque sabíamos lo que venía por delante.


Esta era la portada que acabábamos de terminar cuando la policía tuvo a bien detener a Francisco Marco con la acusación de "revelación de secretos" y delitos contra la intimidad de las personas. Que hubo que modificar.


Y ésta era la entrevista a doble página que teníamos en exclusiva con este presunto espía profesional de políticos, contratado por políticos. Que había que modificar.


Y ésta era la apertura en página doble con varios temas de corrupción política (sí, esos temas que, hasta la fecha, sólo publican en exclusiva periódicos impresos en papel), que en ese mismo instante dejaban de ser los temas de apertura y por eso... había que modificar.


... para hacer con ellos páginas interiores de la sección de España, que ahora abriría, lógicamente, con la entrevista a Marco, pero con una necesaria reestructuración para incluir como noticia principal lo que acababa de suceder, su detención.


Que es la misma reestructuración que sufriría la portada, llevando ahora la entrevista por debajo y el nuevo tema de la reciente detención por arriba, mandando.


Dejamos de reírnos, claro, e hicimos todo esto muy serios, muy deprisa, en un tiempo que parecería imposible de conseguir de no ser porque la redacción de un periódico, además de un lugar lleno de increíbles profesionales, es, todavía, un espacio mágico en el que, a veces, pueden suceder cosas imposibles, como tener una entrevista con el personaje principal de la trama del espionaje político en Cataluña —y Madrid, que aquí tampoco nos libramos del asunto, y con el mismo protagonista— y que lo detengan en ese mismo día, a la hora en la que teníamos todo terminado.

Cuando tuvimos todo listo en su nueva versión, muy muy muy poco tiempo después, paramos. Y volvimos a mirarnos... y nos reímos de nuevo.

miércoles, 17 de octubre de 2012

Una conferencia colosal
Jornadas de Diseño de la URJC (y IV)


video

Asistir a una conferencia de Carlos Pérez de Rozas es una experiencia que todo estudiante de periodismo debería tener una vez. Y cualquiera. Porque en ella vas a ver a Carlos saltar, brincar, bailar, cantar, gritar, susurrar, preguntar, cuestionar, responder, criticar (con moderación y sin excesos verbales), alabar, sugerir, proponer, saltar otra vez, brincar un poco más, andar de aquí para allá, repetir la palabra fantástico, ¡¡¡¡¡grandioso!!!!! las veces que haga falta, hablar de su trabajo, del trabajo de los demás, de lo que le gusta, de lo que le gustaría y de lo que nunca le gustará. En definitiva porque en ellas vas a ver Periodismo. El periodismo en el que cree Carlos Pérez de Rozas:


Un periodismo capaz de homenajear al gran Lucio Dalla con títulos de sus canciones en lugar de titulares como hizo la Gazzetta dello Sport con motivo de su muerte. Y homenaje el que también hizo Carlos poniendo esta canción suya y ataviándose con un panameño como en el propio Dalla.


Portada homenaje de La Gazzetta dello Sport a Lucio Dalla.

Un periodismo que busca las historias capaces de interesar a todo un país, como la de la Gabby Douglas, la ardilla voladora. Pero también historias que sólo interesan en un lugar, en un periódico, como la historia de superación de la judoka Kayla Harrison y sus entrenadores, los Pedro´s. Un periodismo, el de proximidad, “entrañable”, en el que el periódico busca conectar con el corazón de sus lectores.





Los Pedro´s, entrenadores de Kayla Harrison.

Un periodismo con una mirada propia, con referentes, con “una cultura visual del pasado” muy importante, como El Tufatore, el primer saltador y la ardilla voladora. Un periodismo capaz de recordar una imagen mítica, la de Coppi y Bartoli, con una sencilla imagen de un padre y su hijo. Aunque no un padre cualquiera, un padre ganador del Tour de Francia. 




Arriba, El Trufattore, del 475 a. C. Abajo, Gaby Douglas en los JJOO de Londres.




Arriba, Wiggins con su hijo. Abajo, Coppi y Bartoli.




Neymar, a la derecha, caracterizado tal y como posó Pelé hace más de treinta años.

Un periodismo de edición, donde no importa la foto que va a dar todo el mundo, donde se busca LA IMAGEN, la foto que resume todo el personaje, donde se busca LA HISTORIA. Un periodismo donde el corazón es importante, porque ahí es donde tiene que ir los periódicos, al corazón de la gente.





Imagen del monumento a las víctimas del 11S.

Un periodismo que, al contrario de lo que dice el periodista uruguayo Benjamín Fernández, no está asustado ni deslumbrado por la tecnología. Un periodismo como el del fotógrafo Idris Khan para The New York Times Magazine o el del Martin Schoeller para Time. Un periodismo donde se busca algo diferente a lo que vemos mayoritariamente.


Trabajo fotográfico para The New York Times Magazine.


Un periodismo donde HAY QUE APOSTAR, así en mayúsculas. Donde quedarse a medio camino no es posible. Donde la mejor portada sobre Bolt no es en la que sale Bolt. Donde seleccionar la mejor imagen entre las más de 600 fotografías que salen de una carrera de menos de 10 segundos.


¿La mejor portada sobre Bolt?


Un periodismo que apela a la historia de un país, donde se puede titular con ripios, o con los nombres de una canción que toda Inglaterra se sabe o donde Carros de fuego no es sólo un tarareo, es toda una declaración de intenciones desde el títular de la portada.



video



Periodismo de miradas, que huye de lo obvio.


Un periodismo de miradas, de gesto, de expresiones, de la parte humana, de imaginación, de contacto con la gente que te lee, en el que huir de lo obvio. Un periodismo que haga de una imagen un tema de portada.


Una imagen que convierte el tema en portada.

Un periodismo capaz de dar una conferencia así. Una conferencia colosal.