lunes, 7 de febrero de 2011

Diseñario 2.0 (LII)

Aunque resulte increíble de creer, continúan las protestas en ese gran país llamado Egipto sin que se haya producido ningún derramamiento de sangre multitudinario como muchos nos temíamos. Musulmanes y cristianos juntos protestando pacíficamente contra un gobierno corrupto y antidemocrático con la ayuda del ejército que está evitando hasta el momento que se produzcan disturbios graves... una absoluta lección de civismo, de dignidad y valentía del pueblo egipcio a todo el mundo mundial. Mientras tanto, el señor Murdoch intenta el salto mortal con doble tirabuzón con su arriesgada propuesta periodística para el iPad llamada The Daily y los caprichosos miembros del comité de expertos de encajabaja encargados del Diseñario, ocultos, escurridizos y contradictoros, nos ofrecen una nueva entrega del... ¡Diseñario! Ya saben todos ustedes, obra infinita, irreverente, colectiva y abierta sobre el diseño periodístico y la prensa en general.





Tono. Cada una de las distintas graduaciones de la luz y de un mismo color. Con el tono nos referimos a grises oscuros o claros, a sombras y luces; y a distintos grados de un color determinado, azul claro, oscuro; no a colores distintos.
Suena un poco como a nombre de payaso este término, Tono (así en mayúsculas, claro) que define también la manera de expresar, o parte de lo que define el estilo al escribir. El carácter más o menos serio de un texto, o humorístico, polémico, cínico, conmovedor, tierno, de apariencia objetiva o científica y todas las variantes que puedan imaginarse. E incluso nos atreveríamos a hablar de distintos tonos al diseñar, desde el "diseñismo" hasta la falta absoluta de diseño pasando por todas esas combinaciones posibles y deseables entre forma y contenido, siempre al servicio de la información y no de la estética si de lo que se trata es de diseño periodístico.

Trama. A finales del siglo XIX, el dibujante e impresor norteamericano Benjamin Day tuvo la genial idea de descomponer una imagen en un conjunto de puntitos, de una manera parecida a como lo hacen ahora los sensores digitales creando fotografías formadas por píxeles, para poder imprimir así mejor sus dibujos. Además, y como su padre había fundado el periódico neoyorquino The Sun, lo aplicó también a las fotografías en blanco y negro para conseguir de esta manera luces y sombras con todas sus gradaciones en la denominada trama de medios tonos de los grises con la que se imprimió por primera vez, en 1880, una fotografía en el New York Daily Graphic.
Aplicó un principio ya conocido entonces por científicos ópticos y explorado hasta sus máximas posibilidades por los llamados pintores "puntillistas", mediante el cual se aprovecha la capacidad de nuestro cerebro para "reconstruir" de una manera completa una imagen descompuesta previamente en puntos, vista a una determinada distancia. Si se mira una fotografía impresa en un periódico no se ve ningún punto... a menos que nos acerquemos lo suficiente.
La técnica consiste en establecer una red, porque una trama es una red, de líneas horizontales y verticales. Esta red es a lo que se llama trama, o retícula. En los cruces entre cada una de sus líneas tenemos un puntito con el que creamos la trama en cuestión, y en cada uno de esos puntitos se imprimirá una "gotita" de tinta. El número de líneas por un determinado espacio, centímetros o pulgadas según el lugar, es lo que se llama lineatura, y a mayor número de líneas (que deben ser la mitad de la resolución de una imagen digital) pues tendremos mayor calidad de impresión y de detalles. En la fotomecánica tradicional se utilizaba una película transparente con la trama seleccionada para la ocasión y a través de ella se hacía una fotografía de la fotografía en cuestión para "tramarla" y prepararla así para ser impresa, labor que ahora hacen los ordenadores directamente.
También son muy útiles otro tipo de tramas para generar historias periodísticas. Son las tramas ocultas de la política, las tramas de corrupción, las tramas de dopaje en el deporte, conspiraciones y complots, contubernios, las tramas de lo que sea mientras tengan una trama, también llamada argumento en las obras literarias, dramáticas y cinematográficas, lo suficientemente intrigante como para poder llenar páginas y páginas... y vender periódicos. Aunque para trama, la de un grupo misterioso y enigmático, escurridizo y anónimo, que ocultos en algún lugar inaccesible decidieron un buen o mal día ponerse manos a la obra para definir términos sobre el diseño periodístico y la prensa en general dando lugar a una criatura que se les volvió infinita y les atrapó en su propia trama.



Entregas anteriores del Diseñario 2.0:

Diseñario 2.0 (I): adelanto-alcance.
Diseñario 2.0 (II): apaisado-arte final.
Diseñario 2.0 (III): aspirina-autoedición.
Diseñario 2.0 (IV): background-billete.
Diseñario 2.0 (V): bobina-breves.
Diseñario 2.0 (VI): cabecear-camisa.
Diseñario 2.0 (VII): carácter-carpintero.
Diseñario 2.0 (VIII): catálogo-chillón.
Diseñario 2.0 (IX): chiste-cierre.
Diseñario 2.0 (X): clavo-colchón.
Diseñario 2.0 (XI): columpiarse-comerse.
Diseñario 2.0 (XII): compacto-corresponsal.
Diseñario 2.0 (XIII): corte-crítica.
Diseñario 2.0 (XIV): crisis-crónica.
Diseñario 2.0 (XV): cuadratín-deformar.
Diseñario 2.0 (XVI): desguace-directo.
Diseñario 2.0 (XVII): director-documentación.
Diseñario 2.0 (XVIII): editorial-EGM.
Diseñario 2.0 (XIX): Elzevir-empacar.
Diseñario 2.0 (XX): empasillado-encuadrar.
Diseñario 2.0 (XXI): enfrentadas-entrevista.
Diseñario 2.0 (XXII): enviado especial-exclusiva.
Diseñario 2.0 (XXIII): exposición-faldón.
Diseñario 2.0 (XXIV): fe de errores-fino.
Diseñario 2.0 (XXV): flash-fondo.
Diseñario 2.0 (XXVI): fotero-fotón.
Diseñario 2.0 (XXVII): free-lance-freehand.
Diseñario 2.0 (XXVIII): galerada-grapa.
Diseñario 2.0 (XXIX): gritar-hemeroteca.
Diseñario 2.0 (XXX): hemorroide-hostias (darse de).
Diseñario 2.0 (XXXI): ilustrator-imposición.
Diseñario 2.0 (XXXII): invisibles-itálica.
Diseñario 2.0 (XXXIII): jefe-ladrillo.
Diseñario 2.0 (XXXIV): lead-localizador.
Diseñario 2.0 (XXXV): lomo-lorem ipsum.
Diseñario 2.0 (XXXVI): MacOs-mesa.
Diseñario 2.0 (XXXVII): modular-morder.
Diseñario 2.0 (XXXVIII): negativo-ñapa.
Diseñario 2.0 (XXXIX): Oblicua-off the record.
Diseñario 2.0 (XL): OJD-on line.
Diseñario 2.0 (XLI): palabrota-pelar.
Diseñario 2.0 (XLII): pieza-pisar.
Diseñario 2.0 (XLIII): planillo-plumilla.
Diseñario 2.0 (XLIV): portadilla-putada.
Diseñario 2.0 (XLV): rataplán-rediseño.
Diseñario 2.0 (XLVI): registro-retícula.
Diseñario 2.0 (XLVII): ríos-rutero.
Diseñario 2.0 (XLVIII): scoop-solemnidad.
Diseñario 2.0 (XLIX): staff-supervivencia.
Diseñario 2.0 (L): tejadillo-temazo.
Diseñario 2.0 (LI): tirada-tocho.