Mostrando entradas con la etiqueta Revistas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Revistas. Mostrar todas las entradas

miércoles, 5 de noviembre de 2014

Interviú, 2.000 semanas entre el rojo y el negro

El pasado 25 de agosto la revista Interviú llegaba a los 2.000 números. 2.000 semanas en los kioscos, puntualmente, de una publicación que ha marcado, y marca, tendencia y que ha acompañado, y sigue acompañando, a varias generaciones de españoles con reportajes de investigación, entrevistas y erotismo. Con motivo de esta efemérides, Ana de Blas, redactora jefe de diseño de la revista, nos cuenta cómo es trabajar en la revista que leen hombres pero también muchas mujeres.


Ana de Blas es licenciada en Bellas Artes y en Ciencias de la Información. Redactora jefe de diseño de Interviú y autora del blog La Venus del espejo,sobre el desnudo en el arte, en interviu.es.

Sus primeros pasos en el diseño editorial los dio en la revista Dinero, semanario de información económica –por entonces del Grupo Zeta–, pasando después al estudio DCV para abordar proyectos de infografía, cartelería e identidad corporativa, mientras diseñaba el mensual La Tierra. En diciembre de 1997 volvió al Grupo Zeta en Madrid para incorporarse a la redacción de Interviú, tras varias colaboraciones como creativa para Tiempo y la propia Interviú. En octubre de 2000 es nombrada redactora jefe de diseño tras un breve paso como jefa de sección.
En mayo de 2010 realizó el actual rediseño de la veterana publicación –nacida en la infancia del régimen democrático: desde mayo de 1976– y de su cabecera. Una cabecera que es ya historia del periodismo español y abanderada de un ejercicio del periodismo en libertad que debería ser, también, parte de su futuro.



Portada del Especial número 2.000 de Interviú (pincha en las imágenes para verlas más grandes)

2.000 semanas entre el rojo y el negro

Tengo guardada en la memoria del móvil y en la otra, más frágil, la de mi cabeza, la imagen de los cinco últimos directores de Interviú juntos en la presentación del número 2.000 de la revista, celebrada el pasado 8 de octubre. También han sido ellos mis cinco directores, con quienes he aprendido a respirar en un medio ambiente raro como el de esta redacción desde la que escribo estas notas, como siempre, a deshoras. Interviú es una revista muy veterana, es un referente emocional para generaciones de reporteros y fotógrafos y a la vez, al otro lado de la imprenta, de lectores. Ya sean urbanitas o de las cuencas mineras, de la oficina, la fábrica o el camión, público de bares y peluquerías, sindicalistas, diputados en su escaño o adolescentes en la soledad de su cuarto. Todo el mundo en este país la conoce, o más bien cree conocerla, pues se han formado a lo largo de casi cuatro décadas una idea de lo que somos. Hay a quien le resulta simpática por gamberra y atrevida, y hay a quien le da entre asco y miedo por lo mismo. Pero lo que seguramente no se ve desde fuera es que la agenda informativa de Interviú es el poliedro con más caras que se pueda proyectar en el espacio, y lo primero que aprende una aquí es a no extrañarse de nada.

Algunas de las páginas del nuevo diseño de la revista

En esa presentación, uno de esos directores y para mí maestros, Jesús Maraña –ahora al frente de Infolibre– contaba una anécdota para ilustrar esa sensación de estar trabajando en un circo de tres pistas. Nos puso el ejemplo de una de sus jornadas, en la que había tenido que desayunar con Ana Obregón para concertar una sesión de fotos, después comer con el entonces ministro Acebes, y ya por la tarde recibir en su despacho a unos ex agentes cubanos. Bueno, esa es la agenda de un director, la que tarde o temprano se materializará en trabajo también para la mesa de diseño. 

Los reportajes son una seña de identidad de Interviú

Dar forma a contenidos muy dispares y muchas veces impredecibles es pues nuestra rutina, si es que se puede llamar así a no saber lo que te espera. En Interviú tienen cabida la agenda política, el tema social, el consumo, los sucesos, la denuncia ciudadana, el reportaje internacional, temas de salud y de medio ambiente, los deportes, el sexo, la televisión, el corazón... entre los desnudos y los muertos, hay quien solo ve la vena digamos bizarra, pero no es ese nuestro único negocio y esa es la singularidad de este magazine, como apuntaba Maraña con aire pícaro: también recordaba cómo a la mayoría de sus conocidos realmente lo que parecía interesarles era qué tal le había ido con la Obregón, mucho más que las otras citas de aquel día.

Más páginas de la revista con fuerte presencia tipográfica

Dotar de coherencia y un mínimo de unidad a una publicación por esencia tan heterogénea es una de las funciones básicas de nuestro diseño, algo que nos planteamos –entre la dirección a cargo de Alberto Pozas y yo misma como diseñadora– radicalmente en mayo de 2010, cuando abordamos el último proceso de rediseño completo de la publicación.

Necesitábamos bases nuevas sólidas para ponernos al día sin perder nuestras mejores cualidades: el impacto gráfico de la buena prensa popular, la fuerza y exclusividad de las imágenes que lanzamos al mundo, el titular mordiente de los grandes reportajes –el género periodístico que nos define–. Pero en esa ocasión nos atrevimos incluso a algo más: rediseñamos, después de darle cien vueltas, la propia cabecera, a pesar del riesgo que suponía “tocar” un material que no era solo nuestro, no era ni siquiera patrimonio exclusivo del editor, era en realidad de todos los españoles que tenían retenida una imagen de ella en su memoria reciente o lejana.

Páginas de las secciones Panorama de actualidad y Apuntes

Para quien no sea diseñador, quitar o no una banda a 45º de inclinación en una portada, retocar el trazo de la ‘t‘, poner, quitar o mover la tilde de la ‘ú‘ final, unificar y definir un nuevo porcentaje de CMYK del rojo corporativo, decidir una escala... pueden parecer tormentas en un vaso de agua, pero son para nosotros verdaderos quebraderos de cabeza. El acierto o el error en esa suma de pequeñas decisiones influirá en la imagen de todo el equipo y solo se puede evaluar al cabo de un tiempo de rodaje. Ahora no tengo ninguna duda de que hicimos bien en revisar nuestra mancheta, nadie añora la anterior a pesar de que perdimos algo de su vieja identidad en banda; matizamos la energía del rojo y personalizamos el tipo original –esa Helvetica Black Oblique setentera– sin perder nuestra esencia. Seguíamos siendo reconocibles mientras nos actualizábamos y creábamos un logotipo único, ¡bingo! Sinceramente, solo por este trabajo creo que me gané el sueldo por una temporada, y no me hubiera atrevido a hacerlo sin el apoyo expreso del director que llevó las riendas de aquel cambio. Para los más curiosos, os adjunto el ‘Cuaderno de la portada’ con el que presenté mi propuesta, en la que iba incluso más allá en la transformación del logotipo; finalmente, se aprobó la opción intermedia, que es la que mantenemos hoy en el quiosco. 


Parte del cuaderno del rediseño de la mancheta

La evolución de la cabecera era un riesgo que asumimos entonces y quizá lo más llamativo del proyecto para el público, pero la renovación que abordamos en la portada y en las páginas interiores tiene otras claves que los diseñadores entienden bien. Cuando salimos con la nueva maqueta, Diego Areso, editor de Quintatinta, lo resumía así: “lo mejor del cambio: una total revolución tipográfica, y la cantidad de pequeños detalles de diseño fino que inundan las páginas de la revista, y que brillan sobre todo en las columnas de opinión, y en la sección ‘Panorama’, lo más conseguido del proyecto, para mi gusto”.

Portada con la nueva mancheta diseñada por Ana de Blas

Tenía razón Areso, el juego tipográfico es la espina dorsal que da unidad y médula a nuestro cuerpo, ya dije que la variedad algo mareante de contenidos no puede traducirse ni en monotonía ni en vulgaridad ferial, dos peligrosos extremos que nos acechan. En esta carpeta de tipografías la protagonista es la robusta y polivalente Stag de Christian Schwartz, una egipcia creada para el Esquire norteamericano. Una familia que hoy ya tiene una difusión tremenda –vaya, ahí sí que seguro que hicimos diana–, cosa que para nosotros empieza a ser peligrosa si llega a saturar al estar en todas partes. Además, estructuramos los contenidos en torno a cuatro grandes bloques: Reportajes, Chica de portada, Panorama de actualidad y Apuntes de ocio, este último mi favorito en cuanto a posibilidades creativas, donde los contenidos dan pie a mayores lujos y osadías visuales. Desgraciadamente, era un proyecto ambicioso para los tiempos que corren, en los que el papel sale caro y las planillas son cortas, y hoy, pasados cuatro años, sobreviven básicamente los reportajes propios–el ADN informativo de la publicación– las firmas y los contenidos eróticos, para los que, eso sí, nos hemos vuelto exigentes en cuanto a la calidad de producción. Así que, en resumen, no hay muchas páginas, vale, pero intentemos que merezcan la pena, es lo menos que le debemos al fiel y asombrado lector. 

Alguna de las páginas en las que destaca la edición gráfica

Junto a la solvencia redaccional, la edición de fotografía es el segundo pilar de esta revista. Después de muchos años, al menos he aprendido que dedicar buena parte de mis energías a seleccionar y valorar fotos merece siempre la pena: todo el valor de un magazine con vocación gráfica depende del acierto en este ámbito. Hablo de la calidad formal y del valor periodístico de nuestras imágenes, como denuncia y como significado.

Pero además, en estos últimos años ha ocurrido otro cambio importante en nosotros: nos hemos impuesto el reto de publicar, junto a la revista semanal, una serie de monografías especiales que aportan mucho valor añadido a la publicación. Ni que decir tiene que son, como buenos hijos nuestros, cada uno de su padre y de su madre: lo mismo hacemos uno con pura fotografía erótica para gusto de nuestros hambrientos mirones, que nos embarcamos en revisar y actualizar temas de largo recorrido como la Memoria Histórica, los horrores de la guerra –sin censura– o las tramas de los niños robados en España. Es difícil saber si este es un buen camino en un panorama tan confuso como el que vive la prensa hoy, con la eclosión de nuevos y viejos medios en soporte digital, mientras el negocio de papel se encoge. No lo es en un país sobrepoblado de smartphones y mucha, mucha manga ancha para la piratería intelectual (bueno, y de la otra). Pero es una puerta que se abre, la verdad, y otra vez un reto difícil para los diseñadores, porque hay que inventar un traje a medida para cada uno: nuevos recursos y diagramaciones, manteniendo básicamente la unidad de formato, cabecera, tipo y color. Os dejo aquí alguna muestra, para quien tenga curiosidad por alguna de estas portadas de interviú ¡sin desnudos!


Portada de los cuadernos especiales monográficos

Al comienzo mencioné la cita del número 2.000 como la ocasión en la que los de la plantilla habíamos podido tener a cinco directores juntos y cruzar unas palabras con todos ellos. Tuve ocasión también de saludar a Teresa Viejo, la única directora que hemos tenido, circunstancia que la coloca en una posición muy particular, sospecho que de merecido orgullo, pero por momentos incómoda para ella: como si tuviera que explicar qué hace una mujer dirigiendo una publicación para hombres. Como si no fuera periodista, como si no tuviera... no sé, ¿qué capacidad le falta? Yo también soy una diseñadora y periodista eligiendo o descartando fotos eróticas para varones heterosexuales, y os aseguro que no me cuesta más ni menos que elegir la mejor foto de una denuncia, de un suceso, de un terremoto, de una entrevista. Te acostumbras, te especializas. Aprendes que la sexualidad está en el cerebro, ese órgano con el que trabajas. Que los conocimientos que tienes sobre valores formales y significativos se aplican de maravilla en el género del desnudo, donde tienes mil referencias antiguas y contemporáneas para apoyarte. Por eso lo paso tan bien escribiendo mi blog sobre el desnudo en el arte, porque puedo abordar con total libertad las cuestiones de género, sexualidad y roles que acompañan a la fundacional costumbre de los humanos de representar sus cuerpos buscando siempre cosas distintas. Pero esta es otra historia.

Páginas interiores del especial número 2.000


El caso es que Teresa Viejo es además la protagonista de la portada del especial 2.000 que diseñé, y hablamos un par de minutos de ello. Me sorprendió que ella hubiera posado para esa foto sin tener todas las claves que yo tenía. También me extrañó que hubiera aceptado hacerlo: aún no sé si está bien o está mal, si es el mensaje adecuado, aunque ella lo explica mejor que yo en la entrevista que acompaña a sus fotos (que no son desnudos, pero sí tienen mucha carga erótica) del especial. Le conté que el proceso empezó con un mensaje desde la dirección: querían una imagen distinta, algo especial, lujoso, elegante; una edición única, algo para guardar. Se pensó en el color negro como vehículo para expresar esa exclusividad. ¡Negro! Al principio me confundió la idea, nosotros usamos con frecuencia el negro para expresar otras cosas: el impacto, la ocultación, la tragedia, el dolor. Claro que esos son contenidos en los que nos manejamos, por desgracia, a menudo. Por ejemplo, os dejo un par de portadas en negro recientes, de esas rarezas sin desnudos: el espanto de un rayo de luz sobre las calaveras de una fosa común en Villamayor de los Montes (Burgos) fue nuestra elección para el dossier sobre Memoria Histórica, una gran foto de Clemente Bernad. Hubiera preferido dejar hablar a la imagen sola y poner el titular mucho más discreto, pero no pude convencer a mis jefes (sí que me dejaron en cambio con la portadilla del especial con la abdicación de Juan Carlos I: ésta salió como os adjunto, sin palabras). También abrimos un rasgado sobre negro para la portada del extra de los niños robados, dejando ver la imagen de un viejo retrato infantil y dos manos femeninas, una joven y otra vieja, tirando de cada lado... esta foto no es un montaje, forma parte de la realidad, lo que le da un enorme valor. La clave se explica dentro, la portada se abre como un misterio a resolver. En este repugnante turbio asunto de los niños robados durante el oscuro franquismo y más aún, ya en democracia, el recorrido de interviú es tremendo: desde los primeros reportajes de los ochenta (María Antonia Iglesias, Germán Gallego...) hasta la actualidad, con la impecable serie de investigaciones a cargo de la reportera Ana María Pascual. Sí, también una mujer. Ya veis cómo trabajamos al otro lado del papel de la revista.


Páginas interiores del especial número 2.000

Ese día le conté a Teresa Viejo como os cuento ahora el proceso que seguimos: algo negro y brillante, me pedían, pues. Confieso que hice pruebas con fondos texturados y tipografía y no me salía nada que no tuviera un tonillo de ‘50 sombras...’ Entonces pensé en un hombre con esmoquin negro, pero nunca en ese traje de etiqueta sobre un torso femenino: yo estaba buscando algo con lo que se identificara el lector, al estilo de un magazine masculino clásico, vestido para la ocasión. Presenté una portada así y el director me dijo: ¿y si probamos con una mujer? Otra vez me descolocó, ¡habíamos quedado sin desnudos! Luego el resultado es el que habéis visto, de nuevo un mensaje oculto tras el negro: ella, la misteriosa modelo, iba a ser la ex directora. No sé de quién fue este último paso, y ya digo que me sorprendió mucho que Teresa Viejo decidiera aceptar ese reto, es su imagen y le obliga a dar más de una explicación. ¿Qué significa? ¿Supone un tratamiento sexista para nuestra única capitana? ¿O es un signo de libertad, de complicidad con sus lectores, una ruptura de las normas? Decide tú, lector, como siempre haces. 

jueves, 8 de mayo de 2014

Antiperiodiquería







La semana pasada, en este Barnes&Noble del centro comercial Sunset de South Miami, aluciné al ver el stand kilométrico de Periodicals. Encontré revistas de todo tipo, incluso una de  Planes para retirarse (ver foto), pero ni un solo diario a la venta. En el estado de Florida (EEUU), la distribución de periódicos se ve reducida a las suscripciones, los Starbucks y los expositores callejeros. Los quioscos, prácticamente, son una reliquia y las tabletas y smartphones siguen empujando con fuerza.


Los periódicos debemos adaptarnos a los nuevos tiempos, y rápido. Tenemos que mejorar el producto, dar más exclusivas, ahondar en los nuevos canales de distribución on line y mimar, aún más, a los lectores y suscriptores del soporte papel. / JUAN FORNIELES





Enviadnos fotos de vuestras "periodiquerías" antes de que todas sean iguales y se llamen iPad. Fotografiad esos lugares en los que todavía se venden periódicos, y las publicaremos en esta serie. Si queréis.



Entregas anteriores de Periodiquerías:

Periodiquerías (I):
Madrid - Nueva York - Sevilla
Periodiquerías (II): Bilbao - Resistencia (Chaco-Argentina) - Múnich
Periodiquerías (III): Estambul - Praga - Nueva York
Periodiquerías (IV): Salamanca - Edimburgo - Tres Cantos (Madrid-España)
Periodiquerías (V): Lima - Bruselas - Mérida (España)
Periodiquerías (VI): Londres - París - Roma
Periodiquerías (VII): Las Vegas - Los Cristianos (Tenerife) - Alicante
Periodiquerías (VIII): Antigua (Guatemala)
Periodiquerías (IX): Berlín - Viena - Moscú
Periodiquerías (X): San Francisco - Puerto de Santa María (Cádiz) - Málaga - Newspaperman
Periodiquerías (XI): Lisboa
Periodiquerías (XII): Venecia - San Petersburgo - Osaka
Periodiquerías (XIII): Barcelona - Los Angeles - Buenos Aires
Periodiquerías (XIV): Kabale (Uganda) - Honolulu (Hawai) - Filadelfia
Periodiquerías (XV): Zaragoza - Gerona - Pamplona
Periodiquerías (XVI): Miami - Nueva Delhi - Lima
Periodiquerías (XVII): Hollywood (Los Ángeles - USA)
Periodiquerías (XVIII): Cagliari (Cerdeña - Italia) - São Paulo - Parlamento Europeo (Bruselas)
Periodiquerías (XIX): México DF - Salzburgo - Buenos Aires
Periodiquerías (XX): Milán - Punta Arenas (Chile) - Cannes
Periodiquerías (XXI): Londres
Periodiquerías (XXII): Xian (China) - Assilah (Marruecos) - Bergen (Noruega)
Periodiquerías (XXIII): Damasco - Washington - Turku (Finlandia) - ¿Monumento al lector de prensa? Tampere (Finlandia)
Periodiquerías (XXIV): El Vaticano - St. Ives (Reino Unido) - Harvard (Estados Unidos)
Periodiquerías (XXV): Denia (España) - Seúl - Nápoles
Periodiquería de la Paz (XXVI): Pekín
Periodiquerías (XXVII): Como (Italia) - Oporto - Plasencia (España)
Periodiquerías (XXVIII): Pretoria (Sudáfrica) - Manchester - Aeropuerto de Heathrow (Reino Unido)
Periodiquerías (XXIX): Guayaquil - Valladolid - Avilés
Periodiquerías (XXX): La Habana - Aeropuerto de Ezeiza (Argentina) - Getafe
Periodiquerías (XXXI): Algeciras - Zamora - Gijón
Periodiquerías (XXXII): Melbourne - Ágreda (Soria) - Oviedo
Periodiquerías (XXXIII): Maranello (Italia) - Llanes (España) - Antigua Venta de Almadrones (Km. 103 de la Autovía A-2 Madrid-Barcelona, España)
Periodiquerías (XXXIV): Oslo - Huesca - Ribadesella (España)
Periodiquería del 15-M: Periodiquería 15-M (Puerta del Sol, Madrid, España)
Periodiquerías (XXXV): Atenas - Puerto de Mazarrón (España) - Aínsa (España)
Periodiquerías (XXXVI): Béjar (España) - Valencia - Jávea (España)
Periodiquerías (XXXVII): Montegordo (Portugal)
Periodiquerías (XXXVIII): Florencia - Split (Croacia) - Kaunas (Lituania)
Periodiquerías (XXXIX): Penang (Malasia) - Liverpool - Cancún
Periodiquerías (XL): Volterra (Italia) - Son Bou (Menorca) - 'El Molino' (Albacete)
Periodiquerías (XLI): Rovinj (Croacia) - Sanlúcar de Barrameda (España) - San Juan de Alicante (España)
Periodiquerías (XLII): Teherán - Bolonia - Monza (Italia)
Periodiquerías (XLIII): Santiago de Compostela (España)
Periodiquerías (XLIV): Pola de Laviana (España) - Pisa (Italia) - Pula (Croacia)
Periodiquerías (XLV): Rangún (Birmania) - Soria - Coca (España)
Periodiquerías (XLVI): Varsovia - Praia (Cabo Verde) - Copacabana (Río de Janeiro
Periodiquerías (XLVII): Chichén Itzá (México) - Cuzco - Vitoria-Gasteiz
Periodiquerías (XLVIII): Turín - São Paulo - Arequipa (Perú)
Periodiquería especial Huracán 'Sandy' (XLIX): Nueva York.
Periodiquerías (L): Valladolid (Yucatán, México) - Montevideo - Santander
Periodiquerías (LI): Taipei (Taiwán) - Colonia (Uruguay) - Viena
Periodiquerías (LII): Auckland (Nueva Zelanda) - Sigüenza (España) - Orozko (España)
Periodiquerías (LIII): Córdoba (España) - Lugo - San Vicente de la Barquera (España)
Periodiquerías (LIV): Especial Buenos Aires.
Periodiquerías (LV): Hoi An (Vietnam) - Marrakech (Marruecos) - Sidney
Periodiquerías (LVI): San Lorenzo de El Escorial (España) - La Granja de San Ildefonso (España) - Benaske (España)
Periodiquería (LVII): Especial #BostonMarathon
Periodiquerías (LVIII): León - Tokyo - San José (Costa Rica)
Periodiquerías (LIX): Dublín - Niza - Baeza (España)

jueves, 21 de noviembre de 2013

Diseño digital multisoporte: retos y herramientas



Los diseñadores gráficos no podemos quedarnos inactivos. Triste (o afortunado) sino.  Siempre estamos a merced de una constante evolución y, cada vez más, en manos de un continuo y necesario reciclaje. Ya se ha hablado, en este blog y en otras bitácoras hermanas, de la crisis del sector editorial y de la prensa. Hasta la saciedad. Y, como diseñadores, nos afecta y mucho. Lejos quedan los tiempos de tipógrafos, compaginadores, tipómetro y cuchilla. Los diseñadores multidisciplinares (que se supone que somos) afrontamos vientos de cambio cada vez más duros, pero con posibilidades de futuro interesantes en lo técnico aunque terroríficas en lo laboral. Salvando lo último, esa multiplicidad de cualidades y saberes debería salvarnos. "Aprended web", clamaban los gurús, cual panacea; "editad vídeo" sugerían otros; "no tenéis futuro", pronosticaba la mayoría.

El vídeo musical mato a la estrella de la radio, decía la canción. Lo que aún no sabemos (del todo) es si el salto digital -ese que ha motivado a nuestros lectores a cambiar de que el periódico les marque a ellos en forma de mancha negruzca de tinta por el que ellos marquen al soporte en forma de huella pegajosa- nos ha condenado a nosotros. Bueno, el soporte cambia, la forma de cambiar las historias puede que también, pero sigue haciendo falta alguien que de forma al contenido, "lo ponga bonito", lo haga coherente, lo complemente y avive. En definitiva, alguien que haga periodismo visual. ¡Hacemos falta! Por supuesto que sí; no creo que puedan con nosotros. Siempre que se aporte valor añadido (tanto en la parte redaccional como visual) y el lector no se acomode y no acepte las plantillas anodinas, tendremos aún un hueco que cubrir. Pero hay que poner de nuestra parte. Y las empresas y medios, ayudarnos, con recursos y valentía de acción.

Actualmente, en lo que se denomina comúnmente "diseño digital" (web aparte) se habla de tabletas, de móviles, de e-readers, de multisoporte, de crossmedia. Todo un reto. Pero básicamente, nuestro trabajo no va a diferir mucho si conocemos las reglas del juego y las nuevas (o conocidas) herramientas a nuestra disposición, aunque un aspecto fundamental y que nos conecta con las redes es la ganancia en interactividad. Los diseños cobran vida y suponen una combinación entre el plano y (dicen) aburrido papel y la dinámica y flexible web.

Lo que está claro es que, por mucho que lo que mostramos sea interactivo, varias características son esenciales: primero, el contenido tiene que seguir siendo de calidad (o adaptado al menos a los requerimientos de los usuarios); segundo, la búsqueda de la calidad nos llevará a la diferenciación, donde entrará en juego la tematización o a una segmentación cada vez mayor en base a diferentes targets (edades, acontecimientos especiales o extraordinarios); tercero, el diseño, por supuesto, ha de ser atractivo y destacar del resto. Si estos principios no se cuidan, el lector se cansará pronto de que los textos se muevan o las imágenes giren.

En el lado del diseño hay que convenir algunos aspectos a tener en cuenta para superar el reto:
1) El diseño digital no debería suponer solo la adaptación de PDFs, con meros efectos de flipover (pase de página). Llegas a más soportes, pero no aprovechas ni de lejos las posibilidades de éstos. Eso no es diseño digital. Eso es un apaño.
2) Tampoco debería ser tendencia una mera traslación del diseño de una revista o medio a la versión digital: hay que apostar por depurar el diseño, adaptarlo a esos soportes, refinarlo. Sin perder tu identidad pero no acomodándote. Cambiando el chip.
3) Por otro lado, la interactividad es un arma de doble filo; no hay que abrumar al lector-usuario siempre con los mismos efectos y recursos (que están bien y son curiosos, pero usados con criterio, no de manera forzada y siempre los mismos). El aprovechamiento de las nuevas posibilidades permiten apostar por el vídeo, el audio, las imágenes (más y más grandes), los juegos visuales, pero como decimos, en el buen criterio del diseñador está la clave.

La rentabilidad de los nuevos (o viejos) medios en los nuevos soportes, aparte de por el diseño fresco y el contenido novedoso y diferenciador, tiene que ir por una apuesta clara y decidida de los departamentos de márketing y publicidad (especialmente de los medios tradicionales), sin que los nuevos soportes sean una limosna o un añadido en el paquete en venta del papel. La inclusión del soporte vídeo o de múltiples creatividades en un sólo anuncio en una revista digital, por poner el caso, ya debería ser algo impagable para una compañía. Queremos salvar el papel, claro, pero conviviendo con lo digital. Apoyándose mutuamente. Que ni lo digital fagocite al papel (romanticismo) ni el papel ignore y ningunee a lo digital (inconsciencia).

Lo que vamos a ver en estas líneas es, de manera sucinta, de qué herramientas y sistemas disponemos los diseñadores para evolucionar y convertir nuestros diseños a ese panorama multisoporte. Hay muchas y diversas, con pros y contras. Y cada vez surgen más. Alfabéticamente presentamos las más interesantes o conocidas, las echamos un vistazo y ustedes eligen.



3D ISSUE
Este software para revistas digitales y ebooks, en su sexta versión ya, permite generar contenido digital para navegadores web, iPad, iPhone, Android, Kindle, Nook (Barnes&Noble), tabletas Sony, Facebook y hasta lectores de escritorio, partiendo de PDF y trabajando tanto en PC como MAC (y con posibilidad de prueba gratuita de 30 días).

Como principales características: permite pase de página, vídeo, audio e inclusión de elementos en flash; los formatos de salida disponibles son HTML5 o .epub -estándar EPub3- y .mobi (para e-readers); es compatible tanto para online como offline; optimizado para motores de búsqueda (esto lo hace distintivo). Por contra: imponen su logo en la aplicación que incluye la publicación, tú debes ser el servidor y únicamente se permite que sea para tu empresa y no para empresas de terceros (estudios y agencias, abstenerse).

La licencia de este software es para toda la vida e incluye ejemplares ilimitados. Respecto a las versiones disponibles: Lite por 499$ (pago único) que permite instalación en 1 equipo e incluye efectos flip&zoom (pase de página y aumentos); la versión Pro cuesta 1.299$ (pago único), permite instalación en 1 equipo, incluye flip&zoom, interactividad y exportar para iPad, iPhone y Android; la versión Enterprise, por 2.699$ (pago único), permite instalación en 5 equipos amén de flip&zoom, interactividad y exportar para iPad, iPhone y Android.



480 INTERACTIVE
La última propuesta española, con muy buena pinta y una baza importantísima en el precio. La han creado Soluciones 480 y permite crear publicaciones digitales para iPad (apto para pantallas Retina) y Android, a través de unos scripts y etiquetas que se añaden como plug-ins a Adobe InDesign (desde CS 5.5), tanto en PC como MAC. Es gratis la descarga, el uso y la creación al no haber inversión inicial, puesto que solo hay coste a la hora de publicar. El método es: se crea el contenido con InDesign y la app con el llamado 480i Manager, se revisa el resultado con 480i Viewer y se publica en la Apple AppStore y Google Play. Es compatible con Google Analytics. Las interactividades disponibles son: hotspots (destacados), pop ups (contenido emergente), vídeo, audio, imágenes panorámicas, imágenes de 360º, cambios de ambientes (efecto rascado), botones móviles, imágenes animadas, áreas de scroll, HTML5, hipervínculos, imágenes en 3D, orientación dual automática. Los menús de la app son personalizables y las actualizaciones son instantáneas e ilimitadas.

Cuestión monetaria: la Single Issue App, por 299€/año permite 1 app con 1 publicación para iPad y Android, actualizable tantas veces como se desee. Incluye 1 GB de hosting en el servidor de 480 (posteriormente, 0,17€/GB). La Multiple Issue App permite, por 199€/mes, 1 app con publicaciones-ejemplares ilimitados, también para iPad y Android. El hosting de 480 sube a 5 GB. Ambas opciones permiten la distribución exclusivamente interna. Para editoriales y medios con múltiples cabeceras (cada una con sus múltiples ejemplares), recomiendan contactar con ellos para soluciones personalizadas (y precios ad hoc).

En cuanto a la publicación en las tiendas de Apple y Google, existe la posibilidad de publicar con la cuenta de 480, asumiendo ellos el coste (para apps gratuitas y apps con contenido gratuito; no incluye ventas in-app ni suscripciones); otra opción es publicar con tu propia cuenta de desarrollador (asumiendo tú el coste). 480 te facilita los archivos .ipa (Apple) o .apk (Google) para publicar la app (apps gratuitas y de pago; incluye ventas in-app y suscripciones). Si necesitas soporte para publicar en las citadas tiendas, te asesoran y ayudan por un pago único de 199€.



ADOBE DPS
La solución de Adobe (Digital Publishing Suite) tiene la ventaja de integrarse con toda su suite de diseño. Hablamos de clientes como Condé Nast, Wired, New Yorker, Vogue… Funciona sin código. Mediante un plug-in para InDesign (desde CS5) podremos diseñar y crear ilimitados archivos .folio (que son los necesarios para publicar), ejecutar vistas previas interactivas en PC, MAC, iPhone, iPad (compatible con pantallas Retina), iPod Touch, Kindle Fire y otros dispositivos Android además de efectuar uso compartido con clientes y otros compañeros.

La Single Edition permite la creación de ilimitados .folio y uso compartido. A la hora de publicar: permite apps ilimitadas, pero solo admite la publicación de un único archivo .folio y únicamente para iPad. El precio es gratis con el abono a Creative Cloud (más información debajo) o 362,85€ IVA incluido. Se puede usar para clientes o terceros, no solo para uso personal. La Professional Edition permite crear ilimitados archivos .folio para todos los soportes. A la hora de publicar: permite la venta de un único o varios .folio por app en la Apple Appstore o en el Quiosco Amazon Kindle Fire (compra individual o por suscripción), o de varios .folio en Google Play o en Amazon MarketPlace (compra individual). Además incluye acceso a informes de análisis y se integra con Adobe Digital Marketing Suite (Adobe SiteCatalyst). El precio es de 436,65€/mes IVA incluido por cada plataforma o 4.260€/año, incluyendo 250 .folio descargados por los clientes al mes o 5.000 al año (posteriormente 0,21€ por descarga en un paquete de 10.000). La Enterprise Edition incluye lo mismo que la Pro más personalización de la interfaz, tienda HTML personalizable, distribución restringida a clientes exclusivos, aplicaciones privadas tras un firewall corporativo, notificaciones instantáneas (push) personalizadas y descuentos por volumen. Puedes publicar todos los archivos .folio de tu portfolio e incluye la descarga de 5.000 .folio en el primer año. En este caso el presupuesto es personalizado según plataforma, servicios y tasas de asistencia.

La herramientas DPS incluyen: panel Folio Overlays (para añadir las interactividad en InDesign), Folio Builder (compilador y creador del .folio), Content Viewer (visor) y el DPS App Builder (creador de la app). Las interactividades disponibles son: galerías de imágenes (slideshows), hipervínculos y botones, hotspots, audio, vídeo, pan&zoom, áreas de scroll, imágenes en 360º, contenido web integrado y secuencias de imágenes.

Sobre Creative Cloud, el servicio en la nube "tarifa plana" de Adobe, si hablamos del servicio para particulares: con acceso ilimitado a todos sus programas, hablamos de 61,49€/mes IVA incluido (plan anual) o 92,24€/mes (sin compromiso, cancelable), o bien 24,59€/mes por un solo programa (compromiso anual). Incluye almacenamiento de 20 GB.



APP STUDIO
Quark, los artífices de QuarkXPress, también tienen su propia herramienta de creación digital. BBC, Time Magazine, Amnistía Internacional o Daimler han pasado por sus manos. Funciona tanto con Quark como con InDesign (si no puedes con tu enemigo, únete a él), también transforma desde PDF (con XML y HTML5). Aporta interactividad y prepara las publicaciones para iPad, iPhone, Android y Kindle Fire. Permite características como audio, reordenación automática de elementos, geolocalización, hotspots y popups, widgets HTML5 (como anuncios, panorámicas y vistas en 360º), integración de webs, hipervínculos, vídeo, mostrar/esconder objetos, plantillas por dispositivo, texto seleccionable, zonas de scroll, galerías de imágenes, efectos pinch&zoom (pinchar y aumentar) y move&pan (mover y panorámica). Posee soporte para Google Analytics y si deseas te crean una app customizada.

Para actuar: creas el contenido en InDesign o QuarkxPress y añades interactividad; los subes al App Studio Publishing Portal y éste lo transforma en HTML5 para incrustarlo en la app; posteriormente, revisión, creación de app y publicación en la Apple App Store, Quiosco Apple y Google Play.

Precios: la edición Single: 199,95$/por app (pago único) por 1 aplicación, 1 ejemplar, en 1 soporte (iPad o iPhone). La edición Multi Issue Pro cuesta 99,95$/mes (compromiso anual) por apps para iPad, iPhone y iPod Touch, en base a 1 publicación, ilimitados ejemplares. La edición Multi Issue Premium cuesta 499,95$/mes (compromiso anual) y permite 1 publicación, ilimitados ejemplares para iPad, iPhone, Kindle Fire, Tabletas y smarphones Android. En los 3 casos pruebas gratis y solo pagas al publicar y además, se te cobra 0,20$ al mes por descarga de usuario.



AQUAFADAS
Propuesta francesa de la que han hecho uso, por ejemplo, los chicos de la Revista Don, nueva en el mercado de la prensa digital gratuita, de la que hablamos aquí la semana pasada. Funciona desde MAC, sin código, permite publicar en el Apple iBookstore, Quiosco Apple, Apple Appstore, Amazon, Google Play, Kobo o incluso en web. Permite crear las apps mediante plantillas o customizarla mediante un SDK o paquete desarrollador (sólo para iOS de momento). Creación de contenido con el llamado Cloud Authoring (conversión directa de PDFs) o con un plugin para InDesign. Admite formato Epub3. Disponible para pantallas Retina del iPad. Permite Analytics (Xiti, Flurry, Google Analytics), suscripciones, compras in-app y notificaciones push.

Para tabletas y smartphones permite contenido interactivo tal como: imágenes animadas, 360º, slideshows, drag&drop (arrastrar y soltar), lectura guiada (mantiene el zoom), vídeo o audio (por streaming o incrustado), pop-ups, múltiples fuentes, HTML webs y HTML5, botones, orientación vertical y horizontal, áreas de scroll, RSS, geolocalización mediante Google Maps, Read Aloud (karaoke), comparador de imágenes. Entre el contenido enriquecido: laberintos, juegos de físicas o de dibujo.

Se crea el contenido con el plugin de InDesign, se testea con MyKiosk, se crea la app con el SDK o el denominado AVE App Factory y se publica con Publisher Portal.

Respecto la herramienta de creación, la prueba es gratuita. Se usa gratis y se paga al publicar.
Respecto a la creación de apps: pruebas ilimitadas con marca de agua, gratis; 1 app para 1 sola publicación: 100€. 1 app de quiosco para publicar y vender ejemplares consecutivos de una publicación (y permite ventas in-app): 500€; quiosco de múltiples publicaciones y ejemplares consecutivos (permite in-app y suscripciones vía Apple): 1.000€; app librería para publicar y vender múltiples libros: 500€. Todas las opciones son sin límite de tiempo y con pago único.

Después hay que afrontar las licencias de publicación (por libro, ejemplar de revista o periódico), anuales tras la compra: 280€ por uno, 500€ por dos, 1.450€ por seis, 2.850€ por doce, 5.500 por veinticuatro… hasta 39.900€ por 1.000. Existe una tarifa anual para un periódico diario que es de 15.900€.



BAKER EBOOK FRAMEBOOK
Esta propuesta, creada con el primer iPad, ha cumplido ya tres años y en mayo recibió su versión 4.1. Es algo limitada en sus planteamientos ya que se centra en la publicación de ebooks (libros interactivos y revistas) basados en HTML5, sólo para iPad y iPhone y con código. El mecanismo sería: primero, diseño en HTML5, con inclusión de vídeo, audio y animaciones; segundo, empaqueto en formato HPub 1.0 (es como si fuera un microsite en HTML5: cada página es un HTML y además hay un HTML de índice); tercero, publicaco (renombrar y configurar el proyecto en XCode, incluir los ejemplares solos o crear un quiosco, subir a la Apple Appstore). La versión actual incluye un quiosco completo con posibilidad de compras in-app, notificaciones push, permite servicios de terceros y posibilidad de actualizar las publicaciones.

En cuanto a precio: Se trata de una licencia BSD de estándar abierto para uso personal y comercial totalmente gratuita. Disponemos de tutoriales (cómo exportar de InDesign a HTML5 o el muy interesante de cómo integrar el motor gráfico Unity 3D -usado en videojuegos- a una publicación), una red de desarrolladores como soporte, y el foro de la comunidad (Github). El proyecto admite donaciones desde 10$ (para crear nuevas cuentas de desarrolladores o adquirir iPod Touch y iPads de testeo).

Mencionemos como ejemplos de interesantes proyectos españoles desarrollados con Baker: Forgotten Colours, BCN Cocina Delicooks o Urbanic.



MAG +
Esta propuesta de origen sueco y sede neoyorquina tiene bastante calado, con New York Magazine, Popular Science, Game Informer o Macworld entre sus clientes. Nos permite crear contenido para iPad, iPhone, Kindle Fire y Android sin necesidad de código. Para ello, nos proporciona un plug-in para Adobe InDesign (de CS4 a CS6 incluídos) que nos permite crear el contenido con dicho programa, revisarlo y compartirlo con el Mag+ Reviewer App, ensamblarlo y crear una app con el Mag+ Publish y posteriormente publicarlo en la Apple Appstore, Google Play o Amazon Appstore.

El plug-in es gratuito y podemos trabajar y previsualizar sin problemas, sólo afrontando gastos al publicar. No incluye el coste de crear cuenta en las citadas tiendas. Una ventaja es que no contempla coste por cada descarga de ejemplar que realiza un usuario (siempre que yo albergue las publicaciones). Si decido que Mag+ efectúe el hosting entonces si me cobrarán unos céntimos por ejemplar descargado -sin pago previo-). Cada app que creemos incluirá los ejemplares, una biblioteca con los ejemplares adquiridos por los usuarios -sean gratis o comprados-, tienda, y visualizador.

El último plug-in disponible es el 4.2 e incluye los siguientes efectos y características: pinning (o reordenación automática del contenido de horizontal a vertical y viceversa con un solo diseño), maquetación dual (un diseño para cada orientación), zoom y panorámica de imágenes, inclusión de audio, efectos de sonido, listas de reproducción de audio (in-app music player), capas, animaciones de vídeo, vídeo (a toda pantalla, mediante pop-ups o en la página; por streaming o incrustado;  con auto-play o mediante controles), jumplinks (hotspots o destacados con enlaces a otras páginas, publicaciones o aplicaciones), hipervínculos, slideshows o galería de imágenes, automatizaciones mediante scripts, revisión vía wifi, bloqueo de la rotación del dispositivo, capas de texto con scroll (y posibilidad de parada del scroll o snapping), pop-ups (con zoom y efecto flip o pase de página), posibilidad de diseñar para una plataforma y automáticamente el plug-in lo adapta y exporta al resto de plataformas que necesitemos, optimización del tamaño del archivo y animaciones en InDesign sin necesidad de HTML.

Además admite HTML5, y gracias al HTML5 Feature Builder podemos generar efectos pinch&zoom, galerías de imágenes con miniaturas, generar vistas en 360º a partir de diversas imágenes e incluir RSS. Otras características son: posibilidad de crear apps empresariales internas; envío de notificaciones a los usuarios (push); posibilidad de enviar mensajes in-app por targets a usuarios que han descargado la aplicación pero no ningún ejemplar, por ejemplo; posibilidad de analítica web (analytics), en concreto disponibilidad gratuita con Localytics y Flurry y soporte para incluir Omniture.

Hablemos de precios: el coste de la versión simple (1 sola aplicación, para 1 solo soporte, con 1 solo ejemplar o publicación) es de 999$ por publicación (y no permite suscripciones in-app). Si después queremos publicar ese ejemplar en otro soportes, el precio sería 99$ para cualquier otro soporte o 199$ si ya optamos por todos los restantes. El hosting incluye 250 GB. La versión mensual (1 sola app, 1 solo soporte pero ejemplares ilimitados) cuesta 399$/mes con un compromiso mínimo de 6 meses. Si después queremos otro soporte, añadiríamos 99$/mes, o 199$/mes si ya optamos por todos los soportes restantes. El hosting también incluiría 250 GB. Por último, si optamos por la versión ilimitada, disfrutaremos de apps, soportes y ejemplares ilimitados por 2.999$/mes (compromiso de 6 meses mínimo). El hosting incluido en este caso es de 10 TB (después, se nos cobraría 0,17$ por cada GB adicional).

Mencionar también que si queremos customizar el menú de la app, así como la tienda y la biblioteca, añadir servicios de terceros, ejecutar cambios en la navegación o incrustar visores de otras apps, disponemos del Mag+ App SDK por 3.499$/mes más el precio de la versión simple del plug in (o prueba de 30 días por 999$). También diseñan y hacen todo el trabajo por ti (Mag+ Studios lo llaman, por un coste a consultar).



MEI vJOON K4 CROSSMEDIA
Esta herramienta permite pasar de contenido creado con InDesign, InCopy, HTML, Word, Excel, PowerPoint, imágenes aisladas, PDF o XML a impresión, web, tabletas, móviles, e-readers, redes y sindicación. Dispone de plantillas, se integra con Adobe DPS y permite automatización y gestión de archivos. Pero sin más detalles de funcionamiento ni precios, lo dejamos al margen.



PRESSMATIC
Esta herramienta española, de los muchachos valencianos de Itbook, propone digitalizar las publicaciones tradicionales haciéndolas táctiles e interactivas. Están especializados en aplicaciones educativas e historias interactivas para iOS, Android y Windows 8 y publicación posterior en el Quiosco de Apple y en Google Play. Han realizado trabajos para editoriales como Santillana, Susaeta, Edebé, instituciones como la Comunidad Valenciana, la Universidad de Valencia o el Ministerio de Cultura o revistas como Mongolia, Panenka o Líbero. Ellos hacen todo el trabajo: envías tu archivo PDF o InDesign, ellos convierten y publican. Para una versión Pressmatic Plus con contenido dinámico e interactivo, hay que contactar con ellos y ellos valorarán y propondrán precio.

Las publicaciones pueden incluir enlaces en el índice, vídeos en página, enlaces a webs o microsites, y son aptas para pantallas Retina (iPad); el lector incluirá visualización en mosaico y mediante miniaturas, índice por temas y visualización de doble página en horizontal; el quiosco permitirá exhibir los últimos números y atrasados, números extraordinarios, compras in-app, notificaciones push, y posibilidad de publicar los ejemplares en el quiosco o como apps independientes.

Precio: 250€ por publicación (sin límite de páginas o de periodicidad), más 1 céntimo por cada descarga de usuario (máximo 100 Mb de tamaño). La creación de un quiosco propio por ellos en la Apple Appstore además conlleva un cargo de 899€. Luego ya se sabe que Apple se quedará el 30% de los beneficios según el precio de la publicación, como veremos más abajo.


 

WOODWING
Woodwing es una solución de flujo editorial que trabaja mano a mano con Adobe. Axel Springer, G+J, Hachette o Hearst han usado este producto. Su objetivo es convertir periódicos, libros, revistas, folletos y contenidos en línea en contenidos aptos para soportes digitales. Su metodología se basa en 5 puntos: planificación; creación (mediante InDesign, widgets y las herramientas de publicación digital de Adobe que ya vimos como Folio Producer, Viewer Builder o Analytics); ensamblar, revisar y publicar en el servicio de distribución de Adobe; entrega (creación de la app con el servicio Adobe Viewer Builder); y lectura (mediante el Content Viewer). El contenido estará disponible para iPad, iPhone, iPod, Kindle Fire y "otras tabletas Android" (sic), siendo compatible con HTML5.

¿Qué diferencia hay entre usar Woodwing y Adobe DPS? Básicamente, el proceso en DPS es: del archivo InDesign se pasa al archivo .folio, éste pasa al servidor .folio (donde se almacenan), después se suben al servidor o tienda que los distribuye y se crea la app; mediante Woodwing, todos los archivos se generan y archivan en un solo lugar, la Base de Datos Enterprise y después la Content Station permite subirlas al servidor de distribución hasta llegar a la app. Simplifica pues algo el proceso.

Como elementos interactivos que nos permite, están viejos conocidos de DPS como galerías de imágenes, áreas de scroll para texto, hotspots, vídeo, audio y elementos web, además de widgets con HTML5, CSS, Javascript, efectos pinch&zoom, efecto "revelar imagen" o rascado, visores de Youtube o Google Maps, feeds de Flickr o animaciones. Permite soporte con Analytics (Omniture Adobe Online Marketing Suite) y disponen de soporte de atención al cliente externo.

Los precios no son exactos, pues exigen preguntar al "integrador" (un asesor comercial, vamos): hablan de desde 165€/mes por la herramienta de creación (incluye software de flujo de trabajo) y luego desde 355€/mes con pago anual mínimo adelantado por las herramientas Adobe DPS. Incluye 5.000 descargas.


Vistas las herramientas, y como la calidad, utilidad y operatividad dependen del testeo y uso de cada uno de nosotros, hagamos ahora una mera clasificación orientativa con base económica de dos casos típicos: cuánto nos costaría publicar una aplicación con una sola publicación y cuánto una aplicación con múltiples publicaciones-ejemplares (una al mes), tomando como referencia 1 año completo, que sean para iPad y Android al menos y sin contar el coste de subida a Apple Appstore, Google Play o Amazon Marketplace ni el coste por descarga de usuario. Los precios en dólares han sido convertidos a euros del día de publicación de este texto. La clasificación, de menor a mayor coste, sería:

1 APP-1 PUBLICACIÓN (total año): PRESSMATIC (250€) / 480 INTERACTIVE (299€) / AQUAFADAS (380€) / MAG+ (816€) / 3D ISSUE (965€) / APP STUDIO (5.159€) / ADOBE DPS (8.520€)
1 APP-MÚLTIPLES PUBLICACIONES (total año): 3DISSUE (965€) / 480 INTERACTIVE (2.388€) / AQUAFADAS (3.352€) / APP STUDIO (5.159€) / MAG+ (5.976) / ADOBE DPS (8.520€)
Nota: Baker no entra en la comparativa al ser válido sólo para iPad. Woodwing no entra por la vaguedad en su política económica. Pressmatic no entra en el segundo caso por falta de datos.

Para acabar, los costes de desarrollador de cada tienda en la que publicamos las aplicaciones: el coste de una cuenta de desarrollador en la AppStore de Apple es de 99$/año. El reparto de beneficios de las ventas de las apps posteriormente son: 70% para el creador; 30% para Apple. El coste de una cuenta en Google Play (Android) es de 25$ (pago único); el reparto de beneficios también es de 70/30 a favor del creador. Para Amazon Marketplace, hay que tener una cuenta de vendedor en Amazon: Plan Profesional por 39,99$/mes o plan Individual sin coste mensual por 0,99$ por cada venta individual (no por producto o item).

¿Abrumados? No será por falta de opciones... Hagan cuentas, sopesen virtudes y defectos y prueben, toqueteen, expandan su imaginación... creen, ante todo, creen. Y crean en nuestro futuro.

lunes, 11 de noviembre de 2013

Un Don para tocar... y para leer

Nos lo contó Javi Moya, uno de los directores de Revista Don, en los premios Tab Innovation. "Don es una revista para tocar. Para tocar y leer". Y lo pudimos comprobar, trasteando con el número 0 durante un rato. Tocamos, tocamos mucho y leímos. Y vimos que la revista tenía muchísimo trabajo detrás. Interactividad, vídeo, sonido, fotografía... De todo. Una revista para hombres, como Paco León, su imagen de portada para el primer número, [y mujeres] muy completa, con lectura y mucho toqueteo, como a ellos les gusta decir.

El primer número ya está en la "calle", en este caso en el Quiosco de la App Store. Y tocado y leído. Nosotros hemos hablado con Javi Moya, director de la revista y con Rodríguez y Cano, responsables del diseño de Don.



                                                        @javiermoya

¿Qué es Don? 
Don es una revista mensual y gratuita de estilo de vida que nace con la sana intención de a) entretener, informar y sorprender a los lectores, b) explorar las inmensas posibilidades de las tablets y, quién sabe, revolucionar la forma de hacer revistas y c) servir a sus esforzados y atractivos editores de pasaporte para acceder a ese mundo de lujo, fortuna y decadencia al que siempre han querido pertenecer, faltaría más.

En Don hay Cultura popular para mayorías selectas: moda y estilo de vida, personalidades y personajes interesantes, música en directo, tebeos interactivos, criaturas de buen ver, humor, pistas para salir, divertirse, comer y comprar… en un entorno audiovisual e interactivo.

Porque Don es interactiva y audiovisual, de la primera a la última página (¿o se dice pantalla?), una invitación al toqueteo, al manoseo, a deslizar las yemas de los dedos… por el cristal, de momento. Basta ya de remilgos. Las manos fuera. A tocar todo el mundo.


¿Quién es Don? 
Somos tres socios: detrás de Don se encuentra la productora editorial The Tab Gang, fundada por Rafael Benítez, Enrique Torralbo y yo. Rafael y yo somos los editores de Don y Enrique el director del área audiovisual. Desde The Tab Gang además ofrecemos la línea de negocio de hacer contenidos audiovisuales para terceros, una de nuestras especialidades.
Rafael sabe hacer revistas (ex director de FHM, ex director de GQ); Enrique sabe hacer vídeos (ex director del área multimedia en Comunicación del BBVA) y yo ….

¿Para quiénes es Don?
Don es una revista para hombres. Y también para mujeres. Y para centauros, caso de que existieran y supieran leer. Don también es una revista diferente para aquellos lectores que están cansados de las mismas revistas de siempre con los contenidos de siempre. Muy bien editadas, pero sin alma.

¿Cuánto tiempo os ha costado desarrollar este número? ¿Nos puedes contar un poco el proceso?
Cinco meses. Rafael Benítez  y yo somos muy amigos. Y siempre hemos sido unos apasionados de las revistas, a nivel personal y profesional. Yo venía de llevar la parte digital de Esquire y Harper’s Bazaar, en Spain Media. El verano pasado lancé las versiones en iPad de ambas revistas. Salvo algún destello interactivo y en vídeo, eran básicamente los PDF de la versión en papel. En septiembre del año pasado, cansado de ser el hermano pequeño que hereda la ropa del mayor y se lleva las collejas, me fui a Prodigioso Volcán con Mario Tascón y mi hermana María para aprender cosas nuevas. En paralelo, Rafael, que estaba como freelance tras el ERE de Focus Ediciones (FHM), comenzamos a reunirnos para intentar hacer nuestra propia cabecera, las obligaciones del día a día no nos permitían avanzar mucho. 
Hasta que en mayo, dijimos, es el momento. Nos volvimos locos y nos propusimos ver si éramos capaces de hacer una cabecera. Nos pusimos manos a la obra y después de cinco meses de trabajo lanzamos el primer número de la Revista Don, una publicación de estilo de vida mensual, gratuita, pensada para ser leída, tocada y vista en tablets bajo el lema ‘Cultura popular para mayorías selectas’.
Durante el verano, Enrique, que ya trabajó conmigo realizando los vídeos de Esquire y Harper’s Bazaar (obra suya es la portada para iPad de Viggo Mortensen para iPad en septiembre de 2013), se sumó al proyecto.
En cuanto al diseño, al comienzo del proyecto contamos con la ayuda primero de dos grandes amigos: Antonio Capa, ex director de arte de cabeceras como Gentleman o DT; y de Antonio Pasagali, ex director de arte de elpais.com, lainformacion.com, y quién diseñó los webs de Esquire y Harper’s Bazaar (ganador del Eppy 2012 como mejor web de revista a nivel mundial y que ahora ha desaparecido tras el acuerdo entre Spainmedia y 20 Minutos). 
A principios de agosto se unieron al proyecto Rodríguez y Cano, los actuales directores de arte de Don. 

Rafa Benítez y Javi Moya trasteando con el primer número de Don

Vienes de un entorno digital, como la web de Esquire, pero también del mundo del papel, donde colaborabas en el número impreso: ¿Ha sido muy diferente desarrollar un producto como una revista completamente digital?
Toda mi vida laboral la he desarrollado en el mundo digital de cabeceras que existían en el mundo analógico. La revista Ganar.com del grupo Recoletos; los 40.com, elpais.com, Esquire, … pero siempre he colaborado en la cabecera matriz. Por ejemplo cuando estaba al frente de la redacción de Música de PrisaCom hacíamos el web de Rolling Stone. En aquella época (2002-2004) escribía también mensualmente en el papel.
Pero la Revista Don es diferente a todo. Hace diez años, los que trabajábamos en medios de comunicación digitales definíamos, desarrollábamos, lanzábamos y después manteníamos los webs que había pensado. Me río a veces de las consultoras que tienen diferentes puestos para todos estas fases de los proyectos (incluso hay uno para ‘pintar’ las páginas tipo de un web). En este sentido, no difiere mucho. Ese entrenamiento de años pensando y lanzando webs ha sido de enorme ayuda para hacer la Revista Don. Pero lo que hemos tenido que hacer ahora ha sido una suerte de deconstrucción de los temas y géneros clásicos del periodismo de revistas para después volverlos a construir y servir de una manera diferente . Todos los temas de la revista Don llevan un storyboard.
La mayor gozada de la Revista Don es ser hijo único, no el menor de la familia, el que está hasta la coronilla del hermano mayor abusón. ;-) La toma de decisiones es rápida y efectiva.

Este número viene cargado de colaboraciones ¿cómo ha sido coordinar a tanta gente?
Una maravillosa locura. Somos perros viejos acostumbrados a llevar equipos numerosos de personas en una redacción, pero en este caso ha sido un poco más difícil por dos motivos. El primero, porque durante estos cinco meses hemos trabajado en redacciones pop-up o efímeras (término que nos hemos inventado), redacciones móviles para ser austeros en el gasto, en nuestras casas, en casa de amigos, … Esto hace un poco más difícil coordinar a tanta gente. En segundo lugar, hay un componente nuevo para nosotros y esencial para una revista como Don: la producción audiovisual de calidad. Cada número de la revista puede llevar cuatro o cinco rodajes. Grabamos en calidad cine, hay gente de producción, sonido, operadores de cámara, … incluso ¡claqueta! Menos mal que tenemos a Enrique, que viene de hacer incluso los spots de Casillas para el BBVA. Toda una garantía!

Habéis contado con el asesoramiento de Tablet Army, ¿en qué os han ayudado?
Es nuestra agencia creativa de anuncios.

¿Cómo ves el futuro de las revistas digitales? ¿Gratis con publicidad, de [micro] pago?
En España, gratuitas. Las cifras de venta de las revistas en los quioscos digitales son ridículas y no van a cambiar. Las cifras de las revistas gratuitas ya son otro cantar. Son altas, rondan los 30-40.000 ejemplares al mes. Y estas cifras, unidas al soporte, un vehículo insuperable para un anuncio publicitario, en el que la media de uso de un lector es de unos 15 segundos, hace que exista un futuro para una revista de nuestro estilo.

Hablando de publicidad, ¿cómo está el mercado de la publicidad en las tabletas?
Como el editorial, está comenzando, es un mundo aún nuevo por descubrir. Algunas agencias de medios no saben dónde ubicarnos. Nos somos print, ni somos online, pese a ser digitales. Las más avanzadas tienen un departamento ‘mobile’. Son las que no se han dormido en los laureles y saben en qué mundo vivimos. No hay más que ver los anuncios que llevamos en el número uno de Don. También me ha sucedido ir a una agencia de medios y recibir una persona con una Blackberry que nunca había manejado una Tablet observándome como si fuera un extraterrestre. Marcas como Burberry o H&M han entendido desde el día uno que el mundo digital en el que el consumidor utiliza pantallas (TV, ordenador, móvil, Tablet) constantemente en su día a día. Queda todo por hacer. Me recuerda a finales de los 90, principios de 2000 cuando comenzamos a trabajar en Internet. Pero a la vez, es todo fascinante!


                                                                                   @Rodríguez y Cano

El estudio de diseño Rodríguez y Cano han sido los encargados de trasladar las ideas del equipo de Don a las pantallas del iPad. Dos personas y un equipo de colaboradores externos que se han adaptado del papel al entorno digital para sacar adelante la revista más tocable del mercado. 

¿Cómo ha sido diseñar una revista en iPad totalmente interactiva? Vosotros veníais de Prisa, si no me han informado mal, donde hacíais productos en papel
Llevamos 12 años diseñando revistas en papel, primero en Prisa revistas (éramos el equipo creativo que diseñaba Rolling Stone) y ahora en Rodríguez y Cano. Este es nuestro primer proyecto para tabletas. Nosotros teníamos ganas de adentrarnos en este bonito mundo que son las revistas digitales y casualidades de la vida, llegó DON. Nos contaron el proyecto, nos entusiasmó y nos tiramos a la piscina. Diseñar una revista interactiva al principio fue desasosegante, tienes que adaptar tu ojo a los nuevos tamaños y a los nuevos códigos y cuesta. Pero una vez que te has acostumbrado es muy emocionante ver el resultado final.



¿Cuáles son las peculiaridades a la hora de elaborar esta revista?
De esta revista y de todas las revistas para iPad y tabletas, es que el trabajo se multiplica por 3. Ahora además de pensar en la página tienes que pensar en la animación y en cómo enriquecerla. 

La interactividad está muy implementada en la revista. ¿Cómo pensáis en ella? 
Lo primero que hicimos fue conocer bien las herramientas con la que íbamos a trabajar y a partir de ahí saber  bien que podíamos hacer y lo que no.  Al principio te cuesta verlo pero según vas haciendo más páginas se te van ocurriendo cosas nuevas que son como pequeños retos. Siempre las pensamos antes de hacerlas y siempre en equipo, redacción y diseño. 

En este tipo de revista el trabajo redactor-diseñador es si cabe más estrecho todavía. ¿Cómo ha sido esa relación?
La relación ha sido estupenda, ellos tenían la revista muy bien pensada y eso nos facilitó mucho el trabajo. Además estamos muy cerca en cuanto a gustos se refiere: musicales, literarios, etc. Esto lo ha hecho más sencillo todavía… Y eso que no nos conocíamos personalmente. Ha sido un flechazo!

¿Qué herramientas habéis usado para llevar a cabo esta revista y sus contenidos interactivos?
Un pluging de InDesing. [Aquafadas]

¿Qué fuentes habéis utilizado y por qué? ¿Tenéis en cuenta alguna peculiaridad al ser una revista que se va a consumir en iPad?
Hemos usado la Leitura y la Neutra.. No pensamos en ningún momento en el ipad. Nos apetecía que las tipos tuvieran un aire retro en un soporte tan moderno. Además el contenido encajaba totalmente con nuestros criterios estéticos.

¿Cuántas horas os ha llevado hacer este primer número? ¿Algo que se os haya atascado de manera especial?
Uuffffffffff… muchas. Somos muy detallistas, nos gusta pulir mucho las cosas y eso ha hecho que no nos conformáramos con primeras versiones y fuéramos mas allá.. Las animaciones te llevan tiempo pero una vez que las coges el truco todo va más rápido. Lo más complicado ha sido subir la aplicación al Apple store. Tienes que seguir muchos pasos, sin equivocarte en ninguno y después que todo funcione bien cuando ellos la revisen porque si no te la rechazan y es vuelta a empezar.  Un consejo para los que empiecen: que tengan en cuenta los tiempos, estos se pueden alargar hasta que Apple te la aprueba

Cuántos sois en el estudio de Diseño y qué perfiles hay. Más periodistas/diseñadores que informáticos/programadores?
Bueno básicamente somos dos Rodríguez y Cano aunque tenemos una red importante de colaboradores/amigos que trabajan con nosotros. Actualmente somos 3 en el estudio. El perfil es más periodistas/diseñadores.

¿Cuánto cuesta hacer una revista como esta, tanto en tiempo como en dinero?
Del dinero te tendrían que hablar los editores. El primer número nos ha costado más tiempo, pero el resto lo normal, un mes por número.

¿Se puede vivir de hacer revistas?
Si, no tenemos ninguna duda de que se puede. Nosotros que estamos especializados en ellas, pensamos que a día de hoy, es muy reconfortante hacer proyectos con editoriales pequeñas, como The Tab Gang. Ante la crisis de las grandes editoriales están surgiendo pequeños proyectos muy creativos y llenos de talento en cuanto al sector de las revistas se refiere. La libertad que tienes, a la hora de trabajar en ellos, hace que sean muy satisfactorios.