lunes, 7 de julio de 2008

Diseñario (XXIII)

El comité de expertos de encajabaja desapareció la semana pasada envuelto en una tormenta roja, ebrios de gloria española o algo así. O ebrios. No los hemos podido rescatar de esa interminable celebración eurocopera hasta ahora, justo a tiempo para recuperar la entrega del Diseñario que el lunes pasado nos escamotearon. Ya sabéis, esa obra colectiva que llevan a cabo de manera irreverente y abierta a la participación de cuantos quieran aportar ideas, sean seguidores o no de la selección española de fútbol. Y de Rafa Nadal.





Mancheta. Se dan de codazos por salir en ella... sin perder la sonrisa, eso sí, y un fingido "fair play". Porque figurar allí es ser alguien en un periódico (o en una revista, en una publicación periodística, vamos). Y peder el sitio que allí tenías, desastre que a veces acontece, es precisamente dejar de ser, de existir. Una humillación comparable a las degradaciones militares en las que ante toda la tropa formada te despojan de medallas, de galones, de cargo, de identidad, de trozos de chaqueta cortada a mano en fino paño para quedarte como ella, la chaqueta, hecha jirones.
Si por el contrario, además de estar allí, tu nombre goza de ser impreso en un cuerpo mayor que el resto... entonces, entonces no hay que decir nada más.
Se acomoda generalmente en las páginas de opinión, aunque puede verse en cualquier otro lugar, en la primera página impar de las revistas, o escondida en el más recóndito trozito de papel de aquellos periódicos que parecieran ocultarla, que los hay. Algunas están formadas por apenas tres nombres, y otras quieren emular un listín telefónico, rebajando así el enorme privilegio de figurar en ella, en ese cauce y escaparate de vanidades.
Por si hasta ahora no había quedado claro, mancheta es ese listado de nombres donde, según imperativo legal, aparecen el editor, el director, los principales cagos con responsabilidad real o aparente y la dirección de una publicación periodística, además del depósito legal. Staff, están consiguiendo imponer los anglosajones a todo el mundo mundial que llamemos a la mancheta.
En el mundo de la prensa puede oírse llamar también mancheta a la cabecera de un periódico (El País, El Mundo, ABC, La Vanguardia, etc., con sus logotipos, si los hubiere, y alguna frase asociada de publicación conjunta con el nombre del medio), y aunque hay autores que así lo recogen en realidad es cabecera, y no mancheta, el nombre más apropiado para este elemento importantísimo.
También es mancheta un pequeño icono que acompaña al cintillo en temas a los que se quiere dar relevancia y continuidad, que suelen ocupar varias páginas, incluso durante varios días... hasta que lo decida quien figura en primer lugar de la mancheta.

Manuzio, Aldo. Decir que fue el primero de los nuestros tal vez sea decir demasiado porque hay quien considera, consideramos, que ya se puede definir como diseñadores gráficos a muchos de los artistas/comunicadores del arte paleolítico, maestros en algunos casos en lo que se refiere a signos y símbolos, o en dibujos lineales y esquemáticos de auténtica fuerza, sencillez y total capacidad informativa y comunicativa. Pero si nos atenemos al período moderno que delimitamos con la invención de la imprenta, entonces el italiano Aldo Manuzio es posiblemente el primer gran tipógrafo y diseñador, aunque entonces estos últimos no existiesen; maestro impresor que nació precisamente el mismo año en el que Gutenberg parió su inmortal invento, 1449 en Bassiano, pueblecito de la comarca romana del Lazio.
Abrió su taller de tipografía e imprenta en Venecia en 1494 y pronto destacó de entre los innumerables talleres que había en la ciudad de los canales hasta el punto de que el afamado humanista Erasmo de Roterdam viajó (con los medios de la época, no lo olvidemos, pues entonces no existían agencias de bajo coste... ni nada de coste bajo) desde su ciudad en los países bajos hasta Venecia para conocer al creador de tipos "asegurándome así la inmortalidad, si esos textos fuesen impresos por ti". En 1501 lanzó al mercado su pionera y justamente famosa colección de bolsillo con la obra escogida del poeta Virgilio como primer volumen, que llegó a 50 títulos impresos con su imperecedera creación: la letra cursiva, llamada también en su honor, aldina. Caracteres estos que pueden considerarse una de las obras destacadas del Renacimiento y variante desde entonces presente en todos los tipos de letra. Podríamos decir que falleció en Venecia en 1515, pero resulta que los caracteres en cursiva le han hecho inmortal.

Maqueta. Dibujo. Esquema. Embrión de página. Apócope de maquetador.

Maquetador. Nosotros. Los que disponemos el orden y la posición de los distintos elementos que forman una página: textos, imágenes, rayas y distintos adornos, fondos de color... todo lo que aparece en una página. El maquetador no suele decidir los tipos de letra, la paleta de colores, el número de columnas y el estilo general de la publicación que ya están fijados por el director de arte (junto con con el director de la publicación) en el prototipo. La labor del maquetador, coloquialmente el maqueta (sólo para la prensa) es organizar los elementos que le presentan para una página de manera que resulte un todo ordenado, jerarquizado (en el caso de las productos periodísticos) y con una seña de identidad (que parezca una página de nuestra publicación) que consigue el estilo y los tipos de letra ya definidos.
Nuestra humilde y generalmente vilipendiada labor incluye también ayudar a nuestros queridos redactores en todo aquello relacionado con los ordenadores que ellos no sepan hacer, que es mucho. Pero esto en puridad no es trabajo de maquetación (hay quien parece muy listo escribiendo y luego piensa que somos una especie de informáticos o algo así, aunque muchos de nosotros somos periodistas especializados en el diseño y el resto provenga de las artes gráficas) y esta faceta de "Ayuda" está supeditada a la buena o mala disposición del maqueta a quien se lo pidan. Maquetador es también una persona borde. Alguien que dice no. Alguien que siempre encuentra una solución, porque no hay ya otro detrás que pueda encontrarla.
Diagramador y confeccionador (véase confeccionador) son sinónimos de maquetador.


Entregas anteriores del Diseñario:
Diseñario (I): aire-anuncio.
Diseñario (II): apoyo-artistas.
Diseñario (III): bandera-blancos.
Diseñario (IV): blog-caja.
Diseñario (V): cajista-cícero.
Diseñario (VI): cintillo-confeccionador.
Diseñario (VII): contorneo-despiece.
Diseñario (VIII): Didot-doble.
Diseñario (IX): Edicomp-encajabaja.
Diseñario (X): entradilla-estilo.
Diseñario (XI): familia-firma.
Diseñario (XII): folio-fotografía.
Diseñario (XIII): Franklin Gothic-fuente.
Diseñario (XIV): fusilar-Garamond.
Diseñario (XV): Gótica-grotesca.
Diseñario (XVI): Gutenberg-huérfana.
Diseñario (XVII): ilustración-información.
Diseñario (XVIII): interletraje-justificado.
Diseñario (XIX): kerning-lector.
Diseñario (XX): legibilidad-línea de base.
Diseñario (XXI): linotipia-luto.
Diseñario (XXII): Mac-mancha.

3 comentarios:

Lorena dijo...

¿Tenéis prevista alguna manera para que podamos conservar este pedazo de serial o sólo podremos disponer de él en la web? Enhorabuena, me parece una iniciativa fantástica...

PD: Una sugerencia para enriquecer la cosa: Fotolito.

Luis Blasco dijo...

Todo se andará...

cmontagut@spainmedia,es dijo...

Os a cabo de conocer y ya somos como de la familia. Me he emocionado con la definición de maquetador. Yo le sumaria la función de guardián del track y cargador de tipografías en equipos de redactores.