lunes, 22 de diciembre de 2008

Diseñario (XLII)

Esta es la última entrega del Diseñario de este año, que se acaba. Los miembros del equipo de expertos de encajabaja encargados de la redacción de tan magna obra se han dispersado con motivo de las vacaciones de Navidad como si quisieran alejarse unos de otros: Nueva York, Sevilla, Madrid... Desde los puntos más distantes de este planeta nuestro, que sufre pero aún vive, nos desean feliz navidad, un próspero año 2009 a pesar de los negros pronósticos de tanto gurú económico y periodístico empeñados en dejar corto al mismo Apocalipsis de San Juan, a la vez que prometen volver dentro de dos semanas con una nueva entrega de esta colección de términos sobre la prensa y el diseño periodístico llamada Diseñario, que como ya sabéis quiere ser irreverente, colectiva y abierta a vuestra participación. Feliz Navidad a todos.





Robapágina. Se le llama así al anuncio que ocupa la práctica totalidad de una página, dejando sólo una pequeña parte a la información. Paga, pues, una parte, pero de tal manera que parece quedarse con toda la página (como si la "robara" entera). También se le conoce como "siete por cuatro" en los tabloides a cinco columnas, debido a la división modular de la página para repartir la publicidad (en este caso, siete módulos del total de los nueve de altura, y cuatro columnas de las cinco en anchura) También se le conoce como rompepágina, debido a lo poco que puede hacer el sufrido maquetador con este esquema de documento.
El robapágina es ese modelo de publicidad que te mata cuando vas lanzado maquetando y de pronto ¡zas! aparece y no te deja hacer nada, pero que luego echas enormemente de menos cuando, por cosas de la crisis, la publicidad vuela a otros lugares. Suelen ser las páginas que se reservan a los becarios (y a los no tan becarios), para que se vayan fogueando con el Quark, que no plantean grandes problemas, pero que por sí mismas sirven para diferenciar al que vale para esto del que tiene un ojo en frente del otro. La inmensa mayoría de maquetadores ha empezado su carrera haciendo siete por cuatro. Y muchos los han mirado llenos de orgullo, una vez han estado editados e impresos. Algunos, incluso, los han enseñado a los demás, como diciendo, "ahí queda eso, para la eternidad". También es cierto que muchos no han pasado de ahí...
Dentro de los posibles casos de robapáginas hay uno que es especialmente demoledor para el resto de la página. El que sólo lleva texto, tipo anuncio de subasta pública o de publicación del BOE. En ese caso, el conjunto de textos, el de la publicidad más el de la información, provoca una sensación de sopa de letras a cinco columnas que directamente hace que, sin pensártelo dos veces, pases a la siguiente página. Por eso te la roba. O te la rompe. El caso es que esa página ya no te pertenece. Pertenece al anunciante. Siempre ha sido así. Y esperemos que siga siendo así por mucho tiempo más...

Rotativa. Dragón metálico que vomita periódicos. Máquina giratoria, de tamaño descomunal y descomunal estrépito, que se usa para imprimir y organizar gran cantidad de ejemplares de una publicación. Como todo, bueno como casi todo, han ido evolucionando con el tiempo y han pasado de imprimir en blanco y negro y pocos ejemplares a la hora, a la impresión en color en varios sistemas y con mucha mayor velocidad. También ha cambiado la forma de manejarlo: de aparatos puramente mecánicos controlados manualmente a aparatos mecánicos controlados totalmente por ordenador.
Las rotativas utilizan una técnica de impresión denominada offset, procedimiento "indirecto" que consiste en pasar las partes a imprimir desde una plancha metálica tratada con métodos físicoquímicos a un cilindro de caucho entintado que es quien impresiona el papel; de ahí lo de "indirecto", porque las planchas no entintan directamente el papel.
El proceso de impresión de un periódico comienza con la transmisión de las páginas cerradas desde la redacción hasta la sede de la rotativa (normalmente a las afueras de las ciudades), donde se plasman en cuatro planchas de aluminio, una por cada tinta. Esas planchas se colocan en la rotativa propiamente dicha, que es donde están ubicados los rollos de papel. El lugar donde se colocan las planchas comienza a girar a la vez que el rollo de papel va avanzando por las cuatro planchas y los consiguientes rodillos de caucho con los que entra en contacto. Una vez las páginas han pasado por las cuatro tintas, la propia rotativa se encarga de cortarlas y juntarlas en los pliegos que formarán el periódico, revista, etc. Eso, si alguien con poder no grita aquello de "¡paren máquinas!".


Entregas anteriores del Diseñario:
Diseñario (I): aire-anuncio.
Diseñario (II): apoyo-artistas.
Diseñario (III): bandera-blancos.
Diseñario (IV): blog-caja.
Diseñario (V): cajista-cícero.
Diseñario (VI): cintillo-confeccionador.
Diseñario (VII): contorneo-despiece.
Diseñario (VIII): Didot-doble.
Diseñario (IX): Edicomp-encajabaja.
Diseñario (X): entradilla-estilo.
Diseñario (XI): familia-firma.
Diseñario (XII): folio-fotografía.
Diseñario (XIII): Franklin Gothic-fuente.
Diseñario (XIV): fusilar-Garamond.
Diseñario (XV): Gótica-grotesca.
Diseñario (XVI): Gutenberg-huérfana.
Diseñario (XVII): ilustración-información.
Diseñario (XVIII): interletraje-justificado.
Diseñario (XIX): kerning-lector.
Diseñario (XX): legibilidad-línea de base.
Diseñario (XXI): linotipia-luto.
Diseñario (XXII): Mac-mancha.
Diseñario (XXIII): mancheta-maquetador.
Diseñario (XXIV): margen-medianil.
Diseñario (XXV): Milenium-monstruo.
Diseñario (XXVI): negrita-noticia.
Diseñario (XXVII): Ñ-ñoño.
Diseñario (XXVIII): ojo-ordenador.
Diseñario (XXIX): P&J-paginero.
Diseñario (XXX): palo seco-párrafo.
Diseñario (XXXI): pata-PC.
Diseñario (XXXII): periódico-Photoshop.
Diseñario (XXXIII): Pi-pie.
Diseñario (XXXIV): píxel-prototipo.
Diseñario (XXXV): publicidad-punto.
Diseñario (XXXVI): Quark.
Diseñario (XXXVII): rasgo-recuadro.
Diseñario (XXXVIII): redacción.
Diseñario (XXXIX): redactor-redonda.
Diseñario (XL): rejilla-resolución.
Diseñario (XLI): revista-ritmo.

2 comentarios:

IsaacCampos dijo...

¿Por qué decís que la totalidad es práctica en la primera línea?¿No será 'en prácticamente la totalidad'?

Anna dijo...

Felicidades por el blog, lo he añadido a mi lista de recomendados!
Saludos,

Anna