Mostrando entradas con la etiqueta Libros. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Libros. Mostrar todas las entradas

jueves, 15 de mayo de 2014

Periodismo comprometido, periodismo incómodo: una tarde de mayo con Joe Sacco, Paco Roca y Gervasio Sánchez

Gervasio, Joe y Paco, mano a mano.
Guerra. Exilio. Violación. Matanza. Víctima. Corrupción. Desamparo. Olvido.

El periodismo debe estar cerca de la verdad, de la gente que lo pasa mal, de las víctimas”, decía una vez el reportero Ramón Lobo. Nos viene a la mente el término “periodismo comprometido”, y uno se sorprende al razonar que todo periodismo debería ser comprometido; comprometido con esa verdad (¿quién la posee?), con esos que sufren, con los olvidados, con los marginados, con los perseguidos, con los incomprendidos. ¿Objetividad? Dejemos ese debate para otro día. Uno se pregunta si hoy en día existe periodismo que no sea comprometido, y la afirmación consiguiente es tan obvia y rotunda que uno entrevé un rictus amargado por el presente y futuro de nuestra profesión. Pero siempre habrá “quijotes” para luchar contra gigantes, o simplemente PERIODISTAS en el sentido más maximalista de la definición, aunque la Real Academia Española sea tan parca al afirmar que periodista es aquél que se dedica a informar a través de un medio de comunicación. Habría que añadir que “nada más y nada menos”.

Las últimas obras de los tres autores.
Entre la mediocridad refulgen los verdaderos profesionales. Y uno entiende rápidamente la diferencia. El martes 13 por la tarde se produjo uno de esos encuentros excepcionales en Madrid. En el Auditorio Sabatini del Museo Reina Sofía concurrieron el dibujante valenciano Paco Roca (Premio Nacional de Cómic 2008), el periodista y reportero gráfico cordobés Gervasio Sánchez (Premio Nacional de Fotografía 2009) y el que supondría un híbrido de ambos: el periodista y dibujante maltés Joe Sacco. La excusa era presentar las últimas obras de este último, tanto ese retablo encomiable sobre el primer día de la Batalla del Somme en la I Guerra Mundial que supone ‘La Gran Guerra’ (publicado por Reservoir Books) como ‘Srebrenica’, un cómic web para tabletas, financiado mediante micromecenazgo, realizado en exclusiva para Acuerdo y que suponía el retorno del autor a Bosnia 18 años después del infame genocidio.


The Great War by Joe Sacco from WW Norton on Vimeo.



Srebrenica, un cómic digital de Joe Sacco from Acuerdo on Vimeo.


Esa era la excusa, pero realmente no se presentó ninguna obra. Se habló. Se conversó. Se reflexionó. Y mucho. Periodismo. Guerra. Ética. Responsabilidad. Vida. Tanto Paco Roca como Gervasio Sánchez admiran a Sacco, y no lo ocultaron, pero el encuentro no se convirtió en un panegírico laudatorio del ilustre invitado, sino en un delicioso retrato a tres bandas sobre el estado de la profesión periodística, el poder de medios como la fotografía o la historieta para narrar realidades y el fracaso del género humano como civilización. Que Sánchez compartiera sus visiones como periodista y que hubiera visitado y documentado fotográficamente algunos de los lugares que Sacco transitara en la génesis de sus obras, y el hecho también de que Roca pudiera compartir con Sacco idéntica posición como dibujante de historias, enriquecieron sin duda la profundidad e interés del debate.

Tras un breve apunte inicial de Paco en el que certificaba que el mérito de Joe es ser fiel a la realidad y poder contar los hechos en base a dibujos, el “fuego amigo” lo abrió Gervasio para presentar a Joe con un texto en el que afirmó la honda impresión que causa el equilibrio entre honestidad y deber de sus obras. Lo vinculó con Francisco de Goya: “Si viviese hoy sería fotógrafo de conflicto o quizá un ilustrador como Joe Sacco”. Entre las principales características del trabajo de Joe, Gervasio señaló el dibujo, su maravillosa cadencia, la empatía con las víctimas y la huída de la comodidad. Joe baja al terreno de los muertos y los héroes anónimos con humildad, “pero sin objetividad, ese maldito dogma que equipara la equidistancia y la veracidad”. Aprovechó para dejar clara su opinión sobre determinados periodistas de conflicto incapaces de empatizar con las víctimas pese a sus conocimientos, sin apenas salir del “hotel para periodistas” y sin haberse implicado emocionalmente. Gervasio entonces citó ese monumental ‘La Gran Guerra’, un alucinante pliego de 26 páginas desplegable en acordeón, de 7,3 metros de largo, sin textos ni anotaciones, que funciona como una única ilustración continua. Al respecto, Gervasio indicó que Joe había vuelto a conseguir la esencia gráfica, convirtiendo a las víctimas en la única verdad incuestionable de las guerras: “Joe Sacco huye de la retórica e intenta comprender lo atroz sin negarlo, comprendiendo así la realidad”, y rescatando unas palabras del propio Joe de 2009 remató: “Las personas que viven debajo de los titulares son las que de verdad importan”.




'La Gran Guerra' (Sacco, 2014).
Recogiendo esa vinculación con Goya que adelantaba Gervasio en su presentación, Joe se mostró impresionado por 'Los fusilamientos del 3 de mayo' -del que precisamente se cumplen 200 años-, óleo que admiró en el Museo del Prado. “Hoy aún se repiten escenas de ese tipo, parece que la humanidad no aprende nunca”, azotó para escarnio de todos. Paco intervino para señalarle la relación entre cómic y prensa, pues existe un sentimiento de que el cómic -el vilipendiado tebeo- debe ser sólo entretenimiento, humor; aunque sí es cierto que el cómic periodístico empieza a coger valor y a recibir un cierto apoyo. Joe recogió el guante diciendo que con ‘Palestina’ le costaba mucho explicar lo que estaba haciendo: “Estoy dibujando tu sufrimiento”. En Sarajevo, por ejemplo, los lugareños estaban cansados de tanta entrevista con periodistas extranjeros, pero no se veía así a un dibujante. Cuando viajó a Gaza, “en vez de tener vergüenza por mi trabajo, me llevé ‘Palestina’ para que vieran lo que hacía. Lo entendían claramente, reconocían los hechos porque no eran textos en inglés, sino dibujos”. Es optimista porque los editores confían cada vez más en este tipo de obras, citando el sector en Francia como especialmente potente. Sobre la complicidad entre un dibujante y el protagonista que le planteó Paco, Joe afirmó que le interesa un periodismo de escaso impacto en la escena, acertando al describir que ante una cámara la gente cambia, mientras que un dibujante es noticia la primera semana, pero “luego eres aburrido y se olvidan de ti”.

Gervasio equiparó su modo de sumergirse con el de Joe, aclarando que, en su caso, las fotos buenas aparecían años después, cuando su presencia ya no era advertida. Su crítica más lacerante fue para determinados periodistas muy significados (citó sin nombrar a una reportera del Sunday Times y no pude dejar de pensar en la difunta Marie Colvin) que al buscar SU historia “son capaces de preguntar obscenamente a una chica, a bocajarro, cuántas veces la habían violado”. Eso provocaba que a periodistas como Gervasio les pudieran echar a patadas por culpa del trabajo previo de esos otros periodistas. Reflexionó sobre que el periodismo también actúa con violencia cuando usa su prestigio para desprestigiar. El fotógrafo le inquirió a Joe si se había sentido censurado en los medios de EE.UU., en concreto refiriéndose a posibles presiones del lobby judío ante obras como ‘Palestina’, y Joe negó haberlo sentido así. Explicó que sí era cierto que algunos medios estaban dispuestos a dar cobertura y hacerle una crítica a 'Notas al pie de Gaza', entre ellos The New York Times, pero determinadas organizaciones no; sin embargo, con ‘La Gran Guerra’, historia más lejana en el tiempo y en el espacio, las mismas organizaciones sí se mostraron interesadas. Joe empezó a dudar de la objetividad del periodismo realizando ‘Palestina’; de niño, sólo por ver la televisión, creía firmemente que los palestinos eran terroristas. Afirmó que el “periodismo objetivo americano” presenta los hechos, pero no el contexto, lo que redunda en ideas equivocadas, un camino que no le interesa. Él pretendía que el lector supiera de qué lado estaba él mismo, pero no por eso iba a presentar a las víctimas como ángeles sin defectos. 

Paco planteó la dificultad de combinar el rigor periodístico con el reto de enganchar al lector hasta el final. Joe sacó su vena más periodística al contestar que para él lo más importante es ser honesto (que no objetivo) y no tomar atajos, sacrificando la agilidad a cambio de ser preciso, sin cambiar hechos ni citas. “Quería llegar a la verdad. Soy una persona comprometida”, aseveró. Intenta que los dibujos no salgan de su imaginación, pergeñando bocetos in situ hasta que los testigos le confirman que así era o así sucedió todo. Aclaró, eso sí, que el dibujo no es una fotocopia de la realidad, sino su interpretación de la misma, ya que las ilustraciones son muy subjetivas por definición. Nótese ese fino límite y contraste entre subjetividad y ficción. El resto del proceso consiste en dibujar definitivamente partiendo de esos bocetos y fotografías.

'La Gran Guerra' (Sacco, 2014).
¿Qué motiva a alguien como Joe Sacco? ¿Cómo criba entre historias y las planifica? La duda de Gervasio la responde Joe recordando los 7 años de gestación de ‘Notas al pie de Gaza’, confesando: "Tienes que confiar en la persona que eras cuando tomaste la decisión, cuando te planteaste qué hechos te enfadaban". Y cuando se decanta, admite que no se quita el viaje de la cabeza. “Es como elegir una chica”, bromeó. También acertó Gervasio al preguntarle por su condición de emigrante como impedimento o ventaja a la hora de interpretar la realidad; Joe rememoró sus inicios, cuando odiaba el periodismo porque no había temas interesantes que destacasen, cuando primaba el negocio. Quería conocer la realidad por sí mismo, aprendiendo con cada viaje a comportarse sobre el terreno y “a descubrir lo que puedes y no puedes hacer”. Paco explicó con admiración cómo él tardó dos años en poner a punto su magnífica ‘Los surcos del azar’ (historia sobre La Nueve, la compañía del Ejército de la Francia Libre formada por exiliados republicanos españoles que lucharon contra el fascismo en la II Guerra Mundial y que fueron los primeros en entrar en París para su liberación), mientras el historiador que investiga sobre el mismo tema, que le sirvió de ayuda y soporte, lleva diez años y sin visos aún de concluir… Esto puso sobre el tapete el riesgo del dibujante de no saber cuándo parar. Joe admitió que es triste no poder narrar todas las historias que le contaban, pero que hay que tener al lector en mente. Inesperadamente, anunció que su próximo proyecto estará versado sobre Mesopotamia: “Los arqueólogos dedican su vida entera a piezas claves pero muy pequeñas del puzzle, por lo que ellos sí que deben de elegir bien el proyecto”.

Una de las características más reconocibles del estilo de Joe es la narración en primera persona, algo que puede verse desde sus primeros trabajos autobiográficos (por ejemplo, su periplo con una banda de rock y hasta alguna historia sentimental). “Hay cosas que ocurren que no podría contar si no saliera yo en los cómics”, relata como muestra de honestidad (una vez manifestó ser “el filtro y la lupa”), pero Joe admite que no piensa mucho en ello. Más adelante le dio un punto de vista periodístico a las historias porque era lo que había estudiado. Narró cómo había gente en Bosnia que le pedía que llevara cartas a sus seres queridos, experiencia por la que también pasó Gervasio. Y hablando de ese nuevo cómic web llamado ’Srebrenica’, Gervasio, conocedor del terreno, afirmó admirado que Joe había llegado a “la esencia del drama”, certificando que estaba muy bien documentado, y que había comparado imágenes suyas con los dibujos de Sacco sin encontrar fallos. Incidiendo en la precisión documental de ‘La Gran Guerra’, Joe explicó que había buceado especialmente en los archivos del Museo Imperial de la Guerra de Londres, donde recopiló cerca de 700 fotocopias sobre aspectos no presentes nunca en los libros de Historia, tal y como explica, por ejemplo, en este artículo traducido de The Guardian. “Como decimos en el periodismo, el detalle importa”, recalcó con acierto. Gervasio quiso recomendarle dos temas a Joe para próximas obras: la violencia contra la mujer o la violación como arma de guerra por un lado y la sempiterna Guerra Civil española por otro (“tienes tiempo hasta el centenario en 2036”, le bromeó Gervasio; “Es un tema terrible y muy interesante, la típica historia que le recomienda un periodista a otro”, contestó divertido Joe), ambos temas sugerentes y ambiciosos. 

'Srebrenica' (Sacco, 2014).
Cuando llegó el turno del público éste se interesó por la financiación de sus obras. Joe llegó a Palestina con apenas 1.200 dólares y compartía casa (nunca hotel) con otras personas mientras él trataba de hacer su trabajo. Esta convivencia facilitaba la inmersión en la situación de los palestinos. Esta integración practicada también por otros periodistas como Gervasio permite al profesional conocer la realidad que quiere retratar de primera mano. Para su trabajo en Bosnia, tras un mes intentando encontrar financiación de alguna revista o editorial neoyorquina sin obtener éxito, se trasladó a Berlín, reducto de historietistas, donde mediante pequeños trabajos y la venta de originales consiguió los fondos necesarios. La fama que fue consiguiendo trabajo tras trabajo le permitió preparar mejor los viajes y pagar las facturas con mayor comodidad. 

Joe aplica a nivel visual perspectivas profundas, panorámicas, intentando mostrar la mayor información posible en sus fondos y desplegando el mayor ruido disponible (puso como referencia ‘El jardín de las delicias’ de El Bosco, también presente en El Prado). 

Los referentes ideológicos que Joe nombró fueron George Orwell (’Homenaje a Cataluña’), Edward Said y Noah Chomsky: “Me abrían avenidas que no transitaba leyendo periódicos americanos”. Además dejó caer que se sitúa entre el marxismo y el anarquismo, “sin creer en sus soluciones, pero paseando entre ambas según el día”. Aún no le han acusado de ser proterrorismo en EE.UU.: “Todo llegará, pues cada vez los gobiernos son más autoritarios”, bromeó. La idea de Joe es cuestionar al poder desde el periodismo y ser su opuesto, pero reconoció que en EE.UU. si quieres acercarte al poder tienes que ser amable con él o seguir su ideario.

Es interesante reseñar el papel del cómic como herramienta pedagógica, y Joe Sacco tiene la suerte de que muchas universidades estadounidenses adquieren sus cómics. Como Gervasio señaló, Joe no pudo pagar las facturas relajadamente hasta cumplir los 40 años: “Ser pobre es una suerte, porque cuesta más salir adelante y hay mayores obstáculos, pero tu trabajo te lo agradece”, explicó Gervasio,Joe estuvo de acuerdo: “Agradezco los sacrificios pasados”. La motivación de estos profesionales es un tema crucial; Joe contó que al preparar ‘Palestina’ constató que el trabajo de los periodistas americanos había sido erróneo. “La ira es un sentimiento infravalorado, pero es un sentimiento válido”, sentenció sobre lo que le movía a realizar su labor. Gervasio, por su parte, añadió que una sociedad sin (buen) periodismo supone un triunfo del poder, siendo el periodismo tan necesario como la sanidad o la educación. Lamentó que, en su opinión, en España no haya buen periodismo actualmente y, tal y como hizo hace unas semanas en el Matadero de Madrid en la presentación del documental homónimo sobre su trabajo, se mostró descreído: “Nadie va a cambiar nada ya. Yo, sinceramente, trabajo sólo para salvaguardar mi propia conciencia”. A esas alturas, a Paco Roca le habían requerido otros compromisos, por lo que no pudimos oír su opinión al respecto. 

Rostros y gestos en 'La Gran Guerra'.
Para rematar, Joe afirmó que intenta ayudar a la gente a ver y que trata de ser lo más fiel posible a la realidad, para evitar así el patetismo o lo gracioso a la hora de plasmar un dibujo, aunque le resulta difícil decir si en verdad lo consigue. Al fin y al cabo, lleva al lector a un lugar en el que solo están el torturador y su víctima. ¿Cómo dibujas a una persona normal -su cara-, que en su día también era un civil, matando a otra persona normal, a otro civil, sin saber lo que piensa? Eso le resultaba confuso y confesó que le costó especialmente dibujar las caras de soldados matando en Palestina. “Supongo que sólo puedo pintar a una persona cualquiera, alguien que únicamente cumple órdenes, pero que no puedo llegar a comprender”. Joe admite que aún debe reflexionar y profundizar sobre ese aspecto de la Naturaleza Humana. Gervasio concluyó recordando una vez más cómo la guerra lo desfigura todo y que ahí aparece el lado inhumano de las personas, ese que impele a quienes no habrían matado “ni a una mosca tiempo atrás” a asesinar a sus semejantes al considerarlos enemigos de su supervivencia.

Seguimos anhelando que encuentros así sigan prodigandose. Gracias Joe. Gracias Gervasio. Gracias Paco. Por la cultura. Por el periodismo. Por la honestidad. Por la vida.

Autorretrato made in Sacco.

jueves, 21 de noviembre de 2013

Diseño digital multisoporte: retos y herramientas



Los diseñadores gráficos no podemos quedarnos inactivos. Triste (o afortunado) sino.  Siempre estamos a merced de una constante evolución y, cada vez más, en manos de un continuo y necesario reciclaje. Ya se ha hablado, en este blog y en otras bitácoras hermanas, de la crisis del sector editorial y de la prensa. Hasta la saciedad. Y, como diseñadores, nos afecta y mucho. Lejos quedan los tiempos de tipógrafos, compaginadores, tipómetro y cuchilla. Los diseñadores multidisciplinares (que se supone que somos) afrontamos vientos de cambio cada vez más duros, pero con posibilidades de futuro interesantes en lo técnico aunque terroríficas en lo laboral. Salvando lo último, esa multiplicidad de cualidades y saberes debería salvarnos. "Aprended web", clamaban los gurús, cual panacea; "editad vídeo" sugerían otros; "no tenéis futuro", pronosticaba la mayoría.

El vídeo musical mato a la estrella de la radio, decía la canción. Lo que aún no sabemos (del todo) es si el salto digital -ese que ha motivado a nuestros lectores a cambiar de que el periódico les marque a ellos en forma de mancha negruzca de tinta por el que ellos marquen al soporte en forma de huella pegajosa- nos ha condenado a nosotros. Bueno, el soporte cambia, la forma de cambiar las historias puede que también, pero sigue haciendo falta alguien que de forma al contenido, "lo ponga bonito", lo haga coherente, lo complemente y avive. En definitiva, alguien que haga periodismo visual. ¡Hacemos falta! Por supuesto que sí; no creo que puedan con nosotros. Siempre que se aporte valor añadido (tanto en la parte redaccional como visual) y el lector no se acomode y no acepte las plantillas anodinas, tendremos aún un hueco que cubrir. Pero hay que poner de nuestra parte. Y las empresas y medios, ayudarnos, con recursos y valentía de acción.

Actualmente, en lo que se denomina comúnmente "diseño digital" (web aparte) se habla de tabletas, de móviles, de e-readers, de multisoporte, de crossmedia. Todo un reto. Pero básicamente, nuestro trabajo no va a diferir mucho si conocemos las reglas del juego y las nuevas (o conocidas) herramientas a nuestra disposición, aunque un aspecto fundamental y que nos conecta con las redes es la ganancia en interactividad. Los diseños cobran vida y suponen una combinación entre el plano y (dicen) aburrido papel y la dinámica y flexible web.

Lo que está claro es que, por mucho que lo que mostramos sea interactivo, varias características son esenciales: primero, el contenido tiene que seguir siendo de calidad (o adaptado al menos a los requerimientos de los usuarios); segundo, la búsqueda de la calidad nos llevará a la diferenciación, donde entrará en juego la tematización o a una segmentación cada vez mayor en base a diferentes targets (edades, acontecimientos especiales o extraordinarios); tercero, el diseño, por supuesto, ha de ser atractivo y destacar del resto. Si estos principios no se cuidan, el lector se cansará pronto de que los textos se muevan o las imágenes giren.

En el lado del diseño hay que convenir algunos aspectos a tener en cuenta para superar el reto:
1) El diseño digital no debería suponer solo la adaptación de PDFs, con meros efectos de flipover (pase de página). Llegas a más soportes, pero no aprovechas ni de lejos las posibilidades de éstos. Eso no es diseño digital. Eso es un apaño.
2) Tampoco debería ser tendencia una mera traslación del diseño de una revista o medio a la versión digital: hay que apostar por depurar el diseño, adaptarlo a esos soportes, refinarlo. Sin perder tu identidad pero no acomodándote. Cambiando el chip.
3) Por otro lado, la interactividad es un arma de doble filo; no hay que abrumar al lector-usuario siempre con los mismos efectos y recursos (que están bien y son curiosos, pero usados con criterio, no de manera forzada y siempre los mismos). El aprovechamiento de las nuevas posibilidades permiten apostar por el vídeo, el audio, las imágenes (más y más grandes), los juegos visuales, pero como decimos, en el buen criterio del diseñador está la clave.

La rentabilidad de los nuevos (o viejos) medios en los nuevos soportes, aparte de por el diseño fresco y el contenido novedoso y diferenciador, tiene que ir por una apuesta clara y decidida de los departamentos de márketing y publicidad (especialmente de los medios tradicionales), sin que los nuevos soportes sean una limosna o un añadido en el paquete en venta del papel. La inclusión del soporte vídeo o de múltiples creatividades en un sólo anuncio en una revista digital, por poner el caso, ya debería ser algo impagable para una compañía. Queremos salvar el papel, claro, pero conviviendo con lo digital. Apoyándose mutuamente. Que ni lo digital fagocite al papel (romanticismo) ni el papel ignore y ningunee a lo digital (inconsciencia).

Lo que vamos a ver en estas líneas es, de manera sucinta, de qué herramientas y sistemas disponemos los diseñadores para evolucionar y convertir nuestros diseños a ese panorama multisoporte. Hay muchas y diversas, con pros y contras. Y cada vez surgen más. Alfabéticamente presentamos las más interesantes o conocidas, las echamos un vistazo y ustedes eligen.



3D ISSUE
Este software para revistas digitales y ebooks, en su sexta versión ya, permite generar contenido digital para navegadores web, iPad, iPhone, Android, Kindle, Nook (Barnes&Noble), tabletas Sony, Facebook y hasta lectores de escritorio, partiendo de PDF y trabajando tanto en PC como MAC (y con posibilidad de prueba gratuita de 30 días).

Como principales características: permite pase de página, vídeo, audio e inclusión de elementos en flash; los formatos de salida disponibles son HTML5 o .epub -estándar EPub3- y .mobi (para e-readers); es compatible tanto para online como offline; optimizado para motores de búsqueda (esto lo hace distintivo). Por contra: imponen su logo en la aplicación que incluye la publicación, tú debes ser el servidor y únicamente se permite que sea para tu empresa y no para empresas de terceros (estudios y agencias, abstenerse).

La licencia de este software es para toda la vida e incluye ejemplares ilimitados. Respecto a las versiones disponibles: Lite por 499$ (pago único) que permite instalación en 1 equipo e incluye efectos flip&zoom (pase de página y aumentos); la versión Pro cuesta 1.299$ (pago único), permite instalación en 1 equipo, incluye flip&zoom, interactividad y exportar para iPad, iPhone y Android; la versión Enterprise, por 2.699$ (pago único), permite instalación en 5 equipos amén de flip&zoom, interactividad y exportar para iPad, iPhone y Android.



480 INTERACTIVE
La última propuesta española, con muy buena pinta y una baza importantísima en el precio. La han creado Soluciones 480 y permite crear publicaciones digitales para iPad (apto para pantallas Retina) y Android, a través de unos scripts y etiquetas que se añaden como plug-ins a Adobe InDesign (desde CS 5.5), tanto en PC como MAC. Es gratis la descarga, el uso y la creación al no haber inversión inicial, puesto que solo hay coste a la hora de publicar. El método es: se crea el contenido con InDesign y la app con el llamado 480i Manager, se revisa el resultado con 480i Viewer y se publica en la Apple AppStore y Google Play. Es compatible con Google Analytics. Las interactividades disponibles son: hotspots (destacados), pop ups (contenido emergente), vídeo, audio, imágenes panorámicas, imágenes de 360º, cambios de ambientes (efecto rascado), botones móviles, imágenes animadas, áreas de scroll, HTML5, hipervínculos, imágenes en 3D, orientación dual automática. Los menús de la app son personalizables y las actualizaciones son instantáneas e ilimitadas.

Cuestión monetaria: la Single Issue App, por 299€/año permite 1 app con 1 publicación para iPad y Android, actualizable tantas veces como se desee. Incluye 1 GB de hosting en el servidor de 480 (posteriormente, 0,17€/GB). La Multiple Issue App permite, por 199€/mes, 1 app con publicaciones-ejemplares ilimitados, también para iPad y Android. El hosting de 480 sube a 5 GB. Ambas opciones permiten la distribución exclusivamente interna. Para editoriales y medios con múltiples cabeceras (cada una con sus múltiples ejemplares), recomiendan contactar con ellos para soluciones personalizadas (y precios ad hoc).

En cuanto a la publicación en las tiendas de Apple y Google, existe la posibilidad de publicar con la cuenta de 480, asumiendo ellos el coste (para apps gratuitas y apps con contenido gratuito; no incluye ventas in-app ni suscripciones); otra opción es publicar con tu propia cuenta de desarrollador (asumiendo tú el coste). 480 te facilita los archivos .ipa (Apple) o .apk (Google) para publicar la app (apps gratuitas y de pago; incluye ventas in-app y suscripciones). Si necesitas soporte para publicar en las citadas tiendas, te asesoran y ayudan por un pago único de 199€.



ADOBE DPS
La solución de Adobe (Digital Publishing Suite) tiene la ventaja de integrarse con toda su suite de diseño. Hablamos de clientes como Condé Nast, Wired, New Yorker, Vogue… Funciona sin código. Mediante un plug-in para InDesign (desde CS5) podremos diseñar y crear ilimitados archivos .folio (que son los necesarios para publicar), ejecutar vistas previas interactivas en PC, MAC, iPhone, iPad (compatible con pantallas Retina), iPod Touch, Kindle Fire y otros dispositivos Android además de efectuar uso compartido con clientes y otros compañeros.

La Single Edition permite la creación de ilimitados .folio y uso compartido. A la hora de publicar: permite apps ilimitadas, pero solo admite la publicación de un único archivo .folio y únicamente para iPad. El precio es gratis con el abono a Creative Cloud (más información debajo) o 362,85€ IVA incluido. Se puede usar para clientes o terceros, no solo para uso personal. La Professional Edition permite crear ilimitados archivos .folio para todos los soportes. A la hora de publicar: permite la venta de un único o varios .folio por app en la Apple Appstore o en el Quiosco Amazon Kindle Fire (compra individual o por suscripción), o de varios .folio en Google Play o en Amazon MarketPlace (compra individual). Además incluye acceso a informes de análisis y se integra con Adobe Digital Marketing Suite (Adobe SiteCatalyst). El precio es de 436,65€/mes IVA incluido por cada plataforma o 4.260€/año, incluyendo 250 .folio descargados por los clientes al mes o 5.000 al año (posteriormente 0,21€ por descarga en un paquete de 10.000). La Enterprise Edition incluye lo mismo que la Pro más personalización de la interfaz, tienda HTML personalizable, distribución restringida a clientes exclusivos, aplicaciones privadas tras un firewall corporativo, notificaciones instantáneas (push) personalizadas y descuentos por volumen. Puedes publicar todos los archivos .folio de tu portfolio e incluye la descarga de 5.000 .folio en el primer año. En este caso el presupuesto es personalizado según plataforma, servicios y tasas de asistencia.

La herramientas DPS incluyen: panel Folio Overlays (para añadir las interactividad en InDesign), Folio Builder (compilador y creador del .folio), Content Viewer (visor) y el DPS App Builder (creador de la app). Las interactividades disponibles son: galerías de imágenes (slideshows), hipervínculos y botones, hotspots, audio, vídeo, pan&zoom, áreas de scroll, imágenes en 360º, contenido web integrado y secuencias de imágenes.

Sobre Creative Cloud, el servicio en la nube "tarifa plana" de Adobe, si hablamos del servicio para particulares: con acceso ilimitado a todos sus programas, hablamos de 61,49€/mes IVA incluido (plan anual) o 92,24€/mes (sin compromiso, cancelable), o bien 24,59€/mes por un solo programa (compromiso anual). Incluye almacenamiento de 20 GB.



APP STUDIO
Quark, los artífices de QuarkXPress, también tienen su propia herramienta de creación digital. BBC, Time Magazine, Amnistía Internacional o Daimler han pasado por sus manos. Funciona tanto con Quark como con InDesign (si no puedes con tu enemigo, únete a él), también transforma desde PDF (con XML y HTML5). Aporta interactividad y prepara las publicaciones para iPad, iPhone, Android y Kindle Fire. Permite características como audio, reordenación automática de elementos, geolocalización, hotspots y popups, widgets HTML5 (como anuncios, panorámicas y vistas en 360º), integración de webs, hipervínculos, vídeo, mostrar/esconder objetos, plantillas por dispositivo, texto seleccionable, zonas de scroll, galerías de imágenes, efectos pinch&zoom (pinchar y aumentar) y move&pan (mover y panorámica). Posee soporte para Google Analytics y si deseas te crean una app customizada.

Para actuar: creas el contenido en InDesign o QuarkxPress y añades interactividad; los subes al App Studio Publishing Portal y éste lo transforma en HTML5 para incrustarlo en la app; posteriormente, revisión, creación de app y publicación en la Apple App Store, Quiosco Apple y Google Play.

Precios: la edición Single: 199,95$/por app (pago único) por 1 aplicación, 1 ejemplar, en 1 soporte (iPad o iPhone). La edición Multi Issue Pro cuesta 99,95$/mes (compromiso anual) por apps para iPad, iPhone y iPod Touch, en base a 1 publicación, ilimitados ejemplares. La edición Multi Issue Premium cuesta 499,95$/mes (compromiso anual) y permite 1 publicación, ilimitados ejemplares para iPad, iPhone, Kindle Fire, Tabletas y smarphones Android. En los 3 casos pruebas gratis y solo pagas al publicar y además, se te cobra 0,20$ al mes por descarga de usuario.



AQUAFADAS
Propuesta francesa de la que han hecho uso, por ejemplo, los chicos de la Revista Don, nueva en el mercado de la prensa digital gratuita, de la que hablamos aquí la semana pasada. Funciona desde MAC, sin código, permite publicar en el Apple iBookstore, Quiosco Apple, Apple Appstore, Amazon, Google Play, Kobo o incluso en web. Permite crear las apps mediante plantillas o customizarla mediante un SDK o paquete desarrollador (sólo para iOS de momento). Creación de contenido con el llamado Cloud Authoring (conversión directa de PDFs) o con un plugin para InDesign. Admite formato Epub3. Disponible para pantallas Retina del iPad. Permite Analytics (Xiti, Flurry, Google Analytics), suscripciones, compras in-app y notificaciones push.

Para tabletas y smartphones permite contenido interactivo tal como: imágenes animadas, 360º, slideshows, drag&drop (arrastrar y soltar), lectura guiada (mantiene el zoom), vídeo o audio (por streaming o incrustado), pop-ups, múltiples fuentes, HTML webs y HTML5, botones, orientación vertical y horizontal, áreas de scroll, RSS, geolocalización mediante Google Maps, Read Aloud (karaoke), comparador de imágenes. Entre el contenido enriquecido: laberintos, juegos de físicas o de dibujo.

Se crea el contenido con el plugin de InDesign, se testea con MyKiosk, se crea la app con el SDK o el denominado AVE App Factory y se publica con Publisher Portal.

Respecto la herramienta de creación, la prueba es gratuita. Se usa gratis y se paga al publicar.
Respecto a la creación de apps: pruebas ilimitadas con marca de agua, gratis; 1 app para 1 sola publicación: 100€. 1 app de quiosco para publicar y vender ejemplares consecutivos de una publicación (y permite ventas in-app): 500€; quiosco de múltiples publicaciones y ejemplares consecutivos (permite in-app y suscripciones vía Apple): 1.000€; app librería para publicar y vender múltiples libros: 500€. Todas las opciones son sin límite de tiempo y con pago único.

Después hay que afrontar las licencias de publicación (por libro, ejemplar de revista o periódico), anuales tras la compra: 280€ por uno, 500€ por dos, 1.450€ por seis, 2.850€ por doce, 5.500 por veinticuatro… hasta 39.900€ por 1.000. Existe una tarifa anual para un periódico diario que es de 15.900€.



BAKER EBOOK FRAMEBOOK
Esta propuesta, creada con el primer iPad, ha cumplido ya tres años y en mayo recibió su versión 4.1. Es algo limitada en sus planteamientos ya que se centra en la publicación de ebooks (libros interactivos y revistas) basados en HTML5, sólo para iPad y iPhone y con código. El mecanismo sería: primero, diseño en HTML5, con inclusión de vídeo, audio y animaciones; segundo, empaqueto en formato HPub 1.0 (es como si fuera un microsite en HTML5: cada página es un HTML y además hay un HTML de índice); tercero, publicaco (renombrar y configurar el proyecto en XCode, incluir los ejemplares solos o crear un quiosco, subir a la Apple Appstore). La versión actual incluye un quiosco completo con posibilidad de compras in-app, notificaciones push, permite servicios de terceros y posibilidad de actualizar las publicaciones.

En cuanto a precio: Se trata de una licencia BSD de estándar abierto para uso personal y comercial totalmente gratuita. Disponemos de tutoriales (cómo exportar de InDesign a HTML5 o el muy interesante de cómo integrar el motor gráfico Unity 3D -usado en videojuegos- a una publicación), una red de desarrolladores como soporte, y el foro de la comunidad (Github). El proyecto admite donaciones desde 10$ (para crear nuevas cuentas de desarrolladores o adquirir iPod Touch y iPads de testeo).

Mencionemos como ejemplos de interesantes proyectos españoles desarrollados con Baker: Forgotten Colours, BCN Cocina Delicooks o Urbanic.



MAG +
Esta propuesta de origen sueco y sede neoyorquina tiene bastante calado, con New York Magazine, Popular Science, Game Informer o Macworld entre sus clientes. Nos permite crear contenido para iPad, iPhone, Kindle Fire y Android sin necesidad de código. Para ello, nos proporciona un plug-in para Adobe InDesign (de CS4 a CS6 incluídos) que nos permite crear el contenido con dicho programa, revisarlo y compartirlo con el Mag+ Reviewer App, ensamblarlo y crear una app con el Mag+ Publish y posteriormente publicarlo en la Apple Appstore, Google Play o Amazon Appstore.

El plug-in es gratuito y podemos trabajar y previsualizar sin problemas, sólo afrontando gastos al publicar. No incluye el coste de crear cuenta en las citadas tiendas. Una ventaja es que no contempla coste por cada descarga de ejemplar que realiza un usuario (siempre que yo albergue las publicaciones). Si decido que Mag+ efectúe el hosting entonces si me cobrarán unos céntimos por ejemplar descargado -sin pago previo-). Cada app que creemos incluirá los ejemplares, una biblioteca con los ejemplares adquiridos por los usuarios -sean gratis o comprados-, tienda, y visualizador.

El último plug-in disponible es el 4.2 e incluye los siguientes efectos y características: pinning (o reordenación automática del contenido de horizontal a vertical y viceversa con un solo diseño), maquetación dual (un diseño para cada orientación), zoom y panorámica de imágenes, inclusión de audio, efectos de sonido, listas de reproducción de audio (in-app music player), capas, animaciones de vídeo, vídeo (a toda pantalla, mediante pop-ups o en la página; por streaming o incrustado;  con auto-play o mediante controles), jumplinks (hotspots o destacados con enlaces a otras páginas, publicaciones o aplicaciones), hipervínculos, slideshows o galería de imágenes, automatizaciones mediante scripts, revisión vía wifi, bloqueo de la rotación del dispositivo, capas de texto con scroll (y posibilidad de parada del scroll o snapping), pop-ups (con zoom y efecto flip o pase de página), posibilidad de diseñar para una plataforma y automáticamente el plug-in lo adapta y exporta al resto de plataformas que necesitemos, optimización del tamaño del archivo y animaciones en InDesign sin necesidad de HTML.

Además admite HTML5, y gracias al HTML5 Feature Builder podemos generar efectos pinch&zoom, galerías de imágenes con miniaturas, generar vistas en 360º a partir de diversas imágenes e incluir RSS. Otras características son: posibilidad de crear apps empresariales internas; envío de notificaciones a los usuarios (push); posibilidad de enviar mensajes in-app por targets a usuarios que han descargado la aplicación pero no ningún ejemplar, por ejemplo; posibilidad de analítica web (analytics), en concreto disponibilidad gratuita con Localytics y Flurry y soporte para incluir Omniture.

Hablemos de precios: el coste de la versión simple (1 sola aplicación, para 1 solo soporte, con 1 solo ejemplar o publicación) es de 999$ por publicación (y no permite suscripciones in-app). Si después queremos publicar ese ejemplar en otro soportes, el precio sería 99$ para cualquier otro soporte o 199$ si ya optamos por todos los restantes. El hosting incluye 250 GB. La versión mensual (1 sola app, 1 solo soporte pero ejemplares ilimitados) cuesta 399$/mes con un compromiso mínimo de 6 meses. Si después queremos otro soporte, añadiríamos 99$/mes, o 199$/mes si ya optamos por todos los soportes restantes. El hosting también incluiría 250 GB. Por último, si optamos por la versión ilimitada, disfrutaremos de apps, soportes y ejemplares ilimitados por 2.999$/mes (compromiso de 6 meses mínimo). El hosting incluido en este caso es de 10 TB (después, se nos cobraría 0,17$ por cada GB adicional).

Mencionar también que si queremos customizar el menú de la app, así como la tienda y la biblioteca, añadir servicios de terceros, ejecutar cambios en la navegación o incrustar visores de otras apps, disponemos del Mag+ App SDK por 3.499$/mes más el precio de la versión simple del plug in (o prueba de 30 días por 999$). También diseñan y hacen todo el trabajo por ti (Mag+ Studios lo llaman, por un coste a consultar).



MEI vJOON K4 CROSSMEDIA
Esta herramienta permite pasar de contenido creado con InDesign, InCopy, HTML, Word, Excel, PowerPoint, imágenes aisladas, PDF o XML a impresión, web, tabletas, móviles, e-readers, redes y sindicación. Dispone de plantillas, se integra con Adobe DPS y permite automatización y gestión de archivos. Pero sin más detalles de funcionamiento ni precios, lo dejamos al margen.



PRESSMATIC
Esta herramienta española, de los muchachos valencianos de Itbook, propone digitalizar las publicaciones tradicionales haciéndolas táctiles e interactivas. Están especializados en aplicaciones educativas e historias interactivas para iOS, Android y Windows 8 y publicación posterior en el Quiosco de Apple y en Google Play. Han realizado trabajos para editoriales como Santillana, Susaeta, Edebé, instituciones como la Comunidad Valenciana, la Universidad de Valencia o el Ministerio de Cultura o revistas como Mongolia, Panenka o Líbero. Ellos hacen todo el trabajo: envías tu archivo PDF o InDesign, ellos convierten y publican. Para una versión Pressmatic Plus con contenido dinámico e interactivo, hay que contactar con ellos y ellos valorarán y propondrán precio.

Las publicaciones pueden incluir enlaces en el índice, vídeos en página, enlaces a webs o microsites, y son aptas para pantallas Retina (iPad); el lector incluirá visualización en mosaico y mediante miniaturas, índice por temas y visualización de doble página en horizontal; el quiosco permitirá exhibir los últimos números y atrasados, números extraordinarios, compras in-app, notificaciones push, y posibilidad de publicar los ejemplares en el quiosco o como apps independientes.

Precio: 250€ por publicación (sin límite de páginas o de periodicidad), más 1 céntimo por cada descarga de usuario (máximo 100 Mb de tamaño). La creación de un quiosco propio por ellos en la Apple Appstore además conlleva un cargo de 899€. Luego ya se sabe que Apple se quedará el 30% de los beneficios según el precio de la publicación, como veremos más abajo.


 

WOODWING
Woodwing es una solución de flujo editorial que trabaja mano a mano con Adobe. Axel Springer, G+J, Hachette o Hearst han usado este producto. Su objetivo es convertir periódicos, libros, revistas, folletos y contenidos en línea en contenidos aptos para soportes digitales. Su metodología se basa en 5 puntos: planificación; creación (mediante InDesign, widgets y las herramientas de publicación digital de Adobe que ya vimos como Folio Producer, Viewer Builder o Analytics); ensamblar, revisar y publicar en el servicio de distribución de Adobe; entrega (creación de la app con el servicio Adobe Viewer Builder); y lectura (mediante el Content Viewer). El contenido estará disponible para iPad, iPhone, iPod, Kindle Fire y "otras tabletas Android" (sic), siendo compatible con HTML5.

¿Qué diferencia hay entre usar Woodwing y Adobe DPS? Básicamente, el proceso en DPS es: del archivo InDesign se pasa al archivo .folio, éste pasa al servidor .folio (donde se almacenan), después se suben al servidor o tienda que los distribuye y se crea la app; mediante Woodwing, todos los archivos se generan y archivan en un solo lugar, la Base de Datos Enterprise y después la Content Station permite subirlas al servidor de distribución hasta llegar a la app. Simplifica pues algo el proceso.

Como elementos interactivos que nos permite, están viejos conocidos de DPS como galerías de imágenes, áreas de scroll para texto, hotspots, vídeo, audio y elementos web, además de widgets con HTML5, CSS, Javascript, efectos pinch&zoom, efecto "revelar imagen" o rascado, visores de Youtube o Google Maps, feeds de Flickr o animaciones. Permite soporte con Analytics (Omniture Adobe Online Marketing Suite) y disponen de soporte de atención al cliente externo.

Los precios no son exactos, pues exigen preguntar al "integrador" (un asesor comercial, vamos): hablan de desde 165€/mes por la herramienta de creación (incluye software de flujo de trabajo) y luego desde 355€/mes con pago anual mínimo adelantado por las herramientas Adobe DPS. Incluye 5.000 descargas.


Vistas las herramientas, y como la calidad, utilidad y operatividad dependen del testeo y uso de cada uno de nosotros, hagamos ahora una mera clasificación orientativa con base económica de dos casos típicos: cuánto nos costaría publicar una aplicación con una sola publicación y cuánto una aplicación con múltiples publicaciones-ejemplares (una al mes), tomando como referencia 1 año completo, que sean para iPad y Android al menos y sin contar el coste de subida a Apple Appstore, Google Play o Amazon Marketplace ni el coste por descarga de usuario. Los precios en dólares han sido convertidos a euros del día de publicación de este texto. La clasificación, de menor a mayor coste, sería:

1 APP-1 PUBLICACIÓN (total año): PRESSMATIC (250€) / 480 INTERACTIVE (299€) / AQUAFADAS (380€) / MAG+ (816€) / 3D ISSUE (965€) / APP STUDIO (5.159€) / ADOBE DPS (8.520€)
1 APP-MÚLTIPLES PUBLICACIONES (total año): 3DISSUE (965€) / 480 INTERACTIVE (2.388€) / AQUAFADAS (3.352€) / APP STUDIO (5.159€) / MAG+ (5.976) / ADOBE DPS (8.520€)
Nota: Baker no entra en la comparativa al ser válido sólo para iPad. Woodwing no entra por la vaguedad en su política económica. Pressmatic no entra en el segundo caso por falta de datos.

Para acabar, los costes de desarrollador de cada tienda en la que publicamos las aplicaciones: el coste de una cuenta de desarrollador en la AppStore de Apple es de 99$/año. El reparto de beneficios de las ventas de las apps posteriormente son: 70% para el creador; 30% para Apple. El coste de una cuenta en Google Play (Android) es de 25$ (pago único); el reparto de beneficios también es de 70/30 a favor del creador. Para Amazon Marketplace, hay que tener una cuenta de vendedor en Amazon: Plan Profesional por 39,99$/mes o plan Individual sin coste mensual por 0,99$ por cada venta individual (no por producto o item).

¿Abrumados? No será por falta de opciones... Hagan cuentas, sopesen virtudes y defectos y prueben, toqueteen, expandan su imaginación... creen, ante todo, creen. Y crean en nuestro futuro.

lunes, 18 de noviembre de 2013

Duane Michals y el orden

Vivir en medio del desorden suele deparar sorpresas. También quebraderos de cabeza y cabreos absurdos cuando no encuentras lo que estabas seguro de haber puesto aquí, ¡aquí! ¿Dónde? ¿En medio de esa montaña de papeles, de esa cordillera de revistas, libros, cedés, cuadernos, folios en blanco y folios escritos, publicidades, hojas de periódicos y recortes doblados...? Sí, sí, ahí mismo lo puse.

Claro que no es algo que se pueda elegir, lo de ser ordenado, y, como decía, a veces también nos regala sorpresas. Incluso agradables.





Como el pequeño libro de Duane Michals editado en Londres en 1990 dentro de la colección 'Photofile' —una pequeña joyita de poco dinero y mucho valor— que dejé hace meses por aquí, al lado, para escribir un post sobre él cuando tuviera tiempo. Lo estuve viendo durante semanas cuando miraba hacia la derecha hasta que en algún momento indeterminado y que no sabría situar en un calendario perdí su pista, posiblemente enterrado por otros papeles que dejé encima, al lado, para cuando tuviera tiempo de... Y que ¡volvió a aparecer hoy! revolviendo en la montaña de papeles de la derecha, buscando no se qué que debía haber dejado por aquí. Aquí mismo. ¡Aquí!



Sé que no descubro nada hablando sobre Duane Michals. Sólo escribo de algo que me gusta muchísimo, que admiro desde que hace años empecé a admirar fotografías. Fue uno de los primeros que me gustó, y eso no suele olvidarse. Contar historias con una cámara de fotos en sencillas imágenes en blanco y negro, de formato muy pequeño...


... pero tan maravilloso, tan lleno de sensibilidad, de narración. De orden.


Tan inquietante... Además de estudiar diseño gráfico en Nueva York, Duane Michals trabajó también durante un tiempo como diseñador para Time y como director de arte, lo supe mucho después de conocer sus fotografías. Y entonces supuse que aquello explicaba en parte su interés por el orden en el espacio y por contar historias con fotografías.

Pero lo que no puede explicarse de ninguna manera es cómo alguien es capaz de fotografiar la muerte.




martes, 8 de octubre de 2013

Diseño para móviles y tabletas

Hay que reconocer que comprar un libro digital  —ebook, lo llaman— que no llega a 10 euros entre tres es un poco cutre (hacerlo ya entre cuatro como finalmente sucedió no tiene calificativo, o sí lo tiene pero no nos apetece ponérnoslo). Pero lo cierto es que así surgió el compromiso de hablar del libro que hoy os reseñamos... con la fortuna añadida de que gracias a eso hoy podemos escribir sobre un muy buen libro. Muy útil. Muy usable, que tal vez dirían ellos, sus autores. Aunque la cosa comenzó antes, cuando Álvaro Varona (@kremaster)  nos lo recomendó a todos los que asistimos a su conferencia sobre 'El reto del diseño multidispositivo' de hace unas semanas en la Universidad Rey Juan Carlos del Sur de Madrid (URJC).


'Diseñando apps para móviles' está escrito por Javier Cuello (@millonestarde) y José Vittone (@josevittone), dos diseñadores argentinos que se conocieron estudiando juntos un Máster en la Escuela Superior de Diseño e Ingeniería de Barcelona (Elisava), y en esta ciudad se quedaron y trabajan, diseñando aplicaciones para móviles y tabletas (para clientes como Yahoo! o Zara, nada más y nada menos, en el caso de Javier; o desde empresas como Usolab, en el caso de José). "En el libro contamos a lo largo de más de 10 capítulos", nos explican, "el proceso de diseño y desarrollo de una aplicación —para Android, iOS y Windows Phone— desde la idea inicial hasta la publicación en las tiendas".


Dicen que han escrito el libro que hubieran querido ellos tener cuando empezaron en esto del diseño de aplicaciones para móviles, y que no existía, especialmente en castellano. Y por eso esperan "que sea útil" para quienes están interesados en este tema. Y lo es. Ya lo decíamos nosotros también al comienzo del artículo: es un muy buen libro, muy útil, y NO porque detalle los programas informáticos que debemos conocer o los lenguajes de programación que se utilizan en las distintas plataformas de móviles: IOS de Apple, Android de Google y Windows Phone de Microsoft, que también lo es por eso. Pero no.

Es un muy buen libro, muy útil, porque más allá de las herramientas —que son importantes y que es necesario conocer y que por ello también aborda— habla de lo que realmente ES el diseño, del papel y el lápiz, de los conceptos, de por qué se hacen las cosas; de por qué se utiliza el espacio, el color, la tipografía, la animación... de una manera determinada y no de otra; de a quién va dirigido lo que hacemos y en función de ello se hace así, o al contrario; de la función —del uso en este caso— mucho más allá de lo bonitas o feas que nos puedan parecer subjetivamente las cosas (no os preocupéis tanto por eso, que feas no tenemos nunca intención de hacerlas, ¿no?).



Y por eso, por la enorme utilidad de este libro, o por lo útil que sus autores pretenden que sea, encontramos en él la presentación de una conferencia de Armando Fidalgo titulada 'Interfaces táctiles: el desafío de las tabletas' en la que según uno de sus autores "está todo" lo relativo al diseño en dispositivos táctiles.



Y como no podemos estar más de acuerdo con José Vittone la insertamos completa por su enorme interés:


Por si todo esto fuera poco, nos proponen muchos ejemplos de diseños tanto de aplicaciones para móviles y tabletas como de páginas web (no dejéis de visitar la web del estudio de diseño de Erik Spiekerman, Edenspiekermann,  que nos recomiendan, en la que conviene detenerse no sólo a disfrutar de su calidad visual sino de sus contenidos, especialmente su 'Manifesto'), y complementan el libro con entrevistas a destacados diseñadores de prestigio internacional como Irene Pereyra (Directora Global de UX —así llaman a la 'experiencia de usuario'— y Estrategia en Fi, visitad también el sitio, los clientes que tienen, y luego me contáis...), Dustin Barker (Director de Ingeniería Móvil en Simple, un servicio de banca electrónica en Estados Unidos); Dustin Mierau (Cofundador y Jefe de Diseño de Path, una red social enfocada exclusivamente a móviles y con el diseño como valor añadido, de mucha calidad, y en la que por cierto buscan diseñadores y desarrolladores); Loren Brichter (quien con menos de 30 años es un referente mundial en el diseño de apps —trabajó en Apple, en el software del primer iPhone, o en Tuiter—, creador de la app Letterpress desde su empresa Atebis); Erik Spiekermann (el ¿último? gran maestro de la tipografía, creador del tipo de letra Meta, un clásico ya, y que ahora desarrolla su trabajo, mucho más multidisplicinar, desde el mencionado estudio Edenspiekermann); Patryk Adamczyk (Jefe de Diseño de Firefox OS); e Ivo Weevers (Jefe de Diseño de Ubuntu, una distribución de Linux que también prepara su lanzamiento para los teléfonos móviles, atentos...).

Conclusión: comprad el libro. Parece evidente. Es muy útil, absolutamente usable. Pero un ejemplar cada uno, no seáis tan cutres como algunos...

lunes, 8 de abril de 2013

Una biblia de la Infografía... y los premios Malofiej 21

Infografías. Las vemos en el cartón de la leche, en el dial de la radio, en la parada del autobús, en los libros del examen de anatomía, en el extracto del banco, en el recibo de la luz, en la etiqueta de la camisa, en el menú del restaurante. En forma de barras, tartas, listados, dibujos, mapas, esquemas, organigramas. De mil y una maneras. Casi todas de ellas simples, esquemáticas, sencillas. Es decir, están presentes en toda nuestra vida. Y lo han estado desde hace muchísimos años. No en los cartones de leche, evidentemente, pero desde que el ser humano es ser humano y es capaz de plasmar ideas en cualquier soporte, ahí están: mapas antiquísimos, esquemas anatómicos medievales, dibujos prehistóricos, planetarios renacentistas, etcétera.

Information Graphics, editado por Taschen, es la biblia de esta disciplina.





Editado con mimo, mucho mimo, en sus más de 400 páginas recoge una selección (siempre discutible cuando no se recogen todos los trabajos) de lo mejor de la infografía de los últimos años en todo el mundo (varios españoles: Raúl Arias; Álvaro Valiño). Repertorio encabezado por  la editoria Sandra Rengen a la que acompañan Paolo Ciuccarelli, Richard Saul Wurman y Simon Rogers. Todos autores también de unos ensayos introductorios en los que muestra su punto de vista sobre la importancia de la infografía. Antes, ahora y siempre.






Porque, como ellos mismos dicen, este es un arte, el de la arquitectura de la información, que tiene que dominar todo diseñador gráfico. Porque vivimos en la era en la que más información recibimos, la "gran mayoría generada por los propios usuarios" (bendito internet). Y saber cocinar todos esos ingredientes, todos esos datos, y convertirlos en historias es de lo que se encargan los infógrafos, periodistas visuales que manejan la nueva herramienta de poder: el Big Data.







En el libro podemos ver ejemplos de que la infografía va más allá de la ciencia, de los atlas, de las barras. Que también. En el libro, librazo (en todos los sentidos, también por tamaño y peso), podemos ver que la infografía es mostrar el mundo psicodélico de Frank Zappa, la relación entre la cantidad de coches y las plazas de parking de una ciudad, una guía de qué tipografía utilizar en según que ocasiones, qué tipos de cerveza hay, cómo funciona una fábrica, la distribución de Nº1 de la Motown, cuánto vale cada parte de tu cuerpo (en libras), un mapa literario de Madrid hecho sólo con letras, o cómo es tu vida según hayas visto Dragones y Mazmorras a una edad temprana o no. Y así un larguísimo etcétera de más de 400 páginas. Cientos de ejemplos de los mejores informadores visuales con una breve explicación de cada uno de ellos. Ejemplos que "documentan la historia reciente" de qué es convertir lo complejo en simple y lo confuso en bello sin faltar a la verdad. Porque como dijo Albert Einstein: "Si no consigues explicarlo de manera sencilla es que no lo has entendido". Y aquí, en este libro, lo consiguen.


                                            

                                                  







Malofiej 21

Al hilo de este libro, seguro que muchos de los ganadores de la pasada edición de los premios Malofiej, cuyos nombres se dieron a conocer hace unas semanas, están presentes en sus páginas. O muchos de ellos lo tienen en las estanterías de sus estudios y/o redacciones.





National Geographic y el NYTimes.com se han llevado el premio Peter Sullivan en categoría impresa y digital, respectivamente. Y la versión impresa del The New York Times se ha llevado otra medalla de oro por este mapa.




Pero esos no han sido los únicos ganadores entre los más de 1.191 trabajos recibidos de 154 medios de 28 países distintos. El jurado, compuesto, entre otros por Jaime Sierra, Nicolas Felton (creador del famoso Annual Report), Amanda Hobbs o Fabricio Miranda, también ha concedido medallas de oro a El Correo, elmundo.es, In Graphics, South China Morning Post, Prensa Libre y Golden Section Graphics.

Entre el resto de galardones hay premios para La Vanguardia, El Diario de Pontevedra, Magazine de El Mundo, El Correo y El Mundo y elmundo.es, tanto en impreso como en online. Podéis ver la lista completa de galardonados aquí

.