Mostrando entradas con la etiqueta Pequeños medios. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Pequeños medios. Mostrar todas las entradas

lunes, 7 de abril de 2014

Heraldo de Madrid

El 27 de marzo de 1939 un grupo de falangistas entraba en la redacción del Heraldo de Madrid. Era una avanzadilla armada de las tropas que pocos días después tomarían la capital y darían por terminada la Guerra Civil española. Ese fatídico día de marzo sería el último de la historia del Heraldo. Posteriormente se cedería la cabecera a Juan Pujol para editar en su lugar "Madrid", de espíritu totalmente opuesto al Heraldo. Durante años, los propietarios reclamaron la devolución del periódico, pero todos sus esfuerzos fueron en vano. Hasta hoy, cuando un grupo de nuevos medios se han decidido a lanzar una edición única que rinde homenaje a uno de los periódicos clave de la prensa española.




Fernando Rapa Carballo nació en París en 1969, aunque su espíritu navega a orillas del Río de la Plata. donde se crió en su Buenos Aires querida. Diseñador gráfico y docente de Tipografía en la UBA (Universidad de Buenos Aires), vive en España desde 1998, donde comenzó su andadura en el estudio catalán Casses i Associats elaborando los periódicos bonaerenses Clarín y Olé. También ha participado en El Comercio de Lima, Corriere della Sera, Gazzeta dello Sport y el portugués Diario de Noticias, entre otros. En nuestro país, fue fundador y director de Arte del extinto, y varias veces premiado, Público, diario que abandono tras su cierre. Actualmente edita la revista Mongolia y una vez al año el libro/fanzine Viernes Peronistas. Ha sido el responsable, junto con Asier Barrio y Erika Takenouchi, del diseño del número especial de Heraldo de Madrid que estará a la venta en todos los kioscos hasta el día 30 de abril.



Heraldo

En este emprendimiento hay un doble concepto: por un lado es una invocación y un rescate a un periódico silenciado por el fascismo y por otro es un reflejo de un abanico de nuevos medios independientes que han surgido en España a partir de la crisis.

Estos medios tienen en común un cambio de paradigma y de modelo.


El periodista se hace dueño de todo el proceso. Entonces el periodista ya no solo escribe una crónica y "alguien" se la publica, ahora el periodista forma parte de todo el entramado y se involucra en logística de crear y poner en la calle o en la red su medio. Ahora tiene que saber de calidad de papeles, gramajes, tintas, pay per views, de costes de distribución, precios de fotos, etc...


Un nuevo modelo que es posible gracias a la tecnología, porque realmente algo así hubiese sido muy difícil de realizar en una etapa tecnológica anterior.



Renacimiento
Esto me hacía recordar mucho a un personaje fantástico que tiene que ver con el Renacimiento italiano. Porque creo que en nuestra modesta y minúscula escala este tipo de emprendimientos también es un renacer en la forma de la edición. Este personaje es Aldus Manutius, un impresor italiano de 1490 que es el responsable de la implantación del libro como objeto en la europa del Renacimiento. Este impresor, no solo era impresor, era el responsable de toda la cadena de producción rescatando del pasado (como nosotros El Heraldo) obras clásicas que habían sido silenciadas o se habían ocultado tras los paredones de los monasterios, todo ello con nueva tecnología. Durante una era oscura de casi 1000 años, en Europa la cultura se había refugiado puertas adentro de los monasterios. No olvidemos que los libros los reproducían de manera artesanal los monjes benedictinos. A partir de 1400 surge un soplo de cambios en la mentalidad europea por nuevas ideas del Renacimiento y las nuevas tecnologías.

Pequeños impresores italianos, venecianos, florentinos, milaneses comienzan a crear pequeños talleres de impresión en el que se realiza todo el proceso, desde la configuración hasta el diseño de los tipos (por ejemplo Bembo). No por casualidad el primer programa de Desktop Publishing (término ya caduco pero muy utilizado en los 80) se llamaba Aldus PageMaker, en homenaje a Aldus Manutius de Italia, que es el que crea el concepto de portabilidad. Ahora que todo el mundo habla de portátiles y demás el hombre crea un tipo de letra muy pequeña e inclinada llamada itálica (esas letras están tan bien diseñadas que llegan hasta el día de hoy). Manuncio crea el concepto moderno de libro de bolsillo en 1500 que permite que el objeto pueda ser fácilmente transportado y el conocimiento sea rápidamente distribuido. 

El Proceso
Pero todo esto es para decir que el espíritu de Manuncio es un poco el que nosotros tuvimos a la hora de recrear al Nuevo Heraldo. Tener todo el proceso en nuestras manos trayendo algo del pasado. Porque es interesante entender como armamos Heraldo. De alguna manera cada una de las partes que lo componen, la parte histórica a cargo de Gil Tolleldiario.es e infolibre para política, FronteraD para internacional, Alternativas Económicas para economía, Materia para Ciencias, Líbero para deportes, Jotdown para cultura, Fiat Lux para sucesos, La Marea para Sociedad y Mongolia para Humor. Cada una de estas partes ya arma su propio medio, unos en papel, otros en web y otros de manera combinada. Pero el desafío era ver cómo podíamos generar algo nuevo con 10/11 jugadores. Once redacciones, era como hacer un equipo de equipos, como un Cosmos de los medios independientes. La idea de un equipo dirigido por Miguel Ángel Aguilar, Carlos Bello y Pere Rusiñol debía generar en muy poco tiempo un ejemplar de casi 50 páginas y, además, un ejemplar digno, ya que íbamos a estar en la mira de todos. 


El Heraldo es la mezcla de un espíritu libertario republicano con la idea de la autoedición de Aldus Manuncio y un solapado concepto punk del DIY (do it yourself).

Nada más alejado que los power points de los gurús del periodismo que predecían la muerte del papel hace ya 10 años y nos invitaban a regalar los contenidos, ya que la publicidad estaría ahí para salvarnos.

Cada una de las células de este componente Heraldo generó un guión de su "parcela" que fue enviada a la dirección. A partir de ahí, los contenidos se acomodaron en maquetas que les fueron entregadas a las secciones para que cada equipo pudiese completarlo con su material. Cada sección cerraba sus piezas y nos las entregaba para que nosotros las editáramos y produzcamos ya de cara a la imprenta.


Todo se ha hecho en la Nube. El tema físico ha estado presente en las reuniones de pauta y demás, pero nos hemos manejado traspasando información en la red, cada uno en su lugar particular de trabajo. El concepto de empresa redaccional como lugar se diluye, no hace falta oficina, ni teléfono fijo, solo hace falta estar conectados y tener un objetivo común.

El diseño del Heraldo es muy simple, es resultante de la practicidad que queríamos imprimirle a este proyecto junto a mis compañeros Asier Barrio y Erica Takenouchi.  Nada de artificios ni barroquismos, tampoco queríamos intentar simular un periódico de época porque nos parecía totalmente anacrónico e impostado. Sí nos hemos permitido generar algún guiño de trasvase de lenguajes en la pieza de la portada.

Conclusión

Para concluir creo que lo más importante de este experimento es que hemos conseguido llevarlo a cabo, que hemos mostrado que es posible, que abre nuevas puertas, que es un mensaje de optimismo en medio del cataclismo de los medios de comunicación, de despidos y de cierres.

Citando aqui a Pere Rusiñol que es uno de los cerebros detrás de todo este proyecto, cuando vamos a dar charlas a Universidades que nos llaman para que comentemos Mongolia, Pere les dice, "olvídense de los medios tradicionales, están muertos, hagan el suyo". Es que cuando nosotros pensamos en Mongolia nos imaginamos "vamos a hacer la revista que nos gustaría leer, no tenemos nada que perder, sabemos hacerla, ya que nadie la la hace, manos a la obra."

Es lo más interesante que nos ha pasado en nuestra vida, e imaginamos que lo mejor está aún por llegar.


Fotografía de Rapa Carballo: Asociación de Periodistas Europeos

martes, 1 de abril de 2014

Diseño para tabletas


Cada día son más las tabletas que vemos por la calle, en las oficinas, en las escuelas, en las universidades, en las casas. Por eso, el diseño de revistas para tabletas (léase iPad, Android, Kindle, etc.) está cada vez más presente en el panorama diseñil. Se están haciendo muchas cosas, y muchas de ellas son muy buenas.

La Universidad San Pablo CEU, en su afán de dar siempre la mejor formación a los estudiantes, se ha dado cuenta de que combinar el diseño en papel y el diseño para tabletas es una de las fórmulas ideales para sacar al mercado laboral a los profesionales del futuro. El papel lo tienen bien cubierto con sus clásicas Jornadas de Diseño, de las que somos asistentes fijos todos los años. Ahora toca abrir un poco el abanico a las revistas para tabletas.

En esas mismas jornadas han ido dando píldoras sobre diseño digital. Pequeñas dosis que se ven completadas con las charlas del próximo miércoles, enmarcadas en el VII Ciclo "Hablando de Diseño". En esta ocasión serán los representantes de Mine y Vis-à-Vis, Ángel Anaya, y de Quality Sport, Pablo Berraondo y Nacho Labarga, los que nos cuenten su experiencia como pioneros en este campo del diseño periodística.

Una oportunidad muy interesante porque no se prodigan este tipo de conferencias sobre publicaciones que son ya una realidad muy presente en el panorama editorial español. Publicaciones que son el presente, junto con el papel (no le matemos) del diseño periodístico.

miércoles, 4 de diciembre de 2013

Diseña tu periódico y Newspaper Club te lo imprime

En 2009 Ben Terret, Tom Taylor y Russell Davis querían hacer un regalo especial a sus amigos, algo original y que pudieran guardar para siempre. Se les ocurrió hacer un periódico con los textos y fotos que sus amigos habían colgado en Internet durante el año 2008. Al proyecto le llamaron "Things our friends have written on the Internet 2008" (Cosas que nuestros amigos han escrito en Internet en 2008). Nada más emotivo y personal que ver tu trabajo impreso en papel "porque a la gente le sigue gustando el objeto físico, quieren seguir viendo sus textos impresos", reconocen los creadores en una entrevista con Wired.

Con esta idea en la cabeza, y una vez diseñado el periódico (un proceso, el de crear un periódico de cero, que llamaron "reducir los enemigos"), acudieron a una imprenta con la intención de obtener 50 ejemplares. Sin embargo, en la rotativa les dijeron que vale, que podían usar sus máquinas entre las impresiones de grandes tiradas (así evitaban parar las máquinas y volver a encenderlas, un proceso muy costoso), pero que la tirada mínima tenía que ser de 1.000 ejemplares. Lejos de achantarse por el número de copias tiraron para delante, al fin y al cabo tenían sus 50 copias; el resto las regalaron a todo el que la solicitara a través de su web.

Pero de esta [costosa] frustación nació un proyecto: que cada persona pudiera tener su propio periódico, desde 1 ejemplar hasta 10.000; desde una pequeña tirada para la familia a un más grande que abarcara un barrio entero o una distribución más ambiciosa. Era un proyecto que, a priori, parecía una locura. "Todo el mundo está corriendo en una misma dirección, así que alguien tenía que mirar en la dirección contraria", confiesan sus fundadores. "Los editores se vuelven locos con maquillar sus cuentas de resultados con productos digitales, mientras abandonan una experiencia de cientos de años imprimiendo", reflexionan, "aún cuando puede haber un punto de integración entre el papel y lo digital". Bajo esta premisa, con el mantra de que algunos están matando [antes de tiempo; o sin razón] al papel, nació Newspaper Club, un club con el soporte de la fundación 4iP.

Periódico impreso en newspaper club

Los inicios, como casi siempre, no fueron fáciles. Los requerimientos técnicos de los impresores suponían una traba para un proceso que ellos querían que fuera lo más rápido y sencillo posible.

Poco a poco consiguieron sortear los obstáculos. El primero de ellos lo han solventado desarrollando su propia herramienta de edición, ARTHR, que hace el proceso más sencillo y rápido a través de plantillas prediseñadas (o en blanco). Aunque también ofrecen plantillas en blanco para programas de edición profesional como Indesign o Scribus.


Solucionado el problema técnico, había que saltar al problema de la impresión. La solución fue agrupar los pedidos en el tiempo para optimizar la impresión y así conseguir un precio más económico. Al principio aprovechaban las ventanas de impresión entre dos grandes tiradas (así las rotativas evitaban el costoso proceso de parar y volver a encender la rotativoa), pero los pedidos fueron creciendo y ya tienen su propia ventana asignada. "Incluso alguna rotativa ha invertido en nosotros", dicen. Actualmente imprimen en digital (desde una copia) o tradicional (mínimo 300 ejemplares).

Un ejemplar impreso en newspaper club

Y por si hubiera alguna duda de la calidad de sus impresiones, Newspaper Club te manda una muestra del producto en el que estés pensando imprimir para que veas cómo quedaría la distinta gamas de colores, en distintos porcentajes y en distintos tipos y gramaje de papel. También con material impreso en blanco y negro o en color, fotografías y textos. Un periódico como el que tú quieres imprimir.

Wired impreso


Desde su creación han impreso más de cuatro millones de ejemplares de periódicos de todo tipo (algunos muy trabajados): recuerdos familiares, experimentos para la administración local como Data.gov.uk, o periódicos para medios como Wired. También diarios fotográficos o catálogos. Todo lo que quiera uno imprimir en papel prensa. Y por esto han sido premiados con el Design of the Year for Graphics en 2010 y por BIMA como avance tecnológico.


Pero hay un proyecto que requiere especial mención y es la colaboración entre Newspaper Club y The Guardian. Entre ambos han creado un periódico impreso con la sección The Long Good Read de la web de The Guardian. Este periódico se nutre sólo de artículos de esa sección (una especie de repositorio de grandes artículos que merecen una lectura reposada) seleccionados a través de una aplicación creada ad-hoc para la ocasión y editados en una versión adaptada de su herramienta ARTHR con las características tipográficas y de diseño de The Guardian.

El resultado es un periódico impreso de 24 páginas con 14 historias que sólo se distribuye en el #guardiancoffee, una cafetería creada a medias entre el periódico y la empresa de telecomunicaciones EE, donde se mezcla lo tradicional con las nueves tecnologías.

Un lugar donde poder disfrutar de un café y un periódico impreso en maravilloso papel prensa.

Larga vida al papel.

lunes, 23 de septiembre de 2013

Revistas en el iPad (Natalia Bajo)
V Jornadas de Diseño URJ (1)

Natalia Bajo, directora de arte digital de Telva, fue la encargada de abrir las V Jornadas de Diseño de la URJC y lo hizo con un dato curioso: "Sólo hace tres años que se creó el iPad", pero parece que lleva toda la vida con nosotros. Tres años que han dado para mucho, y tres años en los que las revistas han tenido que adaptarse a un entorno totalmente nuevo.

Natalia Bajo junto al profesor Ricardo Vizcaíno

Este nuevo entorno tiene sus propias particularidades, como destacó Natalia, que afectan tanto a los lectores, que en poco tiempo se han acomodado a una nueva forma de consumir información, como a las propias redacciones, que tienen que adaptar, tanto sus contenidos como su forma de trabajar a una nueva narrativa. Narrativa que ya están desarrollando algunas revistas, como Symbolia, Vis-a-Vis o Red Bulletin.

Sin embargo, este nuevo ecosistema exige a los profesionales nuevos retos de negocio, de contenidos y de estrategia, pero siempre con la mente puesta en que lo que queremos es que "el lector lea", por muchas interactividades que pongamos en la publicación. 


En este nuevo maremágnum de publicaciones digitales, Natalia hizo una distinción clara entre las que son nativas para tabletas, las que son una versión iPad de la versión impresa y las que son directamente un volcado en pdf de la publicación (enriquecido en algunas ocasiones). Las versiones en tableta de las revistas impresas obligan a las empresas a una puesta en página adaptada, restando potencial. Un potencial que tienen las 100% nativas, que permiten un diseño navegable, no tienen limitación de espacio y tienen un contenido pensado en su totalidad para el entorno digital.

En este sentido, explicó su experiencia transformando Telva papel en Telva iPad. El único requisito indispensable era que "Telva iPad tenía que ser 100% Telva", tenía que mantener intacta la esencia de la publicación pero adaptada al nuevo entorno. "Han sido años de mucho trabajo", reconoce Natalia, buscando "sinergias, muy costosas, pero muy importantes, con un nuevo enfoque". 

Han aprendido a través del ensayo-error, ensayo-error, "probando cosas" hasta que al final han conseguido un producto estable, que no definitivo. Porque "no existe la versión definitiva de Telva, estamos innovando constantemente, que es la clave de esta profesión".

La próxima semana, segunda entrega con la conferencia que pronunció Álvaro Varona, alias Kremaster.

jueves, 19 de julio de 2012

El Boletín Municipal de Getafe

Una de las primeras medidas —o al menos una de las primeras que hayamos podido ver los vecinos, y nunca mejor dicho— tomadas por el nuevo alcalde de Getafe, Juan Soler (PP), ha sido la del rediseño y ¿renacimiento? del Boletín Municipal.


Era necesario. Sobre todo si lo que se pretendía era aumentar el tamaño de la foto del alcalde en la primera página impar que te encuentras nada más abrirlo...


Antes...


.... y ahora

...o si querían darnos una idea implícita de lo confuso que es el mundo de colorines en el que vivimos desordenando la ¿información? sobre páginas de carísimo papel couché pagado con el dinero de los getafenses o getafeños, que ambos gentilicios se aceptan.






Si de cualquier rediseño se pide que, como mínimo, mejore lo que había anteriormente no estoy del todo seguro de que se hayan alcanzado esos mínimos. Un ¿logo? para la portada, cambio de tipografías a una Minion de rasgo en títulos de opinión junto a una letra de inadecuado palo para la lectura del texto base, Vectora tal vez, deformada seguro, fondos de color a tutiplén... Claro que hay que reconocer que no era tarea fácil superar la calidad profesional de Natalia González, diseñadora que trabaja en el Ayuntamiento de Getafe desde hace muchos años con un nivel de excelencia. Motivo por el cual todavía entiendo menos que en vez de utilizar a esta persona, el nuevo equipo de Gobierno haya contratado una empresa externa para llevarlo a cabo, lo que junto a la distribución e impresión de sus 65.000 ejemplares nos supone, según la concejala de Asuntos Sociales Teresa Rodríguez en declaraciones que recoge Europa Press, un coste a todos los vecinos de unos 13.000 euros para cada número que pasa de los buzones... a la basura, generalmente, dado su interés y utilidad informativa, como sucedía por otro lado con el que editaba el equipo de Gobierno anterior, encabezado por el socialista Pedro Castro y que, al parecer, nos costaba todavía más. Una manera de entender la comunicación por parte del poder político que además del despilfarro económico desaprovecha la enorme valía profesional de los periodistas que allí trabajan, como sucedía con su anterior directora, Rosa Ferrero, a quien conozco, aprecio en lo personal y valoro profesionalmente. Ahora, la directora es otra persona, claro... para hacer exactamente lo mismo que 'pueden' hacer. Pero, "la política es la política mediática", escribe el sociólogo Manuel Castells en su imprescindible 'Comunicación y poder'.

No es tarea fácil este rediseño, además, por el material con el que esta nueva empresa cuenta para hacer un buen trabajo 'informativo' y sobre todo de diseño periodístico. Y es que, según pusieron de manifiesto varios medios de comunicación locales y podría haber comprobado cualquier vecino que en vez de tirarlo directamente confundido con la publicidad decidiera hojear sus páginas, nuestro querido alcalde aparece en uno de sus últimos números nada más y nada menos que ¡27 veces en 17 páginas!, portada incluida, con cuatro fotografías suyas en alguna de las páginas. "Álbum familiar", denuncian en el ElBercial.com.; "el alcalde se postula como modelo para Vogue", en GetafeHoy. No es fácil hacer esto y que quede bien, de verdad. Yo no sabría.














Además de dar a conocer a los vecinos de Getafe quién es su alcalde Juan Soler, labor que aunque él diga que "me da un poco de apuro (...) porque al final la revista parece un publireportaje" puede ser sin embargo muy necesaria porque se empadronó en la localidad muy poco antes de las elecciones en un piso de alquiler y según la oposición pasa bastante más tiempo en Madrid capital donde seguiría residiendo de facto, otro de los empeños de este nuevo "rediseño" pudiera consistir en un intento de borrar el pasado. ¿Observan que el Boletín Municipal es ahora el "Boletín de Getafe" y que pese a los muchos años que lleva editándose aparece 'renacido' como NÚMERO 1? Como si al cambiar el director de un periódico o revista hubiera que empezar a numerar desde el comienzo.




No crean que toda la crítica es negativa para este 'nuevo' Boletín Municipal. Hay incluso cosas que me gustan en su primer número. Y mucho. En cuanto a la forma, porque se trata sin duda de la página doble mejor maquetada, y sobre todo en cuanto al contenido. Me refiero a la entrevista al periodista Ángel del Río, la persona a cuyas órdenes tuve el honor de trabajar en los servicios informativos de la Cadena Cope y en el periódico local del que ha sido director durante más de 30 años junto a Sebastián Carro, Acción Getafense, que ahora continúa como página web y que ha sido uno de los medios impresos más longevos de toda la Comunidad de Madrid —sólo ABC y el Diario de Alcalá, que yo sepa, comenzaron a publicarse antes— y del que también prepararemos un artículo próximamente. Y es que hablar de Angel del Río, a quien admiro y quiero, es referirnos a uno de los más grandes cronistas de la información local de Madrid y de su comunidad.


Entrevista al periodista Ángel del Río en el 'primer número' del rediseñado Boletín Municial, de 2011



Periódico local Acción Getafense, dirigido por Angel del Río y Sebastián Carro, una publicación privada que ha estado publicándose ininterrumpidamente durante más de 30 años en Getafe.

El grupo municipal de UPyD, que mantiene con sus votos a Soler en la alcaldía porque el Partido Popular no obtuvo mayoría suficiente para gobernar en solitario, presentó formalmente en el Pleno de noviembre pasado la supresión total de este Boletín Municipal por entender que "supone un gasto innecesario para el Ayuntamiento y se limita a hacer propaganda del Gobierno" municipal. PP e IU desestimaron la propuesta de UPyD (lean en el enlace anterior las cifras, el dinero destinado a "publicidad y propaganda", tal cual). UPyD, no obstante, sigue manteniendo su apoyo al alcalde. Y como, además, denuncian que en el Boletín no se informa de la actividad del resto de políticos locales, pues utilizan parte de la asignación del dinero público que aprobaron entre todos para el funcionamiento de los grupos políticos para publicar a su vez su propia versión de los hechos, impresa y buzoneada a todos los vecinos:


Y, claro, tampoco es plan de que el PSOE no 'informe' también a los vecinos a costa del erario público. Ambos, UPyD y El Progreso de Getafe a todo color y en papel couché, aunque con menos páginas que el Boletín.



No sé exactamente si éste es el "cambio" que demandaron los vecinos de Getafe en las últimas elecciones municipales, el cambio de foto. Porque si lo que votaron fue, por ejemplo, una política municipal de austeridad y racionalidad en las cuentas públicas, los famosos recortes no han llegado en el área de rediseños y propaganda, quiero decir de "comunicación". Claro que también se presentó el Partido Popular local a las elecciones prometiendo una bajada de impuestos y hace unos días hemos recibido, unos antes y otros después, distintas cartas del propio Juan Soler informándonos —ahora sí— de que a unos nos subirá el IBI —para pagar entre otras cosas los 143.000 euros anuales del Boletín— y a otros no, les bajará un poquito. Según nuestro risueño y fotogénico alcalde si de él dependiera, ¡¡¡¿¿¿???!!!, el Boletín Municipal "desaparecería" porque dice ser "contrario a los medios públicos de comunicación". Pero, si no depende de él... de ¿quién puede depender tal decisión? De momento, en el último número de junio-julio seguimos igual, y con la misma 'línea editorial' y fotográfica, tal y como puede verse en el enlace que nos proporciona la página web del Ayuntamiento de Getafe, que está ilustrada con una única fotografía... ¿adivinan de quién?





lunes, 28 de noviembre de 2011

El periódico de los ‘delincuentes’


Sara Jones, Joe Milam, Billy Fifeer, Megan Marlow, Fredrick Jones o Kevin Clafton, entre muchos otros, seguro que algún día soñaban con salir en el periódico. Probablemente porque les hubiera tocado la lotería, hubieran salvado a tres personas en un incendio o hubieran dado un pelotazo con alguna pequeña empresa que luego vendieron por una cifra de siete dígitos a una multinacional. Pero no es así. 


Son protagonistas porque han sido detenidos por delinquir. Unos por conducir bajo los efectos de las drogas o el alcohol, otros violación, algunos por agresión sexual, violencia de género, robos, intento de asesinato, secuestro, asalto o simplemente por ir más rápido de lo habitual en una autopista.

Pero no han salido en los grandes medios estadounidenses, ni siquiera en la sección de sucesos del diario de un pequeño pueblo de algún estado norteamericano. Han salido en The Face It, algo así como el periódico de los ‘delincuentes’. Si es que se le puede llamar así, periódico. No porque esté hecho por personas de dudosa reputación. Suponemos que no. Es porque en sus páginas sólo tienen cabida personas arrestadas por la policía de los distintos condados de Texas  Nashville (Tennessee, USA).



  


Dieciséis páginas de mug shots (término en inglés para las fotos de carnet de la policía) para mostrar a sus lectores quienes son los malos de la película. Aquí no hay distinciones. Los violadores comparten páginas con maltratadores, conductores borrachos, asaltantes, traficantes de drogas o peligrosos conductores. Todos presuntos culpables, porque todavía no han sido sometidos a juicio. Todos con esas fotos que no le hacen justicia, nunca mejor dicho, ni a los más guapos y que te dejan marcado para toda la vida.

El periódico consigue las imágenes poniéndose en contacto con el departamento de policía local, que se las facilita con la identidad y el delito que ha cometido, presuntamente, cada persona. Sin ley de protección de datos ni nada parecido. ¿Para qué? Es más importante ponerle cara al malhechor. Y sin derecho al honor, porque una vez impreso, rectificar esto se torna harto complicado. Aunque eso sí, ellos declinan toda responsabilidad y encomiendan a los empresarios a que no sean muy quisquillosos con sus empleados si los ven en las páginas de su periódico, "no queremos que despidan a nadie", dicen.

 
 
 


También tienen cabida en este "periódico" anuncios de toda clase: tarifas de publicidad (1.000$ una página a todo color; 500$ en B/N), radios locales de música pachanguera, comida rápida o películas de bajo presupuesto. Pero si hay uno que abunda es el de los abogados y prestamistas de fianzas. Cuanto más llamativos, mejor. Prestamistas que no dudaran en sacarte en el periódico si no les devuelves la pasta con sus correspondientes, y elevados, intereses. 


 <

Desde este blog, nos hemos intentando poner en contacto con ellos para que nos cuenten un poco más cómo funciona. Sin resultados. Imaginamos que es porque no tenemos antecedentes penales ni causas pendientes. Y las preguntas que les hemos hecho tampoco han debido sentarles muy bien, imaginamos.

 



Sí que hemos podido saber que este tipo de periódicos (Just Busted es otro ejemplo) es habitual en varios estados de la zona Sur de USA. Y tienen buena acogida entre la sociedad americana, entre puritana y preocupada por la seguridad hasta extremos insospechados. Tan preocupada que es capaz de retratar a sus vecinos, nunca mejor dicho, de esta guisa. Ya sean culpables o no.