lunes, 17 de noviembre de 2008

Diseñario (XXXVII)

Nueva semana, nueva letra. Hay quien buscó con afán y cámara en mano a los miembros del equipo de expertos de encajabaja encargados del Diseñario entre los dignatarios mundiales de la Cumbre del G-20 en Washington para desvelar al mundo sus identidades, o una imagen del grupo... pero ha sido tan imposible como encontrar recetas para salir de la crisis. No parece probable que estuvieran allí, ellos siguen adelante en este empeño colectivo, irreverente y abierto a vuestra participación.





R


Rasgo. Lo que dicen las letras de sí mismas y de quienes las escriben, porque los rasgos de tu escritura hablan de ti. Un rasgo es una línea trazada al escribir o dibujar, es una línea de tu rostro que lo caracteriza, un aspecto de tu carácter, matices, detalles en los caracteres alfabéticos que los hacen pertenecer a una clase de tipos de letra que terminan en remates o serifas. Todo esto, a grandes rasgos.

Ratón. El que diseña por nosotros. Hay quien cree que es su mano, su cerebro pues, quien guía al ratón del ordenador pero en realidad es al contrario, al menos en lo que a los buenos diseños se refiere, a esas estructuras que a veces encontramos sorprendiéndonos de haberlo hecho. A todos nos ha sucedido. En esas ocasiones lo que en realidad hemos logrado es que el ratón actúe por su cuenta; nos abandonamos a él, dejamos que literalmente nos lleve de la mano para que nos controle la Fuerza, esa energía que no sólo se dedica a las espadas láser, también lo hace con los ratones de ordenador.
En el aspecto puramente físico, el ratón de ordenador es un ovoide de plástico más o menos anatómico en función de lo mejor o peor diseñado que esté, unido al ordenador por un cable que se conecta de diversas formas; los inalámbricos no sirven para nada. Recoge la suciedad de la mesa. También es un objeto que puede ser sustraído fácilmente y al que los más desaprensivos dan el cambiazo por el tuyo cuando el suyo deja de funcionar. Cuando tus páginas son las mejores del lugar tu ratón debería ser un objeto muy codiciado, pero en realidad muy pocos saben o quieren saber que quien diseña es él y no tú.

Raya. Línea recta, o sea el trazo más corto entre dos puntos, o bien una sucesión de puntos sin ninguna separación entre ellos. En cuanto al diseño, las rayas son un elemento gráfico que suele utilizarse para separar distintos elementos, y decimos suele, porque hay quien lo considera también un recurso decorativo e incluso todos conocemos cases, digo casos, de quien va más allá hasta hacer de las rayas su razón de ser, su firma personal, y buscan en las páginas de los periódicos que diseñan cualquier espacio en blanco, por minúsculo que sea, para colocar allí una raya, o dos, o todas las que quepan. Está de moda, además, poner muchas rayas en los diseños de periódicos y revistas.
En las artes gráficas, y por influencia de esta disciplina en los periódicos también, las rayas se llaman filetes, y no queda bien llamar rayas a las rayas, es poco profesional. Pero son lo mismo.

Recuadro. Recurso gráfico extremadamente útil y práctico que sin motivo racional ha dejado de estar de moda en favor de uno de sus elementos constituyentes: la raya. Porque un recuadro está formado por cuatro rayas, que pueden ser iguales todas si el recuadro adopta la forma de un cuadrado perfecto, fenómeno rarísimo y que por exigencia de la línea de base necesitaría la difícil carambola, la conjunción códigodavinciana, de que la distancia entre una línea y la siguiente fuese matemáticamente proporcional al ancho de una columna; o bien iguales de dos en dos formando un rectángulo, que es lo más habitual.
Uno de sus usos, posiblemente el más últil, consiste en abrazar la noticia principal de una página consiguiendo separarla de todas las demás noticias, a izquierda, derecha, arriba o abajo, a la vez que la destaca diciéndonos precisamente eso: que es la noticia principal. Pero ya decíamos que el recuadro vivió tiempos mejores, relegado y escondido ahora en piececitas pequeñas, porque algún creador de tendencias diseñísticas decidió que le parecía "antiguo" y que lo que se lleva es separarlo todo con modernas rayas, elementos de ultimísima invención... hasta que las rayas pasen de moda como seguro que llegaremos a ver y vuelva a nosotros el recuadro, el que nos abraza, nos protege.


Entregas anteriores del Diseñario:
Diseñario (I): aire-anuncio.
Diseñario (II): apoyo-artistas.
Diseñario (III): bandera-blancos.
Diseñario (IV): blog-caja.
Diseñario (V): cajista-cícero.
Diseñario (VI): cintillo-confeccionador.
Diseñario (VII): contorneo-despiece.
Diseñario (VIII): Didot-doble.
Diseñario (IX): Edicomp-encajabaja.
Diseñario (X): entradilla-estilo.
Diseñario (XI): familia-firma.
Diseñario (XII): folio-fotografía.
Diseñario (XIII): Franklin Gothic-fuente.
Diseñario (XIV): fusilar-Garamond.
Diseñario (XV): Gótica-grotesca.
Diseñario (XVI): Gutenberg-huérfana.
Diseñario (XVII): ilustración-información.
Diseñario (XVIII): interletraje-justificado.
Diseñario (XIX): kerning-lector.
Diseñario (XX): legibilidad-línea de base.
Diseñario (XXI): linotipia-luto.
Diseñario (XXII): Mac-mancha.
Diseñario (XXIII): mancheta-maquetador.
Diseñario (XXIV): margen-medianil.
Diseñario (XXV): Milenium-monstruo.
Diseñario (XXVI): negrita-noticia.
Diseñario (XXVII): Ñ-ñoño.
Diseñario (XXVIII): ojo-ordenador.
Diseñario (XXIX): P&J-paginero.
Diseñario (XXX): palo seco-párrafo.
Diseñario (XXXI): pata-PC.
Diseñario (XXXII): periódico-Photoshop.
Diseñario (XXXIII): Pi-pie.
Diseñario (XXXIV): píxel-prototipo.
Diseñario (XXXV): publicidad-punto.
Diseñario (XXXVI): Quark.